miércoles, 28 de enero de 2015

Cero tolerancia o de represivas leyes para violarse

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

La muy procapitalista escritora Ayn Rand, mentora del sector más conservador y reaccionario de Estados Unidos, señalaba dos cuestiones que incomodan bastante a sus seguidores. Una de ellas es que, de acuerdo con su “objetivismo”, creer en Dios es absurdo, algo que, definitivamente, para los muy religiosos republicanos es inaceptable, pues si algo los distingue es su “profundo” amor por la religión, sobre todo porque ésta es una muy lucrativa ocupación. Un conservador cálculo indica que tan sólo en ese país la iglesia católica, a pesar de los escándalos de pederastia en que se ha estado involucrando recientemente, de sus ingresos, gasta alrededor de 170 mil millones de dólares anuales (ver: http://www.slate.com/articles/business/moneybox/2013/03/catholic_church_and_pope_francis_religious_institutions_are_exempted_from.html).

Si eso es lo que gasta tan sólo la iglesia católica, imaginemos los miles de millones que en conjunto los cultos en Estados Unidos deben generar. Así que más que profesar una fe, parecieran las religiones ser muy buenos negocios.

El otro incómodo señalamiento de Rand hacia los “gobernantes” (los que yo prefiero llamar mafiosos en el poder, pues eso son), es que, desde su coto de control, ejercen poderes fácticos que parecieran responder más a un cártel gansteril, que a un así llamado “gobierno”. Una de sus obras en las que más critica a la llamada “regulación gubernamental”, es la novela “Atlas Shrugged” (Atlas Subyugado), larguísimo escrito (1084 páginas de menuda letra en su edición original de 1957, publicado por Signet Books) en el que, comparando tal regulación con lo que sucedía en esos años en la URSS, hace una velada crítica al “socialismo” (esto porque Rand, nacida en la Rusia zarista, tuvo que enfrentar con sumo dolor, el que su acaudalada familia lo perdiera todo a causa de la revolución bolchevique. Emigraron a Estados Unidos, deslumbrándose ella al ver por primera vez Nueva York, desde el barco en que llegaba. Desde entonces, decidió defender a ultranza al capitalismo).

Sin embargo, era también una crítica a las políticas keynesianas que aplicaban los gobiernos de aquellos años, no tanto por convertir al capitalismo en un sistema “más justo”, sino porque, tras las constantes, características crisis en las que cae tal sistema, se pensó, con algo de razón, que “regulando” la economía mediante intervención estatal (con empresas estatales o paraestatales), se podrían acabar o mitigar tales crisis (lo que sí, es que, si no se acabaron, en efecto, se mitigaron, pues no eran tan graves como las que actualmente vivimos. Ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2008/11/el-convenenciero-capitalismo-salvaje.html).

En un párrafo de la mencionada novela, Rand escribe, en la boca de un personaje, Dr. Ferris, un emisario gubernamental, que trataba de que un acaudalado industrial de la metalurgia, Hank Rearden, inventor de un súper acero, quien actuaba sólo “en su propio beneficio y no en el de la sociedad”, entendiera por qué el “gobierno” estaba imponiendo tantísimas restricciones: “¿Pensó usted que realmente queremos que esas leyes sean respetadas? La verdad es que más deseamos que se violen. Es mejor que usted entienda que no está tratando con un montón de principiantes, pues así comprenderá que esta no es una época para que nos andemos con sutilezas. Vamos tras el poder y realmente lo vamos a lograr. Ustedes sólo son apostadores sin importancia, pero nosotros sabemos cuál es el verdadero truco y es mejor que usted esté al tanto. No hay modo de controlar a hombres inocentes, no. El único poder que cualquier gobierno tiene es el de acabar con los criminales. Así que si no hay suficientes criminales, uno los hace. Uno impone tantas cosas que serán un crimen, que es imposible para los hombres vivir sin violar las leyes. ¿A ver, quién quiere una nación de ciudadanos respetables de la ley? ¿Qué se ganaría con eso? Pero sólo apruebe la clase de leyes que ni pueden ser observadas, ni ejercidas, ni objetivamente interpretadas y usted crea una nación de violadores de la ley y entonces usted se hace rico con las sanciones. Así que ese es el sistema, señor Rearden, ese es el juego y una vez que usted lo entienda, será más fácil para nosotros tratar con usted” (p. 411, subrayado mío).

Quizá sea esta cita una de las más ejemplares de la panfletaria novela, sobre todo por su agudeza en cuanto a sentenciar que, en efecto, las “leyes” se hacen cada vez más complicadas y represivas, que es más fácil “romperlas” o “medio cumplirlas”, en el mejor de los casos.

Más adelante, otro personaje, un obscuro individuo deseoso de hacerse de una gubernatura, muy molesto porque en el tren donde viaja, la máquina descarriló, por falta de mantenimiento a las vías férreas, reflexiona que “el hombre no vive y no necesita vivir mediante la razón”.

En efecto, a pesar de que somos supuestos seres racionales, en estos decadentes, represivos tiempos, no parece que apelar a la razón sea, en efecto, el conductor de nuestra existencia. Los poderes fácticos son quien menos la emplean, los que controlan al planeta mediante gansteriles imposiciones que nada tienen que ver, en efecto, con la razón, pero sí con sus mezquinos intereses, sobre todo económicos, guiados por el decadente capitalismo salvaje (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2014/08/la-estructura-mafiosa-de-los-poderes.html).

Es, en efecto, con la “aprobación” de absurdas y, más bien, represivas leyes, que al ciudadano común, como apunta Rand, se le hace más y más propenso a violarlas. Y no sólo eso, sino que, como bien señala el párrafo referido, las mafias en el poder se benefician con las penas pecuniarias (monetarias) que imponen. Multas, fianzas, impuestos… y más penalizaciones, “legales” o no, son mucho muy lucrativas. Por ello es que, en el caso de la “aplicación de justicia”, son los pobres, incapaces de pagar extorsiones o fianzas, los que mayoritariamente terminan en la cárcel, muchos de ellos acusados falsamente (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2011/07/otros-presuntos-culpables.html).

Miles más son acusados por delitos menores, como robos simples a súper mercados, por ejemplo, lo cual hacen por extrema necesidad (ver: http://www.redpolitica.mx/metropoli/por-robo-simple-28-mil-personas-estan-presas-en-df).

En todo lo dicho, algo que se aplica muy convenientemente es el concepto llamado “cero tolerancia”. Dicho concepto, conocido en el idioma inglés como Broken Windows Theory (teoría de las ventanas rotas), fue desarrollado en 1982 por el sociólogo James Q. Wilson y el criminólogo George L. Kelling y su principal argumento es que al vigilar y monitorear áreas urbanas para prevenir (y castigar) “pequeños crímenes”, tales como vandalismo, beber en la vía pública o evadir casetas de cobro (en Nueva York, por ejemplo), se ayuda a crear una “atmósfera de orden y respeto a la legalidad, que puede llevar a la prevención de crímenes más serios” (ver: http://en.wikipedia.org/wiki/Broken_windows_theory).

Esa muy cuestionable “teoría anti-crimen” fue aplicada totalmente por Rudolph Giuliani en Nueva York, quien fuera alcalde de dicha ciudad de 1994 al 2001. Como resultado, tanto la intolerancia, así como brutalidad policiacas fueron en aumento, hasta llegar a los niveles actuales, en donde los “más sospechosos” son generalmente personas de raza no blanca, tales como latinos o afroestadounidenses. Fueron muy famosos casos como el de Abner Louima, inmigrante haitiano, quien por un altercado menor, frente a un centro nocturno, fue brutalmente golpeado, torturado y sodomizado por “policías” neoyorquinos. Otro caso fue el de Patrick Dorismond, también afroestadounidense, quien trabajaba como guardia de seguridad. Fue asesinado por un “policía” que se hizo pasar como un comprador de marihuana. Como Dorismond le reclamara que él no era traficante de drogas y comenzara a forcejear con aquél, dicho “policía” le disparó a quemarropa en el pecho.

Sin embargo, el más sonado caso fue el del joven Amadou Diallo, asesinado el 4 de febrero de 1999. El inmigrante guineano de 23 años fue balaceado frente a su domicilio por cuatro “policías” vestidos de civil, quienes formaban la ya desaparecida Unidad Contra Crímenes Callejeros. Ésta unidad “policiaca”, fundada en 1971, actuaba en clara violación a las libertades y derechos humanos, pues sus miembros operaban vestidos de civil, haciéndose pasar por traficantes de drogas o proxenetas, con tal de, según ellos, “descubrir” a los culpables de felonías. Con Giuliani, esa unidad se reforzó aun más. Sin embargo, tras asesinar a mansalva a Diallo, a quien dispararon 41 tiros, 19 de los cuales penetraron su cuerpo, esa banda de brutales “agentes” se disolvió. El único “delito”, si así puede llamarse a lo que cometió Diallo, fue llegar muy tarde a su casa y tratar de sacar su identificación cuando los “policías”, desde su auto, se la pidieron. Como la credencial del muchacho estaba dentro de un porta-credenciales metálico, aquéllos supusieron que se trataría de un arma y, miedosa y cobardemente, vaciaron sus armas. A pesar de ello, los cuatro fueron absueltos.

Aun así, contrario a la lógica, la brutalidad e intolerancia policiacas, sobre todo hacia no blancos, continúa no sólo en Nueva York, sino en muchas ciudades estadounidenses. Basta señalar uno de los casos más recientes, el de Michael Brown, adolescente afroestadounidense, quien a pesar de estar desarmado y no oponer resistencia a un “arresto”, fue asesinado de varios tiros (ver: http://www.cnn.com/interactive/2014/08/us/ferguson-brown-timeline/).

