martes, 6 de enero de 2015

América Latina: Realidad y Quimera

Mario R. Fernández (desde Canadá, especial para ARGENPRESS.info)

Los latinoamericanos viven su realidad cada día, como los demás habitantes del mundo, pero la imagen de una Latinoamérica unida que se proyecta al mundo es más quimera que realidad. Representantes latinoamericanos de todos los niveles presentan al mundo una identidad que no tenemos. Latinoamérica ha demostrado creatividad literaria y artística, fruto de ricas, coloridas y singulares experiencias de lucha protagonizadas por millones, de cuyos mezquinos triunfos y abundantes derrotas, emerge nuestro realismo mágico, lo real maravilloso y otros géneros y tipos de arte que han expuesto nuestra historia y nuestra realidad al mundo que las traduce y trata de entender. Ha sido un esfuerzo de siglos y válido, pero uno que puede haber contribuido indirectamente a que hoy aparezcamos dueños de una identidad que en la práctica no tenemos. Latinoamérica la rebelde, la emergente, la que avanza, la unida.

En contexto…

Cuando el paradigma soviético llega a su fin en 1990, de manos de sus propios dirigentes y no del pueblo ni sus trabajadores, nadie podía dudar que el colapso era además otra cosa que su derrota, una derrota que despierta y expande por el mundo la alegría histérica de todos sus enemigos. Entonces todo parecía hundido y se extiende la sospecha de que pocos intentos de transformación sobrevivirán estos tiempos traumáticos. Es que el proyecto socialista que se iniciara con la Revolución Rusa y que había sumado las enormes luchas obreras del siglo 19 para terminar en 1917 con el zarismo, tuvo gran impacto sobre el viejo mundo y el planeta. El fin del paradigma soviético seria necesariamente ahogante para quienes, embarcados en la transformación de su realidad de opresión, en esfuerzos de liberación propios, particulares, no podrían desembarazarse de alguna forma del derrumbe soviético. Y entre ellos estaban sin duda muchos pueblos de América Latina que luchaban como podían, incluso a través de movimientos radicales de liberación.

Cuba fue entonces la diferencia fundamental, porque en nuestro continente existe esta isla, que había replanteado con su revolución el paradigma de lucha en 1959 y que continuaría resistiendo luego de la caída de lo que se llamó el “socialismo real”, presentándonos a los latinoamericanos con un ejemplo trascendente. En América Latina Cuba había emergido como un nuevo punto de partida, dándole dinamismo al proceso de liberación latinoamericano y del mundo. Y como muestra de que la historia latinoamericana es un proceso creativo y dinámico, emerge en Chiapas en 1994 el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional formado por humildes indígenas y campesinos. Y más tarde, en 1998, es elegido Hugo Chávez presidente en Venezuela y lanza el proyecto bolivariano de liberación. Ambos en tiempos de “fin de la historia”, ocasionando la reacción enardecida no solo de las oligarquías latinoamericanas e imperiales sino de ex-izquierdistas que, habiendo vendido sus proyectos de cambio y ya instalados en los nuevos ordenes del poder en el bando de los ricos y opresores no podían tolerar la emergencia de ningún proyecto liberador. Todos estos acontecimientos aparecen en momentos difíciles en lo ideológico y en lo práctico. La rebeldía continua en América Latina y en el año 2000 en Cochabanba, Bolivia, el pueblo se levanta contra el saqueo del agua y luego contra gobiernos corruptos y criminales. En el año 2001 los pueblos toman la iniciativa de la lucha en otros países latinoamericanos y se suman Ecuador y Argentina.

Realidad y Quimera…

Los últimos 20 años de todas las experiencias de resistencia incluyendo los movimientos políticos populares y cambio en favor de los pueblos y los trabajadores vividas en América Latina en su continua lucha, nos llevan sin embargo a preguntarnos donde estamos hoy, con que contamos hoy en esa lucha contra la opresión imperialista, el saqueo, el deterioro de los recursos naturales y el medio ambiente, y fundamentalmente en enfrentar los deseos de los ricos. Con gran esfuerzo a nivel de gobiernos hemos logrado el 2004, por iniciativa de Hugo Chávez, la cooperación de Fidel Castro y sus colaboradores, dar comienzo al proyecto bolivariano del ALBA-TCP para la integración de los pueblos, proyecto que se centra en el intercambio comercial justo y solidario y que representa una alianza única en el mundo, alianza que actualmente está integrada por Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua más cinco pequeñas naciones caribeñas, un total de 10 países. Hay que destacar que en un principio fueron invitados a participar México, Jamaica, Argentina y los países centroamericanos pero que solo Nicaragua y Honduras aceptaron el desafío, con el costo consecuente para Honduras de un golpe de estado.

También por iniciativa de Venezuela y su proceso bolivariano nace el 2005 Petrocaribe, una alianza de Venezuela con 13 estados del Caribe y cuatro estados Centroamericanos para asegurar el suministro de petróleo en condiciones ventajosas de pagos; hoy esta organización tiene vínculos con el ALBA para extender los niveles de cooperación. Hugo Chávez promovió con mucha energía el proyecto de integración bolivariana, creando así Petrosur, Telesur, Unasur y, antes de fallecer, la CELAC dándole forma en la práctica al sueño bolivariano. En lo ideológico político nos fuimos familiarizando con el Socialismo del Siglo 21, Socialismo Comunitario, Reorganización Socialista en Cuba, en fin Socialismo como movimiento y como sistema, una esperanza recuperada que los saqueadores y opresores del mundo creían muerta y enterrada. También quedaron proyectos incompletos y frustrados como el Banco del Sur, y un oleoducto desde Venezuela para distribuir gas natural a todos los países suramericanos.

El ALBA acaba de cumplir 10 años de existencia y continúa funcionando como único reto al neoliberalismo totalitario, abriendo caminos nuevos y puertas al desarrollo cooperativo, humanizado, politizado -favoreciendo el avance del movimiento popular y político. Al tiempo que Venezuela, Cuba, Bolivia continúan siendo blanco de sabotajes económicos, desprestigio, conspiraciones y crímenes por parte de oligarcas latinoamericanos y sus serviles administrativos y políticos, de la falsimedia de Occidente que desprestigian el ALBA y sus miembros, y del sistema financiero establecido que los ve como una alternativa peligrosa y contradictoria al egoísmo general que ellos promueven -su famosa economía “libre” y de “mercado.” Petrocaribe, no tan atacada como el ALBA, pero cuestionada desde el punto de vista del estado de sus finanzas por los mismos cínicos que defienden y representan el poder especulativo de la Banca y de Goldman y de sus robos billonarios e históricos a los pueblos del mundo. Telesur también es blanco de ataques y desprestigio, a la vez que no está siendo apoyado por muchos gobiernos latinoamericanos, y aunque ha decepcionado por su falta de convicción y por querer imitar estilos de la televisión comercial basura, no deja de ser un proyecto valido y de utilidad.

Luego, hay también otros proyectos que involucran convenios entre países como Petrosur, convenio de PDVSA venezolana con corporaciones de petróleo estatales de Argentina, Brasil y Uruguay que ha sido desestimado por los mismo países que lo integran por lo que ha perdido relevancia. Y esta la iniciativa de UNASUR, que podría haber tenido mayor impacto y cuya importancia actual es exagerada puesto que la existencia de UNASUR no impide que se vivan grandes lapsos en sus propósitos y funcionamiento dadas las contradicciones ideológicas de los gobiernos que la integran -unos pro-socialistas y otros neoliberales enemigos declarados y no declarados del socialismo, lo que en el momento de tomar decisiones geopolíticas y económicas obviamente hacen imposible el consenso. Es obvio que el éxito de una iniciativa como UNASUR no depende simplemente de la nacionalidad de sus miembros sino fundamentalmente de sus perspectivas políticas, por lo que los esfuerzos de UNASUR de jugar un papel como espacio de contención no llegan muy lejos ya que no puede saltarse procesos históricos sin pagar el precio que otros proyectos igualitarios han pagado y pagan. El último esfuerzo bolivariano de Hugo Chávez, la CELAC -Latinoamérica y el Caribe unidos, que deja afuera a Estados Unidos y Canadá, es la organización culmine del proceso de emancipación de los pueblos latinoamericanos y del Caribe. Según Evo Morales, presidente de Bolivia, “una unión de países de Latinoamérica es un arma contra el imperialismo” y sin embargo la existencia de la OEA, una organización paralela, y la falta de solidez y de instrumentos legales de la CELAC, la convierten en una especie de conferencia latinoamericana y caribeña periódica que si bien puede hacer declaraciones conjuntas y sacarse fotos no tiene elementos para ir más lejos. Finalmente esta el Banco del Sur, fundado hace más de 7 años con proyectos bien concretos como explica Eric Toussaint del CADTM (Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo): “Ecuador y Venezuela tenían una visión clara, institución que sirviera al empleo y a la integración continental. Proyectos bien concretos como una industria farmacéutica de productos genéricos o la reconexión de los países suramericanos mediante una red ferroviaria hecho con producción local, moneda común, este era un proyecto de integración que tenía en cuenta el interés de los pueblos y habría podido ampliarse a Centroamérica y el Caribe, era una alternativa al Banco Mundial”. Hasta ahora. Sin embargo, el Banco del Sur ha quedado en el papel y no ha extendido ningún crédito.

Las Contradicciones…

Sin duda, el enemigo histórico de los trabajadores y los pueblos de América Latina y el mundo son las plutocracias parásitas, los imperialismos y sus instituciones visibles y ocultas. Un barómetro en cuanto al impacto de una política, proyecto o institución alternativa es su aceptación o no por parte de los opresores, cuando ellos aceptan y elogian a un gobierno latinoamericano y sus políticas sin duda es porque este les sirve o está con ellos y ataque o no defiende los intereses de sus propios pueblos. En América Latina, Colombia, México, Perú, Chile y, seguramente pronto, Costa Rica que será su quinto miembro, crearon el 2011 la Alianza del Pacífico. La crearon como bloque comercial sorprendentemente porque como probó Aymara Gerdel, analista, el intercambio entre ellos es mínimo; lo que si todos ellos tienen firmados tratados de Libre Comercio con Estados Unidos -instrumento legal de protección de las corporaciones multinacionales. Se trata de un bloque político, y tal vez militar, a favor de las políticas imperialistas y contra el ALBA -no contra el Mercosur que es otra alianza afín al neoliberalismo. Lo irónico es que no faltan los lunáticos progresistas que entienden, pese a todo esto, que el gobierno de Chile, uno de los fundadores de la Alianza del Pacifico, es un referente de centro-izquierda y que México, otro de sus fundadores, tiene un interés real en la unidad latinoamericana. Latinoamérica ha construido su propia torre de Babel.

Nos falta preguntarnos cuál es la función de las bases militares de Estados Unidos en países como El Salvador, México-Guatemala (Iniciativa Mérida), Honduras, Costa Rica, Colombia, Chile, Perú y Paraguay y lo que implican para la soberanía y seguridad de nuestros pueblos. Los países latinoamericanos no cuestionan la existencia de estas bases; pero, la historia reciente nos muestra, en el año 2004, su complicidad. Por ejemplo, varios países latinoamericanos participaron en el golpe de estado e invasión al hermano país de Haití, el más pobre y humillado de nuestro continente, que incluyó el secuestro de su presidente Jean-Bertrand Aristide -el primer presidente legalmente elegido en Haiti en sus 200 años de nación “independiente,” quien fue tomado prisionero y llevado a África. Participaron en la invasión específicamente mercenarios, tropas de Estados Unidos, Canadá y Francia, Brasil y Chile. Luego, no satisfechos con esta intromisión los invasores manipularon a las Naciones Unidas para que se creara la MINUSTAH y tropas extranjeras lideradas por el ejército de Brasil, con la complicidad de Chile, Uruguay, Guatemala, Argentina, Paraguay y hasta Bolivia y Ecuador, permanecieran en Haití y algunos protagonizaran todo tipo de abusos y violaciones contra los haitian@s en su mayoría personas pobres.

