jueves, 12 de marzo de 2015

México: Llegada de Medina Mora a SCJN, retroceso para las mexicanas

Anayeli García Martínez - Anaiz Zamora Márquez (CIMAC)

Organizaciones civiles y activistas lamentaron la designación de Eduardo Medina Mora como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), al asegurar que se afianza el poder de Enrique Peña Nieto sobre este tribunal y podría significar un retroceso en materia de Derechos Humanos (DH).

A pesar de las críticas y del rechazo de la izquierda en el Senado, ayer por la tarde el Senado eligió a Medina Mora para ocupar el cargo de ministro por un periodo de 15 años, al obtener 83 votos y ganarle a los magistrados Horacio Hernández, que obtuvo 15, y al magistrado Felipe Fuentes Barrera, que consiguió sólo cuatro sufragios

Previo a la votación, senadoras de izquierda se manifestaron en contra de la candidatura de Medina Mora y expusieron algunos de los casos de arbitrariedades en los que participó durante los sexenios en los que el Partido Acción Nacional (PAN) encabezó el Ejecutivo federal, cuando fue titular de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

La senadora Layda Sansores del Partido del Trabajo (PT) aseguró que el hoy ministro ha impedido y se opone a que las mujeres ejerzan su libertad reproductiva, porque en 2007 interpuso una acción de inconstitucionalidad ante la SCJN contra la reforma que despenalizó el aborto hasta las 12 semanas de gestación en la Ciudad de México.

La senadora por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) Angélica de la Peña recordó el caso de las indígenas Alberta, Teresa y Jacinta, que en 2006 fueron acusadas por la PGR de secuestrar a seis policías federales, mujeres que ahora ya en libertad pelean la reparación del daño.

“Ese solo hecho bastaría para demostrar que no tiene las condiciones de idoneidad que establece el último párrafo del artículo 95 de nuestra Constitución”, dijo la perredista.

La también perredista Dolores Padierna aseguró que no se podían ignorar las más de 50 mil firmas que se recolectaron a través de la plataforma change.org, para que no se designara a Medina Mora como ministro, ni desestimar las voces de organizaciones defensoras de DH y de las mujeres, ni a especialistas en el tema.

Durante la comparecencia del ahora ministro, las senadoras del PRD le reprocharon su participación en los operativos policiacos del 3 y 4 de mayo de 2006 en Texcoco y San Salvador Atenco, que dejó como saldo 47 mujeres detenidas, 26 de ellas violadas sexualmente, y 11 de estos casos están en análisis de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Repudio ciudadano

El rechazo de activistas y defensoras de los derechos femeninos al nombramiento de Medina Mora como ministro de la Corte fue unánime.

Rocío Culebro, directora del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, criticó la prevalencia del Poder Ejecutivo sobre el Legislativo, “lo que demuestra que este procedimiento para la elección de ministros de la Suprema Corte no nos garantiza la separación de los poderes, y eso es un problema serio y fundamental con las decisiones que tomará el Poder Judicial”.

Lamentó que un ex procurador, ex secretario de Seguridad Pública y ex embajador fuera electo, pues “en el fondo es politizar los casos dentro de la Suprema Corte –como de alguna manera ya ha sucedido–, cuando se debería afianzar la discusión desde la parte jurídica y con una perspectiva de DH”.

Silvia Solís, integrante de Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia, dijo que es terrible que en este proceso no se tomaran en cuenta las opiniones de organizaciones de mujeres, de DH y de seguridad.

“No les importa la opinión ciudadana, no hay una seriedad, hay un compromiso de colusión de intereses; qué necesidad habrá de que llegue a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que a pesar de todas las opiniones en contra lo designan contra viento y marea; me parece terrible, además que dañan la credibilidad de la Suprema Corte”, añadió.

José Antonio Guevara, director de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, explicó que Medina Mora estaría impedido de conocer casos relativos al arraigo y a la interrupción del embarazo, ya que ha mostrado su postura al respecto, ni tampoco podría pronunciarse sobre casos que se suscitaron durante sus gestiones como titular de la SSP y procurador, ya que allí tuvo participación directa.

Norma Andrade, fundadora de Nuestras Hijas de Regreso a Casa, de Ciudad Juárez, Chihuahua, consideró el nombramiento como un “retroceso” para la SCJN y toda la ciudadanía.

“Es lo que el señor (Enrique Peña Nieto) quería desde un principio para tener las cosas a su favor”, porque –sostuvo Andrade– ahora cualquier violación a DH en la que esté involucrado el Estado podría ser resuelto a favor del Ejecutivo.

Viviana Muciño, activista contra el feminicidio en el Estado de México, señaló que la llegada del ex procurador a la SCJN perjudica especialmente a quienes exigen justicia en la entidad, pues es evidente el acercamiento del ex funcionario con Peña Nieto, quien siempre ha negado que en su estado se violente a las mujeres.

Yenifar Gómez, integrante de la organización mexiquense Asociación de Mujeres Empoderando y Deconstruyendo el Pensamiento, recordó que los índices más altos de feminicidio y de violencia contra las mujeres se dieron en el periodo en el que Peña Nieto fue gobernador, ante lo cual Medina Mora “permaneció callado”.

Luz María Estrada, coordinadora ejecutiva del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), expresó su preocupación de que la SCJN ya no cumpla con su función de autonomía y de garantizar los DH de las mujeres.

“Hoy las mujeres requieren órganos de confianza que garanticen que los delitos no van a quedar en la impunidad”, subrayó.

Fernando Ríos, secretario ejecutivo de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos, afirmó que Medina Mora es parte del “conflicto social que desató la crisis de DH por la que ahora atraviesa el país”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.