lunes, 9 de marzo de 2015

Grecia: en el futuro inmediato no se van a imponer nuevas medidas de recesión

RNMA - ANRED

En diálogo con Enredando las mañanas, el periodista Babis Kokosis (*) nos informó sobre las repercusiones que han tenido los acuerdos firmados con los organismos financieros internacionales en estos días, y hasta donde han podido empezar a implementar los planes propuestos en su campaña electoral que llevaron a millones de griegos a apoyar a Alexis Tsipras y a SYRIZA en las elecciones del pasado 25 de enero.

Babis Kokosis: Fue un mes de negociaciones duras, hay que subrayarlo. El pueblo griego tiene por primera vez la sensación de que se han producido negociaciones entre las partes. Hubo una parte griega que se sentó en la mesa para negociar con los acreedores internacionales las condiciones de la deuda. La verdad es que SYRIZA no consiguió tener todo su programa aprobado en la mesa de las negociaciones. Pero si vemos eso con sangre fría, hay que admitir, por un lado, que se trata de un proceso largo, que no va a acabar dentro de dos semanas, un mes o cuatro meses. Por otro lado, siempre en las negociaciones hay que ceder algunas cosas para conseguir otras. Sí se han conseguido cosas, pocas según el programa prelectoral de SYRIZA, pero se trata de unos primeros pasos. Lo más importante es que en el futuro inmediato no se van a imponer nuevas medidas de recesión en Grecia como se preveía en el programa anterior, el programa pactado con el Gobierno anterior. Tampoco se prevé en este nuevo programa un objetivo para alcanzar el superávit primario; el 3% que preveía el acuerdo anterior es algo que ahogaba la economía nacional. Son dos puntos muy importantes que sí ha conseguido el Gobierno de SYRIZA. Pero tenía que ceder en otros aspectos para conseguir, al menos, un poco de tiempo para desarrollar y poner en marcha su propio programa. Hay que señalar que en un mes no se ha empeñado en desarrollar su programa porque prácticamente todo el gabinete ha estado metido en las negociaciones con la troika. Podemos decir que la sensación general es positiva, no es explosiva como en los primeros días, en los que se esperaban muchas cosas más; incluso se ha ejercido cierta crítica en el seno del partido sobre las cosas que finalmente consiguió SYRIZAy si podría conseguir algo mejor. La sensación es positiva. Pero, por otro lado, hay que ver cómo se van a desarrollar esas políticas en el futuro inmediato.

Enredando las mañanas: ¿Hay perspectivas en el empleo público, en la elevación del salario?

BK: Todo eso entra en ese marco. En algunas cosas se va a avanzar, otras cosas tendrán que esperar un poco más. Por ejemplo, el incremento del salario mínimo es algo que SYRIZA decía que sería una de las primeras medidas que iba a introducir. Parece que se aplaza para finales de este año, principios del siguiente. Se ha comprometido que en el plazo de un mes, más o menos, habrá recontratado a los empleados despedidos del sector público, incluidos los de la ERT (Radio y Televisión Pública). Esperemos que esté abierta de nuevo la radiotelevisión pública de siempre y va a salir del aire esta caricatura de radiotelevisión estatal que había establecido en Gobierno anterior. La idea general es que si unos 2200 trabajadores despedidos de forma inconstitucional se van a contratar de nuevo en seis meses, la ERT va a abrir en un plazo de un mes. Pero hay otras medidas que se aplazan a medio plazo.

ELM: ¿De qué depende que Siryza pueda aplicar su plan de gobierno enteramente?

BK: Las negociaciones sobre todo tienen que ver con el margen presupuestario del que puede disponer el nuevo Gobierno para poder aplicar estas medidas. Se trata de medidas para las que hacen falta ciertos fondos financieros para poder llevarlas adelante. Si se corta la financiación de estos programas por parte de las instituciones europeas, como por ejemplo el Banco Central Europeo o la emisión de bonos a corto plazo, que podrían financiar estos programas, sería un problema muy grave para Grecia. Para poder tener acceso a ese tipo de fondos, el Gobierno de SYRIZA tuvo que ceder en otros puntos de su programa prelectoral. Pero hay que ver todo eso con calma porque, al menos ahora, hay un margen, porque se ha acordado extender un plazo de cuatro meses. Hay que ver en este plazo lo que puede desarrollar de su programa. Y, precisamente, esta es el arma de SYRIZA en estos momentos, porque está convencido este partido de izquierda que dentro de cuatro meses ya va a haber indicios de su labor y de la forma diferente con la que se puede hacer política y se pueden dar iniciativas económicas.

ELM: ¿Cómo repercutió, tanto dentro de SYRIZA como en la población, las declaraciones de Manolis Glezos, eurodiputado por ese partido, antifascista, partisano que ha luchado toda su vida, diciendo que con SYRIZA han cambiado algunos nombres, términos, pero que en realidad sigue siendo lo mismo?

BK: Manolis Glezos es una figura emblemática en Grecia, en la izquierda griega y en general en la escena política. De hecho, es la persona que ejerció la crítica al Gobierno. Pero, por otro lado —y eso es una demostración de la estructura democrática de este partido—, ayer por la noche se celebró una reunión del grupo parlamentario. Fue una votación informal, pero se realizó para ver hasta qué punto había consenso dentro del grupo parlamentario. Prácticamente los 149 diputados hicieron su intervención y finalmente se votó si el grupo parlamentario de Siryza iba a respaldar la postura del Gobierno y este acuerdo al que se ha llegado con los acreedores internacionales. Hubo tres votos en contra y cinco en blanco. La abrumadora mayoría respaldó la propuesta. Los que votaron en contra dicen que dan oportunidad al Gobierno para ver cómo va a implementar su programa en los meses venideros. Es todo un ejemplo de democracia en la práctica.

ELM: El gobierno tomó la determinación de postergar en forma indefinida las ligas de fútbol.

BK: Se produjeron disturbios muy grandes en el clásico entre Olympiacos y Panathinaikos. Una vez más se produjeron disturbios muy graves. El nuevo Gobierno decidió intervenir de manera drástica —ya que hace falta intervenir de alguna vez de forma drástica— entre estos elementos que perjudican seriamente un deporte que todos aman en Grecia. Se han suspendidos los partidos por una semana. Ahora las autoridades van a entrar en negociaciones con los partidos para ver cómo se puede hacer frente a esta situación terrible. Es una situación muy grave que también tiene que ver con los intereses que están implicados ahora mismo en el fútbol griego.

ELM: El restablecimiento de ERT con sus trabajadores despedidos, ¿hace que ERT Open igual siga funcionando?

BK: No. Era una plataforma alternativa contra lo que había pasado con ERT. Pero seguro que toda esa experiencia acumulada se podría mantener. Estamos debatiendo entre nosotros cómo esa experiencia se puede transmitir a través de talleres, de cómo hacer periodismo, esta experiencia de autogestión acumulada durante tanto tiempo. Es una experiencia que vale la venta mantener, pero no en el sentido de seguir transmitiendo. Una vez que la ERT abra de nuevo, ERT Open, desde el punto de vista operacional, va a terminar.

- Babis Kokosis es periodista de ERTOPEN, la radio y TV alternativa que crearon a partir el despido de los trabajadores de la radio y televisión pública en junio de 2013 por el anterior gobierno de Antonis Samarás.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.