jueves, 19 de marzo de 2015

Dominio chino: "Seremos testigos del mayor traslado de poder de la historia"

RT

Occidente se ha olvidado de la máxima de que 'quien tiene oro, pone las reglas', pero no así China, que la está invocando, opina el analista económico Bill Holter. A su juicio, se avecina un 'default' de la moneda de papel que pondrá a Pekín a la vanguardia de las economías mundiales durante varios siglos.

"El papel y los mercados de derivados financieros colapsarán en todo el mundo", pronostica Holter en su artículo para el portal 'Global Research'. A su juicio, Pekín es consciente del "juego" y se prepara de forma activa.

China ha construido una base industrial sin precedentes que "habría asombrado a los Rockefeller, los Vanderbilt y los Ford, tanto en tecnología como en tamaño", destaca Holter. Ha edificado, además, nueva infraestructura e incluso levantado nuevas ciudades. Simultáneamente, ha acumulado cantidades masivas de oro en sus reservas y se ha convertido en el mayor productor de oro del mundo, subraya el analista.

Todo eso le dará más poder financiero a China del que ya tiene. A juicio de Holter, en el futuro Pekín será el actor que fije el precio del metal, que será mucho más elevado que a día de hoy.

La causa: tras el colapso del mercado de papel' China tendrá que usar sus reservas de oro para devolver liquidez o recapitalizar su sistema bancario y su Tesoro necesitará de un precio del oro mucho más alto para reconstruir su base, explica el analista. Aunque sufra durante este doloroso proceso, finalmente Pekín prosperará, insiste.

Cuando la bolsa 'física' de China haga cotizar el oro más que las bolsas de 'papel' de Occidente, las cajas fuertes de las economías occidentales quedarán vacías. "Seremos testigos no solo del mayor desplazamiento de riqueza en la historia, sino también del desplazamiento del poder, del poder financiero (...). China tomará el liderazgo y el poder y hará difícil para cualquiera 'alcanzarle', posiblemente, durante varios centenares de años", concluye Holter.

El analista está seguro de que Pekín, que trabaja en estos momentos para convertir el yuan en una de las monedas internacionales de reserva, conseguirá finalmente que sea la principal. En su opinión, las economías occidentales se han dado cuenta de ello, lo cual está forjando nuevas alianzas que Holter denomina "deserciones hacia el Este".

No es casual que tantos países, ahora también Australia, haya solicitado su ingreso en el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII), que fue fundado por China, destaca Holter. "Esto es simplemente el reconocimiento de hacia dónde va el futuro", puntualiza el analista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.