Cuando en el año 2002 se dio el golpe de estado en Venezuela, golpe que fracasó, el entonces presidente chileno un “socialista” impostor Ricardo Lagos lo apoyó abiertamente. Y en el año 2009 en Honduras, el imperialismo secuestró y destituyó al presidente Manuel Zelaya, mientras que la OEA y su secretario, José M. Insulza, junto con el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, montaron un verdadero circo diplomático para cubrir su complicidad con el golpe de estado y fingir solidaridad con el presidente depuesto Manuel Zelaya. Los demás gobiernos se limitaban a condenas retoricas al golpe militar, sin ninguna acción. De haber existido un compromiso latinoamericano real en favor de la institucionalidad, los gobiernos latinoamericanos todos deberían de haberse retirado de la OEA, terminando con una institución que ha sido sino un instrumento enemigo a los pueblos latinoamericanos. Y por último, el golpe de estado del 2012 en Paraguay al presidente Fernando Lugo donde se utilizaron tácticas de conspiración parlamentaria para su destitución es un buen ejemplo de que se dice una cosa y se hace otra. Paraguay es un país completamente dependiente en lo geográfico y comercial de Brasil y Argentina, si ambos gobiernos hubieran tenido voluntad de proteger al pueblo paraguayo de este atropello, en 24 horas el presidente legítimo Lugo hubiese vuelto al poder. De nuevo la actitud cínica, de vasallos con los ricos prevaleció y otro gobierno legítimo cae y hoy nadie menciona esto.

Más allá de la defensa a las instituciones legitimas de nuestros países, esta la defensa a los derechos humanos de nuestros pueblos. CELAC y UNASUR deberían de jugar como mínimo un papel relevante en este sentido. Estas instituciones no han servido ni para denunciar el asesinato de 145.323 a manos del crimen organizado en México en los últimos 8 años, ni las desapariciones de 23.322 personas desde el año 2011 en ese mismo país. Se trata de crímenes tan horribles que pareciera que el pueblo mejicano vive a diario en un surrealismo macabro diario. Ni hablar de denunciar la existencia de 9.000 presos políticos en Colombia, casi todos luchadores pacíficos, ni los más de 3000 activistas y sindicalistas asesinados por paramilitares en los últimos 30 años en ese país o los 4,5 millones de campesinos despojados y desplazados por militares y paramilitares colombianos. En ambos casos sus presidentes, Enrique Peña Nieto en México y Juan Manuel Santos en Colombia son presentados como príncipes de la democracia, ninguna crítica oficial latinoamericana les toca. Miles de jóvenes, mujeres y pobres han sido y son víctimas de una violencia aterradora producto de la opresión y corrupción generalizada en Guatemala y Honduras pero de nuevo las instituciones y presidentes latinoamericanos raramente se manifiestan. No hay denuncia oficial tampoco frente a la opresión, acoso y crimen continuo contra la resistencia del pueblo Mapuche en Chile y Argentina o contra otros pueblos aborígenes del continente.

Muchos parecen conformarse y aceptar los clichés de gobiernos y presidentes “progresistas” trasmitidos acríticamente por muchos medios incluso de izquierda que cantaban y cantan loas a Lula, Luis Inácio da Silva, quien declaraba sin rodeos no ser ni de izquierda ni de derecha, lo que lo transformó en un regalón de los ricos –y también de muchos izquierdistas que no aspiran sino a seguirle los pasos. En los últimos años el nuevo regalón es el presidente uruguayo José Mujica, ex guerrillero y hombre político, que gracias a un estilo de vida sencillo (y repetido hasta el cansancio) aparece en fotos a la derecha de Rockefeller, va de filósofo popular a Cantinflas, y de “presidente” a “oposición a su presidencia” sin que nadie se pregunte cómo es posible. Elogiada por ricos y progresistas Michelle Bachelet, la presidente de Chile, una figura política mediocre, se ha consagrado como “maternal” a pesar de sus políticas represivas contra los Mapuche y pobladores. Últimamente, se asoma Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador, tratando de vendernos el “buen vivir” sin transformar nada. Y todos estos presidentes, y sus gobiernos, son apoyados por empresarios, alimentan a empresarios y representan al imperialismo en América Latina favoreciendo modelos económicos neoliberales obedientes al totalitarismo capitalista. Han traicionado una valiosa oportunidad de implementar cambios prácticos e ideológicos, cambios para los que fueron elegidos por sus pueblos, y esta traición de principios (prioritaria para todos ellos) ha tenido un alto costo para los latinoamericanos todos. En su traición han usado los aparatos políticos en los que están insertos, en el caso de Lula y su sucesora Dilma Roussefy el Partido de los Trabajadores, en el de Mujica el Frente Amplio, en el de Bachelet la Nueva Mayoría, en el de Sánchez Cerén será el FMLN. Todos ellos venden lo que tienen para vender, incluido su pasado político y de victimización, y al hacerlo desmovilizan y despolitizan las bases populares organizadas. Sus gobiernos (Brasil, Chile y Uruguay) han contado con el auge de los precios de las materias primas, sostenido por más de una década y que hoy parece agotarse. Durante su gestión mejoró, en forma temporal, la vida de muchos en parte debido al aumento de empleo, de crédito personal, y a la asistencia básica a los más necesitados (gastos autorizados por las instituciones capitalistas mismas) asegurando clientelismo y evitando levantamientos populares.

Otros, sin embargo, recuerdan con emoción la claridad con la que el derrocado presidente Manuel Zelaya se dirigiera a la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de julio del 2009 denunciando a la oligarquía de su país y al imperialismo. Zelaya, el mismo liberal y propietario, demostró una valentía y honestidad que no hemos escuchado de presidentes que fueron guerrilleros izquierdistas. Recordemos también la honestidad y austeridad que ha mostrado el presidente de Bolivia, Evo Morales, poco comentada, que sin ningún espaviento el año 2006 se rebajó su sueldo de presidente a la mitad, quedando en 2600 dólares al mes, y se establece allí el límite máximo de sueldos a funcionarios del estado.

En suma, aun cuando los gobiernos del ALBA que ellos mismos enfrentan desafíos y contracciones, además de la incógnita que implica la nueva relación cubano-estadounidense, no ignoran esta realidad aunque se abstienen de hacer críticas a los demás gobiernos latinoamericanos. Esto tiene un impacto ideológico y político. Es verdad que a veces se pronuncian, en casos extremos, su estrategia de silencio se explica quizás porque entienden las intenciones del imperialismo de aislarlos. Entonces, agradecen la política externa de Brasil y Argentina que si bien no los defiende tampoco los ataca y contribuye a mantener el flujo comercial con ellos. Pero, qué pasaría si hubiera otro golpe de estado u otro tipo de ataque a cualquier país latinoamericano o del Caribe, lo que es posible porque la conspiración es constante y está en la agenda de los enemigos (en cuanto a cualquier proyecto que ellos no controlen). Es probable, que dada la realidad arriba discutida, no haya respuesta continental -las organizaciones existentes aun con buena visión están infectadas de impostores y transmiten solo expresiones vacías. Este es el impacto ideológico y político de esta estrategia de silencio. La verdad es relevante. Es relevante saber lo que se tiene, cuales son las herramientas y las fuerzas disponibles con las que se cuenta, entender la realidad que nos rodea y no engañarnos con quimeras. Esto ayuda a seguir andando y a enfrentar cualquier situación de peligro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Latinoamérica 2015: Religión, “izquierda” y explotación

Luis Arce Borja (especial para ARGENPRESS.info)

La justificación de la religión y su fiesta fetiche (navidad), no fue un hecho casual ni en Venezuela, ni en Bolivia, ni en Ecuador. Esta fiesta mesiánica y de idealización del “niño Jesús” en la cabeza fantasiosa de la población, tuvo y tiene un objetivo fundamental. Fortalecer el sistema de dominación capitalista. A través de la religión, se idiotiza a la población, y se le convierte en dóciles borregos que se encaminan pacíficamente al matadero.

El nacimiento de Cristo el 24 de diciembre fue el plato fuerte de la extrema hipocresía de Nicolás Maduro, Rafael Correa y Evo Morales. Tres presidentes de “izquierda” de América Latina. Inimitable ellos se expresaron con un cinismo que el cura más fanático y farsante no podría igualarlos.

El propósito de Nicolás Maduro, Evo Morales y Rafael Correa, en presentarse como militantes clericales, ha tenido el mismo propósito de la utilización religiosa por potencias imperialistas, grupos de poder, ricos y explotadores. La religión sirve para que los hambrientos de la tierra, religiosamente, se olviden de sus penurias y sufrimientos. Que digan, como dicen papas y curas, “todos somos hermanos”. Ricos y pobres, todos somos hijos de dios”, “todos somos parte del Cristo redentor”. Y que los pobres, en nombre de un solo dios se olviden de la miseria, la desocupación, la explotación y sufrimiento.

Pocas son las personas que ignoran la estrecha relación entre religión y sistema de explotación. Históricamente todas las religiones constituyen instrumentos ideológicos fundamentales de esclavistas, y todo tipo de explotador. Fortalecer la religiosidad del pueblo es desde épocas inmemoriales una estrategia utilizada por los grupos de poder para someter a la población. Actualmente, cuando las religiones sirven al sistema imperialista internacional, incentivar la religiosidad de la gente es contribuir a fortalecer el orden mundial impuesto por las potencias imperialistas.

Lenin, tenía mucha razón cuando decía que la religión “es el aguardiente espiritual de mala calidad, en el que los esclavos del capital ahogan su figura humana”. Y Más razón tenía, cuando afirmaba que la “opresión religiosa sobre el género humanos, no es más que producto y reflejo de la opresión económica en el seno de la sociedad”.

Se constata que en América Latina, son los Estado y sus gobiernos, los principales promotores de las corrientes religiosas en los sectores atrasados de la población. Incluso en países considerados por muchos de “antimperialistas”, de izquierda y “socialistas”, se sigue impulsando, desde el Estado, un clericalismo que nada tiene que envidiar al que se difunde desde el Vaticano y los estados más reaccionarios del mundo.

“Antiimperialismo” y “socialismo” con religión

En Venezuela, Bolivia, Ecuador, así como Uruguay y Brasil, sin contar los países abiertamente pro imperialistas y lacayos, como Perú, Colombia, Chile, y otros, la Navidad tuvo el mismo contenido mercantil, fraudulento, consumista y litúrgico que se organizan desde iglesias, parroquias por el nacimiento de Cristo.

Navidad y año nuevo en Venezuela

Nicolás Maduro presidente de Venezuela, puso su mejor cara para decirle al pueblo venezolano: “la navidad es tan bonita esta fecha, es día de nacimiento y día de renacer…Le quiero desear una Feliz Navidad, que pasen una noche feliz de este 24 y que la convirtamos en una noche espiritual al lado de nuestra familia. Oremos y le pidamos a Dios que bendiga nuestra Patria con la paz, prosperidad y felicidad”.

Si Nicolás Maduro rindió homenaje al nacimiento de Jesús, se olvidó de la inmensa pobreza de la población venezolana. Si la navidad es considerada por el mundo católico, la “fiesta de los niños”, no fue tanto para los niños de Venezuela. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en Venezuela el 2.2% de niños entre 10 y 15 años trabajan en las peores condiciones para sobrevivir. A esta situación de drama hay que recordar que diferentes especialistas señalan que solo en los tres últimos años más de un millón de niños venezolanos abandonaron las escuelas por falta de medios materiales, entre ellos la alimentación.

En estas navidades, millones venezolanos pasaron la navidad y año nuevo, sin tener que llevarse a la boca. En este país fueron muchos los hambrientos que miraron de lejos los banquetes de los ricos. La falta de trabajo, los bajos salarios, la inflación, el desabastecimiento alimenticio, el alto costo de los alimentos y las sucesivas devaluaciones de la moneda siguen siendo un flagelo de la población. Según el Banco Central de Venezuela (BCV) solo para el mes de noviembre pasado la inflación fue de 76.6%, una de las más altas de américa Latina.

Venezuela y su “socialismo” del siglo XX1 se ha convertido en una tragedia para los pobres y trabajadores de este país. Es diferente para los ricos que siguen aumentando sus beneficios y acumulan grandes riquezas. Diversos economistas de este país admiten que al concluir el 2014, cerca del 40% de la población cayó en la línea de pobreza. Este aumento en la pobreza es enorme si se considera que en el 2013 fue de 27.3%. (Economista José Guerra). Mismo el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) reconoce que la extrema pobreza golpeaba a más de 3 millones de ciudadanos.

Para marzo del 2014, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Venezuela fue el segundo país de América Latina con el desempleo más alto. Más de 5 millones de personas son “trabajadores informales”, sin salarios fijos, sin beneficios sociales ni jubilación. A esto se suma más de 6 millones trabajadores que no tienen un trabajo de calidad, y laboran sin protección de las leyes laborales.