Y son afroestadounidenses los que llenan mayoritariamente las cárceles de Estados Unidos (ver: http://www.naacp.org/pages/criminal-justice-fact-sheet).

Giuliani, en su momento, se jactó de que su “cero tolerancia” había bajado los crímenes en Nueva York. Sin embargo, investigaciones serias, mostraron que ya antes de su aplicación, habían comenzado a bajar los índices de criminalidad, sobre todo gracias a algunos programas de reconstrucción del tejido social aplicados en esa ciudad.

Es evidente que la criminalidad no se combate sólo atacando sus consecuencias, sino reconstruyendo el tejido social, a partir de programas de integración social, de aplicación de actividades artísticas y humanísticas (enseñanza de música o pintura, por ejemplo), creación de empleos con salarios dignos (no con salarios de hambre, que no son solución), implementación de servicio social, actividades deportivas, entre otras estrategias, tal criminalidad puede, si no eliminarse, sí disminuir. Especialmente se ha contemplado la enseñanza artística y humanista como una efectiva manera de disminuir los índices de violencia y delincuencia que vivimos. Véase, por ejemplo, la cinta “Escritores de la libertad”, protagonizada por Hillary Swank, basada en la historia verdadera de una profesora de enseñanza media - high school -, que asignada a dar clases en una escuela enclavada en un barrio pobre de alta criminalidad, logra sacar adelante a todo su grupo, mediante actividades que consistían en escribir, dibujar, realizar
visitas a museos, conocer personajes famosos y así. El arte, pues, es transformador (ver: http://www.jorgemiyagui.com/#!tx-arte-y-transformacion-socia/co58).

Volviendo a la “cero tolerancia”, ahora ésta es más que conveniente, no sólo para “combatir al crimen”, lo que menos logra, sino a cualquier forma de sedición o activismo social. En todo el mundo, se “criminaliza” ya a cuestiones como manifestaciones, tal cual sucede en España, por ejemplo, en donde ya es un “delito” manifestarse. Esa infame, represiva imposición, bautizada por activistas como ley mordaza, criminalizará la protesta ciudadana, sobre todo la que se haga frente al Congreso de los Diputados o ante la sede oficial del Ejecutivo español. Este esperpento, defendido por el fascista Rajoy, también pretende que quien se oponga a un embargo y desalojo (desahucio) de una vivienda que ya no se pueda pagar, por las razones que sean, será “criminal” (la brutal crisis ha golpeado tanto a los españoles, que más de una cuarta parte de la población trabajadora, unos seis millones está desempleada. Ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2012/06/asi-esta-golpeando-la-crisis-en-una_16.html).

Aquí, en la vecina entidad del Estado de México, también como justificación al combate de la “delincuencia organizada”, se aprobó una absurda “ley” que criminaliza a la persona que circule en un auto sin placas y sin tarjeta de circulación, la que podría pasar de uno a tres años de cárcel. Así, se criminaliza a cualquiera (ver: http://www.alfadiario.com.mx/articulo/2015-01-21/52121/a-la-carcel-quien-circule-sin-placas-en-edomex).

También ha servido excelentemente la “cero tolerancia” para la farsa que es el “combate al terrorismo”. Todas las creaciones de Estados Unidos, a través de la CIA, tales como Al-Qaeda o el más reciente Estado Islámico (EI), han logrado perfectamente su objetivo de crear una especie de islamofobia global que sataniza, muy convenientemente, a casi todos los árabes, con tal de favorecer los intereses territoriales, petroleros y económicos de Estados Unidos y compinches, (el eufemísticamente llamado “Occidente”. Ver: http://www.argenpress.info/2015/01/frustran-complot-terrorista-en-el.html).

No sólo eso, sino que el “combate al terrorismo” está aboliendo o restringiendo severamente las libertades civiles y derechos humanos en todo el mundo, pero sobre todo en Estados Unidos, en donde a partir de los muy sospechosos y mediáticos ataques a las torres gemelas el 11 de septiembre del 2001 por “terroristas”, se dio pie a una serie de abusos y violaciones, sobre todo a árabes, como menciono antes. El llamado “Departamento de Seguridad Doméstica” (DHS) se constituyó durante la presidencia de George Bush y aprobó una serie de severas “leyes” que autorizan, entre otras cosas, el permanente espionaje de ciudadanos, tanto estadounidenses, así como del resto del mundo que sean considerados “sospechosos”, tal y como ha informado el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden, actualmente refugiado en Rusia (ver: http://en.wikipedia.org/wiki/Edward_Snowden).

Incluso, se espió a personajes importantes, tales como la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff o incluso al mafioso, corrupto Enrique Peña Nieto (mientras que Rousseff protestó enérgicamente, Peña Nieto, servilmente, nada cuestionó).

Y son tan cínicas las “autoridades” estadounidenses, comenzando por el propio presidente Obama, que se insiste en que gracias al espionaje que desde hace años se realiza, se “han evitado más ataques terroristas”, lo cual es falso, como el propio Snowden afirma (ver: https://firstlook.org/theintercept/2015/01/23/edward-snowden-shares-billing-nsa-official-privacy-conference/).

Además, la “amenaza terrorista” es un muy buen negocio y conforme se incrementan las represivas “medidas de seguridad”, aumentan las ganancias de lo que yo llamo miedoempresas, por tanto costoso equipo de “seguridad” que debe de adquirirse y emplearse forzosamente en aeropuertos y otras instalaciones, impuesto desde Estados Unidos (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2007/11/la-amenaza-terrorista-el-nuevo-gran.html).

Igualmente tal “amenaza terrorista” ha servido para justificar una masiva militarización en muchos países, pero más que combatir al “terrorismo” o la criminalidad, tal militarización ha servido perfectamente para reprimir cualquier forma de activismo social. Se ha empleado lo que Naomi Klein llama “la doctrina del shock”, la que precisamente justifica el recrudecimiento de la represión “gubernamental” y la imposición de arbitrarias medidas anticonstitucionales de excepción (toques de queda o la ya mencionada militarización), con tal de “restituir la paz social” (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2009/03/la-muy-oportuna-descomposicion-del.html).

En México, empleando tales “argumentos”, una criminal acción de la mafia en el poder fue el aún no aclarado caso de la desaparición de 43 normalistas de la normal rural de Ayotzinapa, que ha sacudido la opinión pública y al activismo a nivel mundial. A esos jóvenes, tan sólo por atreverse a exigir más recursos para su abandonada escuela, los trataron como criminales y, según testimonios recientes, supuestos “policías” los capturaron y los entregaron a verdaderos delincuentes, para que los asesinaran y desaparecieran (ver: http://www.jornada.unam.mx/2015/01/23/politica/005n1pol).

Ese infame, vergonzoso hecho es criminal, represiva intolerancia. Por desgracia, la mafia en el poder, con todo su poder mediático, combinado con una lamentable falta de generalizada consciencia, está desgastando el movimiento en apoyo a los 43, así como, en su momento, logró ir atenuando la masacre de octubre de 1968, la que ha quedado más como un hecho histórico, que como una triste, vergonzosa realidad que aun seguimos viviendo (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2014/12/de-desapariciones-propaganda-comadrera.html).

Y no sólo en el activismo social se aplica la “cero tolerancia”, sino que incluso en las labores que la gente desempeña para sobrevivir, como en la llamada economía informal. Gracias a ésta, es que sobreviven millones de personas en todo el planeta, aproximándose su valor bastante al PIB de Estados Unidos, siendo de poco más de once billones de dólares (11,000,000,000,000) anuales.

Pues bien, como las actividades informales, cuestionablemente se dice, tienden a “perjudicar” a los “negocios formales” (las empresas, de todos modos, se benefician de la venta informal de sus productos), más que a las mafias en el poder (aunque no “cobren “ impuestos, finalmente se benefician de la constante extorsión que aplican al sector informal, con tal de dejarlo trabajar), de repente, se aplican decenas de restricciones que hacen muy difícil que alguien informal se “formalice”. Mucha gente ha preferido cerrar sus locales, dado que ante tanta restricción, sobre todo arancelaria (impuestos y sanciones por todo), lo que les quedaría al final sería menos de la cuarta parte de lo que requieren para sobrevivir. Es el caso de un hombre que me cuenta su caso. Él y su madre operaban un pequeño restaurante casero, “informal”, digamos (fonda, como aquí se les llama). Hace poco lo cerraron. Al cuestionarlo de por qué lo habían hecho, me platicó, sin tapujos, “porque llegaron inspectores y me pidieron los permisos y licencias de todo, que sanitarias, que de riesgos, que de protección al ambiente, que registro ante hacienda… no, la verdad es que no hubiéramos podido seguir. Si con trabajos sacábamos para irla llevando… no, por eso, mejor, cerramos”.

Como de todos modos deben de seguir sobreviviendo, optaron por repartir comida en otros establecimientos o entre los clientes que asistían habitualmente a su extinto restaurante. Claro, al final, ese cierre es una menor competencia para cadenas de restaurantes o tiendas en las que se vende comida chatarra, por ejemplo. Sí, pues pareciera que sólo el big money, o sea, los grandes negocios, comparsa de los mafiosos en el poder, son los que logran imponerse, sobre todo en estos cruentos tiempos de profunda crisis económica

Pero no sólo negocios “informales” son cerrados debido a severas, casi incumplibles, restricciones, sino, incluso, establecimientos acreditados y formales. Tal es el caso de lo que en entrevista me refirió una doctora que labora en una conocida cadena de farmacias de genéricos (las conocidas como Farmacias Similares). En el 2014, la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), realizó sorpresivas e intimidantes “revisiones”, incluso cuando la doctora tenía en consulta a algún paciente. “¡Llegaron de repente, me sacaron al paciente y me exigieron que les mostrara todo, expedientes, historias clínicas, recetas, el kit de emergencia… y como las otras doctoras tenían un desorden, yo fui la pagana. ¡No sabe la impotencia y la rabia que sentí cuando me pusieron el sello, frente a todos mis pacientes, de Clausurado!”. Por la forma en que platica sobre ese arbitrario, prepotente evento, pareciera que eran esos “inspectores”, más que trabajadores de un “organismo gubernamental”, miembros de un cártel delincuencial, tipo “La familia michoacana”, quienes ejecutaron tan artera acción.

