miércoles, 11 de febrero de 2015

Panorama económico de China

XINHUA

Comercio directo de renminbi con otras monedas asciende a 170.000 mdd / China mantendrá la política monetaria prudente / Crece posibilidad de reducción de tasas de interés en China / Industria mecánica de China se ralentiza en 2014, pero suben las exportaciones.

Comercio directo de renminbi con otras monedas asciende a 170.000 mdd
El comercio directo entre el renminbi (RMB) de China y otras divisas ascendió a 1,05 billones de yuanes (170.000 millones de dólares) en 2014, señala un informe del banco central de China.
Las transacciones directas promedio diarias llegaron a 10.200 millones de yuanes el año pasado, es decir 8,4 veces más que en 2013, dice el informe de política monetaria para el cuarto trimestre publicado hoy por el Banco Popular de China.
El RMB actualmente se comercia directamente con ocho divisas, incluyendo el euro, el dólar australiano y el dólar de Singapur.
El crecimiento del comercio directo con el RMB tiene muchas ventajas, entre ellas la reducción de los costos del tipo de cambio, el mejoramiento en la transparencia de precios y la promoción de la internacionalización del RMB.

China mantendrá la política monetaria prudente
El Banco Popular de China (BPCh), el banco central del país, anunció que continuará con la política monetaria prudente y hará mayor hincapié en buscar un equilibrio entre las medidas estrictas y la relajación.
El BPCh mantendrá la "continuidad y la estabilidad de la política" y creará un ambiente financiero que conduzca a la reestructuración y la reforma de la economía china, informó la entidad en su informe sobre la política monetaria para el cuarto trimestre emitido hoy.
La institución usará una serie de herramientas para gestionar la liquidez del mercado y contribuir a la estabilidad del mercado monetario de acuerdo con indicadores económicos nacionales e internacionales.
"El banco central destinará más recursos de crédito a la economía rural y las micro y pequeñas empresas con el objetivo de prestar un mayor apoyo a la economía real", indica el documento.
Según las últimas estadísticas, la inflación al consumidor de China cayó al nivel más bajo de los últimos cinco años, lo que alimenta las expectativas del mercado de un mayor grado de relajación de las políticas monetarias para apoyar a la tambaleante economía.
La economía china se enfrenta a una serie de problemas y nuevos retos, mientras que la global hace frente a una divergencia de comportamiento económico y políticas macroeconómicas en diversas regiones, explicó el BPCh.

Crece posibilidad de reducción de tasas de interés en China
La inflación menor que lo previsto ha hecho crecer los llamados para que se flexibilice la política monetaria cuando las tasas de interés son consideradas demasiado elevadas en el clima económico actual de China.
El índice de precios al consumidor (IPC) del país se desplomó a 0,8 por ciento en enero, el más bajo desde noviembre de 2009.
Prácticamente todos los indicadores, desde la actividad manufacturera hasta los datos de comercio, apuntan hacia un debilitamiento. Las expectativas sobre una inminente reducción en las tasas de interés nunca habían sido tan altas, pese a la insistencia del banco central sobre el freno de los riesgos financieros y el manejo de la carga de endeudamiento.
Una reducción de las tasas podría ajustarse bien a la larga lucha para bajar los costos de financiamiento para el sector privado, en especial para las empresas más pequeñas. El crecimiento económico de China se ubicó en 2014 en un bajo nivel récord en 24 años. Los altos costos del financiamiento podrían alejar a los inversionistas, tanto en la economía real como en el mercado inmobiliario porque la capacidad y oferta excesivas consumen las ganancias. Por esa razón, la caída de la inflación es sólo una razón más para reducir las tasas de referencia y para disminuir los costos generales de los préstamos.
Citibank prevé un recorte de 0,25 puntos porcentuales en el primer trimestre y otro en el segundo. El economista chino de Citi Ding Shuang espera el primer recorte este mes.
El banco central redujo las tasas de referencia en noviembre, pero afirmó que el recorte no significaba ningún estímulo fuerte ni un cambio en la política monetaria. La semana pasada, el banco central bajó el coeficiente de reserva obligatoria (RRR, siglas en inglés) para las instituciones financieras y de nuevo dijo que el descenso era para compensar la salida de capital en lugar de para abrir la puerta a la flexibilización monetaria.
Los reguladores, decididos a transformar la estructura económica de una encabezada por la inversión a una encabezada por el consumo, están renuentes a usar la flexibilización monetaria para impulsar el crecimiento. En cambio, se enfocan en la reforma y en políticas enfocadas favorables, pero el descenso en la inflación podría precipitar cierta flexibilidad aunque sea sólo para estabilizar el crecimiento.
China International Capital Corporation (CICC) dijo en una notificación que las tasas de interés reales están creciendo para las compañías y para los individuos, lo que tiene efectos colaterales en la inversión y el consumo. De acuerdo con CICC, una baja inflación justifica más la flexibilización.
A nivel mundial, los bancos centrales han reducido las tasas para disminuir los riesgos de caída del crecimiento y de la inflación. El Banco Central Europeo anunció el mes pasado la versión de la eurozona de la flexibilización cuantitativa, en la que prometió comprar mensualmente 60.000 millones de euros de bonos privados y públicos.
La economista en jefe de Barclays para China, Chang Jian, considera que las inyecciones frecuentes de liquidez son necesarias para compensar la entrada reducida de capital y la intervención en divisas. Y que si la inflación llega a uno por ciento este año, el banco central debe flexibilizar la política monetaria a través de una mezcla de reducciones en el RRR y en las tasas de interés. La economista pronostica para este año otros dos recortes al RRR y dos a las tasas de interés de China.

