miércoles, 18 de marzo de 2015

Desastres naturales golpean con fuerza agricultura mundial

PL

La FAO aseguró hoy que un 22 por ciento de las afectaciones causadas por sequías, inundaciones, tormentas, tsunamis y otros desastres impactan a la agricultura, uno de los sectores más dañados por esos fenómenos.

Según un análisis realizado por la Organización de Naciones Unidas (FAO), a partir de la evaluación de 78 situaciones posteriores a desastres en 48 países en desarrollo entre 2003 y 2013, tales daños originaron pérdidas por un monto de 140 mil millones de dólares en general.

De esa cifra 30 mil millones se reportaron en actividades agrícolas- en cultivos, ganado, bosques y pesca-, precisó ese organismo, además, en un comunicado, publicado en coincidencia con la Conferencia de ONU para la Reducción de los Riesgos de Desastres, que sesiona en Sendai, Japón.

A juicio del director general de la FAO, José Graziano da Silva, la agricultura y todo lo que abarca no solo es fundamental para el suministro de alimentos, sino que sigue siendo la principal fuente de medios de vida en todo el planeta.

Empero ese sector se lleva la peor parte cuando se trata de medir el impacto que tienen esas catástrofes, recalcó.

Los perjuicios por esos fenómenos- explicó en el comunicado- golpean con frecuencia a comunidades pobres rurales, carentes de recursos financieros para recuperarse del impacto, en un periodo en el que solo el 4,5 por ciento de la ayuda humanitaria para hacer frente a las consecuencias de los desastres se destinó a la agricultura.

La FAO también señaló que datos previos al estudio, situaban el total de los daños a la agricultura en un 13 por ciento, y no descartó que el porcentaje real sea superior al 22 por ciento estimado en la reciente investigación.

Desde una perspectiva más amplia- precisó además en el informe-, se estima que en esos 10 años ( 2010-13) hubo afectaciones en cultivos y ganado por valor de 70 mil millones de dólares en 67 países que sufrieron algún tipo de desastre a mediana o gran escala.

Asia fue la región más dañada, al sufrir pérdidas calculadas en 28 mil millones de dólares en ese ámbito, seguida por África, con 26 mil millones.

No obstante, Graziano consideró que si bien la agricultura es un sector en riesgo, también puede ser la base sobre la que se construyan sociedades más fuertes y mejor equipadas frente a los desastres.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.