martes, 3 de marzo de 2015

Elecciones 2015…

Roberto Fermín Bertossi (especial para ARGENPRESS.info)

Este año 2015 estará jalonado por una serie de elecciones. En demasiadas oportunidades seremos ´obligados´ a votar a quiénes queremos que nos gobiernen y, la primera de ellas, ya tuvo lugar en la provincia de Mendoza el pasado domingo 22 de febrero.

Por caso, sólo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está previsto que sus habitantes en condiciones de emitir sufragio, deberán hacerlo obligatoriamente no menos de seis veces. En otros distritos electorales, este número podría incrementarse sin advertirse que toda obligatoriedad opaca y atenúa cuando no, descalifica, todo discernimiento.

Esto en sí mismo configura un ejercicio abusivo del derecho y del deber electoral Vg., anticipaciones y/o desdoblamientos electorales, elecciones previas, internas, locales, provinciales y nacionales más eventuales segundas vueltas, etc., claramente, todo un despropósito que así, en nada se corresponde con el espíritu de la carga pública que supone votar obligatoriamente, tantas veces.

Con estas maneras irracionales, arbitrarias y discrecionales no exentas de picardía, capricho y hasta mala fe, vienen sometiéndonos a recurrentes abusos de poder, claramente inconstitucionales.

Eso es así en tanto se restringen o limitan derechos fundamentales con supremacía constitucional Vg.: 1) a la libertad y albedrío personal, 2) a la movilidad/circulación, 3) al bienestar, al descanso u ocio creativo como al esparcimiento familiar; 4) etc.

De cara a semejante y `empalagoso´ esquema electoral, evitar/impedir semejantes `empachos eleccionarios`, será fortalecer la República frente a “populismos electorales” que vienen desmantelando las instituciones y restringiendo libertades personales constitucionalmente imperativas y democráticamente imprescindibles.

Paradójicamente mucho supuesto líder nuevo democrático de hoy, en el transcurso de un corto tiempo, ya generó su propia casta, su propia elite y su propia corrupción, debilitando así las instituciones democráticas y la fortaleza propia del sistema republicano.

En efecto, nuevas fuerzas políticas que surgieron como promesas transformadoras, hoy se muestran como defensoras y ejecutoras de nuevas versiones de autoritarismo y autocracia; resumiendo, mucho progresismo traducido/reducido a meros e injustos ´costos diferidos´.

Consecuentemente proponemos: a) para cada elección interna partidaria o de alianzas, un voto voluntario ya que, precisamente, nadie más que cada candidato interesado deberá asegurarse los sufragios suficientes para ser ungido y confirmado en sus expectativas electorales. En suma, que cada partido y candidato comience a encarnar el espíritu y la letra del artículo 38 de nuestra Carta Magna, concerniente a los partidos políticos en tanto instituciones fundamentales del sistema democrático dado que, si las corporaciones políticas continúan con la violación sistemática e impune del mismo, ¿con qué ecuanimidad y con qué autoridad moral se podrá sancionar en adelante a un ciudadano que no emita su voto?
b) Realizar en un mismo día una sola elección general nacional, provincial y municipal simultánea/simplificada, para impedir especulaciones, mezquindades, picardías, engaños, lemas/sublemas, traccionamientos socialmente inconvenientes como los efectos nefastos del voto en blanco, todo lo cual viene incrementando sufragios irresponsables y un masivo `absentismo ciudadano`; todo ello sin demora de implementar cuanto antes adecuadas metodologías electorales electrónicas/digitales.

Cuadra agregar que después de casi treinta años de chamuyo por promesas políticas sucesivamente incumplidas, impacientemente, aún no sabemos -directa y explícitamente- de la inmensa mayoría de todos los precandidatos nacionales, provinciales y municipales, cuál es su mirada sobre la realidad a la cual aspirar servir y transformar ni cuáles son las fortalezas que conviene potenciar ni cuáles son las fragilidades que a su juicio y sin demora, resultan necesario corregir y superar.

Tampoco conocemos sus programas concretos, sus propuestas superadoras ni el nombre, honradez e idoneidad de los agentes que integran sus equipos y metodologías en tanto apropiadas y posibles para lograrlas en el próximo periodo de gobierno nacional, provincial o local.

Finalmente entonces, nos urge implementar buenas prácticas electorales para no exacerbar deslealmente más aún, la exhausta paciencia de la ciudadanía argentina.

Roberto Fermín Bertossi es investigador CIJS/UN.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.