viernes, 20 de marzo de 2015

Entrevista al Adjunto de la CTA Santa Fe. ‘Zurdo’ Suárez: “Vamos a hacer un gran guiso de sueños”

ACTA

Rubén ‘Zurdo’ Suárez, Secretario Adjunto de la CTA Santa Fe, realiza un balance de la actividad de la Central en este Marzo de la Memoria. Comparte además su historia y los sueños que lo empujan diariamente a seguir adelante y convoca a todas y todos a que se sumen a la lucha.

Dueño de una energía y alegría de la que se nutre la militancia de la Central, el Zurdo tiene una larga trayectoria militante. Aunque su militancia más reconocida es por haber estado preso 14 años (1970 - 1984) por hacer política en las filas del Partido Revolucionario de los Trabajadores y el Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT - ERP), afirma que esa etapa no es lo central de su vida.

“Desde 1970 tengo la concepción de que los trabajadores necesitamos un partido donde socializar ideas, creando un intelectual colectivo, generando propuestas para el conjunto de la sociedad pero desde el punto de vista de la clase obrera. Puse el cuerpo en lo militar cuando hizo falta y me jugué por los compañeros en las distintas formas de lucha que se dieron en estos 40 años”, asegura este compañero que es herrero desde los 13 años. De oficio soldador, al ser liberado con el retorno democrático Rubén no se detuvo: a los 35 años, con tres hijos y su compañera afuera, esperándolo para construir la vida que se habían propuesto compartir, salió a pelearla. Comenzó a trabajar en el transporte y fundó el Movimiento Unitario Independiente del Transporte Automotor (MUITA), que durante un período fue la oposición más fuerte en la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y que, por trabas burocráticas no pudo ganar el gremio. Una vida de militancia y esfuerzo, de humildad y coraje que, en el marco de este ‘Marzo de la Memoria para Construir un Futuro Digno’ que impulsa la CTA, vale rescatar, consultar y difundir.

- Estamos en el mes de marzo y atravesados por una cantidad de luchas y un horizonte, que es la vigilia del 23. Parece atinado poder plantear entonces ¿qué es marzo históricamente para la clase obrera y cómo nos encuentra hoy?

- Marzo fue marcado por la historia como el mes elegido por la dictadura genocida para iniciar su trabajo contra la clase obrera, que fue la más afectada por ese genocidio. Estadísticamente, fueron mayoritariamente trabajadores los detenidos desaparecidos, los más agredidos. La situación de la clase obrera hoy refleja ese ataque: después del genocidio y el neoliberalismo nuestra situación es totalmente distinta a la de los 70. Fundamentalmente por cómo al trabajador argentino le cuesta exigir un salario y derechos que estén a la altura de su dignidad. Discutíamos en el ´73 con el gobierno peronista la pertinencia del 50 - 50 (fifty - fifty). Hoy estamos muy lejos de esa situación y vemos a los trabajadores aceiteros, después de largas luchas, entender por dónde pasaba ese concepto que sembró Horacio Zamboni de ir a las paritarias con la Constitución en la mano, que era ni más ni menos que el trabajador pueda tener un salario que le permita desarrollarse a él y su familia como lo establece el 14 bis. Los aceiteros nos están marcando un camino al conjunto de los trabajadores. Estamos muy lejos de alcanzarlo, pero vamos en esa senda.

Sin ir más lejos, la lucha de los docentes marca cuánto sacrificio se necesita para poder llegar al Salario Mínimo Vital y Móvil que establece la Constitución Nacional. Tenemos trabajadores estatales como los asistentes escolares, siendo los peores pagos de las gestiones de gobierno. Es fundamental hoy el problema económico, pero no se plantea en paritarias otro tema central que son las condiciones de trabajo, que es una cuestión de vida o muerte. Los jubilados estamos siendo discriminados: el gobierno rige un bono para los activos y para los jubilados es menor, una ridiculez. Como si para nosotros no pasara la inflación.

