martes, 17 de marzo de 2015

Argentina, Córdoba: Camino del Cuadrado. Schiaretti, lo hizo

PRENSA RED

“Vuelve Juan” es el slogan de campaña de Juan Schiaretti para gobernador de la Provincia de Córdoba y por estos días, a propósito de las trágicas inundaciones que se abatieron sobre gran parte del territorio cordobés, su nombre suena con fuerza entre la gente porque uno de los lugares afectados fue el “mediático” Camino del Cuadrado, que por ahora no se sabe cuándo se podrá volver a transitar a causa de los desmoronamientos y las grietas en la carpeta asfáltica.

“Mediático” porque esa obra fue utilizada de caballito de batalla de campaña para las elecciones de 2011 cuando José Manuel De la Sota se postulaba por tercera vez para gobernar la provincia dando nacimiento al “cordobesismo” como una manera de diferenciarse del gobierno K.

La polémica obra de la nueva traza del Camino del Cuadrado comenzó a construirse en el 2005 por la empresa Britos SA (propiedad de Horacio Miró, el operador en las sombras del gobernador e involucrado en supuestos casos de corrupción) y debía concluirse en 2009, pero finalmente fue inaugurado con bombos y platillos meses antes de las elecciones que consagraron a José Manuel De la Sota.

Esta “demora” de dos años fue, entre otras causas, producto de la refinanciación de la obra debido a que no se cumplimentaban los plazos de finalización y era necesario “redeterminar” el proyecto y volver a presupuestar.

En principio, el presupuesto estaba estimado en 80 millones de pesos, pero a los cordobeses nos terminó costando 170 millones de pesos, y vaya casualidad, fue inaugurado en pleno proceso electoral y a pedir de Unión por Córdoba.

Pero más allá de estas cuestiones político-electorales, el comienzo de la obra de Camino del Cuadrado tuvo serias irregularidades, una de ellas fue que en varios tramos de la nueva traza no se realizaron estudios de impacto ambiental, como por ejemplo, en la reserva de “Vaquerías”, propiedad de la Universidad Nacional de Córdoba.

En ese predio de 400 hectáreas se desmontó una gran cantidad de bosque nativo ubicado en la categoría roja, que son los sitios que poseen el monte mejor conservado y en los que menos intervención humana debe haber, según la Ley de Bosques.

Inicialmente el camino iba a terminar en La Falda detrás del Hotel Edén, pero modificaciones arbitrarias en el trazado por parte de la empresa Britos SA llevaron a que el camino se realice unos kilómetros antes, en la localidad de Valle Hermoso donde gobierna Jorge Caserio, hermano Carlos, ex jefe de gabinete de Schiaretti y actual diputado nacional, amo y señor en el departamento Punilla.

El tramo de mayor complicación es precisamente esta bajada donde las características particulares del suelo no permitían la construcción de una ruta de montaña, algo que había sido advertido por ingenieros de la Dirección Provincial de Vialidad y geólogos de la Universidad Nacional de Córdoba, y que registra el mayor grado de desmoronamientos desde su inauguración.

Pasaron diez años y ahora comienzan a verse las consecuencias de tanta desidia porque no se puede atribuir a una causa natural el desprendimiento de toneladas de rocas, el hundimiento de calzadas y banquinas y fisuras en el pavimento, como si hubiera ocurrido un terremoto, sino que mucho tuvo que ver la mano aviesa mano del hombre que agredió la naturaleza para sacar réditos políticos y económicos.

No hay que olvidar que Schiaretti lo hizo…, y qué piensa en volver. Continuará.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.