viernes, 13 de marzo de 2015

“Nunca hubo voluntad para investigar la desaparición de Florencia”

EL ZUMBIDO - ANRED

El 16 de marzo se cumplen 10 años de la desaparición forzada de Florencia Pennacchi, la joven estudiante neuquina que fue secuestrada en Buenos Aires para ser esclavizada por una red de trata con fines de explotación sexual. Esta línea de investigación nunca fue tenida en cuenta por la justicia, que continúa caratulando la causa como “búsqueda de persona”, sin embargo sí fue profundizada y comprobada por quienes desde un primer momento convirtieron el dolor en militancia.

El Zumbido dialogó con Emilse Kejner, militante de la organización feminista Sin Cautivas -conformada a partir de la desaparición de Florencia Pennacchi-, quien aseguró que el factor más grave de que no haya cambiado la carátula a desaparición forzada de persona tuvo que ver con “la falta de voluntad de investigación”.

“Como ciudadanas de esta nación decimos que todos tenemos derecho a que se investigue lo que pasa con nosotras”, sostuvo Kejner: “está la figura de un fiscal y ese fiscal no hizo nada en la causa de Florencia, a pesar de que tiene los medios para hacerlo y de que ha habido a lo largo de todos estos años indicios que permiten investigar” y agregó que “a 10 años la desaparición forzada es evidente”.

“La causa no avanzó, pero sí nosotras por nuestra militancia hemos ido encontrando en el tiempo distintas pistas”, cuenta la integrante de Sin Cautivas, la organización que tuvo que ponerse al hombro la investigación por la inacción de la justicia. Las pistas más fuertes llegaron de la mano de Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, quien aportó los testimonios de chicas a las que pudo rescatar, que aseguraron haber visto a Florencia en prostíbulos. También aportó un book de fotos en el que un perito reconoció a la joven neuquina.

“El otro gran camino a seguir tiene que ver con que en el 2010 Nancy Miña Velázquez, una policía de la Policía Federal que estaba haciendo una investigación al interior de la fuerza, termina denunciando al comisario Cipolla, que es el que había intervenido en la causa de Flor los primeros días e instaló en los medios que Florencia se había ido por su propia voluntad con un novio”. Así, el comisario Jorge Cipolla, de la división antisecuestros, terminó siendo denunciado como parte de las redes de trata de Buenos Aires: “para nosotras ahí hay una punta que se tiene que retomar para poder reconstruir para atrás”.

Kejner resaltó que en los últimos años se avanzó en la visibilización de la problemática y recuerda que cuando ellas empezaron a investigar la desaparición de Florencia “la trata no existía en el horizonte de expectativas, no porque no existiera sino porque era algo muy desconocido; las primeras posibilidades de ir por la línea de trata eran casi como de ciencia ficción, porque no había información al respecto”. Sin embargo, aseguró que “lo que efectivamente ocurre en la lucha contra la trata sigue siendo poco, porque las medidas que se han tomado han sido más de tipo punitivas contra ciertos sectores y que no han apuntado a rescatar a víctimas”. Explicó que “la mayoría de las personas que están penadas por la ley de trata son mujeres, cuyas trayectorias no son las de las grandes proxenetas o empresarias fiolas: no se está agarrando a los peces gordos; las causas que efectivamente han llegado juicios no están penando a los verdaderos responsables, están cortando en eslabones intermedios y las víctimas siguen sin aparecer”.

Actividades en Neuquén y en Buenos Aires a 10 años de la desaparición de Florencia Pennacchi

actividades por florKejner remarcó la importancia en la participación de las actividades: “si los diez años tienen un sentido para la sociedad, si no son un número hueco, tiene que ver con que todos estos años nosotras -y también en Buenos Aires- hemos sostenido la causa de Florencia en el espacio público y en el reclamo de justicia” y enfatizó en “la importancia de poner el tema en agenda, de hacer la marcha, de encontrarnos: todo eso hace que la causa de Florencia esté presente”.

El fin de semana se presentarán en La Conrado Cultural dos obras enmarcadas en “Teatro contra la trata”. El sábado a las 21 estará en escena Perséfones del Sur, de Grisel Nicolau y dirigida por Jorge Renoldi, mientras que el domingo a la misma hora será el turno de Amapolas Rotas, de Teatro Verde y dirigida por Malén Barón.

El lunes a las 19 se marchará desde el monumento a San Martín, el mismo día en que hace diez años desapareció Florencia.

Entretanto, en Buenos Aires, familiares y amigos/as de Florencia Pennacchi también están desarrollando actividades: ayer, 11 de marzo, inauguró en el hall del Museo de la Deuda Externa la muestra plástica “10 años sin Flor, la deuda interna”, del Colectivo Artistas Contra la Trata. Esta tarde, en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, donde Florencia cursaba la carrera de Economía, desde las 18 se presentará “Nosotras las ausentes”, performance a cargo del Colectivo Mujeres de Artes Tomar, a las 19 se proyectarán relatos de familiares de víctimas de trata y se abrirá un espacio de diálogo con los familiares presentes, y a las 20:15 se proyectará el film La Mosca en la Ceniza, de Gabriela David. El lunes 16, a partir de las 18:30, realizarán un acto en Plaza Lavalle junto a familiares de otras víctimas de la trata y finalizarán la jornada con espectáculos musicales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.