Sorprende que en este caso la mencionada Cofepris haya actuado tan diligentemente, cuando no ha sido así con tantos “accidentes” ocasionados por la megaminas, por ejemplo, como la de Buenavista del Cobre, en Sonora, la que derramó millones de litros de desperdicios lodosos y acuosos contaminados con cianuro y otras letales sustancias (ver: http://www.milenio.com/estados/rio_Sonora-contaminacion_en_el_rio_Sonora-Rio_Sonora_afectado_0_361164065.html).

No paró allí lo que me narra la afligida doctora, sino que por el cierre, se descuidó la seguridad del consultorio y ocurrió un robo. “¡Se llevaron más de veinte mil pesos de sustancias controladas y equipo!”, lamenta. Así que por la clausura y el tiempo que tomó dejar el consultorio apto de nuevo para la atención médica, seis meses permaneció cerrado. “¡A esas personas no les importó dejarme sin trabajo!”, reclama indignada la doctora.

Ahora tiene que cumplir al pie de la letra con cuestiones tales como historias clínicas, aunque los pacientes vayan una sola vez y con expedientes, si van más de dos veces. “¡Mire - señala a cuatro pilas de papel acumuladas al fondo del consultorio -, todas esas son historias clínicas, son como 7500, que son las que llevo, nada más de agosto para acá!”. Y también me enseña los expedientes, los que guarda en un archivero. “Los de cofepris me dicen que use una caja de cartón, pero yo les dije que no, que yo prefiero un archivero bien, no sea que hasta por eso otra vez nos quieran clausurar”.

Cuestionada de por qué no emplea una laptop, por ejemplo, para evitarse tanto papel, exclama “¡No, ya ve lo del robo que le dije, no, me la vayan a robar y nadie me responde, no, no, prefiero seguir acumulando papeles y más papeles!”. Dice que prefiere seguir gastando en todo eso, copias de historiales clínicos, impresión de recetas, que ella debe de sufragar de su bolsillo. No recibe salario, sólo lo que cobra de cada consulta, debiendo dar un porcentaje a la empresa. “¡Fíjese, nos exigen estar mejor que en los hospitales públicos!”, reclama, lo cual es verdad, pues quienes hemos asistido alguna vez a “clínicas” u hospitales públicos, nos podemos percatar de que las condiciones tanto de equipo, atención, urgencias, internamiento, medicamentos, así como sanitarias, entre otras, no son las mejores (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2009/03/los-deficientes-servicios-publicos.html).

En fin, como hemos revisado, es, en efecto, en todo el planeta, mucho más fácil y lucrativo para los poderes mafiosos, fácticos, crear “criminales” promulgando “leyes” absurdas, estúpidas, represivas, de “cero tolerancia”, que perseguir y hallar a los verdaderos delincuentes, cientos de los cuales se encuentran mimetizados entre las mafiosas cúpulas de poder que nos subyugan y controlan desde siempre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El triunfo de Syriza. Primeras reflexiones

Antoni Domènech - G. Buster - Daniel Raventós (SINPERMISO)

El triunfo de Syriza es, por lo pronto, una gran victoria de la libertad, de la democracia republicana, del sentido común económico y de la dignidad nacional del pueblo griego. Un triunfo frente al miedo esgrimido como único argumento por las amalgamadas fuerzas de la sinrazón económica, el despotismo político corrupto, la prepotencia neocolonial, la xenofobia recrecida y el extremismo antisocial más descarado.

Y es, enseguida, una gran esperanza para todos los pueblos de Europa, muy particularmente de la Europa mediterránea. El cumplimiento mínimo del programa electoral de Syriza exige una renegociación con las autoridades de la UE -y con el BCE- de los términos de su "rescate". Lo que -todo el mundo se percata- no puede sino poner en causa el núcleo mismo de la locura austeritaria procíclica desplegada hasta ahora por esas mismas autoridades y que ha puesto al conjunto de la Unión Europea al borde de la desintegración. La emocionante alocución de Tsipras en la noche de la victoria electoral ha sido un gran discurso de afirmación de la dignidad nacional del pueblo griego, pero también de enfática afirmación de la fraternidad internacionalista. Desde el simbólico Propileo -el lugar de las grandes movilizaciones populares-, ante un masivo público preso de una justificada euforia y rebosante de banderas tricolores republicanas españolas, Bella Ciaos y otros grandes símbolos de la izquierda antifascista internacional, y muy consciente él mismo de las esperanzas que su gran victoria abre a todos los pueblos de Europa, el ya primer ministro griego habló también en calidad de jefe de toda la izquierda democrática continental. Hoy, en efecto, se abre la posibilidad de una época económica y política nueva en el continente.

La victoria de Syriza viene a certificar también -o eso puede empezar a aventurarse ya- una nueva época "ideológica". Para bien y para mal, una nueva época de inclemente dictadura de los hechos objetivos, brutos y desnudos, consiguiente al pinchazo de la enorme burbuja de fantasías ideológicas, eufemismos y "significantes vacíos" de fieros domadores académico-mediáticos de caracoles. En una especie de fuga hacia adelante idealmente negadora de realidades tan palmarias como desagradables, el ilusorio burbujeo de las "modernidades líquidas", las "economías del conocimiento", las "globalizaciones", los "populismos", los "neoliberalismos", las "sociedades de la información", las "biopolíticas", los "postmaterialismos", las "terceras vías", las metafísicas "potencias constituyentes" o las "grandes moderaciones" fue hinchándose en las dos o tres últimas décadas en paralelo al muy real burbujeo financiero del realísimo capitalismo remundializado, contrarreformado, cleptocrático y neorrentista de nuestro tiempo. Los apologéticos soñadores, a derecha e izquierda, de la pesadilla de una nueva Belle Epoque decimonónica "posmoderna" van despertando sobresaltados en medio de la terrible realidad de unos nuevos años 30 del siglo XX: enormes bolsas de pobreza, enorme desigualdad social, creciente polarización social, ominosa destrucción salarial, crecimiento del racismo, la xenofobia, los fundamentalismos religiosos y los pseudonacionalismos étnicos, imperio de la geopolítica descarnada, y -pésimo augurio- patética desorientación de las parlanchinas "elites" políticas e intelectuales tradicionales (a las que les falta ahora hasta la vergüenza torera de Ortega para admitir galanamente que "lo que pasa es que no sabemos lo que pasa".)

Pinchadas, una tras otra, todas las burbujas, lo que se adivina ahora en Europa es esto: con la creciente polarización social inducida por el hundimiento de la economía política que lo hizo posible y vividero, asistimos al colosal hundimiento del sistema de partidos políticos que expresaba políticamente las realidades sociales del capitalismo reformado de posguerra. En el Sur como en el Norte europeos, está seriamente amenazado aquel duopolio de dos grandes partidos de masas (Volksparteien) que competían electoralmente por el "centro". Queda por ver en qué parará ese terremoto del hasta hace poco considerado inamovible duopolio de la representación política. Símbolo donde los haya de su crisis irreversible: Grecia; ayer: nada menos que el actual presidente de la Internacional Socialista, el hasta hace cuatro años todopoderoso señor Papandreu, es ahora el inane capitoste de un grupúsculo extraparlamentario.

Syriza llega al gobierno en una coyuntura relativamente favorable. Cuando resulta evidente para casi todo el mundo -tertulianos y gacetilleros obnubilados aparte- el fracaso de las políticas económicas europeas de consolidación fiscal. Muy pocos días después de que el presidente del BCE, el señor Draghi, haya tenido que salir a la desesperada, a destiempo y con la ridícula "pistolita de agua" de la flexibilización cuantitativa, como ha dicho el gran economista Varoufakis -muy probablemente la principal autoridad intelectual del próximo gobierno de Tsipras-, a tratar de sofocar en solitario, y censurado por las autoridades monetarias alemanas, el pavoroso incendio de la deflación europea.

También resulta ese triunfo muy oportuno en un país, cuyo combativo movimiento obrero y popular, después de 30 huelgas generales -¡que se dice pronto!- y de innumerables marchas y manifestaciones callejeras, comenzaba a dar síntomas evidentes de cansancio y desmoralización. Hay que esperar que el triunfo electoral de Syriza, un partido dotado de gran capilaridad social y notable fuerza sindical organizada, constituido -y madurado- él mismo por la compleja unión de más de una decena de heteróclitos grupos, formaciones y partidos de izquierda, centroizquierda y extrema izquierda, contribuirá también a revigorizar y a dar un nuevo soplo de moral a los movimientos sociales griegos, tanto en su acreditada vertiente de protesta y contestación, cuanto -¡rasgo interesantísimo de la actual experiencia griega!- en su vertiente de cotidiana defensa y afirmación autoorganizada del bienestar y la economía política populares.

Pero también es verdad que Syriza se dispone desde hoy a tomar las riendas del país en pésimas condiciones para un gobierno de izquierdas radicales e insumisas.

Tendrá que hacer frente a un verdadero infierno social heredado de las políticas económicas de la derecha y del PASOK, y empezar a paliar sus efectos más terribles en todos los ámbitos desde el primer momento.