Ecuador, tiempos de mendicidad

Para Rafael Correa, el presidente “revolucionarios “de Ecuador, la Navidad fue en tiempo de mendicidad y caridad. Correa, antes de emprender viaje a Europa a pasar las fiestas navideñas como hacen los ricos latinoamericanos, publicitó un espectáculo de telenovela. Para ello utilizó 250 niños pobres en medio de una enorme mesa, rodeada de “música, baile, caramelos, globos y regalos “se actuó para los medios de comunicación oficial. La vedette principal fue Correa y su vicepresidente Jorge Glas.

Ahí frente a las cámaras de la TV, la radio, la prensa escrita y otros medios de comunicación, Correa y su vicepresidente, desearon “una Feliz Navidad a los niños” y llamaron a “seguir construyendo un país de verdadera paz”. El presidente ecuatoriano dijo en aquella caricatura de banquete cristiano: “ahora a nadie en Ecuador le faltará un pan en la mesa”

La Navidad de Rafael Correa, no refleja la dramática realidad de Ecuador del 2014. Según la página especializada América Economía, 24 de cada 100 ecuatorianos viven con menos de 2,6 dólares diarios. En el sector rural es aún más dramática esta situación. En este sector, dice el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), la pobreza rural creció en 8,56%; es “decir, ocho de cada 100 ecuatorianos viven con menos de 1,5 dólar diarios”. En el mismo informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) se revela que en Ecuador de los 4,2 millones de niños, niñas y adolescentes, de entre cinco y 17 años, 359.597 trabajan. De ellos, 250.379, el 69,74%, tiene menos de 15 años. Otra institución ecuatoriana señala que el “El 70% de los 4'8 millones de niños que viven en Ecuador son pobres”. (Fundación Infancia Hoy).

Este país sigue siendo uno de los países más pobres y de desigualdad social de América Latina. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de Ecuador (junio 2014) los pobres de este país aumentó a 24.53% y los pobres extremos llegó al 8.04 % de la población. La población es en este país de un poco más de 15 millones.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) Ecuador ocupa el puesto número 10 de los países más pobres de Latinoamérica. Oficialmente se reconoce que cerca 40% de la población viven en la línea de pobreza, pero extraoficialmente la pobreza va mucho más allá de los comentarios del gobierno. “Solo en el área rural el 41.69 % de la población se clasifica como pobre y el 16.04% como pobres extremos; y en el área urbana la incidencia de la pobreza es del 16.30% y la extrema pobreza del 4.20%.” (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de Ecuador. Pobreza junio 2014)

Para julio del 2014, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) de Ecuador informo que de una Población Económicamente Activa (PEA) de 7 millones el 51,07% estaba subempleada, es decir que no tiene un salario completo. Los pobres de Ecuador tienen un ingreso de 79.6 dólares por mes mientras que los pobres extremos solo perciben 44.90 dólares por mes. (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de Ecuador. Pobreza junio 2014)

Otro drama para las clases populares en Ecuador, es la distancia entre los salarios y el costo de vida cotidiano. Canasta Básica Familiar (CBF) y el salario es enormemente desigual. En febrero del 2014 la canasta era de 628,27 dólares (su amento es constante) y el salario mensual después del 1° de enero 2015 aumentó a 318 dólares mensuales. En concreto la gran mayoría de la población trabajadora no tiene ni siquiera para cubrir sus necesidades básicas.

Evo Morales, navidad y niños mineros

A cuenta de Evo Morales, hay que añadir su expresión de felicidad en torno al nacimiento del niño Jesús. El presidente boliviano, “socialista y antimperialista” dijo que estas fiestas “deben servir para reflexionar y perfilar su vida por el "mejor camino de progreso".

Evo Morales, expresó su deseo de bienestar para las familias bolivianas y pidió a la población realizar una “profunda reflexión en Navidad al recordar el nacimiento y la vida de Jesucristo que dio su vida por los pobres, por la justicia y por eso desde acá expresar el bienestar de la gran familia boliviana", (23 dic (Xinhua).

Evo Morales, no tuvo ningún remordimiento cristiano frente al drama de niños que tiene que trabajar como esclavos para sobrevivir. En Bolivia hay más de 15 mil niños que trabajan en condiciones inhumanas en los socavones de las minas que rodean la ciudad de Potosí. Estos niños de 10, 12 y 15 a años cumplen las tareas más duras, como colocar explosivos, cargar, picadores de la roca, muelen el mineral, lo tratan con ácidos y son obligados a entrar en minúsculos túneles para extraer los minerales.

La jornada de estos niños es de 10 horas, 12 y 20. El salario es de 2 euros por día. Los patrones, para que estos niños resistan la brutalidad del trabajo, les entregan coca, alcohol y cigarros. Como narra Valentín Condori, un boliviano que trabajo como minero de muy temprana edad. «Tenía ocho años cuando he empezado a apoyar a mi padre enfermo trabajando en la superficie de la mina en Chorolque. Cuando murió, sus compañeros me permitieron ingresar a los socavones como ayudante para cargar mineral, luego he estado agujereando roca, preparando dinamitas y también las hice explotar. A Dios gracias, nunca tuve un accidente…. Empezamos en la madrugada. ’Pijchamos’ (mascamos) coca, fumamos cigarrillos, tomamos un poco de alcohol, y así nos armamos de valor para entrar a la mina», relató a Tierramérica.

Un reciente estudio del Ministerio de Trabajo de este país, admite que son 848.000 niños y niñas, “con edades entre cinco y 14 años, que trabajan en el país, muchos de ellos en una veintena de actividades que se consideran peligrosas para los menores de edad”. (Nueva Trubuna.es). Según este estudio oficial, 354.000 trabajan en el área urbana y 446,000 en el área rural.

El 17 de julio del 2014, el Congreso de Bolivia, a pedido de Evo Morales, aprobó la ley que permite que niños de apenas 10 años puedan trabajar. De esta manera, Bolivia, “antimperialista”, y “socialista”, es el único país del mundo donde la explotación y esclavización de niños y niñas es legal. Los beneficiarios de esta ley de la época de la colonia, son las empresas mineras, los terratenientes y los ricos bolivianos que utilizan estos niños a partir de 10 años como sirvientes y esclavos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ricardo Napurí: “Los llamados gobiernos progresistas o populistas, son los defensores por izquierda del sistema capitalista (Parte III - Final)”

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

M.H.: Desde FM Che Barracas, en lo que va a ser la tercer y última parte de la entrevista a Ricardo Napurí, ex diputado constituyente y senador del Perú. Quería comenzar retrotrayéndonos unos 15 años aproximadamente. En ese tiempo, cuando retomé mis estudios de Sociología compartí algunas materias con Jorge Cresto, en realidad Jorge Castro Rubel, el nieto recuperado número 116. Con Jorge y con Adriana Robotti, una compañera que también retomaba sus estudios y que había pertenecido a la Columna Norte de Montoneros, encaramos un trabajo académico en la cátedra de Psicología Social, cuya titular era la Profesora Bas Cortada. Ese trabajo se llamó “Ricardo Napurí, biografía de un militante revolucionario”.
Recuerdo que le hicimos un largo reportaje a Ricardo que se inicia en la etapa de su infancia, niñez y primera juventud, y concluye con su encuentro con el Che. Quería contar esta anécdota porque de alguna manera para mí fue una sorpresa que Jorge, mi compañero de facultad, fuera el nieto recuperado 116. El sábado pasado compartimos la colocación de una baldosa en Camargo al 800, en conmemoración a sus papás. Su mamá, Ana Rubel, fue desaparecida en el edificio ubicado en esa dirección. Un acto muy emotivo donde estaban los sobrevivientes de las Fuerzas Armadas de Liberación (FAL) que fueran compañeros de militancia del papá y la mamá de Jorge, seis compañeros, cuatro compañeras y dos compañeros, que tenían planificado este homenaje mucho antes que se produjera la aparición de Jorge.
Con Jorge Castro Rubel o Jorge Cresto, como lo conocimos nosotros, compartimos la revista La Maza entre el año 2001 y 2003, e hicimos las primeras experiencias en radio. Jorge participaba del programa “El Reloj”, que se transmitía en FM Urbana en el barrio de Caballito los domingos a la mañana y también participó de un emprendimiento editorial que coordiné, el primer libro que se editó en Argentina sobre fábricas recuperadas, Produciendo realidad: las empresas comunitarias, de Editorial Topía, con un artículo referido a la renacionalización de la mina de Río Turbio.
Después de diez años nos encontramos el sábado pasado, recordamos su paso por la revista que hoy tengo aquí adelante, mirando el artículo que editamos en su primer número, en julio del 2001, “Ricardo Napurí, biografía de un militante revolucionario”, que escribimos con Jorge Castro Rubel, Adriana Robotti y quien les habla. Un artículo donde aparece muy fuertemente la impronta de tu mamá, recuerdo que me regalaste un libro de poesías escrito por ella, reprodujimos algunas y luego le regalé el libro a Adriana, que quedó muy impactada con tu historia de vida anterior a tu compromiso político y de la cual no hemos hablado.

R.N.: Yo siempre digo que es un tema formidable para una novela.

M.H.: Te referís a tu niñez y adolescencia.

R.N.: Hablo de mi madre y pegado a ello de mi niñez. Prefiero empezar por mi madre a modo de homenaje, por la singularidad de su vida y por la tragedia que la envuelve, que nos envuelve. En mi libro “Pensar América Latina” hablo de mi origen familiar desde la rama materna a partir de la caída del Zar en Rusia en 1885, porque los que fueron mis abuelos sufrieron el pogromo que se hizo en ese momento, porque una de las chicas que atentó contra el Zar era judía, entonces desató un pogromo de los muchos que existieron en esa época.
Ellos huyeron hacia Lituania y ahí se casaron y después el Barón de Hirsch ayudó a los judíos desarraigados y se embarcaron llegando a la Argentina en 1885. Ellos eran muy pobres, de origen muy humilde, no pertenecían al grupo de judíos intelectualizados, cultos, con medios económicos, sino a los estratos más bajos, marginales y religiosos, casi fundamentalistas. En Buenos Aires los atrapó la miseria, no podían desenvolverse bien y un señor de apellido Acuña, de un pueblito de Perú, a 180 kilómetros de Lima, pegado al mar, vino de compras para su hotel y conoce al que fue mi abuelo que era vendedor ambulante y seguramente le contó su historia, y Acuña le propuso irse a Perú.
En realidad, este no era el abuelo que llegó primero a la Argentina, que se había pegado un tiro porque producto de la miseria se había enfermado de tuberculosis. El que se fue a Perú era el segundo marido de mi abuela apellidado Baxter que aceptó porque no tenía un futuro y se vinieron por una ruta que ahora es impensable, tardando 3 o 4 meses para ir hasta Valparaíso, esperar un barco carguero durante dos o tres meses más y de allí a Lima. Mi abuela se fue con él y le fue bien, él era vendedor a crédito y se llevó a toda la familia, tuvo 9 hijas mujeres y un hombre, una de las dos primeras hijas fue mi madre que vivió este drama que he sintetizado, tomando en cuenta en el espacio y tiempo, lo que significaba ser un judío marginal, casi gitanesco.
A los 15 años se enamora de mi padre que era hijo privilegiado de un pequeño agricultor de 10 o 12 hectáreas, pequeño pero pudiente dentro de esa aldea, y se escapan. El drama empieza ahí, porque la familia judía fundamentalista, considera impensable que una judía se case con un católico. Mi vieja se había casado por iglesia porque le importaba el amor y no la religión.
Entonces, ellos se vuelven y la abandonan, pero también la abandona mi papá, porque su padre muere y a los 39 años tiene que hacerse cargo de las chacras pero fracasa porque no tenía oficio y apenas había terminado la primaria, no tenía capacidad aunque hizo lo posible, entonces, entre el drama familiar y su incapacidad escapa del pueblo para siempre, deja abandonada a su mujer, a sus hijos y a su familia. Yo lo reencontré 14 años después.
Mi madre a los 19 años ya había tenido 5 hijos, entonces el drama se instaló porque la familia de mi padre que era muy oscurantista y muy elemental acusó a mi madre de haber traído la maldición judía, doble maldición porque su familia la había repudiado por haberse casado con un católico y se volvieron a Buenos Aires, todos, y la repudió también la familia de mi padre, así vivió en una chacrita comiendo lo que pudo con sus hijos hasta que alguien le dijo que hiciera un trámite con los organismos judíos en Argentina, para traernos a todos acá, entonces en las condiciones en las que vivía mi madre entregó a cada uno de sus hijos a los nobles del lugar y se vino a hacer la gestión.
La agarró la crisis mundial de 1929 y queda varada en Buenos Aires donde aprovecha para educarse y estudiar primaria y secundaria. Solo pudo rescatar a una hija, al resto no pudo, porque aquí aparece otro elemento de esta tragedia, y es que mi abuela paterna tenía dos hijas solteronas que se repartieron los hijos, y nosotros creíamos que eran nuestras madres, no reconocíamos ni padre ni madre, entonces consiguieron que mi padre la acusara a mi madre de abandono de hogar y legalmente perdió a sus hijos.
Su vida en Argentina ya es otro cuento, cómo logra instalarse, estudiar y hasta ser dirigente sindical y miembro del Partido Comunista, esa ya es otra historia. En esas condiciones nosotros quedamos sin padre ni madre y con la tutoría de la abuela y las tías que eran primitivas en el sentido cultural, además de una pobreza infinita y marginal, por eso es que de manera muy temprana a los 8 años me convierto en peón de campo, cosa inaudita, lo digo naturalmente porque es importante hacer la reflexión, el pobre asume su pobreza como una condición de vida natural. La gente me pregunta cómo soporté eso, y uno lo soporta porque es de abajo, la condición de vida de un desarraigado no lo hace un emergente cultural que la critica, mucho menos en el momento, uno retrospectivamente podrá hacer memoria histórica, pero en el momento es un sufriente y los sufrientes somos solo eso, sufrientes. Durante 4 años fui también obrero de una mina de socavón que estaba a 4600 metros de altura, en la época de la II Guerra Mundial.

