jueves, 26 de febrero de 2015

No renunciaremos a los anhelos soberanistas, según gobierno catalán

PL

El presidente de la Comunidad Autónoma de Cataluña (Generalitat), Artur Mas, lamentó la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre declarar nulo el referendo independentista del 9 de noviembre, aunque no considera puedan socavar sus aspiraciones soberanistas.

Si el TC nos dice parcialmente no a la ley de consultas y no al decreto, quiere decir que solo nos dejan un camino al pueblo de Cataluña: las elecciones, sentenció Mas.

De acuerdo con la edición digital del diario El País, el político aseguró que era preferible pactar con el Gobierno central una consulta, pero admitió la lejanía de dicho acuerdo, sobre todo, por la posición negativa del Estado de negociar al respecto.

El jefe del Gobierno catalán señaló, además, que la sentencia no tiene ni tendrá consecuencias políticas ni jurídicas.

Lo que no podrá hacer el Constitucional es que el 9 de noviembre desaparezca del calendario, sentenció la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, tras conocer la sentencia.

Ortega, quien fue, junto a Mas, la máxima impulsora de la consulta soberanista primero y del proceso participativo después, restó trascendencia a la orden judicial al recordar que los catalanes acabaron votando sobre la independencia.

La votación no se puede anular ni se puede hacer como si no hubiese ocurrido, afirmó la vicepresidenta de la comunidad.

La Generalitat, según El País, sí pretende utilizar la ley de Consultas para preguntar a los ciudadanos sobre otros asuntos y el más inmediato es una votación sobre la creación de la comarca del Moianÿs, el 22 de marzo.

Algunos parlamentarios criticaron también la decisión del Tribunal, de acuerdo con comentarios de la prensa.

Ustedes aplauden esto, que declaren ilegal el acto con el cual 2.300.000 ciudadanos fueron a votar sí o no a la independencia, fueron algunas de las ideas planteadas por diputados y reseñadas en medios de comunicación.

En ese sentido, la presidenta del Parlament de Cataluña, Núria de Gispert, indicó que el fallo es una decisión más en contra de la voluntad de los catalanes y un "portazo" al derecho a decidir.

Este dictamen hace una lectura restrictiva de la Constitución, rechaza la posibilidad de que los ciudadanos puedan ser escuchados, añadió.

Sin embargo, Gispert mantuvo que el dictamen del Constitucional refuerza el carácter plebiscitario de las elecciones del 27 de septiembre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.