lunes, 2 de marzo de 2015

Expectativa en Brasil por conocer políticos vinculados a corrupción

PL

La divulgación esta semana por la Procuraduría General de la República (PGR) de una lista de políticos brasileños implicados en el esquema de corrupción en Petrobras acapara hoy la atención nacional.

Según voceros de la PGR, el procurador general, Rodrigo Janot, debe entre este lunes y mañana presentar al Supremo Tribunal de Justicia los nombres de gobernadores, legisladores, líderes de partidos y empleados públicos para que sean investigados por presunta complicidad en el escándalo de desvío de dinero en la empresa citada.

Aunque se desconoce la lista de involucrados, trascendió que serán abiertos 35 procesos judiciales contra parlamentarios y dirigentes de partidos aliados del gobierno y de la oposición.

Declaraciones realizadas a la justicia federal y divulgadas rotativos nacionales por el exdirectivo de Petrobras Paulo Roberto Costa revelan que los líderes del Senado, Renan Calheiros y de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, aparecen como presuntos beneficiados de las propinas repartidas de contratos inflados con Petrobras.

Tanto Calheiros como Cunha, ambos del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), negaron cualquier vinculación con este escándalo.

De acuerdo con legislación nacional, cualquier acusación contra congresistas, gobernadores y ministros deberá ser tramitada por el Supremo Tribunal Federal, pues gozan de fuero de corte.

Una vez presentada la acusación, la Procuraduría pedirá un permiso para indagar las cuentas bancarias, telefónicas y patrimonio de los imputados con miras a determinar si hubo recepción de dinero de algunos de los exejecutivos de la compañía estatal o de los directivos de empresas privadas, vinculados al esquema de sobornos e ilícitos con Petrobras.

Las investigaciones de la justicia, iniciadas en marzo último, revelan que 16 empresas constructoras y de ingeniería integraron un cartel para lograr contratos inflados con la petrolera y después repartirse los fondos obtenidos de manera irregular.

Según el esquema montado, esas entidades y sus ejecutivos conspiraron con empleados de la compañía estatal para defraudar a la principal y mayor compañía de Brasil.

Se estima que las pérdidas por estos ilícitos ascienden a 10 mil millones de dólares.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.