Y también desde el primer momento, tendrá que hacer frente a unas autoridades europeas que oscilarán entre el realismo económico más elemental, que aconseja hacer borrón y cuenta nueva del Memorándum y comenzar a renegociar la quita de la deuda griega -la amenaza de expulsar a Grecia de la Eurozona es un farol de todo punto increíble-, y el temor político a que las mínimas concesiones en esa negociación generen un efecto de entusiasta contagio en todos los países deudores de la periferia europea, y que el ejemplo de Syriza comience a generalizarse, poniendo abrupto fin al económicamente suicida federalismo fiscal autoritario de la actual Unión Europea y acelerando la crisis de los sistemas políticos duopólicos dominantes.

Mención aparte merece el que con toda probabilidad será el principal negociador de Syriza en Francfort, Bruselas y Washington, el amigo y colaborador de SP Yanis Varoufakis, un filomarxista postkeynesiano que goza de gran y merecida reputación académica internacional -también como experto en asuntos europeos- y que es probablemente una de las cabezas política y económicamente más lúcidas de la izquierda mundial. En los peores momentos de la República de Weimar, otro gran economista marxista tuvo que enfrentarse a tareas de gobierno en circunstancias que guardan sorprendentes analogías con la Grecia actual. En la era de la hiperinflación desbocada (1923), fue, en efecto, el competentísimo ministro de finanzas marxista Rudolf Hilferding quien, a diferencia del liberal Schumpeter (ministro de finanzas en Viena), logró encarar el problema y concebir con espectacular -y mal recordado- éxito la brillante idea de yugular la espiral hiperinflacionaria alemana introduciendo aquel "marco-renta" fiduciario que permitió luego la renegociación de la deuda de Weimar con París, Londres y Wall Street. Pero después del crash financiero mundial de 1929, en la siguiente crisis seria (1932), que no fue de hiperinflación, sino todo lo contrario, de deflación, Hilferding fracasó trágicamente. No llegó a comprender el terrible significado de una espiral deflacionaria en la vida económica. Guiado seguramente por prejuicios doctrinales "marxistas" tradicionales, se opuso tenazmente, desde la dirección del Partido Socialdemócrata alemán, al plan del economista jefe de los sindicatos obreros alemanes, Woitinsky, de revivir la agonizante economía alemana con un "programa de coyuntura" consistente en inversiones públicas masivas y enérgicas políticas sociales. Ese plan sindical in extremis -que contaba incluso con el apoyo de una parte del Estado Mayor alemán- fue la última oportunidad de que gozó la República de Weimar para evitar el golpe de Estado de Hitler y Hindenburg en enero de 1933. El gran Hilferding nunca más se recobró de esa aciaga responsabilidad. En lo que hace al protokeynesiano Woitinsky, terminó sus días en el exilio norteamericano como uno de los principales arquitectos del New Deal roosveltiano. Yanis Varoufakis, que no es precisamente un ideólogo doctrinario, y que acaba de presentarse como un científico que discute y delibera como científico, y no como un vulgar politicastro ergotizante, tendrá ahora ante sí una tarea que es relevante también desde el punto de vista de la historia de las ideas económicas: demostrar que un filomarxista postkeynesiano puede enfrentarse con éxito a los demonios de la deflación. Y tal vez el primer paso en esa tarea pase por recordar a las autoridades alemanas -y a toda Europa- que la República de Weimar no cayó por la hiperinflación de 1923, sino, precisamente, por la espiral deflacionaria que no supo dominar en 1932-33.

En cualquier caso, la victoria de Syriza trae consigo varias lecciones sobre la forma de construir hegemonía social, política y espiritual en los martirizados estados de la periferia deudora de la Unión Europea. Sitúa, por lo pronto, con realismo el escenario del enfrentamiento político entre las oligarquías cleptocráticas rentistas y las clases trabajadoras y populares en todo el continente: no hay atajos en el cambio de la correlación de fuerzas en la Unión Europea. Y muestra, claro está, la viabilidad de una salida por la izquierda en esta peligrosa crisis. Una salida que pasa por la reafirmación de la soberanía y de la dignidad nacional de los distintos pueblos de Europa en el marco de la fraternidad internacionalista: por construir un proyecto democrático europeo capaz no solo de resistir, sino también de negociar y de torcer el pulso a las instituciones de la Troika que exigen inútiles sacrificios económicos, sociales y humanos en el altar del "neoliberalismo". La izquierda griega necesitará desesperadamente, más que nunca, que no se la deje sola. Que nos solidaricemos con ella en todos y cada uno de los pasos de las difíciles negociaciones que aguardan en los próximos meses en Francfort, en Bruselas y en Washington. Que hagamos retroceder decisivamente a la derecha neoliberal en cada uno de los estados miembros, empezando por el Reino de España, alterando de la forma políticamente más efectiva la actual relación de fuerzas: con gobiernos de izquierdas como el de Syriza. En definitiva, la consigna y la responsabilidad de las izquierdas europeas, su obligación internacionalista, es clara: construir una, dos, tres, muchas Syrizas, capaces de abrir una nueva etapa política en Europa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Desde Grecia, Syriza trae vientos de cambios

Alejandro Bodart (desde Atenas, especial para ARGENPRESS.info)

Cuando miles y miles de trabajadores, jóvenes y sectores medios se reunieron el domingo 25 a la noche en la antigua Plaza Klafzmonos de Atenas a festejar el triunfo de Syriza y a escuchar a su líder, Alexis Tsipras, ver esos rostros de emoción me confirmó que vienen vientos de cambios. Y no sólo de cambios para la misma Grecia, como es obvio, sino que esta victoria histórica de una nueva izquierda conmueve a Europa entera y es esperanzadora para los pueblos del mundo.

Habiendo obtenido más del 36 por ciento de los votos y 149 diputados, Syriza ya recibe votos de confianza de diputados de otros bloques parlamentarios con lo cual va a poder formar gobierno propio. Tsipras será el flamante primer ministro y posiblemente su vicecanciller sea mi amigo Costas Isychos, también miembro de la conducción de Syriza, nacido en Quilmes.

Estamos ante un giro político enorme, porque el de Tsipras y Syriza será el primer gobierno de Europa que rechaza el brutal plan de austeridad dictado por la "troika": la Comisión de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI. Con la alemana Ángela Merkel a la cabeza, todo el establishment capitalista europeo y mundial seguirá buscando doblegar a Grecia. Pero los banqueros y poderosos temen esos vientos que se extienden por toda Europa, en donde nuevas alternativas plantean ajustar a los de arriba para resolver los problemas de los de abajo. Así el pueblo griego resolvió decir basta de ajuste y llevó a Syriza al gobierno, que sin duda enfrentará contradicciones, presiones y desafíos.

Tal como lo había hecho en el 2012, para estas elecciones viajé otra vez a Atenas invitado por la conducción de Syriza para llevarles a esos amigos de muchos años todo el respaldo político y personal de nuestro MST-Nueva Izquierda. Con Tsipras, Isychos y muchos otros compañeros de Syriza compartí actos de campaña en los suburbios de Atenas, almuerzos, reuniones, la tensa espera de los resultados en el búnker y el acto triunfal a la noche del 25.

En medio de la crisis capitalista global, el ejemplo de Syriza y el de Podemos en España -que se probará en la elección de mayo próximo- demuestran que la izquierda, si es abierta y se une, puede ser opción de gobierno. Syriza es una coalición radical de izquierda que nuclea a más de una docena de agrupaciones de diversa tradición y perfil, que ponen por delante sus coincidencias sin por ello ocultar las diferencias. Así lograron, en muy pocos años, enfrentar a toda la vieja política, dejar atrás el lastre de la vieja izquierda sectaria y crecer de unos escasos puntos a ganar el gobierno.

La victoria de Syriza nos reafirma en nuestro proyecto de construir en la Argentina una Nueva Izquierda, moderna, unitaria y amplia; un gran movimiento donde en base a un programa por cambios de fondo confluyamos toda la izquierda política y social. Jorge Altamira y el FIT, que siempre denostaron a Syriza pero ahora se suben con oportunismo a su éxito -como también lo hace el gobierno K-, deberían aprender del ejemplo griego y abandonar su sectarismo y autobombo. Si no, no pasarán de lo testimonial. Desde el MST-Nueva Izquierda tenemos la firme voluntad política de seguir en el rumbo de los vientos de cambios que desde Grecia nos trae Syriza.

Alejandro Bodart, es diputado y precandidato a presidente (MST-Nueva Izquierda).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Colombia: Lilia Solano advierte que la ofensiva del Ejército pone en peligro el proceso de paz con las FARC que decretó un Cese al Fuego unilateral

Dick Emanuelsson (ANNCOL, especial para ARGENPRESS.info)


Foto: Entrevista con Lilia Solano, vocera del Frente Amplio, Colombia, acerca la ofensiva militar del Ejército colombiano contra el Cese al Fuego Unilateral decretado por las FARC.

Hace unas horas la Delegación de las FARC-EP publicó un comunicado en donde lanzó un “S.O.S.” sobre el peligro que se levante el Cese al Fuego unilateral que fue decretado por la guerrilla el 20 de diciembre, 2014.

Dice el comunicado insurgente, que “en todo el territorio nacional se intensifica la ofensiva militar”... y agrega que “alertamos a nuestras fuerzas guerrilleras en todo el país sobre la grave situación, lanzamos un SOS al movimiento social y popular de Colombia, Al Frente Amplio por la Paz, a los pueblos y países amigos, para que defiendan este proceso y exijan el cese de la provocación de sectores guerreristas, que buscan con mezquindad, marchitar la esperanza de paz”.

