miércoles, 25 de febrero de 2015

Pepino Fernández: "La culpa la tienen los gobernantes, desmontan, se llenan de guita y no les importa nada”

LA RETAGUARDIA

En los últimos días, las lluvias azotaron una zona de Córdoba, pero no fue la única provincia perjudicada por el temporal. En Salta, el desborde del Río Pilcomayo provocó la caída de un puente de hierro y dejó aisladas a decenas de miles de personas. La Retaguardia dialogó con José Pepino Fernández, integrante de la Unión de Trabajadores Desocupados (UTD) de General Mosconi, sobre lo sucedido y sus causas. Además, Fernández se solidarizó con el acampe que lleva adelante el qarashé de la Comunidad La Primavera, Félix Díaz, en la Ciudad de Buenos Aires.

“El lugar se llama Caraparí, lo creó YPF en el año 1960, es un puente de hierro que está en la ruta nacional, hace comunicación con Misión La Paz y otras localidades. El gobierno nacional y provincial invierte solamente cuando necesita sacar productos como la soja, el poroto, el maíz, pero no invierte para que la gente de esos lugares pueda moverse, entonces deja aisladas a todas las comunidades, en la que hay siete etnias indígenas, es toda la zona de Salta Victoria Este. En su mayoría son de etnia wichi y guaraní”, contó José “Pepino” Fernández en relación a lo sucedido en los últimos días en la provincia de Salta como consecuencia de las fuertes lluvias y también, una vez más, de la mano del hombre.

Fernández trabajaba en YPF hasta que se produjo la privatización de la empresa petrolera. Como muchos, se quedó sin trabajo, y General Mosconi se volvió prácticamente un pueblo fantasma. Desde ese momento, Pepino comenzó su lucha que continúa aún hoy.

“Tanto petróleo que se sacaba de acá desde el año 1900, eran lagunas de petróleo que se las llevaba Standard Oil y otras más. Se llevan millones y millones de dólares pero no invierten en caminos, ninguna empresa. YPF estaba en cinco provincias. El indígena vive de su flora y de su fauna, está acostumbrado a lo que le da el monte, la selva, no lo que le dan los gobiernos que quieren justificar el desmonte dando una copa de leche a cambio. En el monte vos tenés muchas cosas, muchas raíces, tenés el algarrobo, los animales son naturales, no tienen ningún producto químico, como hacen con las vacas, los pollos, los chivos, los chanchos; han degenerado completamente la flora y fauna, entonces esa gente ya nace diferente. El yacimiento ha sido muy importante acá. Tenemos la cuenca y los recursos más grandes de Latinoamérica hoy, que sepa bien el presidente de YPF que un pozo acá puede dar 5 millones de metros cúbicos y 1000 metros cúbicos de condensado o sea petróleo. Un pozo solo, que tiene una vida útil de 50 a 100 años. Pero ellos no quieren invertir porque, claro, ellos van e invierten donde es más barato y se les agota enseguida la producción. Y acá en el yacimiento norte hay cuatro cuencas que no las tiene nadie en el país ni en el mundo. Cuatro cuencas que quedan por explotar y podés llegar a profundidades de 13.000, 15.000 metros. Si toda esa plata volviera a nuestro pueblo, a las comunidades indígenas, si no hubieran desmontado porque la soja tiene buen precio..., pero ahora está todo contaminado por eso nacen los chicos sordos, mudos, con deformaciones, como consecuencias también de las fumigaciones”, denunció en diálogo con La Retaguardia.

Historia repetida

No es la primera vez que un alud genera duras consecuencias en la población salteña. Hace unos años, el propio Fernández había contado a La Retaguardia que un alud en Tartagal también se había llevado un puente que comunicaba esa localidad con General Mosconi. Ya en aquel momento, el miembro de la UTD hablaba de las consecuencias que genera la destrucción del ecosistema.

“¿Cómo se adueñan de las fincas, que son tierras fiscales? -se preguntó Fernández-, es fácil, son presidentes, gobernadores, diputados, senadores, y cuando las tierras quedan como lotes fiscales, se los reparten, se los agarran y después los venden por chauchas y palitos y vienen empresas extranjeras. Y entonces empiezan a desmontar. Acá hay árboles de 40 metros, cedros, lapachos, infinidad de árboles, que producen una gran oxigenación. Tras el desmonte, las temperaturas son más altas y cada vez nos enfermamos más y morimos más rápido”.