M.H.: ¿Cuántos años tenías?

R.N.: Trece años tenía cuando empecé, de tal manera que cada uno de los hermanos tiene su historia, esta es la mía, no voy a contar la de los cinco, pero el desencadenamiento de la crisis, el estallido de ese hogar en las condiciones determinadas trajo la historia personal de cada uno.
Nunca digo drama porque he asumido mi vida como un hecho feliz. Uno no tiene memoria crítica retrospectiva porque el pasado se vive, si uno lo vive como pobre es pobre, además a esa edad y sin herramientas culturales para hacer una crítica in situ, a posteriori la hice, pero ya son otros elementos de crítica, mientras tanto el sufriente es sufriente y asume su condición. Cito esto porque como empecé con mi madre, cierro con ella, mi madre vivió con el drama de no saber si había abandonado a sus hijos porque los perdió, nosotros no tuvimos una carta de ella durante 14 años, yo la conocí a los 22 años. Cada hijo lo mismo, ella volvió a Perú por una situación particular, yo me caí de un avión y se me declaró una septicemia entonces mi jefe de vuelo, que era de mi pueblo, se contactó con mi madre y le dijo que yo me estaba muriendo, que viniera a despedirse. Todavía no había salido la penicilina en Perú, estamos hablando de 1947, los norteamericanos la usaron durante la guerra pero a los países fue llegando en forma más tardía, mientras tanto te trataban con algún sustituto elemental.
Entonces vino mi madre y ahí la conocí, como este jefe trajo a dos expertos norteamericanos para ayudarme, porque había presupuesto militar y yo era un atleta destacado de la aviación, me inyectaron y me salvé. Le pedimos a mi madre que se quedara en Perú y lo hizo, muriendo a los 93 años.
Ella tuvo dos tiempos de historia en el proceso de su vida, el que crea con mi padre en Perú, el drama con su familia, su condición de judía y luego su propio drama en la Argentina sola con su hija, repudiada por la familia a partir de la crisis del ´29 y la dificultad de hacerse un lugar en la vida.
Después el hecho honorable de vivir obsesionada por recuperar a sus hijos, al menos verlos, saber de ellos y el hecho de morir a los 93 años en Perú como tributo al país donde pudo ser madre. Por eso en su libro de versos, porque era poetiza amateur, expresa lo que ella siente en el país con los hijos que recién conoce.
Un hecho anecdótico, como en Perú las campañas electorales se hacen con una compañera mujer, que es generalmente la esposa, y yo no tenía, mi madre fue mi compañera en la campaña presidencial de 1980 y ella iba con una guitarra para acompañarme a mí y recitaba poesía y tocaba la guitarra en medio de la campaña electoral, se aparecía en el Senado o en cualquier otro lado.
Fue una acompañante excepcional y particular, era mi madre y acompañaba con música y versos lo que yo iba a decir después a través del discurso correspondiente, esa es la síntesis de lo que yo llamo la historia de vida que es susceptible de convertirse en una novela.

M.H.: Como en García Márquez, la realidad supera la fantasía.
“Tu vida: Constante lucha en pro de la causa de los que esperan más justicia y bienestar.
Fraternizar con todos los seres del Orbe.
Tu meta: Darte sin retaceos; extender tu diestra amiga, para estrechar solidariamente todas las que te ofrezcan la suya, procura del calor fraternal que prodigas sin tasa al que lo requiera…”
María Schapiro de Napurí

“Me preguntas Chesito mirándome con tus ojos asombrados de reflejos dorados, “¿Por qué mis amigos no tienen zapatos?”
“¿Por qué no tienen pan?”
“¿Por qué la mamá lava la ropa en el río?”
Chesito, no sé cómo explicarte “tanta desigualdad.”
Estas son algunas de las poesías seleccionadas por Adriana Robotti.

R.N.: Tiene otros dedicados a Túpac Amaru.

M.H.: Podría ser:
“… Vientos de emancipación, agitaron los confines
vuestros hijos sucumbieron en horrendos martirios
por ansiar la libertad y luchar por ella América, dio ilustres varones
a la sagrada causa libertaria.
El mundo, tiene puestas sus esperanzadas miradas en las naciones latinoamericanas
seguro refugio de la humanidad agredida, humillada y expectante.”
Estos son algunos párrafos de los poemas de María Schapiro de Napurí, la mamá de Ricardo Napurí.
Habiendo hecho referencia a una pequeña parte de tu infancia, y como no todo es historia y no todo es pasado, Ricardo es una persona que sigue pensando en nuestro presente latinoamericano y al respecto ha estado haciendo una profunda reflexión sobre la situación política de nuestro continente a partir de una serie de cambios que se han producido en los últimos tiempos.
Hemos asistido a una elección en Brasil, recientemente en Uruguay, próximamente en nuestro país, que de alguna manera estarían indicando, a mi entender, un giro político a la derecha en América Latina. Ricardo, me gustaría escuchar tu reflexión sobre esta realidad.

La gente se ha olvidado que hubo muchos gobiernos populistas o progresistas en el pasado

R.N.: Es un desafío porque en esta reflexión he ido más lejos de lo que podemos tratar acá. Tal es así que en la segunda edición de mi libro hay un capítulo que no estuvo en el primero, que es autobiográfico, que he titulado “Problemas y dilemas de los gobiernos de centro izquierda en América latina”, casi como un pretexto para hablar de la realidad actual de los gobiernos progresistas, a los que otros llaman populistas y otros de centro izquierda, y que en realidad son de izquierda capitalista, yo prefiero llamarlos así. Cuando lean el texto que estoy preparando, la fundamentación va a girar sobre eso.
Los llamados progresistas o de centro izquierda o populistas, son la izquierda del sistema. Esto es muy importante porque la mayoría, sobre todo los académicos, los expositores políticos no se reclaman defensores del capitalismo, aunque estén pensando inclusive en crear una burguesía nacional, sea en Cuba, en Argentina como en otros lugares, como si eso fuera posible.
No reclamarse defensores del sistema capitalista implica mucho, porque no solamente hay una posición política sino ética y esto no toca tanto a los representantes naturales de los gobiernos progresistas porque ellos vienen de corrientes políticas que no se han reclamado ni socialistas ni marxistas. Yo estoy pensando en los otros progresistas, los académicos, los representantes políticos de izquierda que se reclaman contestatarios o anti capitalistas y hay una corriente de intelectuales que están en el filo del sistema, por ejemplo, Carta Abierta y otros más en Argentina que en el fondo si uno ausculta y profundiza su pensamiento a través de algún patrón de crítica, son defensores por izquierda del sistema capitalista, lo critican casi como el más furibundo anticapitalista, la opresión, las guerras, las miserias, la pobreza, todo, pero se quedan ahí y no dicen si va a haber una alternativa al capitalismo o no.
Por eso es que están integrados al sistema, al filo del mismo pero el problema no es de ellos, el problema es del otro, la otra vertiente que estás insinuando. Cuando dijiste que se está dando un giro a la derecha te iba a hacer un rápido correctivo, en mi concepto hay un giro político a la derecha pero no social. Lo distingo porque políticamente, y por eso hice la antesala anterior, quienes ocupan el escenario político son los viejos partidos burgueses, progresistas o no, nacionalistas o no, social liberales o no, de la vertiente socialista liberal o de la vertiente nacionalista que son las dos grandes vertientes que hacen resistencia al capitalismo, me refiero a los gobiernos progresistas y eso es muy importante porque estos gobiernos han ejercido el poder en dos tiempos. La gente se ha olvidado que hubieron muchos gobiernos populistas o progresistas después de la I Guerra Mundial: Acción Democrática en Venezuela, el APRA en Perú, el MNR en Bolivia.

M.H.: Te estás refiriendo a los años ’40 y ’50 del siglo pasado.

R.N.: Pero tienen sus raíces después de la I Guerra Mundial y sobreviven en el tiempo. Velazco Ibarra que fue cuatro veces gobernante del nacionalismo en Ecuador, en Venezuela Acción Demócrata que viene de la corriente Social Demócrata, el Partido Socialista de Chile que viene desde 1930, el Peronismo en Argentina después de la II Guerra Mundial.
Los que nacen después de la I Guerra Mundial han sido poderosos gobiernos progresistas de carácter nacionalista por la vertiente nacional o de carácter liberal social por la vertiente Social demócrata. Esos gobiernos, incluso como el APRA, emergieron no solamente teniendo un importante éxito de masas, sino que también tuvieron patrones metodológicos e ideológicos muy profundos.
El APRA siendo un partido nacionalista se reclamó anticapitalista y marxista a diferencia del peronismo. Lo digo como antecedente porque los recién llegados al conocimiento cultural o militante de la historia de Latinoamérica o los que la habían olvidado, creen que los gobiernos populistas son los actuales, y no es así, hubieron gobiernos populistas que fueron muy poderosos anteriormente y eso es importante porque en la memoria histórica de la lucha de clases habría que rastrearlos porque ya ejercieron el poder.
El APRA que fue el más orgánico, el que se reclamó más antiimperialista, en los ´40 ya había capitulado ante el imperialismo y cada uno de ellos tiene una historia de realidades progresistas y de resistencia a los gobiernos oligárquicos imperialistas pero de capitulación también y fueron quedando en el camino. Digo esto como antecedente y casi metodológicamente para inquietar a todos aquéllos que de alguna forma tienen curiosidad por la memoria histórica de América Latina hasta llegar a estos gobiernos.
Por ejemplo, yo digo que el actual gobierno peronista es residual en relación al primer gobierno de Perón, que era antioligárquico realmente, era antiimperialista, aunque sea inconsecuente, nacionalizante, etc. Lo que queda actualmente son prácticamente las huellas históricas de ese pasado, aun en la crisis no se pueden reclamar del primer peronismo, solamente se reclaman de la huella de Perón porque vive en la memoria de la gente, pero no de lo que hizo el primer gobierno de Perón, porque entonces la solución tendría que ser la reforma agraria que no se hizo, el IAPI, el control del comercio exterior, es decir, las políticas que hoy están urgiendo como respuestas no solamente a la terrible explotación capitalista sino a la crisis del sistema.

El PT de Brasil, renegando de sus orígenes, es hoy el mejor defensor del sistema capitalista

M.H.: O sea que diríamos como Marx, “una historia que se repite como comedia”.

