martes, 3 de febrero de 2015

Piratas del Caribe de nuevo al ataque

Jesús Chucho García (ALAI)

La ciudad de Washington, DC, ha sido la sede de La Primera Cumbre de Seguridad Energética en el Caribe, bajo el lema “Un nuevo paradigma”. Esta cumbre, realizada esta semana, es la primera convocada por Estados Unidos, pero la primera cumbre entre los países del Caribe la convocó el presidente Hugo Chávez, en la ciudad de Puerto La Cruz (Venezuela) en el 2005, es decir una década atrás. El objetivo de esta primera cumbre, bajo el liderazgo de Estados Unidos, fue claramente definido en su intención geoestratégica: reducir la dependencia del programa de subsidio de Petrocaribe. Esto por supuesto viene marcado por el avance del proceso de integración no dependiente que impulsó el presidente Chávez y el proceso Bolivariano en los últimos quince años. Este camino solidario de Venezuela, sin discusión alguna, estimuló el espíritu soberano de muchos países del Caribe que en total de diez y ocho asistieron a la primera cumbre de Puerto La Cruz. En esa oportunidad el presidente Chávez fue muy claro al expresar: "Venezuela quiere compartir su potencial energético con Suramérica y el Caribe y no estar secuestrado por el Norte".

Petrocaribe o la solidaridad energética

La Cumbre del 2005 creó una propuesta de integración energética que lleva el nombre Petrocaribe, que es una instancia de suministro del crudo venezolano a precios justos, con bajo interés y créditos a largo plazo, más favorable para los importadores que los Pactos de Caracas y San José(1), pero también incluyen la planificación e integración de la política energética de los 14 países integrantes, a cargo de un Comité Ministerial, que contemplará desde la exploración y extracción hasta el transporte, nuevas capacidades de refinación, desarrollo de la petroquímica, comercialización, capacitación y asistencia tecnológica y la creación de compañías estatales de energía donde no existan. Geopolíticamente Petrocaribe tiene tres direccionamientos de suministros desde Venezuela que abarca los catorce países petrocaribeños: Cuba-Jamaica; República Dominicana-Haití; y una tercera dirección hacia el Caribe oriental. En esa cumbre participaron los siguientes países que integran hoy Petrocaribe: Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, República Dominicana, Granada, Guyana, Jamaica, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, San Cristóbal y Nevis, Surinam. Lamentablemente Barbados y Trinidad y Tobago participaron, pero no suscribieron el acuerdo y me atrevo a decir por presiones externas en el caso concreto de Trinidad, que suministraba grandes proporciones de Gas licuado a Estados Unidos. Petrocaribe es parte de la nueva estrategia de integración que delineó Chávez sumándose a ALBA, CELAC, así como los proyectos de Unasur y Mercosur.

La Cumbre Energética Estados Unidos-Caribe o piratas del Caribe

Petrocaribe es un nuevo tipo de relacionamiento de América del Sur con el Caribe, región donde siempre sus aguas azules estuvieron manchada de sangre por decenas de Golpes de Estados, estrangulamiento económico y control gubernamental. Hoy el Caribe es otro, pero esta Cumbre direccionada desde Estados Unidos, envalentonado por el espejismo del gas y petróleo de esquistos, pretende desestructurar los lazos solidarios que energéticamente el proceso bolivariano ha tejido en esta década. Pero ¿que propusieron en esa Cumbre? Primero, erradicar la dependencia energética del Caribe con Venezuela, como dijera Amos Hochstein, representante para Asuntos de Energía Internacional de Estados Unidos, “Esto no se trata de Petrocaribe, ni de ninguna otra iniciativa… Estados Unidos no cree sea bueno para ningún país apoyarse en un solo proveedor de energía”. Por otro lado, la participación del Fondo Monetario Internacional, El Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo marcan el sentido de inversión privada. En otras palabras, como Estados Unidos tiene sus reservas llenas de gas y petróleo para este año, necesita venderlas a los países del Caribe que no tienen ni gas ni petróleo y que solo le compran a Venezuela a unos precios solidarios. Por otro lado, como Estados Unidos bajará sus grandes compras de gas licuado de Trinidad, esta isla debe buscar ahora a quien vendérselo. Petrocaribe es un obstáculo y por lo tanto le tocará su turno tratar de desmontarlo. Ese fue el objetivo de esta Cumbre, así como la próxima Cumbre de las Américas en Panamá sería debilitar la Celac y Alba. Los Piratas del Caribe andan al acecho.

Nota:
1) NdE: Con el Pacto de San José, desde 1980, Venezuela y México suministran una cuota de petróleo a Centroamérica y el Caribe en condiciones favorables. Desde 2000, se suma a este el Acuerdo de Caracas, firmado entre Venezuela y varios países Centroamérica y el Caribe, para proveerles petróleo a precios preferenciales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.