Industria mecánica de China se ralentiza en 2014, pero suben las exportaciones
La industria de maquinaria de China continuó ralentizándose en 2014, debido a la débil demanda interna, pero las exportaciones crecieron de manera inesperada gracias a la solidez de las empresas privadas, según datos publicados hoy miércoles por la Federación de la Industria Mecánica de China (FIMCh).
El valor añadido del sector creció un 10 por ciento interanual en 2014, ligeramente por debajo del incremento del 10,9 por ciento registrado el año anterior.
Las empresas de maquinaria chinas registraron unos ingresos conjuntos por su actividad principal de negocios por valor de 22,2 billones de yuanes (3,62 billones de dólares), un alza interanual del 9,4 por ciento. El crecimiento anual de los ingresos en 2013 fue del 13,8 por ciento.
Los beneficios acumulados crecieron un 10,6 por ciento interanual en 2014, una fuerte reducción del 15,6 por ciento frente al año anterior, según los datos oficiales.
El vicepresidente ejecutivo de la FIMCh, Chen Bin, señaló que el flojo rendimiento fue resultado del inalterado exceso de capacidad en el mercado nacional, mientras la demanda se mantuvo débil y las existencias siguieron acumulándose.
La industria mecánica del país asiático ha crecido a una tasa anual de más del 25 por ciento en la década desde el año 2001, cuando el motor económico del país mantenía un fuerte ímpetu. Sin embargo, el provechoso sector empezó a sufrir de un grave exceso de capacidad desde 2011, afectado por una ralentización económica general.
No obstante, las exportaciones mecánicas resultaron sorprendentemente fuertes el año pasado, y el superávit comercial alcanzó una cifra récord.
Tanto las exportaciones como las importaciones del sector registraron crecimientos interanuales de más del 8 por ciento, y el superávit comercial subió a los 79.100 millones de dólares, sobrepasando el decepcionante comercio exterior, según cifras hecha públicas el domingo pasado por las autoridades aduaneras.
El superávit representó más del 20 por ciento del superávit comercial total del año pasado, de acuerdo con las mismas fuentes.
El saturado mercado nacional ha forzado a los fabricantes a ampliar su presencia en el mercado internacional, una estrategia que se ha demostrado efectiva y también una señal alentadora para mejorar las mercancías chinas, dijo Cai Weici, experto de la FIMCh.
El alza del comercio también se debió a las empresas privadas, que registraron un superávit comercial de alrededor de 100.000 millones de dólares, lo que compensó el déficit de las compañías de fondos extranjeros y superó con creces el pequeño superávit de las empresas estatales.
Cai indicó que los fabricantes privados constituirán una fuerza principal para el sector en el futuro.
Sin embargo, Chen dijo que la industria mecánica del país, todavía afectada por el exceso de capacidad, continuará probablemente con su ralentización, ya que la presión económica a la baja, las incertidumbres comerciales y los crecientes costes seguirán siendo retos importantes.
Chen añadió que dicho sector debe continuar con su reestructuración para salir de las dificultades, citando en especial la innovación destinada a los equipamientos de alto nivel.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.