R.N.: Exacto, y eso vale para cada uno de los gobiernos de América Latina. Por ejemplo Venezuela, dejemos para el final a Cuba si es que llegamos a tocarlo, el gobierno de Chávez es el que más lejos ha ido en cuanto a la resistencia al imperialismo, digo “resistencia” porque hay que aplicar bien los conceptos políticos, “resistencia” quiere decir “resistir”, eso puede ser tibia o radicalmente, “resistencia limitada” es cuando tomás ciertas medidas, Venezuela se califica porque los otros gobiernos no fueron tan lejos como Chávez en el ataque al imperialismo. Mucha gente no sabe que Chávez es más valioso desde el punto de vista ideológico, al sembrar a través de una década la idea del socialismo, del anticapitalismo, eso solo es un programa elemental. Nosotros habiendo sido militantes sabemos lo que cuesta llevar a la conciencia de las personas la idea de que puede haber un sistema diferente al capitalista porque la idea conservadora de la vida no lo permite, y tampoco estas mediaciones que son los partidos políticos tradicionales porque la gente los sigue a ellos y no a los partidos contestatarios del sistema.
Chávez instaló la idea del Socialismo del Siglo XXI, no importa si no la desarrolla científicamente, instala la idea anticapitalista y esa idea es la que está ayudando al gobierno venezolano a pesar de la crisis que tiene Maduro, porque está hilado en la gente que debe haber una respuesta anticapitalista, aunque no estén desarrollados los fundamentos del marxismo histórico, esa idea para gran parte de la población existe. El problema que tenemos es ¿cuál es el límite de ese gobierno? Y lo dejo suspendido.
Quiero tocar el tema del gobierno de Brasil que es terriblemente educativo. Yo estuve en la fundación del PT que se fundó como partido anticapitalista, sin estructura, una cosa novedosa por eso tuvo ese éxito mundial, estaba integrado por 6 u 8 corrientes diferentes, ex estalinistas, ex comunistas, ex nacionalistas, ex guerrilleros, muchos trotskistas y la articulación con la corriente cristiana más importante de izquierda que era la del presidente Lula, de una vida democrática feroz, era antioligarca y anticapitalista y, obviamente, proponía un gobierno de una izquierda cuasi revolucionaria. Lo interesante de ver ese origen actualmente, es que el sistema ha corrompido a ese partido, es cierto lo de Petrobras, es cierto porque Brasil es un país corrupto, lo de Argentina es un cuento de niños al lado de Brasil.
El PT abandonó de a poco sus posiciones programáticas fundacionales en la medida que se integró al sistema para competir fundamentalmente en el ámbito electoral donde abandona el eje de la lucha de clases proletaria por la participación en el terreno de la democracia liberal y representativa, fue dejando no solamente su programa sino también todo lo que tenía de radical y anti capitalista, ellos adelgazaron su programa con el pretexto de buscar los votos de la clase media politizada, pero también en la medida que pensaban llegar al Parlamento con una representación comenzaron a hacer el juego electoral común de una sociedad y de una institución corrupta, es decir aliarse con partidos corruptos.
Muy pocos de los apologistas de Brasil dicen que el PT es aliado del más corrupto de todos los partidos brasileños, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño que creó la dictadura. El PT hace acuerdos regionales para conseguir gobernaciones con cualquier político o partido corrupto, el realismo político los ha hecho integrarse al sistema con fuerza, al extremo que ese partido anticapitalista es hoy un defensor del sistema mejor que cualquier otro. Entonces, aunque esto sea reduccionista, es bueno decirlo porque en la medida en que estamos valorando el tipo de gobierno, tiene que ver lo que han sido las corrientes que han llegado al mismo y cómo se desarrollan, cómo prueban realmente lo que han postulado políticamente, sobre todo en sus programas iniciales, cuando les ha tocado ser gobierno.
Una cosa es ser opositor por izquierda dentro del sistema cuando uno no es gobierno y otra cosa es cuando llega al gobierno. Un ejemplo de mi país, la Izquierda Unida fue muy poderosa en Perú, era un frente de muchas corrientes de izquierda con un programa radical. Cuando llega al gobierno en Lima se encontró con este dilema, el presupuesto era centralizado, estaban las Fuerzas Armadas, la burguesía instalada y ellos llegan al gobierno con la ilusión de los votantes en el discurso preelectoral de que iban a cambiar todo, por eso el votante de un partido de izquierda que se desilusiona, después es un votante terriblemente dolorido, recibe un doble golpe porque ha creído en esas postulaciones y luego le han demostrado que desde el gobierno no pudieron hacer nada.
Izquierda Unida rápidamente se convirtió en una organización política que tenía que administrar los negocios de la burguesía corrupta de tipo oligárquico, no pudo hacer nada y lo perdió todo hasta desaparecer. Y lo digo porque muchos han desaparecido, como el MNR, porque la realidad les ha pasado las cuentas, no hay otra cosa que la realidad misma en relación a lo que ellos postularon, cómo lo llevaron a la práctica política y cuando llegaron al gobierno si fueron consecuentes o no.
En la medida que por haberse amoldado al sistema, con el pretexto del realismo o diciendo que no son utópicos y que con realismo se puede cambiar el sistema, el sistema les ha pasado la cuenta porque la burguesía esta plantada, porque el imperialismo existe, porque existe la crisis mundial, porque existen las relaciones internacionales, porque existe el mercado mundial, porque existen en Brasil las Fuerzas Armadas que nunca fueron tocadas por Lula y que cualquier general, por ejemplo, le puede decir a la Presidenta que es una terrorista y que la va a echar a patadas, porque las Fuerzas Armadas están plantadas como militantes de derecha. Ahora el PT no toca nada en nombre de la gobernabilidad, por eso me refiero a Brasil.

La práctica política de la Unidad Popular chilena no tenía nada que ver con su programa

M.H.: Vos tocás Brasil, pero yo quiero retrotraerte a Chile, una experiencia que viviste de cerca, tal es así que abandonaste Chile una semana antes de la caída de Salvador Allende. Tuviste la oportunidad de ver esa grandiosa movilización obrera popular que pedía armas de un millón de personas recorriendo La Alameda, mientras Allende llamaba a la confianza en las Fuerzas Armadas. Te hago este planteo porque alguna vez hemos dialogado sobre lo que se juegan políticamente estas experiencias que podríamos llamar de centro izquierda o populistas, que pueden ser reemplazadas electoralmente, como aparentemente es el camino adoptado en los últimos tiempos por la burguesía, o bien a través de golpes de Estado genocidas como el que vivió Salvador Allende, persiguiendo la quimera del acuerdo con la Democracia Cristiana. Me preocupa porque he leído que Maduro en Venezuela vuelve a llamar al diálogo político a la oposición de derecha.

R.N.: En mi libro tomo dos instancias para tratar la realidad chilena, en 1971, cuando fui a Chile porque miembros de la Asamblea Popular de Bolivia, donde yo estaba invitado, que era un organismo de dualidad de poderes, casi un soviet, me pidieron que ante el golpe que venía de Banzer fuera a pedirle a Allende instructores para impedirlo, porque sabían que yo era allegado a él. Me entrevisté en abril de 1971 cuando Fidel Castro llegaba a Chile para apoyarlo, y le planteé el esquema, que los compañeros de Bolivia creían que había que detener el golpe de Estado y yo creía que esa ayuda la podía dar, por conveniencia política, porque Chile estaba acechado por el imperialismo, por Kissinger y por una derecha agresiva y militante que no le temía a la guerra civil, le convenía tener un frente por izquierda, porque en Perú estaba Velazco Alvarado que quería rescatar Arica y que creía que el gobierno de Allende era débil y según decían había puesto 10.000 hombres en la frontera y en Argentina estaba el gobierno de Lanusse con los militares controlando la situación. Ese era el justificativo político que le di, él me dijo: “Ricardo, pero usted se olvida que yo soy socialdemócrata, soy socialista, no soy revolucionario ni bolchevique, nosotros planteamos la vía pacífica hacia el socialismo, no creemos en la representación directa del pueblo ni en la auto organización de las masas para que ejerzan el poder, nosotros creemos que las masas tienen que ser dirigidas por alguien y nosotros nos postulamos para ello” y rechazó dar el apoyo porque él no podía ser el agente impulsor de una revolución de carácter obrero popular por el antecedente de Bolivia, que en 1952 había habido una revolución obrera, era ponerse a la izquierda en Chile y denunciar la vía pacífica al socialismo, un reformismo conservador.
Vuelvo deportado a Chile por el gobierno peruano a comienzos de 1973, dos años después y ya me encuentro con la revolución en las calles, porque el programa socialista era un programa democrático avanzado, que planteaba la sustitución de la democracia representativa por un gobierno de asamblea popular, se daban el lujo de fabular pero en la práctica eran los campeones de la conciliación, habían tenido cuatro frentes populares, cuatro frentes con la burguesía a lo largo de 30 años, es decir, la práctica política no tenía nada que ver con el programa.
Lo que ocurre es que en la realidad de América Latina en plena Guerra Fría con Nixon y Kissinger, con el imperialismo que no quería que se repitiera nada parecido a Cuba ni nada reformista en América Latina, lo de Allende, a pesar de que él hablara de la vía pacífica al socialismo, no tenía nada que ver con las intenciones del imperialismo norteamericano que no podía permitir ningún tipo de reformismo. Eso se había visto cuando las masas se apoderaron del programa y la UP realizó gran parte de la reforma agraria, expropiaron el cobre, fueron consecuentes en ese sentido.
Allende creía que iba cambiando las relaciones de fuerza, que la auto determinación de las masas y las relaciones sociales iban a lograr que la burguesía capitulara, de tal manera que sin necesidad de revolución se pudiera llegar al poder. Pero el imperialismo no juega con esos patrones, había que impedirlo y por eso dos o tres veces había intentado impedir que asumiera Allende, de allí en más organizaron a toda la oposición y lo hicieron por dos variantes, o golpe militar o guerra civil, mientras el gobierno decía ni guerra civil ni golpe militar, es decir, la nada. Y las masas en las calles, la burguesía agredía, las Fuerzas Armadas copaban las fábricas, porque los obreros tomaban las fábricas y los campos, es decir, ya había una revolución y el gobierno se inmovilizó diciendo “ni golpe ni revolución”, mientras el imperialismo pasaba a la ofensiva.
Ese es un ejemplo total, que toca al porvenir de este tipo de gobiernos. El otro asunto es que cada país ha tenido una prueba de este tipo en diferentes escalas, por ejemplo, cuando se va Perón en la cañonera paraguaya el asunto no es que se va porque quiere, en ese momento las masas pedían armas, se dice incluso que la CGT tenía armas, y no solo eso, una gran parte de las Fuerzas Armadas estaban todavía bajo su mando, tenía el apoyo de la clase obrera, se fue porque el límite era él, porque en el enfrentamiento en donde los militares junto a la derecha pasaban a la ofensiva en la guerra civil algún bando triunfa y ellos no están listos para que haya una solución anticapitalista a la realidad.
Cuando la idea escapa de los límites que ellos mismos imponen, entonces se fugan. Se fugó Paz Estenssoro, Getulio Vargas se pegó un tiro, el asunto no es anecdótico, todos son procesos particulares donde la reacción y la contrarrevolución juegan sus cartas definitivas. Si yo cito todos estos antecedentes que parecen ensamblados de apuro, es porque ese proceso va a aparecer acá.
Y retomo la idea fundamental, se van hacia la derecha porque así lo quieren los dirigentes de los partidos, por sus limitaciones. Yo discrepo con compañeros de la izquierda marxista cuando son fundamentalistas al decir que este tipo de gobiernos son un obstáculo hacia la vía de la revolución y son falsos, no, estos gobiernos existen porque la realidad es la realidad, las masas los apoyan a ellos, no apoyan a los socialistas revolucionarios, son una parte de la historia real y si son representantes de la dominación de clases, de la burguesía o la pequeña burguesía, ellos son representantes naturales, de tal manera que uno ve y sigue el itinerario de estos políticos de las diferentes capas de la clase dominante, que no es solamente la burguesía oligarca y la burguesía industrial, sino son capas pequeño burguesas que han jugado un rol muy importante en América Latina y quizás el más fundamental.
El repaso de todos estos procesos indica que todos esos gobiernos tienen ese límite, el único gobierno en América Latina que dio el salto cualitativo a las condiciones de una lucha anticapitalista fue Cuba, y por eso transita una vía al socialismo incluso expropiando al capital, pero eso hasta ahora es una excepción; al margen de lo que vaya a venir, ese salto cualitativo no lo ha dado ningún otro gobierno, tampoco lo dio Chávez en su momento.
Entonces, estos gobiernos por el itinerario, por la memoria histórica, por lo que vi de la revolución mexicana, cada uno de los países ocultando el fracaso de los primeros gobiernos que resisten al imperialismo, los gobiernos antioligárquicos llamados populistas o populares, tienen ese límite porque así lo determinan sus partidos y sus dirigentes.
Lo otro que digo que no va a ocurrir es lo social, porque socialmente no va a venir una posición conservadora, porque la gente resiste por todos lados, en Brasil mismo salieron a las calles. Yo siempre cito lo que leí en Página 12 de Stedile, el dirigente del MST, el Movimiento Sin Tierra, que en una entrevista dice: “capitulamos ante Lula porque coincidíamos que era un gobierno en disputa, que lo disputaban las fuerzas populares y la burguesía, pero cuando se ha convertido en un gobierno de orden no nos queda otra que luchar, y si este gobierno no va radicalizándose a través de los fundamentos de su primer programa, tendremos que luchar contra él”.
Si un gobernante se va a ir a la derecha, socialmente va a venir un capítulo importante de resistencia de los trabajadores y de las masas por una razón muy sencilla: la gente no se deja morir.