Nuestros hijos, los hijos de los trabajadores en los barrios están siendo maltratados, acusados permanentemente de estar en algo raro y no son ellos los que manejan el negocio de los soldaditos. Los chicos de los barrios me dicen “nos acusan de ser soldaditos, la cana nos persigue y no tenemos nada que ver”. Por ejemplo, un chico me contó que lo paró la policía y les dijo que venía de trabajar y el oficial le dijo “¿con esa cara laburás?”, a lo que él respondió “¿y vos con esa cara sos policía?”. Eso le valió una noche preso, golpeado, torturado. Eso es discriminación, eso es estigmatizar a los pibes humildes y tiene que ver con eso que decía Rodolfo Walsh en su Carta Abierta a la Junta Militar que le valió ser uno de los 30 mil desaparecidos: la miseria planificada. Ese es quizás el plan maestro de la dictadura para dominar, que se extiende hasta hoy y sigue siendo la clase obrera, ocupada y desocupada la víctima fundamental.

Entonces, marzo nos encuentra rodeados de obligaciones, necesidades, de vernos ante una situación haciendo equilibrio para retroceder y buscar salidas y formas que nos permitan encontrar la forma de construir algo distinto.

-Este 2015 empezó muy activo en diversos sentidos. ¿Qué balance tenés de las diferentes luchas encaradas desde la CTA Santa Fe?

- Quiero explicar primero por qué la CTA se hace cargo de cuestiones que no están vinculadas a lo que se identifica con el gremialismo clásico. La CTA Autónoma en sus estatutos plantea que considera trabajador a todas las personas que se consideren como tal, sea changarín, desocupado, jubilado, cuentapropista, tercerizado, siempre y cuando no explote mano de obra. Y hoy por hoy los trabajadores no se organizan solamente en sindicatos, lo hacen en diferentes espacios de su vida. Eso nos lleva a verificar la necesidad de apoyar las expresiones que no se dan en el plano gremial pero sí hacen a la lucha por sus necesidades.

Este mes nos vimos avanzados por un problema de luto, triste, que es la muerte de los chicos en los barrios y que había que salir a decir basta. Con la Asamblea de la Niñez el día 4 de marzo estuvimos en la calle planteándolo con los pibes a la cabeza. Ese día escribimos un renglón más de ese petitorio que se da en la calle y que grita exigiendo la declaración de emergencia en niñez y juventud, que no será la solución suprema del problema, pero ayudaría a comprenderlo en su dimensión y empezar a resolverlo. También volvimos a la calle el 9 de marzo aportando a la larga lucha de género, contra la violencia, por igualdad de condiciones para todas y todos, contra la trata y la explotación. En la CTA Autónoma la lucha de género es un aspecto fundamental en la política cotidiana.

Las luchas por paritarias de docentes y estatales las viví en la calle, pasándonos en ella la posta mediante volantes, convocándonos a seguir andando, instando a estar presentes, planteando que es duro y a veces imposible estar en todos lados, pero que la vida de hoy nos exige estar, colaborar, aunar esfuerzos y sobre todo desarrollar la solidaridad. La solidaridad es lo que me trajo a la CTA cuando supe que era autónoma en serio, ahí me definí por desarrollar la Comisión de Solidaridad con los Trabajadores en Lucha. Es decir, desplegar algo natural que es la solidaridad entre trabajadores en la mejor forma organizativa para hacerla eficaz, comprometiendo desde al dirigente hasta al changarín que se gana la vida día a día en que juntos podremos remontar la situación actual. Esta Comisión estará siempre al lado de todo trabajador que luche, para que la haga propia, y también la construya.

Y así es este marzo: de lucha, de marchas, de mujeres, de niños, de jóvenes y de arte. Y digo arte porque hemos hecho un ciclo de cine debate en El Cairo, en el que vamos ya para la tercera proyección, con películas extraordinarias que muestran la maravillosa solidaridad del pueblo en diferentes momentos históricos. El viernes 20 particularmente será muy fuerte la identificación porque yo estuve detenido en los llamados pabellones de la muerte, que abordará la película ‘Condenados’. El arte es parte de la lucha y nos permite mirarnos, pensarnos y hablarnos para construir, como dice la consigna que acordamos con los compañeros, hacer un “marzo de la memoria para construir un futuro digno”.

