miércoles, 18 de febrero de 2015

Verdad y Justicia por Kevin y Delfor

Andrés Sarlengo (especial para ARGENPRESS.info)

¿Se puede pensar el incremento del delito, los crímenes y asesinatos, la agresividad cotidiana en las calles y escuelas, los robos y hurtos...por fuera del modo de producción que nos entrampa en sus relaciones sociales? Hemos creado una dis-sociedad donde la ley simbólica pierde terreno en manos de la mercancía. Hemos creado una dis-sociedad que produce soja, departamentos, servicios anodinos, empleos precarios, jóvenes sin proyectos, adultos con temores de niños y de tiempo atrás, pagos y drogas fáciles, anemia educativa, tecnologías alienantes y sentido común autoritario e intolerante. Hemos creado una Venado Tuerto donde jóvenes matan a jóvenes como un cáncer indetenible. En horas, el agua de lluvia (contaminada con glifosato) y la muerte dolorosa nos demuestran que el medio ambiente se las cobra, y el puñal que asesinó a Kevin y malhirió a Délfor lo parimos de alguna manera entre todos. Hace años que como periodista y educador sostengo que el neoliberalismo se expresa (y no figurativamente) en las miradas extraviadas y las palabras de los pibes y adolescentes de hoy, hijos de la 4-5 generación del terrorismo de Estado. Aquella dictadura cívico-militar religiosa y la economía de mercado imperante destruyeron y desarman las familias y su función subjetivante. El terror -metafóricamente- es un dolor que consciente e inconscientemente se transmite a la próxima generación con nuevas formas y actitudes. Aquel "terror" resurge en los cuerpos de los pibes asesinados y asesinos. Es un terror que impide ser, individualmente y colectivamente.

Puede parecer trivial plantear estas reflexiones ahora, pero debemos buscar explicaciones más allá de la indignación y rabia. Los dirigentes burgueses dirán lo mismo, se exculparán. La responsabilidad la tienen los otros, dirán..

Me atrevo a cerrar con dos cuestiones sustanciales:

1- Debemos atrevernos a pensar y proponer otro modo de producción, más cerca de la vida digna y solidaria de los seres humanos que vivimos de él, sino los crímenes se acrecentarán y será peor.
2- Desde aquí quiero pedir Verdad y Justicia por Kevin y Délfor...pero también por Sergio Loza, "suicidado" en la Comisaría 14 de nuestra ciudad; no olvidándome del "autazo fácil" que se llevó a Clemente Arona y nos dío una madre, Ana Braghieri, que hace años viene denunciando que el capitalismo y su policía es homicida y reproduce más muertes que felicidad.

!!!Verdad y Justicia por Kevin, Délfor, Sergio y Clemente!!!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.