viernes, 20 de febrero de 2015

¿Quién es Ocalan? ¿Por qué el Estado turco lo mantiene prisionero?

Pablo Mestrovic (ANRED)

El 15 de febrero de 1999, en un operativo organizado en forma conjunta por los servicios de inteligencia turcos y el Mossad israelí, Abdullah Ocalan fue capturado en Kenia. Posteriormente fue trasladado a Turquía donde fue juzgado y condenado a muerte, condena posteriormente conmutada por la de prisión perpetua agravada. Desde entonces permanece confinado en una cárcel de máxima seguridad en la isla de Imrali en el mar de Mármara. ¿Pero quién es Ocalan? ¿Por qué el Estado turco insiste en mantenerlo en prisión a pesar de la campaña internacional que reclama su liberación?¨

Abdullah Ocalan nació en 1949 en la aldea de Omerli, ubicada en la provincia de Urfa, en el Kurdistán turco. Después de terminar sus estudios secundarios cursó la carrera de ciencias políticas en la Universidad de Ankara. Luego de graduarse comenzó a trabajar como empleado público en la ciudad de Amed (mas conocida por el nombre turco de Diyarbakir), la mas importante del Kurdistan turco. A partir de los años ’60 Ocalan militó en la Asociación Cultural del Este, una organización que defendía los derechos culturales y lingüísticos del pueblo kurdo.

Durante la década del ’60 Turquía vivió una etapa de marcada conflictividad social, con una creciente movilización obrera, estudiantil y el surgimiento de organizaciones armadas de izquierda. Al mismo tiempo, en el marco del plan “Gladio” de la OTAN, surgieron organizaciones parapoliciales de extrema derecha. En marzo de 1971 las fuerzas armadas derrocaron al gobierno del primer ministro Suleyman Demirel e instalaron un gobierno controlado por los mandos militares y dedicado a la represión del movimiento obrero y estudiantil.

La represión implicó una radicalización del movimiento estudiantil y el surgimiento de nuevas organizaciones armadas. En ese marco, surgió un debate dentro de la izquierda turca acerca de la cuestión nacional kurda. Los principales partidos, tanto de tendencia pro-soviética como de pro-china, rechazaban considerar al Kurdistán una colonia turca. Un grupo de estudiantes que habían militado anteriormente en la Federación de la Juventud Revolucionaria, fundaron en 1978 la organización “Revolucionarios Kurdos”, que en 1979 se pasó a llamar Partido de los Trabajadores del Kurdistan (PKK).

En 1980 se produjo un nuevo golpe militar dirigido por el general Evren, que desató una dura represión, no sólo contra las organizaciones armadas, sino contra la izquierda y el movimiento obrero y estudiantil en general. La dictadura elaboró en 1982 una nueva constitución, de claro carácter antidemocrático, que sigue en vigencia actualmente. Como respuesta a la represión de Evren y los gobiernos civiles que siguieron a las elecciones de 1983, el PKK inició en 1984 la lucha armada tomando como modelo la teoría maoísta de la “guerra popular prolongada”.

Entre 1979 y 1998 Ocalan estuvo exiliado en Siria, debido a que el régimen del Baath, si bien mantenía oprimida a su propia población kurda, veía al PKK como un aliado táctico para debilitar a Turquía. En 1998 el gobierno de Turquía amenazó con atacar directamente a Siria si continuaba apoyando al PKK, por lo cual el gobierno de Siria decidió expulsar a Ocalan de su territorio. Buscó refugio en varios países y su captura se produjo en el momento en que estaba esperando la posibilidad de recibir asilo político en Sudáfrica.

Estando en prisión, Ocalan terminó de desarrollar la teoría del “confederalismo democrático” que sustituyó al marxismo ortodoxo como ideología oficial del PKK. Los ejes principales del confederalismo democrático son, la abolición del Estado, la centralidad de la emancipación de las mujeres y la socialización de los medios de producción por medio de cooperativas y otras formas de organización no mercantiles, así como la preservación del medio ambiente.

Las condiciones de encarcelamiento de Ocalan (confinamiento solitario durante 22 horas al día, iluminación permanente de la celda) han provocado un deterioro de su salud física y mental. La Corte Europea de Derechos Humanos ha condenado las condiciones de encarcelamiento y en los últimos años ha crecido el movimiento internacional reclamando su liberación. Al mismo tiempo, el dirigente kurdo planteó en varias ocasiones un plan para la solución pacífica del conflicto entre el PKK y el Estado turco. En junio de 2013 se inició un cese al fuego en virtud del cual el PKK comenzó a retirar sus combatientes de territorio turco y trasladarlos al Kurdistan iraquí. La posición intransigente del Estado turco ha impedido hasta ahora una solución justa del conflicto.

Durante 2014, el PKK y su filial en Siria, el PYD, tuvieron un rol central en la lucha contra las fuerzas del ISIS en Rojava, el Kurdistán sirio. Sin embargo, además de Turquía, tanto la UE como los Estados Unidos siguen considerando al PKK una organización terrorista, y recientemente la EUROPOL (policía internacional de la UE), creó una unidad dedicada específicamente a combatir al PKK. La liberación de Abdullah Ocalan y los presos políticos kurdos, el fin de la represión tanto “legal” como clandestina contra el movimiento de liberación nacional kurdo y el retiro del PKK de la lista de organizaciones terroristas son reclamos que han encontrado apoyo en el movimiento popular, progresista y democrático a nivel internacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.