viernes, 20 de febrero de 2015

Tras la muerte en el PAMI de Mendoza, nada cambió

MDZOL

Anoche, había decenas de jubilados esperando ser atendidos en el Hospital privado que atiende PAMI. Una sola médica de guardia. Horas de espera.



Noche de furia, lágrimas y depresión en el sanatorio que atiende a los asociados al PAMI en Mendoza: el Hospital Privado de avenida Mitre de Ciudad. Allí, anoche a las 23 había gente aguardando ser atendidos desde las 15. El panorama se tensó al máximo cuando avisaron que la única médica disponible estaba ocupada asistiendo a un internado en terapia intensiva.

El único bálsamo fue la presencia sorpresiva del padre Marcelo De Benedectis, de la iglesia de San Nicolás y vocero del Arzobispado. Llegó a dialogar y bendecir a los enfermos y se llevó un rosario de quejas.

Muchos de los presentes que tenían recursos económicos partieron en la búsqueda de una atención que los efectores de su obra social no podía darles. Otros, deben estar todavía aguardando ser atendidos.

Mientras tanto, un grupo decidió firmar un libro de quejas.

El testimonio de gente que había llegado desde Tunuyán fue demoledor:



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.