jueves, 5 de febrero de 2015

México. Comentario a tiempo: La defensa del poli

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Nunca antes habíamos tenido la oportunidad de conocer un análisis tan completo, profundo, y agregaríamos, verdadero del Movimiento Estudiantil del Instituto Politécnico Nacional, IPN, hasta ahora que en detalle nos lo explicara el ingeniero Francisco López Rivas, presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana, invitado de honor en la sesión comida de nuestro Club Primera Plana, que preside el colega licenciado, Raúl Gómez Espinosa.

Como siempre, estos movimientos juveniles se prestan a toda clase de conjeturas, como fue el emblemático del 68, y también porqué no decirlo, al contaminarse de agentes externos interesados. Por tanto lo importante es saber su origen, que siempre será el limpio y verdadero.

El gran proyecto educativo superior del presidente, Lázaro Cárdenas del Río, desde su origen provocó el rechazo de no pocos intereses antinacionalistas, puesto que desde su inicio estaba enfocado a dinamizar a las juventudes económicamente marginadas y desprotegidas y desde luego a provocar el desarrollo del país.

Los enemigos de siempre, los desnacionalizados contumaces, siempre vieron al IPN, como un peligro a sus intereses. Su corta mentalidad no les dio para más, no pudieron o no quisieron, ni antes ni ahora, comprender que de esa casa superior de estudios saldrían y salen los grandes técnicos y profesionistas que han sido y seguirán siendo protagonistas del desarrollo del país.

Francisco López Rivas lo explica en breves palabras, de lo que se trataba con el nuevo Reglamente del Instituto Politécnico Nacional, era desaparecerlo para crear un engendro llamado Sistema Tecnológico Nacional.

Ya antes, hubo intentos fallidos de cerrar varias escuelas del Poli, como la Superior de Ingeniería y Arquitectura, ESIA, en la que me gradué, los estudiantes y los egresados lo impedimos.

No tiene argumentos precisos, Francisco López Rivas, para asegurar sí es la retrograda derecha la autora de estos, hasta ahora fallidos intentos, para acabar con la obra educativa cumbre del cardenismo, pero debemos de recordar que la expulsada directora del Poli, Yoloxóchitl Bustamante Díez, fue nombrada por Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, en la parte última de la “docena trágica”.

Estamos de acuerdo, el Movimiento Estudiantil fue muy bien atendido por las actuales autoridades educativas y el camino está dado para que el Politécnico alcance su autonomía. Empeñémonos en la defensa del IPN.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.