La etapa que viene no va a tener como protagonista a los gobiernos progresistas sino a las masas populares

En mi gira por el mundo, nunca vi un país tan protestón como la Argentina, en Brasil las protestas son el 5% en relación a las de acá, en Perú el 1%, acá pelean las viejas, los chicos, los jóvenes, todo el mundo grita y pelea, ustedes no se dan cuenta porque están habituados a que todo el mundo proteste y porque no se han concentrado o centralizado las protestas en una alternativa organizada, pero este es un país que va a resistir ferozmente si subiera un tipo como Macri. ¿Te creés que va a poder de la noche a la mañana suprimir los planes sociales? No, la gente le da lucha al gobierno actual, el mismo Moyano que es un sátrapa, va a tener que luchar si quiere sostener las prebendas que ha conseguido, porque la derecha va a ir por todo, porque la crisis mundial va para largo, porque está en Argentina y porque no tienen soluciones, salvo lo que enseñan la doctrina liberal y de la Escuela de Chicago, aplastar a los trabajadores para que ellos puedan con la crisis.
La gente va a resistir, porque siempre ha sido así, ojo, resistir no quiere decir que van a tomar el poder, sino que estoy haciendo una especie de yapa a tu afirmación “el país se va a la derecha”, no, se va a la derecha el establishment político, los partidos, el orden capitalista institucional y, sin embargo, comienza la instalación de la resistencia popular que es de motivaciones impensadas, que nadie puede decir cuál va a ser, cada país tiene su particularidad, pero lo más cierto es que ya la gente resiste y va a seguir haciéndolo.
Está instalada como en el caso de Venezuela y otros países, la idea de enfrentar al imperialismo, aunque no haya un programa de un partido, hay un programa elemental en la gente de que los enemigos son ésos. Lo que se abre es un capítulo, si estos gobiernos no son consecuentes, y todo indica que no lo serán, del sujeto social que va a asumir formas particulares en cada país.
Un síntoma es Bolivia, que enseña algo de lo que va a venir. Le va bien a Evo Morales porque ha podido apoderarse de un sujeto emergente que es el sujeto social campesino que es la mayoría de la población y como los tiene movilizados y organizados y ha hecho cambios fundamentales en el Estado, es el gobierno que está avisando cuál es el camino. Lógicamente va a quedar aislado si se llena de gobiernos de derecha que van a ser hostiles, Perú, Chile mismo, Argentina si se fuera a la derecha, Brasil, pero el método de que los gobiernos progresistas puedan de alguna forma resistir sin evadirse de la realidad de la lucha de clases es Bolivia, que es el más avanzado desde el punto de vista de cómo un gobierno se apoya en capas sociales de base estructuradas y han podido hacer correctivos a un Estado muy oligárquico para devenir en un gobierno como el que conocemos ahora.
Lo que digo en ese capítulo es esto, los dilemas y límites de los gobiernos de centro izquierda y otro capítulo que es un tema que no corresponde en este momento, porque antes nos atrevíamos a predecir, ahora hay que tener cuidado, porque la cosa está abierta, la experiencia histórica indica que hay muchas rutas hacia el cambio social, que los particularismos juegan mucho y que nosotros no sabemos qué van a hacer los trabajadores para organizarse, cómo arman su conciencia en una etapa de transición de carácter de resistencia que podría convertirse en revolucionario en la medida que al imperialismo no le queda otra cosa que agredir y agredir, es decir, tiene que ser más feroz que nunca, la recolonización de América Latina tiene que estar en el programa del Pentágono y en el programa del gobierno norteamericano y sus agentes que son las oligarquías que desembozadamente dicen por todos lados que ellos aman esa madre patria que es el imperialismo norteamericano y que quieren ser los artífices de esa contrarrevolución en nuestros países, más bien de la reacción democrática para instalar gobiernos de tipo oligárquicos. La nueva etapa que viene no va a tener como protagonista a los gobiernos progresistas sino a las masas populares que dirán cómo van instrumentando sus herramientas para convertir la resistencia en instrumentos de poder, porque en eso va el destino y el porvenir de América Latina.

M.H.: Creo que en estas tres emisiones que hemos compartido con Ricardo Napurí, hemos dado cuenta no solamente de su biografía y su historia personal, de los hechos históricos que hacen a nuestro continente en el siglo pasado y en el actual, sino también esta última parte que hemos dedicado a las perspectivas del futuro. Te agradezco mucho Ricardo estas tres largas jornadas de entrevistas que hemos tenido por la 99.7 FM Che Barracas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Bienes comunes y modelo productivo. Transgénicos en la Argentina: Un negocio atendido por sus dueños

Darío Aranda (ACTA)

Un organismo clave en la autorización de transgénicos está dominado por las empresas del agro y por científicos vinculados al sector privado. Monsanto, Syngenta, Ledesma y Dow, entre otras corporaciones, se ubican a ambos lados del mostrador. Los conflictos de intereses y el Estado cómplice.

Las multinacionales Monsanto, Bayer, Syngenta y Dow son algunas de las empresas que tienen injerencia en la aprobación de los transgénicos que esas mismas empresas impulsan. Se trata de la Conabia (Comisión Nacional de Biotencología), donde también participan empresas “nacionales” (Biosidus y Don Mario) y las cámaras empresarias. También figuran “investigadores independientes”, pero con claras vinculaciones con empresas. El Gobierno y las compañías publicitan la Conabia como un “espacio pionero con un marco regulatorio sólido y de base científica”. De los 47 integrantes, más de la mitad (27) pertenecen a las empresas o tienen clara vinculación con las mismas firmas que deben evaluar.

Conflictos de intereses, y complicidades, en la aprobación de transgénicos en Argentina.

Conabia

La Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (Conabia) funciona desde 1991, depende del Ministerio de Agricultura y actúan en tándem con la Dirección de Biotecnología (también del Ministerio). Tienen como objetivo “garantizar la bioseguridad del agroecosistema”.

Según la propia información oficial, la Conabia “analiza y evalúa las solicitudes presentadas para desarrollar actividades con OGM (organismos genéticamente modificados -transgénicos-). En base a información científico-técnica y a datos cuantitativos respecto de la bioseguridad del OGM emite un dictamen” para la continuación o rechazo del pedido empresario.

La Conabia reconoce que cuenta con representantes del sector público y privado y los denomina “expertos”. La Conabia aclara en su página de internet que “los miembros deben expresar cualquier tipo de conflicto de interés que pudiera surgir en la evaluación de las solicitudes presentadas. Esto es imprescindible para garantizar la transparencia e imparcialidad de los dictámenes”.

Integrantes

Son dos hojas A4. Una lista de nombres, apellidos y pertenencia institucional. Aunque son integrantes de un espacio oficial, la información no provino de ninguna oficina de gobierno (que esconde los nombres), sino del sector privado. En la lista figuran 47 personas. De ellas depende, en gran medida, la aprobación de transgénicos en Argentina. Y, paradoja, 27 de ellas son de las mismas empresas que impulsan el modelo transgénico o de científicos con estrechos lazos con las mismas empresas.

También hay 12 técnicos y funcionarios del Senasa (Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), Inase (Instituto Nacional de Semillas), INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria). Todos espacios con frondosos antecedentes de colaboración con el sector privado y transgénico.

Monsanto

Miguel Alvarez Arancedo es ingeniero agrónomo recibido en la UBA. Participa en la Conabia como parte de Casafe (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes). Su lugar de trabajo real es Maipú 1210, la oficina central de Monsanto en Argentina. Arancedo es desde 2004 el director de Asuntos Regulatorios de la principal multinacional transgénica del mundo y también es vicepresidente de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA, espacio de articulación y lobby político de las multinacionales y empresas locales).

En marzo de 2012, Arancedo celebró que la nueva soja de Monsanto (Intacta RR2 Pro) comenzaría a sembrarse en breve y se refirió al sistema de liberación del transgénico: “Tenemos la aprobación de Conabia, así que venimos muy bien en los tiempos. Creemos que podría llegar a estar a disposición de los productores el año que viene (2013)”.

Arancedo no aclaró que él mismo participa en la Conabia y en el sistema de aprobación.

El Gobierno Nacional autorizó la soja ese mismo 2012.

Syngenta

Juan Kiekebusch está inscrito en Conabia como miembro de ASA. Lo cual es cierto. Pero también es director del Comité Ejecutivo de Syngenta, una de las mayores corporaciones del agro. En el Biotech Forum (publicitado como el “primer foro internacional del negocio de la biotecnología” ), Kiekebusch reclamó acelerar los tiempos de aprobación de transgénicos: “Un avance biotecnológico que en Japón tarda un año y medio en ser aprobado, aquí y en Europa lleva cinco años".

En el XVIII Congreso de Aapresid, el directivo de Syngenta e integrante de Conabia reclamó “decisiones política” para un marco regulatorio que contemple la “protección de derechos de propiedad intelectual” para así facilitar nuevos transgénicos.

Aacrea

Juan Balbín figura en la Conabia como representante de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), espacio institucional de pequeños y medianos empresarios del agro. En mayo de 2013 integró la comitiva oficial a China (encabezada por el ex ministro de Agricultura y presidente de la Cámara de Diputado, Julián Domínguez).

También formaron parte del viaje Pablo Vaquero (presidente de Monsanto), Gastón Fernández Palma (presidente de Aapresid y vicepresidente de Maizar -reúne a las empresas del sector-), Miguel Calvo (titular de Acsoja -empresas de soja-) y Manuel Mihura, director de Nuevos Negocios de la semillera Don Mario, entre otros. El motivo del viaje fue exponer la bondades de la soja Intacta, que no contaba aún con la aprobación en China, y al mismo tiempo convencer a los funcionarios chinos de las (supuestas) ventajas de los eventos transgénicos para maíz.

Por Aacrea también está Bernardo Debenedetti. La organización se autodefine como “una asociación de empresarios agropecuarios que trabajamos en grupo, y compartimos nuestras experiencias y conocimientos para aumentar la rentabilidad y lograr el crecimiento económico sustentable de nuestras empresas”. Debenedetti también integra el “Grupo Biotecnología”, espacio que se reúne en la Bolsa de Cereales, y donde participan Casafe, Aapresid, Ciara (exportadores), ASA, y Maizar, entre otras. En resumen: todas las empresas del sector.

Animales transgénicos

Biosidus es una empresa de referencia en la clonación de animales o, también llamados, “animales transgénicos”. Con más de tres décadas en el mercado, se autodefine como “una compañía de biotecnología argentina que ha desarrollado un negocio global en el suministro de biofármacos de alta calidad en territorios de Asia, África, Europa del Este y América Latina”. Señala que ha desarrollada “novedosas plataformas tecnológicas en animales transgénicos, terapia génica y biodiversidad” y se ufana de contar con una” sólida política de propiedad intelectual”.

Uno de sus más publicitados trabajos fue “la primera vaca clonada”, en 2002, bautizada “Pampa”. En esa iniciativa participó Lino Barañao y siempre fu público su trabajo y su cercanía con Biosidus (es curioso que en su CV no aparezca su desempeño en la empresa de biotecnología).

