lunes, 2 de febrero de 2015

Merkel contra el recorte de deuda de Grecia

ANSA

La canciller alemana, Angela Merkel, cortó de cuajo la posibilidad de un nuevo recorte de la deuda de Grecia, impulsada por el premier Alexis Tsipras.

"Ha habido una renuncia voluntaria de los acreedores privados, los bancos ya han renunciado a miles de millones de préstamos a Grecia", dijo Merkel en una entrevista con el diario Hamburger Abendblatt. "Yo no veo ninguna nueva reducción de la deuda", advirtió.

Merkel dijo que "en Alemania, como en otros países, esperamos ver con cuál impostación el gobierno griego vendrá hacia nosotros".

Tsipras mantiene firme sus compromisos electorales de renegociar el millonario plan de rescate y las condiciones de la deuda con la llamada "troika" (Banco Central Europeo, UE y FMI) y mantuvo para ello esta semana encuentros en Atenas con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y el dirigente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Grecia completó en 2012 una operación de canje de deuda en la que los acreedores privados cambiaron sus valores por otros menos rentables. El país afronta una aguda crisis y está bajo la asistencia financiera internacional desde 2010. El peso de su deuda alcanza el 175% de su Producto Interno Bruto (PIB).

Pero el gobierno alemán aclaró ya, a través de su ministerio de Finanzas, que no tomaría en consideración un nuevo recorte de la deuda griega.

Merkel dijo que "Europa mostrará una nueva solidaridad con Grecia, como por otros países particularmente golpeados por la crisis, si estos países llevan adelante reformas y medidas de ahorro", algo que precisamente Tsipras dijo que dejaría de lado rechazando el ajuste de sus predecesores y a la misma "troika".

"El objetivo es, ahora como antes, que Grecia permanezca como miembro de la zona euro", indicó.

A su vez, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, cargó contra el nuevo gobierno griego afirmando que "si yo fuera un político responsable, en Grecia, no haría ningún debate sobre un nuevo recorte de deuda".

El ministro aseguro que los ajustes no fueron impuestos por Berlín a los países en crisis, sino que las decisiones de la UE fueron tomadas por mayoría. "Entonces, las reglas del Pacto de Estabilidad no son un diktat alemán", sostuvo.

La situación de Grecia fue analizada el viernes por la noche durante una cena mantenida en un restaurante de Estrasburgo, en Francia, ente Merkel y el presidente francés, Francois Hollande.

La velada fue organizada por el presidente del Parlamento europeo, Martin Schulz, también presente en el encuentro, en el restaurante "Zuem Ysehuet". La cena se desarrolló en "una atmósfera muy amigable y constructiva", dijo el portavoz de Schulz, Armin Machmer.

Tras conocerse esta mini-cumbre, el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, anticipó en un día su visita a París prevista para el lunes y se reunirá mañana con su colega francés, Michel Sapin.

Ambos se reunirán mañana y al término de sus coloquios darán a conocer una declaración. En tanto, el comisario europeo para los asuntos económicos, Pierre Moscovici, dijo que "haremos de todo" para evitar que Grecia abandone la zona euro", pero advirtió que Atenas "debe respetar los compromisos que han precedido al ejecutivo de Tsipras".

"Creemos que el puesto de Grecia es en la eurozona y el euro necesita de Atenas", dijo a la BBC. "El nuevo gobierno debe decir claramente que cosa piensa hacer", apuntó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.