jueves, 12 de marzo de 2015

Rusia: Un carpetazo al legado de Gorbachov

SPUTNIK NOVOSTI

Este miércoles Rusia abandonó el Tratado sobre las Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE), documento que el diario ruso Novie Izvestia califica de uno de los principales logros de la política exterior de la URSS de los tiempos de Gorbachov.

Moscú atribuye la renuncia a participar en las reuniones de la Comisión Conjunta para el Tratado FACE –es decir el abandono definitivo del acuerdo– a la actitud de Occidente que, aprovechando los desperfectos del documento, lo viene infringiendo desde hace tiempo.

Estados Unidos ya ha respondido con la ampliación de las sanciones antirrusas. La Unión Europea de momento no habla de nuevas medidas restrictivas contra Moscú, mientras que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmó estar decepcionado por la decisión de Rusia.

El Tratado FACE se firmó en 1990 por los países de la OTAN y los del Pacto de Varsovia, la Unión Soviética incluida.

El documento debía –al menos en opinión de los dirigentes soviéticos– poner el punto final a la Guerra Fría pues imponía rígidas restricciones a las cantidades de las fuerzas armadas convencionales en todo territorio desde las costas europeas del Atlántico hasta los Urales por medio de un sistema de cuotas para diversos armamentos para cada uno de los países signatarios.

Las cuotas tenían como su objetivo principal hacer imposible un ataque relámpago de un ejército, táctica que se había empleado en el comienzo de ambas guerras mundiales.

Sin embargo, el mundo no tardó en cambiar: la URSS y el Pacto de Varsovia se desintegraron. Tanto en Rusia como en los países miembros de la OTAN se realizó un drástico recorte de las Fuerzas Armadas. En la actualidad ninguno de ellos siquiera dispone de un número de las FFAA convencionales estipulado por el FACE.

En 2007, Rusia ya suspendió parcialmente su participación en el tratado argumentando la renuencia de la OTAN a enmendarlo tras la incorporación a la Alianza de Estonia, Letonia y Lituania.

Son precisamente estos tres países bálticos que acogerán próximamente a 3.000 militares de Estados Unidos para unos ejercicios, el contingente más importante de la OTAN en la región en los últimos 20 años, según Novie Izvestia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.