ANNCOL habló con Lilia Solano, vocera del Frente Amplio por la Paz para saber la posición de éste frente que ha vigilado el Cese al Fuego durante el primer mes.

- Hemos recibido informes de todas las regiones con la preocupación, no solo esos hostigamientos militares y de bombardeos, sino también de los movimientos sociales diciendo que hay una enorme persecución a todos aquellos que están trabajando por el proceso de paz. En todo el país se distribuye panfletos de las ´Aguilas Negras´ (grupo ligado a la Inteligencia Militar pero que es llamado ´delincuentes´ por el gobierno), dice Lilia Solano por teléfono desde Bogotá.

Relata que el Frente Amplio hizo una veeduría durante el primer mes del Cese al Fuego, decretado por las FARC entre el 20 de diciembre al 20 de enero.

- Hicimos un llamado al gobierno nacional y nos reunimos con la Iglesia Católica, con Unasur, con la Cruz Roja Internacional y diferentes ministros, diciéndoles la gravedad de la situación siempre de que haya ese escalamiento. En el caso que las Fuerzas Armadas insisten en aprovechar este cese con los hostigamientos, pues ponen en peligro, no solo el Cese al Fuego, sino la Mesa del Diálogo y todo el trabajo que se ha hecho por la paz, dice Lilia Solano.

Escuchar toda la entrevista (20 min.) desde aquí

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Al servicio de quién?

Adolfo Pérez Esquivel

Los servicios de inteligencia del estado se han apartado de la legalidad, se han autonomizado del poder político -que nunca tuvo el control de los mismos- y en las diversas facciones que los atraviesan se encuentran reiteradas evidencias de sus actividades y vinculaciones con campañas de difamación, extorsiones, narcotráfico, trata de personas y tráfico de armas que atentan contra los intereses democráticos de la Nación. Los servicios de inteligencia nunca estuvieron al servicio del pueblo argentino.

Celebramos que hoy el gobierno nacional, luego de desplazar a la conducción de la exSIDE, decida quitarle el poder de las escuchas, subordinar los servicios de inteligencia al poder democrático, y a crear mejores mecanismos de control para que estén al servicio de la Nación.

Esperemos que el proyecto del ejecutivo sea efectivo y que esta nueva Agencia Federal de Inteligencia sea concertada con todas las fueras democráticas y populares para una profunda reforma de las políticas de inteligencia. Sin embargo ahí no termina la tarea, entre otras cosas, también se deberá desarticular la dotación de personal civil de Inteligencia de las Fuerzas Armadas bajo directivas de Milani y la orgánica del cuerpo de informaciones de la Policía Federal Argentina. Así como también se deberá redefinir la manera en que el Estado recolecta y protege la información de la ciudadanía -la ley de identificación actual es de la dictadura de Onganía-. Es fundamental la transparencia legal e institucional en todas las instituciones estatales, incluido el Poder Judicial. En especial en lo que hace a las investigaciones del caso AMIA.

La muerte del fiscal Nisman, cuyas causas revisten todavía varias hipótesis de suicido, suicidio inducido u homicidio, pone al desnudo los déficits pendientes de nuestra democracia para garantizar justicia. Son muchos los interrogantes que este grave hecho genera, y más aún las evaluaciones que pueden inferirse del contexto en que se produce.

Cualquiera sea la evaluación que puede efectuarse de la denuncia del fiscal, resulta necesario investigar la presentación y determinar la pertinencia de sus acusaciones. Pese a las muchas dudas que genera la oportunidad y consistencia de su denuncia, será tarea de la justicia dilucidar la consistencia de la misma.

Desde el inicio de la gestión kichnerista la política exterior adoptada fue alinearse con los EEUU en la acusación contra Irán, de la cual da muestra el nombramiento del fiscal y del todopoderoso responsable de inteligencia en la ex Side designado para trabajar en la investigación de la causa. La acusación contra Irán fue reiteradamente sostenida por el gobierno nacional en diversos foros internacionales pese a que las principales pruebas para sostener dicha acusación provinieran de fuentes interesadas y sospechadas como la CIA y el Mossad. Los EEUU iniciaron una guerra basados en acusaciones fraguadas obtenidas por los servicios inteligencia que acusaban a Irak de poseer armas de destrucción masiva. Esta acusación permitió justificar la invasión, desbastar Irak y generar un proceso de desestabilización regional. Una investigación independiente debiera apelar a diversas fuentes, no sólo las que provean sectores de inteligencia, para poder fundamentar las acusaciones de quienes fueran los ejecutores del atentado de la AMIA.

La investigación de la causa AMIA, como ilustra la información provista por WikiLeaks, evidencia el alineamiento y colaboración del fiscal Nisman con las instrucciones dictadas por la embajada norteamericana para centrar la acusación sobre Irán, descartando la investigación de otras pistas también plausibles de sospecha como la mentada pista Siria que no ha sido explorada en las investigaciones en curso para evaluar su pertinencia o descartarla con fundamentos. La causa ha quedado moldeada por las disputas de diversas facciones de los servicios de inteligencia cuyo principal responsable se alineaba con los intereses de los EE.UU. Y todo indica que el objetivo es asegurar una trama de impunidad de la misma.

El Poder Judicial en lugar de disponer como auxiliar de su investigación la eventual información que pudieran haberles provisto las agencias de inteligencia aparece en diversas oportunidades y con diferentes actores subordinada y presa de los designios y disputas de estos servicios que inteligentes.

Han transcurrido más de 20 años sin lograr justicia del atentado en la AMIA y la embajada de Israel, actos terroristas que continúan en la total impunidad; frente a esta situación APEMIA (una de las organizaciones de familiares de la AMIA), ha presentado un proyecto de ley para la formación de una comisión investigadora independiente, es un derecho que tienen los familiares de las víctimas y el pueblo argentino.

Como comunidad reclamamos junto a los familiares de las víctimas de la AMIA que la justicia investigue en forma independiente todas las pistas que puedan asegurar la identificación y sanción de los responsables del atentado, así como para sancionar la trama de ocultamiento e impunidad que ha impedido una investigación independiente de la causa.

Acompañamos a los familiares del fiscal en este momento de dolor y reclamamos que se investigue su muerte con la celeridad necesaria para esclarecer los hechos.

La democracia y los derechos humanos no se regalan, se construyen con la participación ciudadana. Y en esta etapa resulta fundamental asegurar la subordinación y control democrático de los servicios de inteligencia. Tengamos presente que sobre la impunidad no es posible construir la democracia.

- Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nobel de la Paz y Presidente del Servicio de Paz y Justicia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Fabián Harari: "Es un crimen que involucra al corazón de la clase dominante"

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Para el Doctor en Historia Fabián Harari la muerte del ex Fiscal Alberto Nisman es un "crimen de Estado" donde emergen varias cuestiones a mirar atentamente: los servicios secretos, la CIA, el Mossad, los intereses de China y Rusia, Estados Unidos, el atentado a la AMIA, la interna mafiosa entre "servicios ocultos", Stiusso, los K, la oposición, los medios y la puja interburguesa.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Servicios, buches y espías para todos (Otra vez, gato por liebre)

CORREPI

Desde la madrugada en que apareciera muerto, con un tiro en la cabeza, el titular de la Unidad Fiscal AMIA Alberto Nisman, se impuso en los medios (“amigos” y “enemigos” del gobierno) un escenario que mezcló irreverentemente el atentado terrorista a la AMIA y sus 85 muertos con opiniones más o menos “expertas” sobre pestillos y cerraduras, pasadizos con aires acondicionados, dermotest vs. barrido electrónico, autopsias “psicológicas”, escuchas telefónicas que dan más vergüenza ajena que miedo y demás paparruchadas distractivas. Con el paso de los días, sin embargo, el tema de los “servicios de inteligencia” se fue afianzando como telón de fondo del espectáculo, hasta llegar al discurso presidencial del lunes 26 de enero, en el que la presidenta anunció, por cadena nacional, que se había dado cuenta que es necesario “cortar de cuajo” con esa “calesita permanente de fiscales, jueces y medios de comunicación” que constituye la Secretaría de Inteligencia, una “deuda de la democracia”.

Hasta el más benévolo dirá que resulta bastante tardío el reconocimiento de la “deuda” por parte de quien ejerce la primera magistratura desde hace más de siete años, y fue cónyuge y primera socia política del que gobernó los cuatro años anteriores, sin contar sus previas experiencias en bancas legislativas y casas de gobierno municipales y provincial.

La SI (Secretaría de Inteligencia), hasta 2005 SIDE (Secretaría de Inteligencia del Estado) y en su origen CIDE (Coordinación de Informaciones de Estado, creada en 1946 por el presidente Juan Domingo Perón) depende directamente del Poder Ejecutivo Nacional. No hay –no hubo nunca- intermediación alguna entre el Secretario de Inteligencia, que es un miembro especial del Gabinete de Ministros del Poder Ejecutivo Nacional, y la Presidencia de la Nación. Por algo cada gestión, desde 1983 a la fecha, colocó en ese cargo a “hombres de confianza”, como lo fueron, desde mayo de 2003, Sergio Acevedo, Héctor Icazuriaga, y ahora Oscar Parrilli; o antes Facundo Suárez (padre) para Raúl Alfonsín; Juan Bautista “Tata” Yofre y Hugo Anzorreguy para Carlos Menem; Fernando de Santibáñez y Carlos Becerra para Fernando de La Rúa y Carlos Soria y Miguel Ángel Toma para Eduardo Duhalde.

