martes, 3 de marzo de 2015

Argentina, Salta: El accionar represivo de Romero contra los excluidos

Marco Díaz Muñoz (COPENOA)

El sistema de exclusión del poder salteño durante la primera gobernación de Juan Carlos Romero (1995-1998) avasalló a ciudadanos marginados de todos sus derechos, incluso los más básicos, como la vivienda. El gobierno salteño en vez de solucionar su problemática, opto por perseguirlos, y reprimirlos sistemáticamente, transformándose en un estado autoritario y represivo.

A lo largo de su segundo año, Romero procuro mantener a los sin techos al margen de la exposición social, pero la situación se tornó evidente e insostenible, y en la segunda mitad de ese año 1996 endureció su accionar violento para sostener su indolente política de exclusión.

Así fue como a principios de septiembre la policía acometió contra numerosas familias que solicitaban tierras para vivir dignamente, mientras Romero compartía una cena con empresarios en el Club 20 de Febrero.

Protesta y represión

A comienzos del mes de septiembre de 1997 los sin techos de la ciudad de Salta se congregaban en una numerosa columna de padres y madres que junto a sus hijos, llegaban al club 20 de Febrero.

Los desamparados expresaban con dolorosos gritos la necesidad indispensable de tener un lugar para vivir. Un muchacho de no más de 20 años, desesperado, relataba: “necesitamos las tierras, porque no tenemos donde vivir, el gobernador Romero esta cenando ahí tranquilo, y nosotros junto a nuestros chicos no tenemos que comer, ni donde vivir”.

Las madres junto a su hijos en brazos también daban a conocer su realidad: "Aquí hay madres que tiene siete hijos y no tienen donde vivir. Nos desalojan y ¿dónde vamos a ir?, si no tenemos a donde, mientras nuestros hijos sufren a la intemperie el frio y las lluvias”.

Mientras los excluidos expresaban sus penurias a la prensa, la policía comenzó a formar un cordón para que los manifestantes no llegaran hasta el Club 20 de febrero donde Romero junto a empresarios cenaban tranquilamente. De pronto y sin aviso la policía avanzo disparando balines de goma con sus escopetas itacas. Un hombre de no más de cincuenta años cayó bajo la fuerza del choque con los escudos antidisturbios. La gente retrocedió y el camión hidrante encaro hacia los sin techo acelerando sus bombas para amedrentar.

En nuevo acto de brutal represión se producía en Salta. Una madre quedo con su hijo en brazos en medio del avance policial. Los gritos desesperados de madres y niños no logran detener la violencia, mientras los policías ejecutan las órdenes del poder ejecutivo. La gente se agrupa bajo el grito de “asesinos asesinos”. Otra mujer agitada denuncia: “vinimos acá a reclamar y expresar nuestro rechazo a las amenazas y al despojo que el gobierno viene realizando, porque nosotros reclamamos en paz y estamos hartos de esperar en los pasillos que nos atiendan, mientras ellos cenan con la oligarquía de Salta”.

Los sin techos expresaban luego al grito de “argentino, argentino” su impotencia por haber sido reprimidos por dar a conocer sus derechos, y por ser legítimos ciudadanos argentinos excluidos forzosamente del derecho a la vivienda.

La represión a los manifestantes organizados por el derecho a la vivienda digna, durante la gobernación de Juan Carlos Romero se repitió con la misma crueldad en el mes de octubre de aquel año.

La Agencia de Noticias Copenoa, emite imágenes de archivo del reclamo y posterior represión sobre los sin techo, cuando protestaban frente al Club 20 de Febrero en la ciudad de Salta. La cobertura de este desalojo viento, fue realizada en el mes de septiembre de 1996 por el periodista Marco Díaz Muñoz.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.