En este punto, Fernández insistió: “en los últimos treinta años, desde que se privatizó YPF, nos están matando despacito; es mejor que te maten de un tiro a que te maten despacito, con cánceres, diabetes, tantas enfermedades que han aparecido. Y la culpa la tienen los mismos gobernantes que van y desmontan porque se llenan de guita, y no les importa nada. Cuando vos vas a reclamar te mandan a la Infantería y a la Gendarmería junta, diciendo que es propiedad privada. Pero el ser humano es dueño de todas esas tierras”.

Solidaridad entre luchas hermanas

Desde hace más de una semana, Félix Díaz, líder de la Comunidad La Primavera de la etnia qom, se encuentra realizando un acampe en la esquina de Avenida de Mayo y 9 de Julio, pleno centro porteño, para visibilizar los reclamos de los pueblos originarios de su provincia, Formosa. José Pepino Fernández también ha viajado infinidad de veces a la Ciudad de Buenos Aires para acercar las necesidades de su pueblo y exigir algún tipo de solución a sus problemáticas: “nosotros somos millones y millones pero en recursos naturales, y esa misma gente, presidente, gobernadores, intendentes, ha destruido todo nuestro ecosistema, por eso yo le doy la razón al pueblo indígena de las diferentes etnias porque acá en el chaco salteño, por ejemplo, han destruido 500.000 hectáreas. Acá hay varios chacos, tenemos el formoseño, salteño, chaqueño, santiagueño, santafesino, después está el chaco boliviano y el paraguayo, todo esto se ha destruido por el tema de la soja. Nosotros siempre estamos acá con las luchas que hemos hecho en el norte, en el departamento de San Martín, y mucha gente vino a tomar ejemplo de estas luchas, cómo salir de la crisis, el propio gobierno copió mucho de nuestros proyectos. Nosotros siempre tratamos de ir (a Buenos Aires) porque a medida que van cambiando los funcionarios cambian los diferentes ministerios. Nosotros decimos que queremos hacer justicia porque somos ex ypfianos y hemos trabajado en toda la República Argentina, desde la frontera con Bolivia hasta Río Grande, haciendo diferentes clases de pozos petroleros, esa era mi profesión, estuvimos en todos lados presentes, haciendo pozos de agua en diferentes lugares de la provincia de Buenos Aires, Entre Ríos, Catamarca, La Rioja”.

El poder, la droga y los medios tradicionales

Pepino Fernández sufre varios problemas de salud, tiene diabetes y -según describió- medio cuerpo sin circulación. De todos modos, está convencido en continuar con la lucha: “prefiero morir luchando en la ruta, es la única forma, si no nadie viene a ayudarte”, aseveró. Otra de las problemáticas que preocupa cada vez más al integrante de la UTD es la creciente vinculación entre funcionarios y narcotráfico: “nuestro pueblo indígena lo sufre porque antes era de pasada, pero ahora se han quedado. Y esto es culpa de (l gobernador salteño, Juan Manuel) Urtubey, (el ex mandatario provincial Juan Carlos) Romero, de Aníbal Fernández, de Menem, Duhalde, y de un montón de gente más. Cómo será que una vuelta que fuimos a reclamar lo de YPF, estaba el Palito móvil (cuando Ramón Ortega era candidato junto a Eduardo Duhalde), y llevaba ahí 1000 kilos de cocaína, tenemos un video y todo. Se lo quisimos entregar a Aníbal Fernández y nos dijo que no porque habíamos ido a hablar de YPF no de droga. Así nos dijo en la Casa Rosada”, denunció Pepino.

José Fernández también recordó cuando desde el gobierno intentaron iniciarle una causa judicial para llevarlo a la cárcel: “(después de una reunión en Casa Rosada) salieron periodistas de Clarín y me preguntaron qué me habían dicho los funcionarios, si había habido alguna solución, yo contesté que a los funcionarios no les creía nada. Después vino otro periodista en la Plaza de Mayo y me preguntó cómo estaba Mosconi. Yo respondí que había que hacer quilombo para que las empresas multinacionales te den laburo. Y después salió en el diario y lo retomó Aníbal Fernández, que yo dije que no le creía nada a los funcionarios y que la única solución era la violencia. Y Clarín me quería ofrecer dos tapas del diario para que diga cosas que pasaron en un lugar donde yo ni siquiera estaba. Esto demuestra lo que es el periodismo, lo que son los funcionarios. Por eso le doy mucha razón a Félix Díaz con su acampe en Buenos Aires”.

José Pepino Fernández y una charla en la que habló de las causas y consecuencias de la caída de un puente que dejó a 30.000 personas aisladas, del narcotráfico y política, de trabajo genuino, YPF y otras cosas más que parecen desconectadas entre sí, pero que claramente no lo están.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.