“Los más leales de los leales” parece ser el lema para elegir a quienes dirigen el aparato de espionaje más importante, pero no el único con el que cuenta el estado argentino. Además de la SI o SIDE, cada fuerza armada y cada fuerza de seguridad tiene su propia estructura en materia de espionaje y análisis de datos, que sólo trascienden de vez en cuando, y por algún episodio puntual, como sucedió con el Proyecto X de Gendarmería en noviembre de 2011, a partir del extraordinario ataque de sinceridad contenido en declaraciones testimoniales de gendarmes e informes de la fuerza, incorporados en diversas causas penales contra trabajadores de Kraft, Paty, el Frigorífico Rioplatense y otras de la zona norte del GBA. Si algo se probó, muy a pesar de los jueces, en la causa iniciada a partir de la denuncia formulada por los trabajadores, es que no se trató nunca de una iniciativa propia de la fuerza, a escondidas, sino del estricto cumplimiento de las órdenes del ministerio de Seguridad, es decir, del gobierno nacional.

No significa ello que no existan “internas”, a partir de fricciones entre sectores que responden a proyectos divergentes dentro del amplio espectro de los partidos de gobierno, al punto de generarse en más de una ocasión enfrentamientos fraccionales en los que unos y otros utilizan, contra sus competidores internos, las mismas herramientas con las que cumplen su “función pública”. Es que, como decía Rodolfo Walsh, “hombres violentos suelen tener parientes violentos (…) y sus conflictos personales y aun sus pequeños incidentes cotidianos suelen resolverse por la vía del arma reglamentaria”. Fue así que, poco después, una interna en el ministerio de Seguridad puso en primera plana al infiltrado agente de la PFA Américo Balbuena, que por 11 años había trabajado doble turno, como periodista y como infiltrado en la Agencia de Noticias Rodolfo Walsh.

¿Acaso descubrimos con el oficial Balbuena que la PFA tiene su propio aparato de “inteligencia”? No. Si en los ‘80 trascendieron las tareas de inteligencia sobre militantes populares realizadas por el DEPOC (Departamento de Protección al Orden Constitucional) de la Policía Federal, en los ’90 ese organismo, reconvertido en la División Operaciones del Departamento Seguridad de Estado, fue el principal protagonista del espionaje sobre las organizaciones populares.

Lo constatamos en 1995, cuando el entonces ministro del Interior, Carlos Corach, denunció ante la justicia federal a un conjunto de militantes y organizaciones por una serie de graves “delitos”. La prueba acompañada, que sirvió al juez Liporace, después de tener la causa en secreto de sumario por casi dos años, para dictar procesamientos y órdenes de detención, eran un video y “dos carpetas conteniendo información de inteligencia” (sic) encuadernadas con tapas azules.

El video contenía imágenes editadas, confusamente mezcladas, subtituladas y ¡musicalizadas! en las que se observaban rostros de dirigentes de las agrupaciones denunciadas en distintas actividades y protestas, como movilizaciones en el aniversario de Walter Bulacio, manifestaciones estudiantiles contra la Ley Federal de Educación y marchas de los jubilados en Congreso. Las carpetas, que comenzamos a llamar “Libro Azul” a falta de otro nombre, contenían información política y personal sobre más de 250 personas de casi todo el arco militante de la izquierda (no sólo de los denunciados). Las más de 500 fojas eran fotocopias de un original que nunca se entregó, en las que se habían eliminado sellos, firmas y todo signo que pudiera identificar al “servicio” que recabó la información.

Buena parte de los datos se referían a reuniones cerradas en locales o domicilios privados, por lo que se los debió obtener “pinchando” teléfonos, introduciendo micrófonos o mediante agentes encubiertos infiltrados en las agrupaciones. En posteriores investigaciones judiciales, la Policía Federal, la SIDE y el ministerio del Interior, negaron tajantemente haber confeccionado esas carpetas, lo que motivó que en 1997 se iniciara una causa contra Carlos Corach, para determinar el origen del “Libro Azul”. Esa causa, instruida por la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, fue debidamente archivada un par de años más tarde, a pesar de los esfuerzos de los denunciantes.

Similares “informes de inteligencia” son habitualmente provistos por personal de la Policía Federal, la SIDE y otras dependencias oficiales en múltiples causas, como la seguida hace más de 12 años contra los integrantes de un comedor popular en el barrio del Abasto, en la ciudad de Buenos Aires, donde los espías hablaban de “vínculos con Sendero Luminoso” porque, entre los concurrentes al comedor, había ciudadanos peruanos.

En 2001, CORREPI intervino en la defensa de los imputados en la causa nº 22.944 del Juzgado Correccional nº 8, secretaría nº 61 de la Ciudad de Buenos Aires, iniciada como consecuencia de la movilización a la Casa de la Provincia de Salta el 18 de junio de 2001, en repudio de los asesinatos de José Barrios y Carlos Santillán. Allí, el Comisario José Antonio Portaluri, jefe de la División Operaciones del Departamento Seguridad de Estado de la PFA, remitió al juzgado un informe de “inteligencia” en el indicaba a la jueza a quiénes se debía procesar. Con fotos, nombre y apellido, número de documento y domicilio, el informe identificaba a tres personas, dos muchachas veinteañeras integrantes de una de las organizaciones movilizadas, y un simple adherente que ni siquiera había concurrido a la movilización. Al final del informe, el comisario lamentaba que no pudiera dirigirse la acción penal contra un referente piquetero en particular, porque ese mismo día estaba en otra provincia, donde había hecho declaraciones a la prensa.

También en 2001, descubrimos que los militantes de CORREPI éramos foco de interés de los servicios del Servicio Penitenciario Bonaerense. Una compañera abogada, que concurrió a un penal provincial, notó que, antes de autorizar su ingreso, el guardiacárcel consultaba un listado. Con cierta ingenuidad, el uniformado le pidió disculpas por la demora, explicándole que “si vienen los abogados que están en este memo, tenemos que avisar a la superioridad”. En el marco de una acción de habeas data, confirmamos la existencia del “Despacho 02/01″, que ordenaba al personal de todas las unidades penales de la provincia, comunicar a la Secretaría de Informaciones del Servicio Penitenciario Bonaerense la visita de los abogados de nuestra organización antirrepresiva, incluyendo los nombres de los internos entrevistados. El Inspector Mayor del SPB Carlos A. Scheffer, titular de esa secretaría, y firmante de la directiva, declaró ante el titular del juzgado nº 19 de La Plata que el despacho había sido dictado en atención a que había recibido una nota anónima que acusaba a los militantes de CORREPI de “fomentar y facilitar motines y fugas en los penales”. Explicó que, aunque el anónimo “carecía de todo viso de seriedad”, decidió redactar y firmar la orden interna, a través de la cual se registraban todas las concurrencias a cárceles de los integrantes de la organización, así como los nombres de los visitados, en su mayoría presos políticos.

No es necesario, para el activo militante, recordar el rol que jugó en 2002, antes y después de la masacre del Puente Pueyrredón, el secretario de Inteligencia de entonces, Carlos Soria, uno de los encargados de instalar el clima que anticipaba, desde los más altos niveles del poder político nacional, la represión. Y después, fue el gestor y vocero de la “denuncia del complot”, que trató de convertir el plan de lucha de las organizaciones de desocupados en un siniestro plan subversivo.

Ya en 2004, verificamos, nuevamente, la existencia de estas tareas de inteligencia en la causa iniciada tras la represión a la movilización del 31 de agosto de ese año, en Plaza de Mayo. Además de muchos heridos, fueron detenidos 102 compañeros, siete de los cuales fueron procesados con prisión preventiva, hasta diciembre de 2004. La principal “pieza acusatoria” era un “informe” emanado del Departamento Seguridad de Estado de la PFA, basado en tareas de inteligencia seguidas contra varias agrupaciones, en el que, por el sólo hecho de “haber participado” de determinadas movilizaciones o de “haber reivindicado” hechos de protesta antiimperialista, se identificaba a varios dirigentes de esas organizaciones, acompañando material fotográfico y “fichas” personales. Además de esos datos, el informe, firmado por el comisario Cantalicio Bobadilla, contenía su propio “análisis” de la información, que concluía que, en realidad, todas esas agrupaciones eran simples “frentes de masas” de una única organización clandestina, que tenía por objeto desestabilizar el sistema democrático.

El juez a cargo, Juan José Galeano, no sólo incorporó el informe y le dio entidad como prueba válida, sino que, en otra causa que simultáneamente instruía por un escrache a la petrolera Repsol, ordenó a la policía federal que intensificara sus medidas de inteligencia sobre los manifestantes y sus organizaciones.

Después de las masivas movilizaciones antiimperialistas en Buenos Aires y Mar del Plata durante la Cumbre de Presidentes de noviembre de 2005, más informes de inteligencia fueron utilizados para criminalizar a los manifestantes. En el caso de Mar del Plata, el juez federal Castellanos recibió un “informe de inteligencia” elaborado por el ministerio de Seguridad bonaerense. El informe incluía precisos datos de todo el arco político que se movilizó contra Bush en Mar del Plata, y no estaba firmado por un comisario ni un comandante de gendarmería, sino por el ministro León Arslanián.

Además de estos ejemplos de “inteligencia” federal y bonaerense, en tiempos nada lejanos se verificó, también, que la Armada hacía lo propio en la ciudad de Trelew. Y si dispusiéramos de más espacio, podríamos abundar con otros ejemplos concretos, empezando por el aparato de inteligencia del ejército, dirigido, por decisión de Cristina Fernández, por el genocida general César Milani.

Es con estos antecedentes que debemos analizar hoy el proyecto de reforma de la SI anunciado por la presidenta, que, como todo lo anterior, tampoco es novedoso.