Andrés Bercovich es bioquímico de la UBA, desde hace 23 años trabaja en Biosidus (desde 2008 es Gerente de Investigación y Desarrollo) y también tiene una silla en la Conabia. Bercovich estuvo a cargo del proyecto de los clonados terneros llamados “Patagonia I, II, III y IV”, publicitados como material genético para obtener insulina humana. La publicidad empresaria prometía que con 2500 vacas similares se podría abastecer de insulina a todo el mundo.

“Los argentinos somos muy abiertos a todo lo nuevo en tecnología. No es un país miedoso” , afirmaba el científico en una entrevista publica y daba un ejemplo: “La soja transgénica tiene una trascendencia económica enorme para el país. Y aquí en la Argentina la mayor parte de los cultivos son de plantas transgénicas y nadie tiene problemas en consumirla ni cultivarlas. Hay una historia, una apertura mental. La biotecnología trae soluciones trascendentes, como en el caso de la soja o de los biofármacos”.

En 2010, formó parte del equipo que clonó el “primer caballo en Latinoamérica”, llamado “Ñandubay Bicentenario”. Era de la raza Ñandubay, utilizados para selectos deportes (polo y salto).

El ministro Barañao estuvo presente en en la rueda de prensa y, sin que nadie pregunte, resaltó que “la clonación no presenta ningún tipo de riesgo en la salud del animal ni para el medioambiente”. En el caballo clonado también participó Daniel Salamone, también con nexos con Biosidus e integrante de Conabia.

Caña transgénica y DDHH

Atilio Castagnaro es referente de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (INTA Tucumán). En 2011 formó parte de un equipo de científicos del Mercosur que creó que un robot que busca las plantas de soja más aptas para resistir la sequía. "Un gran resultado de este proyecto es el haber sido capaces de construir un robot o plataforma automática para la evaluación masiva de genotipos de soja, respecto de su capacidad de tolerar el déficit hídrico o sequía", dijo Castagnaro. Cada día, el robot recorre simultáneamente 120 macetas con plantas de soja, determina su consumo hídrico para regarlas con la cantidad precisa de agua, y les toma fotografías estereoscópicas para documentar el crecimiento.

En el grupo de trabajo (y patentamiento) participaron dos empresas: Nidera (una de las grandes multinacionales del agro) e Indear (Instituto de Agrobiotecnología de Rosario), espacio de referencia en cuando al impulso de los transgénicos. Indear, a su vez, pertenece a la empresa Bioceres, donde están presentes Gustavo Grobocopatel (unos de los mayores pooles de siembra del continente) y Víctor Trucco (presidente honorario de Aapresid).

Castagnaro coordina el proyecto de la “Cadena Oleaginosa de Biotecsur (BiotecSojaSur)”, un espacio promovido por el Ministerio de Ciencia donde confluyen académicos, ámbitos estatales y, claro, empresas del agro.

Castagnaro es un férreo impulsor de la caña de azúcar transgénica para agrocombustibles (iniciativa muy cuestionada por movimientos campesinos y organizaciones sociales por sus efectos sociales y ambientales). "El objetivo con las cañas transgénicas fue hacer más eficiente y sostenible la producción.

Dar sustentabilidad económica, social y ambiental y dar un impulso a un cultivo que es clave para producir biocombustibles", resumió Atilio Castagnaro en una charla del Congreso de Aapresid en 2013, en Rosario, y propuso que el 50 por ciento de la matriz energética de Argentina sea en base a agrocombustibles.

Precisó que existen las tradicionales regiones azucareras de Tucumán, Salta y Jujuy, con 550 mil hectáreas de producción. "Hay un potencial de crecimiento de área cercano a los 4,4 millones de hectáreas", aseguró y detalló la expansión de la frontera agrícola de la caña de azúcar transgénica sobre Misiones y norte de Santa Fe.

Le salió al cruce la organización socioambiental tucumana ProEco (de la Red Nacional de Acción Ecologista). “Un modelo que se expande para fumigarnos a todos”, fue el título del comunicado y señaló que la liberación comercial de caña de azúcar transgénica implica que “el modelo del agronegocio se reinventa una vez más” en el sector agropecuario tucumano. Denunció los acuerdos entre la Estación Experimental Obispo Colombres y Monsanto, rechazó el uso de agrotóxicos en Tucumán y apuntó de lleno contra Castagnaro (que también es presidente de la Asociación Permanente por los Derechos Humanos -APDH- de Tucumán): “Aprendió a modificar los derechos humanos genéticamente”. La ONG se preguntó cómo “la preocupación por los derechos humanos y el promover el aumento de ventas de agrotóxicos pueden cohabitar en un mismo individuo”. Y le recordaron que el modelo transgénico acapara territorios, desaloja indígenas y campesinos y desmonta. “Es una contradicción militar por los derechos humanos y promover la fumigación de grandes territorios provinciales”, cuestionó Roque Vicente Pondal, de ProEco.

Junto a Castagnaro trabaja Bjorn Welin, también parte de la Conabia.

Ingenio Ledesma

Ricardo Fernández de Ullibarri figura como participante de la Conabia por la Chacra Experimental Agrícola Santa Rosa (Salta). La Chacra es el “instituto de investigación” del Ingenio Ledesma e integra también la ASA (Asociación Semilleros Argentinos, donde están todas las grandes empresas internacionales). “El objetivo principal (de la Chacra) es crear variedades que mejoren la productividad, competitividad y rentabilidad de los ingenios del norte argentino”, remarca la presentación de la empresa.

Fernández de Ullibarri es un impulsor de los organismos genéticamente modificados. “Ya tenemos nuestras propias cañas transgénicas, pero aún no las sacamos comercialmente. En todo el mundo se está trabajando sobre eso, pero nadie aún se animó a cultivarlas comercialmente por los prejuicios que hay. Lo más lento es toda la burocracia relacionada a las normas de bioseguridad y legales, no la investigación en sí", se quejó Ullívarri en 2007 .

Y tomó postura sobre los que critican a los OGM: “Hay que trabajar con empresas y consumidores en lo que es imagen, porque hay muchos prejuicios sobre los transgénicos entre la gente".

Cuadro de Monsanto

Hugo Permingeat figura en Conabia como “Investigador Científico de la Facultad de Ciencias Agrarias de Rosario”.

Hugo Permingeat, como secretario general de la Facultad y junto a la decana (Liliana Ramírez), justificó abiertamente la incidencia privada en la universidad pública: “Monsanto forma sus cuadros aquí. Son ingenieros agrónomos a los que les brinda la capacitación de posgrado y Monsanto valora esa capacitación que brindamos” .

Fue la forma de justificar que Monsanto, Pioneer y Syngenta hayan “donado” un laboratorio de biotecnología en la Facultad y equipamiento por 300 mil dólares. “Antes no teníamos nada, así que en verdad es nuestro orgullo. Cuando golpeamos la puerta (de Monsanto) para que nos ayuden, no tienen miramientos y nos ayudan a hacer cosas como el laboratorio".

Permingeat, como parte de Conabia, debe autorizar o rechazar pedidos de Monsanto.

¿Ecologista?

Diego Ferraro es ingeniero agrónomo e integra la Conabia como representante de la Asociación Argentina de Ecología (AAE). Curioso es que nadie dentro del mundo socioambiental, asambleas, ONG y académicos conozca a la AAE.

La dirección postal de la Asociación de Ecología es San Martín 4453. Es la misma dirección de la Facultad de Agronomía de la UBA y, también, la dirección del Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas (Ifeva), un espacio de estudio con explícita vinculación a las empresas del agro y ferviente defensor del modelo de agronegocios.

El director del Ifeva es Claudio Ghersa, un reconocido impulsor de los transgénicos y con publicaciones científicas junto a Monsanto.

Diego Ferraro trabaja en el Ifeva junto a Ghersa, y tienen media decena de publicaciones científicas en coautoría.

Ante el avance de las malezas resistentes a agroquímicos (uno de los grandes problemas irresueltos del agronegocios), en febrero de 2014 se relanzó la Asociación Argentina de la Ciencia de las Malezas (Asacim). Entre otros, la integran Ghersa y Ferraro. Y también participan las empresas. Entre otras: Aacrea y Aapresid.

ILSI, Monsanto, Bayer...

María Fernanda Foresto figura como integrante de la Conabia como referente por la Chacra Experimental Agrícola Santa Rosa (del Ingenio Ledesma). Pero hay otro conflicto de intereses. Foresto integra el Comité de Biotecnología de ILSI (Instituto Internacional de Ciencias de la Vida), uno de los grandes centros internacionales de lobby científico en favor de los transgénicos. El ILSI está auspiciado y financiado por Monsanto, Dow Agrosciences, Bayer y Syngenta.

INTA

Dalia Marcela Lewi es parte del Instituto de Genética del INTA y forma parte de la Conabia. En el libro “Biotecnología y mejoramiento vegetal II”, Capítulo X, escribe un texto académico titulado “Aplicaciones de la biotecnología en el control de insectos”. Remarca los beneficios de los transgénicos en el control biológico, reducción de plaguicidas, aumento del rendimiento y, como si fuera poco, también remarca el menor uso de agua.

Lewi firma el artículo en coautoría con Clara Rubinstein, de Monsanto Argentina.

También investigó, junto a la empresa Bioceres (otras de las referentes del agronegocios), la resistencia del maíz transgénico al frío y a la salinidad.

Lewi también forma parte del Comité de Biotecnología de ILSI, junto a investigadores de Monsanto, Syngenta, Bayer y Dow Agrosciences.

Escribió un breve artículo en el periódico de la Sociedad Argentina de Apicultores (una de las producciones más afectadas por las fumigaciones). Lewi intentó llevar tranquilidad a los apicultores perjudicados: “Los cultivos genéticamente modificados producen alimentos seguros para el consumo humano y animal. Se han estudiado cuidadosamente y cumplen con las normas de seguridad ambiental y alimentaria. Toda la evaluación está basada estrictamente en criterios científicos. Vale la pena destacar que no existen peligros de toxicidad o alergenicidad”.

Dalia Ewi firmó el artículo como “miembro de Conabia”. Omitió sus vinculaciones con las empresas transgénicas.

Popurrí

Teresita Martín figura como parte de Conabia en representación del Foro Argentino de Bioteconología. No específica que es referente de la empresa DuPont Pioneer. En Conabia también participan (y deciden) Luis Negruchi (Aapresid) y Alejandro Petek (Aapresid).

Guillermo Mentruyt firma como integrante de ASA (Semilleros), no aclara que es gerente de Asuntos Regulatorios de Dow AgroSciences

En julio de 2012, Dow AgroSciences anunció “la inminente comercialización” de los primeros híbridos de maíz con hasta cinco características “modificadas a través de la biotecnología”. Mentruyt Explicó que los maíces ya había pasado “todas las evaluaciones pertinentes relacionadas con la bioseguridad para el agroecosistema (a cargo de la Conabia)”.

Omitió que la misma Syngenta integra la Comisión.

Lucas Lieber es egresado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Rosario. Su CV detalla su trabajo en Indear y Bioceres. También está presente en Conabia.

La bióloga Magdalena Sosa Beláustegui aparece como parte de Casafe. También es, desde 2004, parte de la multinacional Bayer. En su CV resalta que en 2013 recibió el “Premio Bayer a la Innovación en Asuntos Regulatorios”.

Fernando Bravo Almonacid (Conicet) es investigador “independiente del Conicet en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular (Ingebi-UBA) y trabaja en la mejora genética de la papa. Luego de seis años de trabajo, en 2013 logró una nueva variedad, que sería más resistente a los virus del campo. Todo lo referido a la aprobación en Conabia quedó a cargo dela empresa Tecnoplant (del Grupo Sidus). Almonacid también forma parte de Conabia.

Cómo “observadores” de la Conabia figuran dos integrantes de la Cámara Argentina de Biotecnología). Gerónimo Watson (desde hace nueve años con el cargo de “líder en desarrollo” de la empresa Indear) y Mirta Antongiovanni (gerente de Asuntos Regulatorios de la semillera Don Mario).

UBA S.A.

