martes, 10 de marzo de 2015

En América hemos convertido la pobreza en un crimen, asegura abogado estadounidense

SPUTNIK NOVOSTI

En conversación telefónica con Sputnik, Joseph Shapiro, director de ArchiCity Defenders, que agrupa a abogados de oficio dedicados a defender a los ciudadanos pobres de St. Louis, considera que en Estados Unidos se ha convertido ser pobre en un crimen.

Explica que "durante toda su vida mis clientes han sufrido por ser negros; han sido arrestados, multados, encarcelados y mantenidos en la cárcel porque son pobres, y es natural que en estas capas de la población exista una evidente falta de confianza y hasta una hostilidad hacia el sistema".

Es importante recalcar que, muchos meses antes de que el Departamento de Estado publicase un informe demoledor sobre la actuación de la policía en Ferguson, ArchiCity Defenders ya elaboró uno que llegaba a conclusiones similares. Entonces nadie escuchó. ¿Acaso era necesario un incidente como el del joven Michael Brown, tiroteado por un agente de la policía local?

"Voy a ser claro, lo que nosotros decimos no es algo noticioso. Tampoco es nuevo. Sólo puede serlo para un blanco de clase media, que nunca haya tenido que acudir a un juzgado y nunca haya tenido que pasar el día en una celda porque es demasiado pobre. Repito, no es nuevo, ha sucedido siempre. Pero la muerte de Michael Brown tocó un nervio, porque la gente estaba muy enfadada por la forma en la que las autoridades la discrimina, aquello fue la chispa de un fuego que existe desde hace mucho".

Pero es posible, insistimos, que en Ferguson las condiciones sean peores y las injusticias más flagrantes. "No. Lo sucedido no está circunscrito a Ferguson o a la región de St. Louis. En América hemos convertido la pobreza en un crimen y encontramos formas de castigar a la gente por ser pobre. Creer que se trata de un asunto de Ferguson, y no un problema americano, es no entender las claves del asunto".

"A los medios de comunicación", reflexiona, "no les interesa lo que puedan decir los pobres, así que lo ignoran. El sistema oprime a los pobres y la gente de color. Ya no existen leyes explícitamente racistas, pero hay un racismo implícito al sistema, y cuando suceden cosas como las de Michael Brown la gente se da cuenta. Pero sabemos de ciudadanos que han pasado encarcelados 30 días porque no tenían una multa de tráfico y no podían pagarla".

ArchiCity defender, explica, nació "En 2009, y hemos encontrado que nuestro sistema de justicia previene que la gente pobre consiga trabajos y oportunidades, así como el tratamiento legal que merece, y al final todo lo que logra es que la gente pobre sea más pobre, arrastrándola a la marginalidad".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.