El 19 de abril de 2004, en tiempos de la “cruzada Blumberg”, el gobierno nacional, entonces encarnado en Néstor Kirchner, anunció un “Plan Estratégico sobre Justicia y Seguridad”. El “plan”, además de las clásicas recetas de mano dura (baja de la edad de imputabilidad, dificultación de las excarcelaciones y otras medidas alternativas a la prisión preventiva, justicia “veloz” para delitos in fraganti, incorporación al Código Penal de nuevos delitos “contra el terrorismo”, aumento del número de efectivos de las fuerzas, creación de figuras como el “arrepentido”, construcción de más cárceles, etc.) preveía la creación de la AGENCIA FEDERAL DE INVESTIGACIONES en reemplazo de la entonces SIDE, con más o menos las mismas características que anoche explicó Cristina Fernández.

Aquel Plan Estratégico fue presentado en el Salón Blanco de la Casa Rosada por el ministro de Justicia de la época, Gustavo Béliz, que poco después tuvo que irse del gobierno y del país porque se atrevió a mostrar en TV la foto del espía favorito (hasta hace poco) del kirchnerismo, Jaime Stiuso/Stiles. La causa penal iniciada contra Béliz (que merece ir preso por muchas otras cosas, como su relación con el ideólogo del Manhattan Institute William Bratton) todavía esta dando vueltas en la Corte Suprema.

Once años después, Cristina Fernández nos presenta el mismo gato, y nos vuelve a decir que es liebre. Con uno u otro nombre, dependiendo de la presidencia o de la procuración, la “calesita” seguirá dando vueltas para el mismo lado. Igual habrán jueces y fiscales, y periodistas y opinólogos, empresarios y políticos, financistas y de todo un poco, que funcionen como informantes reclutados de modo más o menos voluntario por los servicios de inteligencia. Seguirán yendo y viniendo los sobres con dinero o con amenazas de divulgar secretos de alcoba u otros al mejor estilo del J. Edgar Hoover de los ´50. No cambiará la realidad del escuchado porque sea un empleado de una fiscalía el que grabe y transcriba lo que le interese.

El aparato estatal, con sus gobiernos de turno, bajo el nombre y la estructura legal que los tiempos le aconsejen, va a seguir espiando, infiltrando, reclutando buches y persiguiendo a propios y extraños, mientras sean unos pocos los que vivan a costa de los demás. No es de los jefes de ese aparato que vendrán las soluciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“El número de espías es incalculable y da escalofríos de solo imaginarlo”

RNMA - RED ECO

En el Enredando las Mañanas de este martes 27 de enero, Miriam Bregman - abogada de Jorge Julio López, investigadora y denunciante del “proyecto X” y del infiltrado en Agencia Walsh- se refirió al funcionamiento de los servicios de inteligencia en la actualidad. Dijo que el número de espías es incalculable, pero que son miles.

Enredando las Mañanas: ¿Cuántos servicios de inteligencia hay funcionando? ¿Cuántos agentes? ¿Al servicio de quién?

Miriam Bregman: Son muchos los servicios de inteligencia que supuestamente se tendrían que haber desactivado después de la dictadura, que conservan incluso el mismo plantel de la dictadura genocida. El caso de Antonio Stiusso, que ha pasado desde el ´72 hasta la fecha por todos los gobiernos constitucionales y dictatoriales, es un buen ejemplo.
Nosotros nos hemos encontrado con la actuación de estos servicios en diferentes causas que tienen que ver con nuestra práctica de derechos humanos, con nuestra militancia. Una de esas es la del agente Balbuena, de la Policía Federal, que estuvo infiltrado en la Agencia de Comunicaciones Rodolfo Walsh por casi una década, y forma parte de un cuerpo de espías que según el diputado Marcelo Sain se calcula en mil integrantes.
En estos días se hablaba de dos mil de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE). El número que tiene Gendarmería asignado al Proyecto X no lo podemos calcular, nosotros vimos que es un personal muy importante, porque cuando tuvimos acceso a las distintas pruebas vimos que había informes de todo el país. Es muy difícil de calcular, pero estamos hablando de miles y miles.
Esto se replica en las policías provinciales, en estas fuerzas federales que tienen agencias en el interior del país, y no hablamos de la Prefectura, ni siquiera de cuánta gente tiene a cargo el Jefe de Ejército César Milani en esa fuerza. El número es incalculable y da escalofríos de solo imaginarlo.
Estos servicios cumplen un rol de espionaje interno y lo utilizan los diferentes gobiernos para poder espiar a los opositores políticos.
Uno ve que aparecen a la luz pública cada vez que hay una disputa. Recordarán todos cuando Néstor Kirchner se peleó con Juanjo Álvarez y apareció la carpeta de Juanjo Álvarez que era de la Secretaría de Inteligencia.
Milani mismo fue el que informó que Gerardo Martínez de la UOCRA era del Batallón 601.
Todos los usan para sus respectivas disputas políticas, y después también como estamos viendo hoy, que incluso se puede llegar a padecer por aquellos que lo han utilizado durante años.
Sabemos que la izquierda, que los movimientos sociales, que los luchadores populares, que los organismos de derechos humanos hemos sido siempre un blanco de estos servicios de inteligencia.
Otra función no se les conoce. El atentado de la AMIA no es que lo pudieron prever, sino que fueron parte de los que lo cubrieron y participaron en él. Es un funcionamiento que amerita que discutamos la disolución completa y el desmantelamiento total de la Secretaría de Inteligencia.
Atraviesan a todos los gobiernos. Yo siempre recuerdo una frase que utilizamos en nuestros alegatos en la causa Esma: cuando un prisionero de la Esma iba a ser liberado, uno de los represores que actuaba allí dijo que se cuidara, porque los gobiernos pasaban pero la comunidad informativa siempre quedaba. La comunidad informativa es esto.
No es un poder oculto. Es oculto para el pueblo trabajador, para nosotros, para ustedes, pero no es oculto para los que gobiernan, porque se ha demostrado que se aprovechan de eso. El ex presidente Raúl Alfonsín lo tuvo de custodio a Raúl Guglielminetti, un agente del Batallón 601. En el caso de Stiusso se demuestra cómo este gobierno lo usó.

ELM: ¿Qué rol estaría cumpliendo Milani hoy?

MB: El rol de Milani es oculto. Se dice que se estaría concentrando la inteligencia en él, pero son especulaciones a partir de que se le han comprado equipos y se le ha aumentado el presupuesto. Deberíamos saber a qué se dedica Milani, pero es algo que está absolutamente oculto. Primero que Milani debería estar preso, por la desaparición del soldado Alberto Ledo durante la última dictadura, y segundo, deberíamos todos conocer cuáles son las tareas que está realizando, porque el Ejército tiene prohibido realizar cualquier tarea de inteligencia interior, entonces es una obligación del gobierno informar cuáles son las tareas que cumple y a qué se destina el millonario presupuesto que se le acaba de aprobar.

ELM: ¿Quién avala tanto la función del Secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni?

MB: Evidentemente Berni se ganó un lugar reprimiendo trabajadores. Ha llevado la voz cantante del gobierno, por ejemplo en el conflicto laboral de la autopartista Lear. Es el que reprimió, el que mandó a más de ochenta personas al hospital. Viene a ser parte de lo que muchos denunciamos como un giro a la derecha del gobierno. Es el exponente máximo de esa política y del recrudecimiento de la criminalización de la protesta social. Es de estos monstruos que genera el kirchnerismo, que después terminan actuando como actúan.

ELM: ¿Cómo imaginan ustedes este desmantelamiento de los servicios?

MP: Nosotros creemos que es algo urgente y lo estamos pidiendo desde hace un tiempo. En octubre presentamos un proyecto a través del diputado Nicolás del Caño para que la Secretaría De Inteligencia entregue en forma inmediata todos los archivos que provienen de la dictadura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un imputado, dos custodios y tres puertas, las pistas de la muerte de Nisman

COSECHA ROJA

No habrá una nueva autopsia del cuerpo de Alberto Nisman, no será necesario. Así lo comunicó la titular de la investigación, Viviana Fein. La familia recibirá el cuerpo y lo enterrará el jueves en el sector nuevo del Cementerio Israelita de Tablada. Mientras, la investigación avanza: hoy allanaron nuevamente el departamento, pasaron a disponibilidad a dos policías federales que custodiaban al fiscal y analizaron las cámaras de seguridad. Qué pasos sigue la investigación caratulada como “muerte dudosa”.

1) Escena de la muerte: #arma #cerraduras #pasadizo

Nisman apareció muerto con un disparo en la sien la noche del domingo 19 de enero en su departamento de Puerto Madero. Estaba tirado en el piso del baño, trabando la puerta. Debajo del cuerpo estaba el arma que disparó y que le prestó un colaborador. En la bañadera había manchas de sangre. Cuando la médica legista lo revisó, el cuerpo llevaba “entre 12 y 15 horas de fallecido”, según dijo la fiscal Fein.

El departamento tiene una entrada principal (a la que sólo se accede ingresando un código en el ascensor), una puerta de servicio y otra -angosta- que conduce al pasadizo en donde se apoyan los aires acondicionados. Walter es un cerrajero al que los guardias de la torre suelen llamar y el que abrió la puerta de servicio. Los peritos levantaron huellas en el pasadizo de los aires acondicionados en donde caminan los técnicos que hacen mantenimiento y reparaciones. Encontraron una pisada y una huella dactilar en uno de los barrales de protección. Las puertas de aluminio de los extremos comunican los living del departamento de Nisman y de uno de sus vecinos. Los investigadores deben determinar si esas puertas pueden cerrarse desde adentro y a quién pertenecen las huellas. Las fotos de esos pasadizos fueron difundidas en las redes sociales.