Eduardo Pagano es agrónomo, doctor en ciencias biológicas y fue, hasta marzo pasado, vicedecano de la Facultad de Agronomía de la UBA. También integra la Conabia y es profesor a cargo de la Cátedra de Bioquímica de Agronomía de la UBA. Desde esa cátedra, trabaja junto a la semillera Don Mario (una de las grandes empresas argentinas del sector) en cultivos de trigo y soja. "Elegimos vincularnos con Don Mario porque es una empresa nacional que apuesta a la formación de recursos humanos y porque esta relación nos ofrece una posibilidad concreta de trasferir el conocimiento que generamos y de llegar con nuestras investigaciones al medio productivo", afirmó Eduardo Pagano .

El director de Investigación de Don Mario, Marcos Quiroga, también celebró el trabajo conjunto: "Generamos tecnologías que sirven para dar soluciones concretas a problemas muy importantes para el cultivo de soja en la Argentina, Estados Unidos y Brasil", ejemplificó.

Pagano fue más allá y celebró que estudiantes de la UBA hagan sus tesis en la empresa Don Mario: "En nuestra cátedra participan estudiantes que recién comienzan a cursar, así como otros que están haciendo su trabajo de intensificación para finalizar la carrera, o realizan maestrías, doctorados y posdoctorados. El hecho de que haya investigadores instalados en una empresa haciendo su posgrado es novedoso en el sistema científico argentino".

Pagano nunca expresó conflictos de intereses para aprobar transgénicos en Conabia.

Denuncias y relatos

Desde la aprobación de la soja RR con uso de glifosato en 1996, el accionar de la Conabia siempre fue blanco de denuncias por organizaciones sociales y científicos no vinculados al sector privado. Desde los Gobiernos siempre relativizaron la incidencia empresaria pero también siempre ocultaron la nomina de integrantes y nunca precisaron la forma de funcionamiento de la Comisión. Mucho menos hacen públicas las actas y la forma de aprobar los pedidos empresarios.

El Centro de Estudios Legales del Medio Ambiente (Celma) denunció en 2013 ante la Justicia Federal la forma “irregular” en la que fue aprobada la semilla de soja “Intacta RR2” de la empresa Monsanto (en 2012). Cuestionó la inexistencia de consulta pública (como establece la ley argentina), la carencia del debido estudio de impacto ambiental y la omisión de frondosa bibliografía científica sobre los efectos negativos en salud y ambiente de los transgénicos.

El Celma accedió al expediente administrativo de aprobación de la soja de Monsanto, denunció que la semilla aprobada “no posee una debida declaración de impacto ambiental” por parte de la Conabia y explicó que la aprobación “se sustenta en estudios sólo de Monsanto”. El Estado no realizó ningún estudio. Fernando Cabaleiro, del Celma, cuestionó el rol de la Conabia y del Senasa (Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria ). “Se basan sólo y exclusivamente en los estudios realizados por la propia firma solicitante, Monsanto. No existe ninguna observación ni pregunta sobre los trabajos presentados por la empresa”, afirmó el abogado y mostró la foja 37, documento de decisión con el que la Conabia aprobó la nueva soja. Se visualizan once garabatos-firmas, sin aclaración de nombres, especialidad ni cargos. “Pudo ser cualquiera. Es insólito la impunidad con la que dan luz verde a una semilla que abarcará millones de hectáreas”, cuestionó el abogado.

La Conabia aprobó más de 30 eventos transgénicos (maíz, soja y algodón), pero se niega a hacer públicos los expedientes de aprobación. El Periódico de CTA llamó al secretario ejecutivo de la Conabia y director de Biotecnología del Ministerio de Agricultura, Martín Lema. Pero éste no devolvió los llamados.

En 31 de octubre pasado, el Ministerio de Agricultura envío una gacetilla elocuente, titulada “el trabajo de la biotecnología Argentina fue reconocido por la FAO ( Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Celebraba que la Conabia había sido seleccionada como “centro de referencia” de la FAO para la “bioseguridad” de transgénicos. La Conabia pasará a “prestar asesoramiento técnico y científico” a la FAO.

El comunicado del Ministerio de Agricultura se autoelogiaba. “Reafirma a nuestro país como uno de los principales líderes a nivel mundial en biotecnología” y definió a la Conabia como “un espacio pionero a nivel mundial en materia de aprobación de OGM, que prioriza la seguridad para el agroecosistema y la inocuidad para el consumo humano y animal”.

Darío Aranda es Periodista. Colaborador del Periódico de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crisis capitalista: Petróleo y recesión mundial

AGENCIA WALSH

Los precios del petróleo se derrumbaron un 50% en 6 meses. ¿Porque se produjo esto? Economistas, analistas y funcionarios defensores del capitalismo dicen que es por las "leyes del mercado", producto del “nuevo rol” productor de Estados Unidos que ha provocado una sobreoferta. O que es producto de la suba del dólar, o que Arabia Saudita empuja el precio a la baja. Pero todos estos argumentos no pueden explicar semejante caída, las "leyes del mercado" no pueden explicar un derrumbe tan brutal en 6 meses. Lo que explica este enorme derrumbe es el comienzo de la recesión global en la economía mundial debido a la crisis del capitalismo

Veamos los índices que muestran como el precio del petróleo perdió más del 50% de su valor en 6 meses, primero el West Texas Index (WTI) que pasó de 107,26 dólares en 20 de junio del 2014 a 52,69 dólares el barril en enero 2015. Y luego el índice Brent, del Mar del Norte en Europa que pasó de 114,81 dólares en junio del 2014 a 53,2 dólares el barril en enero 2015. La caída es la más aguda desde que estalló la crisis del capitalismo.

¿Porque se produjo esto? La caída de los precios del petróleo es una expresión espectacular de la caída en recesión global en la que está la economía capitalista mundial producto de la crisis del capitalismo.

Economistas, analistas y funcionarios defensores del capitalismo intentan explicar la caída del precio del petróleo por otras razones intentando ocultar la crisis que estamos viviendo. Sus explicaciones se apoyan en hechos ciertos, pero que no pueden explicar semejante derrumbe.

Funcionarios y analistas de las Corporaciones Multinacionales como JP Morgan Chase dicen que entre las razones que explican el derrumbe en los precios del crudo se encuentra el hecho de que Estados Unidos se ha convertido en productor neto ya que aumentó la producción de petróleo gracias a la explotación del llamado "shale", y la incorporación del fracking, lo que le permitió un aumento de la producción del orden de los 3,9 millones de barriles de crudo por día.

Si bien los hechos son ciertos, este argumento es falso porque habiendo aumentado notablemente la producción con las nuevas técnicas, aun así Estados Unidos continua necesitando de importar el 30% de lo que necesita. Es decir la economía de Estados Unidos requiere de millones de barriles extra, y si la economía mundial creciera a todo vapor, el petróleo mantendría su precio sin problemas porque habría suficiente demanda global. No está aquí la explicación del brutal derrumbe.

A estas explicaciones se suman otras, por ejemplo quienes intentan explicarlo vía las “internas” en la OPEP (el cartel que agrupa a los países petroleros), la guerra civil en Libia, o el avance de ISIS en Irak. Sin embargo estos hechos lejos de derrumbar el precio deberían aumentarlo, porque esas guerras civiles dificultan la producción y la exportación “normal” de barriles. El mundo tendría poco acceso a los barriles y la demanda insatisfecha pondría los barriles por las nubes como ocurrió hasta ahora. Este argumento no es válido tampoco.

Otras explicaciones hacen referencia al rol “conspirativo” de Arabia Saudita. Es cierto que los sauditas especulan recortando su producción, con lo que ganan participación en el mercado porque en la medida que bajan los precios, les arruinan la vida a sus competidores, sobre todo a los de Texas que necesitan de un precio alto del petróleo para poder financiar la costosa técnica de fracking. Asentada en sus enormes reservas del orden de los 800 billones de dólares, Arabia puede dejar caer el precio hasta por debajo de los 40 dólares, con lo cual debilitan a Irán, su rival regional, y a Rusia. Sin embargo, tampoco a Arabia le conviene el derrumbe petrolero, tarde o temprano, los bajos precios exponen al golpe a su propia industria y a la de los países de la OPEP con los que tienen intereses en común.

Además las internas y pujas en la OPEP son permanentes, no puede ser esa la razón por el derrumbe brutal que en menos de 6 meses se ha registrado en el precio del petróleo. Es decir, los argumentos de economistas, analistas y funcionarios defensores del capitalismo se basan en hechos ciertos pero no alcanzan para explicar la magnitud de lo que está sucediendo. Pero el hecho que sí es cierto, y no ocurre todos los días, es que comenzó en el 2014 una recesión y depresión de la economía mundial, que hundió globalmente las economías más importantes del planeta, lo cual constituye la explicación central del derrumbe de los precios en la industria del petróleo y en la energía mundial.

El fin del QE3 llevó a la economía mundial a la recesión

El petróleo es una de las mercancías que refleja con mayor fidelidad la actividad económica. Producto de que es la fuente de energía más importante que consume hoy la humanidad, cuando la producción y el intercambio obtienen impulso, el precio del petróleo tiende a subir, porque sube la demanda global de energía. Pero si la economía atraviesa una depresión, y la producción global se estanca, la demanda cae y con ello el precio del barril. Aunque ha habido excepciones en la oscilación de los precios por motivos de especulación, o de pujas en la OPEP, la tendencia más general de los precios siempre está marcada por los movimientos fundamentales de la economía.

¿Y cuál es el movimiento de la economía hoy? La recesión. La crisis del capitalismo atraviesa una coyuntura en que las economías más importantes del planeta están en recesión. Los llamados “BRICS”, (en inglés “ladrillos”, Brasil, Rusia, India China, Sudáfrica) los países que se suponía eran la locomotora que sacaba al capitalismo de la crisis, están en recesión. China, la economía más grande del mundo y factoría global, cayó del 14% a menos de 7% que para China es considerado recesión. Su gobierno miente sobre las crisis, y oculta los enormes salvatajes que están inyectando en la economía.

La caída de China derrumbó la demanda mundial del petróleo y hundió el precio del barril, arrastrando a todos los BRIC’S. India, cayó del 9,2% al 3%, Brasil a un 0,8%, Sudáfrica que es el 40% de la economía de África crece al 1% en recesión, y Rusia en recesión inyectando desesperados salvatajes. La caída delos BRIC’S derrumba las economías de todos los países en vías de desarrollo, pero además las economías capitalistas más importantes también están en recesión. Francia se hundió al 0%, Europa están en recesión con la única excepción de Alemania cuya economía se está desacelerando, y traslada la crisis a Europa del Este.

Japón está en recesión, y a pesar del mega salvataje iniciado en 2013 no logra llegar al 2% en el que estaba en el 2007, cuando empezó la crisis. La verdadera locomotora del capitalismo mundial que es la economía de Estados Unidos crece 1,7% anual en el 2014, como promedio de trimestres de 4% y 5% y el 1er trimestre de -3%. Pero estos trimestres de 4% y 5% se lograron merced a salvatajes que se inyectaron durante más de un año y medio de 85 mil millones U$S. Este salvataje global que implementó la Reserva Federal de los Estados Unidos evitó que la economía globalmente cayera en recesión durante 2 años, entre 2012 y 2014.

Pero fue un operación muy peligrosa, porque implicó la emisión de enormes masas de capital ficticio de alrededor de 4 billones U$S que dispararon la inflación mundial, y peligrosas y enormes maniobras financieras que incrementaron el peligro de estallido de varias burbujas especulativas. Tras evitar el derrumbe durante 2 años, inflar artificialmente ganancias para Wall Street, la Fed debió retirar los salvatajes por los riegos que esta maniobra aparejaba para el capitalismo global.

Y de este modo, en la medida en que el salvataje global era retirado la economía mundial fue entrando en la recesión: En junio los precios del petróleo comenzaron su descenso, en octubre cesó el QE3 y en diciembre la caída en los precios del barril totalizó un 50%. Hace un año, en el artículo "La encrucijada del capitalismo" explicamos que el capitalismo se enfrentaba a una encrucijada: Debía salir del QE3, y a la vez hacerlo sin que la economía mundial se sumerja en una absoluta depresión.

El QE3 finalizó, y mientras los salvatajes continúan en Europa, China, y Japón, la economía se hunde en la recesión, sin que lo salvatajes hagan más que postergar el colapso. La caída de los precios del petróleo son la expresión de este movimiento profundo que la economía mundial capitalista está sufriendo. Este "congelamiento" global de la economía, la recesión que puede transformarse en depresión, fijará el rumbo de los acontecimientos políticos, económicos y sociales del mundo, y agudizará la crisis más grande en la historia del capitalismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.