viernes, 6 de marzo de 2015

Comentario a tiempo: Me quedo con Barenboim

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

La crisis de décadas en el Oriente Medio, precisamente desde que se creó el Estado de Israel, que muchos consideran un país implantado a contrapelo de los intereses de la zona, pero que desde luego nadie puede discutir su existencia, es de una naturaleza en la que todos deberíamos de colaborar en su solución, so pena de que sea la chispa que desate la tercera y última guerra mundial.

Que nosotros recordemos, nunca antes un mandatario extranjero había utilizado la tribuna del Congreso de una nación para discrepar del Gobierno constituido y que por ende es su anfitrión.

Como todos sabemos, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, han entrado en un tobogán de confrontación respecto de un acuerdo sobre el programa nuclear iraní.

Obama y otros líderes de países europeos negocian un acuerdo con Teherán, mismos que ven en ese posible pacto un camino para evitar que la república islámica se dote del arma atómica.

Por su parte, sin salirse de su acostumbrada política de hostilidad, el premier israelí ha señalado que el acuerdo “podría amenazar la supervivencia de Israel”.

Ante esta situación de grave confrontación histórica entre esas naciones, invocamos a la operación de paz en Medio Oriente que representa “La Orquesta West-Eastern Divan”, en español: “El Diván de Oriente y Occidente”, misma que ha demostrado que “la música es capaz de derribar barreras consideradas infranqueables”, según lo ha dicho y repetido su directo, el argentino-israelí Daniel Barenboim

Nos explica: “El único aspecto político que prevalece en la orquesta es la convicción de que no existe una solución militar al conflicto árabe-israelí, y que los destinos de israelíes y palestinos están inevitablemente unidos". La orquesta está compuesta por 92 jóvenes israelíes, palestinos, sirios, libaneses, jordanos, egipcios y españoles; desgraciadamente sólo los músicos judíos son consierados en su tierra como traidores.

Ante la gravedad de la situación y en la esperanza de que las negociaciones con Irán lleven a la ansiada paz, ni con Obama, ni con Netanyahu, nos quedamos con la hermosura de la paz en la música de Barenboim.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.