jueves, 12 de marzo de 2015

Venezuela - Uruguay: El quinto elemento

Carlos Medina Viglielm (especial para ARGENPRESS.info)

Seguro que casi todo el mundo habrá visto el film francés protagonizado por Bruce Willis y Milla Jovovich “El quinto elemento” (Le Cinquième Élément - 1997), con muchas escenas tan espectaculares como divertidas, en una trama que se desarrolla a mediados del siglo XXXIII. Una versión cinematográfica más, en todo caso, de la lucha entre el bien y el mal, que llega casi a terminar con el bien en el Universo, en este caso representado por el planeta azul, la Tierra.

Pero no se trata aquí de reseñar el film sino de tratar de tragar el trago amargo que nos ha dejado la aseveración del vicepresidente de la República Raúl Sendic a un diario de derecha montevideano (El Observador 3/3/15), sobre la injerencia yanqui en los asuntos internos de Venezuela: “Ellos (Venezuela), están hablando de injerencias externas. Nosotros no tenemos elementos para poder acompañar esa afirmación”.

Dicha aseveración, en medio de una ofensiva político-militar a nivel global de los EUA con objetivos bien determinados como Siria, Ucrania y Venezuela, deja muy mal parado al recién instalado vicepresidente de Uruguay y al propio país, en el conjunto de las naciones del continente.

¿Sufre el novel vicepresidente de una crisis de amnesia? ¿Olvidó su permanencia y consiguiente formación intelectual en Cuba, atacada de mil maneras por el Imperio, esa Cuba que le asiló y protegió junto a su madre y hermano? ¿Se ha olvidado el vicepresidente de la historia de su padre Raúl Sendic, el histórico jefe del Movimiento de Liberación Nacional- Tupamaros, rehén de la dictadura uruguaya cívico-militar ahijada de los EUA? ¿Nadie le contó al vicepresidente de Uruguay la triste historia del golpe militar en Chile en 1973, organizado y financiado por los EUA y que se trata hoy de repetir en Venezuela?

Sendic parece ignorar el hecho de que estamos en presencia de una expresión más de la lucha entre el bien y el mal, entre la Humanidad (nada menos) y el Imperio norteamericano, que está dispuesto no solo a usar, sino que usa cada día de todos los métodos y artilugios materiales o intelectuales desarrollados por los científicos del armamento, en perjuicio de sus “enemigos”, que no son sino los desafortunados pueblos que han nacido en algún lugar con recursos apetecidos por el propio Imperio.

¿Acaso carece el vicepresidente de los elementales principios ideológicos que le posibiliten interpretar una realidad que rompe los ojos? Si es así, ¿qué está haciendo donde está, o, por qué está donde está?

Enumerar los elementos que todo el mundo conoce y en particular los lectores de sitios como Trincheras, sería innecesario. La lista de agresiones planeadas y financiadas por los EUA, confabulaciones, golpes de Estado, acciones de sabotaje, bombardeos, saqueos, asesinatos selectivos encubiertos a manos de agentes, asesinatos colectivos a la distancia en cualquier parte del mundo gracias a sus “drones”, es cuasi interminable. En los últimos 13 años el “objetivo” Venezuela ha sido permanentemente atacado de una u otra forma por la administración norteamericana y sus secuaces “demócratas de la oposición”.

Lo único que va faltando es el ataque militar directo, ya que el indirecto fue abortado por la Inteligencia venezolana en fase de pre ejecución hace poco, cuando se planeó utilizar un avión artillado para atacar el Palacio Miraflores y la sede de Telesur, como colofón de la guerra económica y los desórdenes callejeros, organizados por delincuentes como Leopoldo López, María Corina Machado o Antonio Ledezma.

En estas circunstancias, la infeliz declaración de Sendic descubre un flanco a la ya castigada Venezuela. Su declaración está en consonancia con las de los “demócratas opositores guarimberos” de Venezuela (de Uruguay y del continente).

La caracterización de Venezuela como “amenaza a la seguridad nacional” de los EUA por parte de Obama, indica que el ataque directo, la “acción punitiva de prevención”, puede llegar en cualquier momento. ¿Se tratará de ataques con cohetería desde los buques de la Cuarta Flota en el Caribe? ¿Con helicópteros artillados o trasladando mercenarios desde sus bases en Colombia? ¿Desde el Perú? ¿Desde Costa Rica? ¿Desde Honduras? ¿Utilizará sus drones asesinos?

¿Desconoce el vicepresidente de Uruguay todos esos elementos utilizados por el imperio más poderoso y criminal de la historia con el fin de ahogar en sangre las conquistas alcanzadas por el pueblo en la república hermana? Si es así, tampoco debe conocer el “Quinto elemento” en la defensa de la República Bolivariana y de todo el continente: la dignidad y la valentía de pueblo y gobierno chavistas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.