viernes, 6 de marzo de 2015

Argentina, Rosario. Marcha por los pibes y pibas: Por el derecho a un presente y un futuro dignos

ACTA

En la tarde de ayer las calles de Rosario se vieron inundadas por una nueva movilización por los pibes y pibas. Bajo la consigna “seamos todos”, una multitud marchó desde los tribunales de Balcarce y Pellegrini hasta las puertas de la sede local de la Gobernación.

Como en cada ocasión, la Central junto a un importante abanico de organizaciones políticas y sociales acompañó a quienes fueron, indudablemente, los protagonistas de la jornada: los familiares de las víctimas de la violencia institucional y social y los propios niños, niñas y jóvenes que llenaron de color las calles para visibilizar que “ningún pibe nace chorro”.

Pintada frente a los Tribunales

A cada paso un cartel con una lista de nombres que daban cuenta de los asesinatos de cada mes de 2014. A cada cuadra un pasacalle que instaba a ser todos y todas “por la vida y contra la muerte”. En cada pancarta un rostro o una frase recordando a una víctima. En los ojos de sus madres, padres y amigos la misma tristeza. En muchos, también, la firmeza que los mantiene en pie luchando por justicia. Y una marcha conformada principalmente por jóvenes, por muchos niños y niñas que, enrolados en murgas o acompañando a las diversas organizaciones participantes, pusieron el cuerpo en la calle para exigir el fin de la represión y el asesinato de los pibes y pibas de la ciudad.

La movilización de ayer no sólo fue numerosa sino que también fue impactante por todas esas presencias. Convocada por la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud, se sumaron muchas más organizaciones convencidas de que hay que volver a salir todas las veces que sea necesario en defensa de los pibes. Es que los números son más que contundentes: el 2013 terminó con 264 muertes por causas violentas en la ciudad, en 2014 superaron las 250 y en lo que va de este año ya son 51 las víctimas. De esa cifra, el 80% fueron menores de 30 años.

Al final de la marcha, se realizó un acto frente a la sede local de la Gobernación, donde se leyó un documento consensuado entre todas agrupaciones presentes. Y cerró con el baile y el color de las murgas de estilo porteño que fueron parte de la actividad. En el texto, además de remarcar los números aberrantes de la estadística sobre los asesinatos de jóvenes, los convocantes también recordaron todo el recorrido andado por la Asamblea durante el año 2014. En ese sentido, incluyeron la presentación en el Concejo Municipal del proyecto de Declaración de Emergencia en Niñez y Juventud, que fue rechazado por la mayoría de los ediles el 11 de diciembre, dando un duro cierre a un año negro. También trajeron a la memoria que el año pasado se produjeron dos hechos que marcaron a fuego la lucha por los derechos de los pibes: “la brutal muerte por linchamiento de David Moreira” y “la desaparición forzada y crimen de Franco Casco como hecho paradigmático del accionar represivo de las fuerzas de seguridad en complicidad con el poder político y judicial”.

Todo esto, sumado a las cifras del 2015, hacía imperioso una acción que impida la naturalización de esta realidad violenta que se ha instalado en los barrios. En ese sentido, la marcha señaló como principal responsable de la situación al Estado en sus tres niveles por “la ausencia de acciones de prevención y promoción de derechos elementales y el incremento de medidas de corte represivo”. Además, denunciaron que esas políticas “constituyen una forma de gobernar criminalizando la pobreza, reprimiendo a los trabajadores y al pueblo pobre cuando salen a luchar, principalmente a su juventud; y que responden de forma condescendiente a los discursos que pregonan la aplicación de mano dura”. En consonancia, también se señaló el rol de los medios de comunicación “que por la forma de cubrir los hechos profundizan la estigmatización y naturalización de la violencia en el seno de las barriadas populares y en la vida de los jóvenes”.

Hacia el final, desde el documento se reclamó justicia por los asesinatos de Franco Casco, Jonatan Herrera, Isamel Sosa, Luciano Arruga y “todos los pibes y pibas asesinados a manos de las fuerzas de seguridad a lo largo y ancho del país”. También se exigió una audiencia con los ministros de Seguridad, Raúl Lamberto, y de Desarrollo Social, Mónica Bifarello, para discutir políticas para el sector.

Las madres de Jonatan Herrera y Franco Casco

“Esta es una movilización que venimos armando desde hace casi un mes porque nos conmovieron los números de pibes muertos durante enero”, expresó Guillermo Campana, Secretario de Juventud de la CTA Autónoma Rosario e integrante de la Asamblea. “Volvemos a salir a la calle por los derechos de los pibes, para que se respete su vida, para que tengan una vida digna, porque puedan tener un presente, un futuro y un proyecto de vida en la que puedan ejercer todos sus derechos y donde la política del Estado para ellos no sea la policía ni la gendarmería, sino políticas sociales que les permitan desarrollarse y ejercer todos sus derechos”, puntualizó.

En cuanto a las repercusiones que esperan de esta marcha, el joven abogado dejó en claro sus deseos: “Esperamos que desde la organización, la movilización y el reclamo seamos escuchados. Nosotros tenemos respuestas, laburamos en los barrios permanentemente con los pibes y pibas, desde la educación popular, talleres y diferentes ámbitos y creemos que hay otras posibilidades de propuestas para ellos, nada más que hay que tener la decisión política de llevarlas adelante”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.