jueves, 19 de febrero de 2015

Peligro latente en Escobar por el funcionamiento del Puerto Regasificador

RED ECO

Lo operan conjuntamente YPF y ENARSA desde 2011. Su ubicación en una vía navegable por la que circulan cientos de buques al año y próxima a una zona de alta densidad poblacional, viola las normas internacionales para estas instalaciones. La explosión de una plataforma de Petrobras ocurrida el 11 de febrero pasado a 120 kilómetros de las costas brasileñas, que dejó un saldo de 5 personas muertas, 4 desaparecidas y 2 heridas de gravedad, reavivó la discusión acerca de esta instalación en Escobar. En la emisión del martes 17 de febrero de Enredando las Mañanas hablamos sobre este tema con Viviana Rebasa, miembro de la Asociación Ambientalista del Partido de Escobar. Por RNMA

El buque está instalado en el kilómetro 74 del Río Paraná de Las Palmas desde mayo de 2011: “está en la misma costa de Escobar, cualquier barco puede perder rumbo e impactar. Ocurre permanentemente que pierden el rumbo y chocan contra las orillas”, advirtió Viviana Rebasa en diálogo con Enredando las Mañanas.

Según explicó la integrante de la Asociación Ambientalista del partido bonaerense de Escobar se trata de la hidrovía más transitada del país: “las estimaciones rondan en los 5.000 buques al año además de las otras embarcaciones. Es altamente transitado”.

Además, esta ubicación transgrede la normativa internacional: “es por el peligro que conlleva el gas natural licuado, que es gas natural concentrado 600 veces. Estos buques que almacenan y regasifican el gas natural licuado deben ser instalados en altamar, es decir a más de 200 kilómetros; sin embargo en Argentina está en el kilómetro 74 del Paraná de Las Palmas. Esas son medidas elementales, es decir que está preestablecido el tipo de localización que deben tener, además se hacen estudios para elegir la zona más apropiada dentro del mar, pero ninguna de esas prescripciones fue respetada en el caso de Escobar (…). El accidente en Brasil (del 11 de febrero pasado) fue con gas, acá estamos hablando de gas licuado que es ese gas pero 600 veces concentrado. Es más peligroso, el equivalente energético es igual a 50 bombas como la de Hiroshima”, aseveró Rebasa.

Además, la ambientalista remarcó que el peligro no existe solo por la instalación del buque sino también por los metaneros que los aprovisionan: “son los que vuelven a abastecer al buque regasificador, todo esto pone en riesgo a todas las ciudades a lo largo de todo el recorrido de los metaneros desde que ingresan al Río de la Plata, es decir toda la trayectoria que hacen es de riesgo porque la problemática es la carga. Todos los estudios de análisis de riesgo deben contemplar, que en este caso no se hicieron, el peligro que conlleva para todos los centros poblados a lo largo del recorrido de los metaneros, es por eso que estarían en riesgo todas las ciudades, La Plata, Berisso, Ensenada, San Isidro, la Capital Federal, Vicente López, Tigre, Escobar, Campana, porque serían todas las ciudades que colindan con el recorrido de los buques metaneros en kilómetros a la redonda. También localidades de Uruguay”.

A su vez, Rebasa advirtió que existe la posibilidad que el buque y los metaneros estén utilizando el sistema más económico para realizar la regasificación: “este elemento debe ser vuelto al estado gaseoso, porque se encuentra en estado líquido y a menos de 161 grados celsius, y necesita volver a ser calentado para poder ser inyectado en el gasoducto a 4 grados celsius, para que lo podamos consumir en los hogares o en la industria. Ese proceso puede realizarse de tres maneras y es posible que estén usando el proceso de gasificación abierta que involucra la utilización de 500 millones de litros de agua por día, lo que abastece entre dos a cuatro millones de ciudadanos diariamente, y de esa manera sí se genera un importante impacto ambiental porque el agua sería devuelta entre 7 y 10 grados más fría de la temperatura que naturalmente se encuentra el río, además de ser devuelta con cloro y otras sustancias químicas lo que provoca un severo impacto ambiental; es algo tan grande que incluso el Golfo de México, donde opera la misma empresa que en Escobar, fue declarada zona muerta. También opera en Boston, Estados Unidos, y ahí utiliza el proceso cerrado que hace recircular el mismo agua y los gases que se emiten también con un proceso que no contamina el ambiente, sino justamente baja las emisiones de sulfuro y otras sustancias que se producen”.

La Asociación Ambientalista del Partido de Escobar inició su reclamo incluso antes de la instalación del buque en la costa: “Acudimos a la Defensoría del Pueblo de Escobar, de la Provincia de Buenos Aires, y finalmente interpusimos acciones en la Justicia, amparos y denuncias penales de manera de buscar que cese este peligro para la población y sea relocalizado acorde a la normativa prescripta. Hasta el momento no hemos obtenido respuesta, sigue el proceso en la justicia pero de manera lenta teniendo en cuenta la gravedad de esta problemática. Mientras tanto todos estamos permanentemente expuestos a este peligro. Ese es el problema, que los accidentes suceden y no van a dar aviso, van a suceder y lamentablemente todos vamos a estar expuestos”, afirmó Rebasa.

Ante la falta de respuesta, la Asociación organizó para el sábado 7 de marzo la “Carrera por la Vida”, que partirá desde el puerto gasificador de Escobar hasta el Congreso de la Nación. Allí se entregará un petitorio: “el premio nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, será el intermediario para que nuestro reclamo llegue a todas las autoridades del Estado municipal, provincial y nacional, de manera que cesen las operatorias en el puerto regasificador de Escobar y sea trasladado acorde a la normativa internacional, es decir a 200 kilómetros de la costa, para que cese el riesgo que conlleva a la población”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.