-Además, el 11 de marzo fuiste al Congreso de la Nación, ¿por qué se dio esa visita?

- Fuimos con los que participamos y apoyamos a la Cátedra del Agua encabezada por Aníbal Faccendini. Recorrimos el edificio y en la sala de sesiones que lleva el nombre de Delia Parodi, la primera diputada mujer y la primera que hizo uso de la palabra como tal, se dio el encuentro con algunos legisladores. Es de destacar que nos acompañó un muy distinguido personaje, como Leonardo Boff, a quien no conocía pero sí había leído y quien me demostró que era lo que imaginaba: claro, inteligente y maestro. La idea era presentar junto a Boff, al Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, para que Argentina en Naciones Unidas vote favorablemente a que se declare ilegal a la pobreza. Se dio un conversatorio en el Congreso, donde cada uno expuso sus pensamientos pero todos esperábamos la palabra de Boff, que fue claro y contundente. Dijo que el problema de la pobreza es un problema que surge del sistema y que el capitalismo no tiene posibilidad de erradicar la pobreza porque la desigualdad en la distribución está intrínseca.

En una extensa exposición demostró eso desde todos los ángulos y que llegamos al límite de lo que la tierra puede darnos y que en cierta medida era el momento crucial de buscar una opción de salida o asisitir a nuestra destrucción mediante el sistema que calificó de “ecocida”. Remató planteando que aparte de lo racional que hay que poner en todo esto, también había que poner la razón sensitiva, todo el sentimiento por la defensa del ser humano.

-Se planea una vigilia que viene con mucha organización desde abajo para el 23 de marzo, de cara al 39° aniversario del golpe genocida. ¿Por qué y para qué la vigilia?

- Hay que soñar y sueño con que podamos repetir en este momento aquella frase del Colorado Quagliaro, cuando dijo que estamos abriendo un cauce para miles de compañeros que aún no conocemos. Esta vigilia va a ser la forma en que la CTA Autónoma demuestre su repudio a aquel 24 de marzo de 1976 y abre una expectativa reflejada en todos los hechos que fui mencionando en la entrevista dados en marzo. Queremos no sólo recordar el 24. Queremos que cada organización, cada compañero y compañera se exprese abiertamente sobre qué significa el 24 de marzo y qué sueña, qué anhela para el futuro, qué esperanza guardamos colectivamente para unirnos en una perspectiva mejor. Es necesario que bailemos, cantemos, riamos, recordemos a nuestros caídos, que hablemos de cómo vamos a construir ese mundo por el que luchamos también en los ´70, desde la palabra, la danza, la pintura, el canto. Esperamos a las murgas de los barrios con su alegría, a los pinceles llenos de pintura, escuchar los consejos de nuestros viejos y contagiarnos de la fuerza de la juventud: hacer un gran guiso de sueños. El 23 de marzo es un camino que se abre para mostrar que estamos presentes, que somos libres de expresar nuestro compromiso de cambiar y desterrar la explotación. Buscamos dejar atrás este sistema de muerte para encontrar los caminos que honren la vida.

Después de la entrevista el Zurdo piensa, parece revolver el archivo para no olvidar nada importante. Lo llama su nieta, que lo extraña y quiere que vuelva a casa a almorzar. Hace poco cumplieron 45 años de casados con Cristina “La Flaca” Rodríguez, otra compañera entrañable e inclaudicable. Ya sin grabador, mates de por medio, surge la pregunta de cómo sostener una pareja que sufrió tantas cosas durante tanto tiempo. “Está claro que lo que nos une no es ’amor’ en abstracto sino sobre todo un proyecto de vida, conscientes de la necesidad de luchar por acabar con este moderno esclavista que es el trabajo asalariado, la explotación del hombre por el hombre. Claro está con un sentimiento nacido y abonado por la pasión de pareja, el amor a los hijos y nietos. Ese fue y es nuestro horizonte, de lo contrario traicionaríamos el objetivo que se propusieron aquellos jóvenes militantes de los años 70 que fuimos. Y la ’traición’, no entra en casa”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.