viernes, 20 de febrero de 2015

Viviana Alegre: “Que se sepa la verdad, no la que quiere cerrar la justicia provincial”

Katy García (PRENSA RED)

A tres años de la desaparición de Facundo Rivera Alegre familiares y organizaciones sociales y de derechos humanos reclamaron en Tribunales II justicia y garantías para el juicio que comenzará el 18 de mayo próximo. Concentración por la noche en la ex Plaza Vélez Sarsfield.

Viviana Alegre, la madre del joven desaparecido el 19 de febrero de 2012, concurrió a la sede de Tribunales II acompañada por su abogado patrocinante Claudio Orosz y miembros de organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, para reclamar garantías durante el desarrollo del juicio cuya fecha fue anunciada ayer.

“He venido a acompañar a Viviana para que nos digan donde están las cenizas. Para nosotros es un desaparecido. Queremos que nos cuente el juez donde están y que se esclarezca el caso”, expresó Sonia Torres, esta mañana, en el hall central de Tribunales II.

Emiliano Salguero, referente de HIJOS, dijo que tras conocer la fecha de inicio del proceso era necesario realizar ante los jueces “un pedido de garantías en juicio, en términos de ejercicio de derechos para la víctima”, porque la desaparición no está clarificada y especificó que el expediente cuenta con una sola hipótesis investigada.

La reunión no se llevó a cabo porque según les informó la secretaria de la cámara los magistrados se encontraban en un juicio. Se prevé que en días posteriores se solicite una audiencia.

18M: Otras líneas de investigación

Ayer la Cámara 11 del Crimen adelantó que el próximo 18 de mayo comenzará el juicio por el asesinado y desaparición del joven cuya principal hipótesis se circunscribe a una rencilla por diferencias de dinero en una transacción por venta y pago de drogas al menudeo. La causa fue instruida por el fiscal Alejandro Moyano actual fiscal general de la provincia. En aquél entonces ordenó tres detenciones y afirmó que “no hay autores intelectuales del suceso y está descartada por completo la participación de la Policía en este caso”. Será Diego Albornoz el encargado de llevar adelante la acusación en un proceso que anticiparon durará dos semanas.

Según la investigación el joven habría concurrido a comprar cocaína en barrio Maldonado como mandadero de un músico de la banda de cuartetos de Damián Córdoba y ahí se habría desencadenado el hecho de sangre.

Sobre las expectativas que genera este anuncio, el representante de la querella, Claudio Orosz, señaló que “Estamos convencidos que va a haber otras líneas investigativas que deberán ser profundizadas a medida que vayan surgiendo dentro del juicio. En ese caso vamos a pedirle a la Cámara que las remitan a la fiscalía de instrucción para que sean analizadas”, amplió.

Por caso, explicó que si la hipótesis del ministerio público fiscal indica que el hecho se produjo en una zona liberada por la policía “tenemos que investigar por qué existen zonas liberadas para la venta de drogas realizada por personas de reconocida usanza en el comercio de sustancias”. Y agregó que “si existe una utilización de jóvenes por parte de músicos de cuartetos ligadas al gobierno provincial para que actúen como mulitas también se debe investigar”, anticipó, así, las posibles aristas que una vez iniciado el proceso podrían surgir.

El abogado remarcó que no basta con la conjetura planteada desde la fiscalía. En esa línea recordó que cuando le tocó ser querellante en una causa por un atentado ocurrido en el domicilio de Sonia Torres “En la cámara novena, el ministerio público quiso establecer la autoría a tres perejiles que finalmente fueron absueltos. Vamos a estar muy atentos para que no suceda algo parecido”, subrayó.

Que se sepa la verdad

La madre de “El Rubio del pasaje” le dijo a este medio que tiene sus reservas respecto al próximo juicio porque “Después de un año y ocho meses surgió la versión de la cremación. ¿Dónde están las cenizas? Quiero que se sepa la verdad, no la que quiere cerrar la justicia provincial. Sigo creyendo que estas personas no actuaron solas”, consideró.

Viviana Alegre está convencida de la participación policial y del estado directa o indirectamente en el ocultamiento del crimen. “La justicia provincial deja mucho que desear”, manifestó y aludió además a la responsabilidad que le podría caber a integrantes de la banda de cuartetos de Damián Córdoba.

“Son la banda oficialista del gobernador. De hecho siguen matando pibes porque esa es la política de seguridad del Doctor De la Sota”, disparó.

Unidos en la lucha

Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga desaparecido en 2009 cuyo cuerpo fue encontrado como NN en el cementerio de la Chacarita el año pasado, expresó que como colectivo de familiares de víctimas de violencia institucional y desaparición forzada “debemos estar unidos y organizados y lograr la posibilidad de acceder a la justicia y de participar del proceso de investigación. Nos preocupa que en este caso la mamá no recibiera la información suficiente”, señaló.

Y añadió que la sociedad debe saber “como funciona la violencia de las fuerzas del orden”.

Sobre la aparición del cuerpo de su hermano apuntó que “no creemos en la teoría del accidente en una ruta rápida que separa la ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Creemos que fue inducido y tenemos motivos para denunciar a la policía bonaerense y a los responsables materiales y judiciales”, afirmó.

La madre de Quique Lescano (17), Ángela Urquiza, desaparecido el 8 de julio de 2009 en Lugano, sostuvo que junto a otros familiares de víctimas se trasladaron desde la provincia de Buenos Aires para “hacerle el aguante a Viviana porque ya sabemos como funciona la justicia. Por ser pobres y humildes, un pibe menos no es nada para ellos. Por eso estamos acá para que se tome conciencia”, explicó.

También se hizo presente Liliana Olivero del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT). “Facundo es un símbolo de lucha contra la impunidad. Pero hay muchos pibes producto del gatillo fácil y de la aplicación del código de faltas. Queremos garantías durante el juicio”, expuso, la ex legisladora. En coincidencia con con otros dirigentes y militantes recalcó que “El Rubio sigue desaparecido, no sabemos si fue cremado o si se intentarán cambiar pruebas para justificar a los narcotraficantes, a la policía y a la responsabilidad del gobierno”, enfatizó.

Fueron de la partida Sonia Torres (Abuelas de Plaza de Mayo), Emiliano Salguero (H.I.J.O.S), representantes de Madres de Víctimas de Violencia Institucional Represión y Gatillo fácil. Angélica Urquiza, Vanesa Orietta, Liliana Olivero del FIT, Toto López, de la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos y Raúl Gómez del MST, entre otros.

Durante el acto homenaje la ex plaza Vélez Sarsfield, caja de resonancia de innumerables conflictos sociales, será bautizada simbólicamente como Plaza Facundo Rivera Alegre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.