martes, 17 de marzo de 2015

El desprecio del femicida: mujeres semidesnudas y descartadas como basura

COSECHA ROJA

Daiana García desapareció el viernes 13 y la encontraron muerta el sábado a la vera de la ruta 4, en Lavallol. Estaba dentro de una bolsa de arpillera y con signos de asfixia. A Andrea Castana la vieron por última vez el miércoles 11. Dos días después apareció debajo de unas piedras en el Cerro de La Cruz (Córdoba) con golpes en la cabeza. Ambas estaban semidesnudas: Daiana sólo tenía una remera, un chaleco, las sandalias y una media en la boca. El pantalón de jean corto, la musculosa y las medias rosas de Andrea estaban en un pozo de agua a 800 metros del cuerpo. “Se nota que los asesinos no tienen ningún sentimiento de culpa, arrepentimiento o respeto por las mujeres. Las dejan sin ropa, humilladas”, dijo a Cosecha Roja la perfiladora criminal María Laura Quiñones Urquiza.

Andrea tenía 35 años y dos hijos. Lo último que se supo de ella es que los dejó en la escuela a las 2 de la tarde del miércoles. Después manejó su Ford Ka hasta la casa de sus ex suegros, dejó el auto y subió al Cerro La Cruz, donde hacía su caminata habitual. Desde ahí le mandó una selfie a una amiga. Un vecino se cruzó con ella y, minutos después, escuchó gritos y llamó a la policía. A las 17:30 su ex marido -Juan Manuel Lazzaroni- fue a buscar a los chicos a la escuela porque ella nunca llegó: a las 19 empezó la búsqueda con policías, bomberos, un helicóptero y perros.

Daiana salió de su casa en Paternal a las 6 de la tarde del viernes 13. Le dijo a la familia que tenía una entrevista laboral con el tío de un amigo en Cabrera y Dorrego para trabajar en un local de ropa. Nunca volvió y el celular daba apagado. Cuando la policía fue a la esquina descubrió que no había ningún comercio en esa intersección ni en la zona. “Te queremos, aparecé”, escribieron los familiares y amigos sobre una de sus fotos. La búsqueda se compartió más de 30 mil veces en el Facebook.

Las dos aparecieron muertas el fin de semana y la justicia investiga los crímenes como femicidios. “Hay una fuerte presunción de que cuando desaparecen mujeres y niñas puede haber un contexto de violencia de género o trata de personas y la sociedad se moviliza espantada a través de las redes sociales”, dijo a Cosecha Roja Fabiana Tuñez, coordinadora ejecutiva de La Casa del Encuentro.

***

Andrea FacebookDel operativo para buscar a Andrea se ocuparon el Cuerpo Especial de Policía (CEP), los bomberos, Defensa Civil municipal y familiares y amigos. Durante el rastrillaje, encontraron el cuerpo del fotógrafo Hernán Sánchez, que había desaparecido en diciembre. Al día siguiente, una amiga de la familia que estaba ayudando se sentó al costado de un árbol rodeado de piedras. Cuando las corrió, vio un pie. Fue entre la estación 9 y la 10 del Vía Crucis del cerro. “Lamentablemente no estaba muy visible ya que se había pasado en varias oportunidades por ese lugar”, dijo a los medios el comisario Mario Tornavaca.

Horas antes, Lazzaroni -su ex marido- había encontrado la ropa a 800 metros de allí: estaba dentro de un pozo de agua y atada a piedras para que no flotara. La Policía señaló que en varias zonas de la montaña encontraron manchas de sangre y cabellos. Lo que aún no aparece son las zapatillas y el celular.

Ese mismo viernes detuvieron Lazzaroni. Quedó incomunicado y acusado de homicidio agravado por el vínculo: al hombre se lo vio -en medio del operativo de búsqueda- con una pala en la mano. Los familiares contaron que él era muy celoso y que no había reaccionado bien a la separación. Además, Diego Luján -el empleado de Lazzaroni que encontró la sangre- y Fernando Villa -que oyó los gritos- fueron acusados de encubrimiento agravado.

La Justicia investiga si hay ADN de Andrea en la herramienta que tenía el ex marido, espera los resultados de la autopsia para saber si murió por golpes o asfixia y el análisis de la sangre y del cabello que había en el cerro. “Para entender al asesino hay que saber cómo deja el cuerpo, cómo la mató, cómo la atacó y cómo la controló”, dijo Quiñones Urquiza.

***

Daiana vivía en Paternal y dijo que tenía una reunión en Palermo. La policía recorrió la zona y no encontró un local de ropa. El sábado, un hombre que pasaba en moto por Lomas de Zamora vio la bolsa de arpillera en la ruta 4 (en el cruce con la calle Libres del Sur) y le avisó a un trabajador municipal. El hombre llamó al 911 y la Policía encontró a la joven. Tres familias fueron a la morgue a reconocer el cuerpo de sus hijas perdidas. Los padres de Daiana la identificaron. “Hay que tener cuidado con las otras dos familias, que quedaron en una situación de shock después de ver el cadáver”, dijo Tuñez.

La causa está a cargo del fiscal Lucio Herrera y de la jueza María Gabriela Lanz. Investigan sus últimos mensajes de WhatsApp, el GPS del celular y el registro de viajes de la SUBE.

***

En 2011 Candela Rodríguez apareció en una bolsa negra, en el Acceso Oeste. Al cuerpo de Ángeles Rawson lo encontraron el 11 de junio de 2013 en el CEAMSE. El año pasado Melina Romero apareció en dos bolsas de consorcio, cerca del basurero de José León Suárez. Paola y su beba Martina aparecieron en una alcantarilla: la mamá estaba muerta y la nena viva pero deshidratada y con un cuadro de hipotermia.

Según el informe de La Casa del Encuentro, 277 mujeres fueron asesinadas por varones el año pasado: 195 murieron apuñaladas, baleadas o golpeadas, 9 asfixiadas y 6 con traumatismos. La mayoría de los femicidios fueron en la casa de la víctima (143), 21 en un descampado, 20 en la vía pública, 11 en la ruta, 7 en un campo, camino o monte. A 156 mujeres las mataron las parejas o ex parejas, a 19 otros familiares, a 10 los padres o padrastros y a 55 otros varones sin vínculo aparente. “Las adolescentes siguen los estereotipos de los medios de comunicación masivos, buscan una identificación y por eso posan como modelos. El tema qué pasa en la sociedad machista y patriarcal que considera que cualquier mujer es objeto, es factible de ser violada, asesinada y descartada”, dijo Tuñez.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.