lunes, 9 de marzo de 2015

Capitalismo: Los terribles pronósticos de los más ricos sobre el futuro de la economía

RT

Ha llegado a su fin la época del crecimiento de deuda rampante, y ahora los préstamos sencillamente no pueden seguir siendo el estímulo económico, sino que se convierten en su mayor freno. Algunos de los multimillonarios ya se han dado cuenta de ello.

En últimas décadas Estados Unidos se ha convertido en un país donde todo se compra a préstamo y donde los niveles de deuda, tanto de los consumidores como de las empresas y del Gobierno, ya han llegado al límite generando consecuencias aciagas, advierte el inversor y analista Jesse Felder. Según él, algunos de los empresarios más ricos comparten esta idea. "Es el fin del superciclo. Es el fin del gran ciclo de la deuda", cita el analista las palabras del multimillonario estadounidense Ray Dalio, considerado por la revista Forbes como la 60º fortuna del mundo.

El número 577º de la lista, Stanley Druckenmiller, advierte que desde 2007 la deuda corporativa se ha duplicado, pasando de los 3,5 billones de dólares hasta los 7 billones de dólares. El multimillonario que durante 12 años manejó las finanzas para George Soros denomina el proceso como "burbujeante", explicando que el sector que más creció es el de alto rendimiento y que la mayoría de este dinero fue usado para "ingeniería financiera", es decir beneficios en papel.

Según otro multimillonario, Bill Gross, el nivel de deuda del Gobierno estadounidense ha crecido hasta el punto "extremo" de que la propia habilidad de atender la deuda está en riesgo. "¿Por qué el superciclo de la deuda no puede seguir creciendo? Porque hay límites", advirtió Gross. El crecimiento de la deuda ha sido "un gran estimulante económico", pero no puede seguir siéndolo ahora, cuando "todo el mundo ya ha prestado lo máximo que ha podido" y los intereses han llegado a los índices nulos o incluso negativos, resume Felder.

Ahora lo que le espera a la economía es "un crecimiento más bajo, menos inflación, menores tasas de interés y el menor crecimiento de los beneficios", según Bill Gross. "Hemos emitido una tarjeta de crédito gigante en los últimos 30 años. Y ahora está llegando la cuenta", concluye. Para Dalio, lo más preocupante es que los bancos centrales ya no sean capaces de atenuar la desaceleración económica relajando la política monetaria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.