miércoles, 4 de febrero de 2015

Rechazan Reglamento de Organismos Vivos Modificados en Guatemala

CERIGUA

La Alianza Nacional de Protección a la Biodiversidad (ANAPROB) rechazó el Reglamento de Organismos Vivos Modificados en Guatemala y exige al Estado velar por el bien común y no por intereses de empresas transnacionales, que pretenden comercializar semillas y alimentos transgénicos en el país.

La entidad recordó que el 19 de agosto de 2014 el Ejecutivo publicó en el Diario Oficial el acuerdo gubernativo 207-2014, que establece la aprobación de la Política Nacional de Bioseguridad de los Organismos Vivos Modificados 2013-2023.

Uno de los objetivos específicos de la Política Nacional de Biodiversidad es crear el sistema nacional de seguridad en el uso de los organismos vivos modificados (OVM) (Transgénicos) y establecer directrices que definan el marco regulatorio para su desarrollo, uso, manejo, transporte, liberación al ambiente y movimiento transfronterizo, como una herramienta del desarrollo sostenible, en beneficio de la calidad de vida de la población.

Para proceder al cumplimiento de la política, el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) redactó recientemente un reglamento, en el que se establecen los requisitos para otorgar licencias de tránsito y realizar actividades de uso confinado, liberación experimental, pruebas piloto, liberación comercial y para uso directo como alimento humano, animal o para procesamiento de los Organismos Vivos Modificados.

La información destaca que el artículo 46 establece la creación del Registro Nacional de Organismos Vivos Modificados, que tendrá carácter público y estará a cargo de la inscripción sobre las actividades para el desarrollo, manipulación, transporte, utilización para la investigación, comercialización y la liberación de OVM en el territorio nacional.

Por su parte, la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala (REDSAG) considera que el cultivo, la comercialización y uso directo de los transgénicos como alimento humano o animal, constituye una violación a los derechos humanos de la población y al derecho al alimento.

La ANAPROB exige al Congreso de la República que legisle a favor del pueblo y que apruebe una ley que prohíba la experimentación, comercialización, cultivo y consumo de transgénicos en todo el territorio nacional.

Asimismo, pide al Estado que vele por el bien común y no por intereses de empresas transnacionales y llama al pueblo de Guatemala a mantenerse a la expectativa sobre el curso de los acontecimientos ante esta nueva amenaza impulsada por el actual gobierno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.