2) Autopsia: #plomo #sien #trayectoria

La autopsia determinó que Nisman murió de un disparo en la cabeza. Los peritos aseguraron que no hubo intervención de terceras personas y que el plomo extraído de la cabeza de la víctima y la vaina hallada al costado corresponden en un 99 por ciento con el arma secuestrada en la escena. El disparo con la Bersa calibre .22 -registrada a nombre del colaborador de la fiscalía- fue en la sien, a dos centímetros de la oreja. Y la bala entró por el parietal derecho, desde abajo hacia arriba. El cuerpo estaba tirado en el piso del baño, trabando la puerta. Debajo de uno de los brazos estaba la pistola calibre .22 y en la bañadera había manchas de sangre.

Los resultados del barrido electrónico que realizaron los expertos de la Policía Científica de la Bonaerense determinaron que no hay restos de plomo en las manos de Nisman. Sin embargo, eso no descarta que haya sido él quien disparó. “El calibre del arma (que provocó la muerte del fiscal) es tan pequeño que no permite que el barrido de positivo”, dijo la fiscal Viviana Fein en declaraciones radiales. Según el perito criminalista Raúl Torre, “un arma de tipo pistola (recámara cerrada) y reducido calibre de fuego anular .22, puede dar negativo aún habiendo disparado”. Los peritos realizarán un nuevo disparo con el arma para ver si deja pólvora.

3) Testigos y declaraciones: #Lagomarsino #madre #exesposa #custodios

Los custodios de Nisman eran diez policías federales que lo cuidaban desde 2007. El viernes anterior a la muerte el fiscal acordó con ellos que fueran el domingo antes del mediodía pero nunca apareció ni atendió los llamados. Los oficiales que habían acudido al encuentro le avisaron a la secretaria y a la madre del fiscal que no lo encontraban. Eran las dos de la tarde. Recién a las 22:45, después del hallazgo del cuerpo, se enteraron las autoridades policiales: por esa demora en reportar la falta de respuesta de Nisman a los superiores, el Ministerio de Seguridad abrió un sumario administrativo a los dos custodios que estaban en Le Parc. Según publicó Infojus Noticias, el suboficial Armando Niz y el sargento Luis Miño incurrieron en una “falta grave” y hoy fueron puestos a disponibilidad.

La madreSara Garfunkel fue la que encontró al hijo muerto en el departamento de Puerto Madero. Ella tenía las dos llaves de la puerta de servicio, por eso los custodios la llamaron. Sara pudo abrir una de las cerraduras pero cuando intentó con la segunda encontró una traba: del otro lado, la llave estaba puesta y tuvo que llamar a un cerrajero. Cerca de las 23 logró entrar al departamento y vio que estaba todo ordenado, que no faltaba nada, que nada llamaba la atención. Salvo la luz del baño, que estaba prendida. Ahí, trabando la puerta y tirado en el piso, estaba el cuerpo de Nisman. La mujer declaró ante la fiscal Fein durante más de tres horas y dijo que no cree que haya sido un suicidio.

La ex esposade Nisman es la jueza federal Sandra Arroyo Salgado. Con él estuvo casada más de diez años y tuvo las dos hijas con las que estaba en Europa cuando se enteró de la muerte del fiscal. Volvió de inmediato, declaró y se presentó como querellante, en representación de las hijas y de la madre de Nisman, Sara Garfunkel. El viernes declaró durante 8 horas ante la fiscal Fein y ayer lo hizo nuevamente.

El cerrajeroWalter abrió la puerta de servicio del departamento de Nisman. Los guardias de la torre Le Parc suelen llamarlo cuando un vecino lo necesita. “La llave estaba puesta. La levanté, la empujé y abrí”, dijo ante las decenas de periodistas que lo esperaron el miércoles, cuando salió de declarar en el Palacio de Tribunales. Contó que tardó más en guardar las cosas que en abrir.

4) El único imputado

El sábado a la noche Diego Lagomarsino, experto en informática y colaborador de Nisman, lo visitó y le dio el arma Bersa calibre .22 hallada en la escena de la muerte. Los investigadores creen que fue la última persona que lo vio con vida. La justicia imputó al colaborador personal por facilitarle el arma y violar el Código Penal.

El lunes Lagomarsino se acercó a la fiscalía y le contó a Fein que él le prestó el arma, que fue Nisman quien se la pidió porque temía por su seguridad y las de las hijas. También le dijo que se sentía culpable, que no debería haberle dado una pistola y que no midió la magnitud de la situación.

El colaborador de Nisman violó el artículo 189 bis, apartado 4 del Código Penal que dice: “Será reprimido con prisión de un año a seis años el que entregare un arma de fuego por cualquier título a quien no acreditare su condición de legítimo usuario”. Ahora la fiscal seguirá investigando las pruebas recolectadas y los testimonios para decidir si la imputación puede extenderse.

Lagomarsino es especialista en informática y empleado de la UFI AMIA, la unidad que estaba a cargo de Nisman. Según publicó Página/12, era un colaborador muy cercano al fiscal que iba poco a la oficina y mucho departamento de Puerto Madero. Ese sábado la visita quedó registrada en las cámaras de seguridad del Le Parc.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“Nuestra labor como docentes, es formar profesionales comprometidos con proyectos enmancipatorios”

Melissa Zenobi (ACTA)

En diálogo con ACTA, Claudia Barigorria, secretaria Administrativa de la CTA Nacional y secretaria Adjunta de la CONADU Histórica, se refirió a los triunfos de la lucha de su Federación durante el 2014 y a las perspectivas para este 2015.

-¿Qué balance haces del 2014 en relación a la lucha de los docentes universitarios?

- En el plano salarial, tuvimos un año de mucho conflicto, sobretodo cerrando lo que fue el primer cuatrimestre del año. Tras padecer las consecuencias de un acuerdo firmado por las federaciones afines al Gobierno Nacional en el 2013, donde por primera vez se establecía una paritaria de 16 meses. Acuerdo que nuestra Conadu Histórica rechazó por insuficiente. Esto fue absolutamente coordinado por el Gobierno Nacional y sus acólitos para poder garantizar un inicio de clases en marzo sin conflicto. Cuestiones que no se dieron, con consecuencias muy perjudiciales desde el punto de vista académico. En la Universidad de Tucumán, nuestro gremio de base, la ADIUM, sostuvieron un conflicto durísimo durante 90 días, sin clases, ni investigación, ni extensión, ni exámenes. Allí consiguieron una suma fija que los compañeros cobran todos los meses, y en algunos salarios, representa un aumento del 60%. Osea que Tucumán ganó, al menos en lo salarial.

-Si no fuera por las complicidades con las federaciones afines, otra hubiese sido la realidad en el resto del país.

- Han sido millonarias las sumas que han recibido las federaciones que acordaron, mientras que nosotros rechazamos y denunciamos este tipo de acuerdos completamente ajeno a lo que fue el avance de la inflación, el aumento de costo de vida y lo que es nuestro salario, ya de por sí despreciado. Justamente nosotros sostenemos que nuestra labor como docentes, es formar profesionales comprometidos con proyectos enmancipatorios y trasformar a la nueva dirigencia. Porque más allá de que los alumnos se formen en otros ámbitos mucho más colectivos, la universidad te da un piso imprescindible para los tiempos que corren en nuestro país y en el mundo.

-¿Y en relación al Convenio Colectivo de Trabajo?

- Este año tuvimos también una lucha muy intensa por el Convenio Colectivo de Trabajo, que luego de más de 20 años, logramos firmar. Este paso sí contó con la firma de todas las federaciones. Firmamos con los rectores del CIN, que es nuestra patronal más directa y también con el compromiso del Ministerio de Educación de la Nación de que esto se va a poder homologar e implementar. La ratificación de este convenio la hicimos en el Ministerio de Trabajo, el 19 de agosto de 2014, en presencia de la doctora Noemí Rial y a partir de allí. Restaba el trámite de que esto se mandara a publicar en el Boletín Oficial de la Nación para que pudiera entrar en vigencia de manera obligatoria, como todos los decretos homologados por el Poder Ejecutivo, una vez publicado se pueden exigir todos los derechos que allí figuran. Al día de la fecha, nuestro convenio colectivo no ha sido publicado en el Boletín Oficial.

-¿Y esto a qué se debe?

- Una publicación puede tener un mes o dos de demora, sin embargo acá por distintas pretensiones, sobretodo los rectores del CIN, de que este convenio no sea aplicado en su totalidad en las distintas universidades. Los rectores dicen “nosotros gozamos de autonomía universitaria, que es constitucional, y si el convenio viola nuestro estatuto en algún punto, ese punto no se aplica”. Nosotros decimos que es al revés, el convenio, una vez homologado, es Ley, y ningún estatuto de universidad puede estar por encima de una Ley Nacional. Otro eje al cual le dimos muchísima importancia por el rol estratégico que cumple para nosotros, es la formación docente gratuita. Nuestra Federación fue excluida de los programas de capacitación gratuitos que firmamos en 2008 todas las federaciones con el Gobierno Nacional. Y fuimos excluidos por no haber aceptado el ofrecimiento salarial, osea que hay docentes que tienen derechos a capacitarse de manera gratuita, en tanto y en cuanto sus dirigentes acepten un ofrecimiento salarial miserable. Y quienes no, que son 24 universidades sobre un total de 50, no tienen derecho a esa capacitación y, por ende, deben pagar en lo que llamamos el “supermercado de cursos”. Por lo tanto, lanzamos un programa de formación docente gratuito, bancado y sostenido con los fondos de nuestra federación nacional.

-¿De qué se trata este programa?

- Es el programa FOD 2 –ya hemos hecho FOD 1 en otra etapa- y cuenta con un equipo muy respetable y del que estamos orgullosos, está dirigido por la Doctora Mercedes Gagneten, por el compañero Julio Gambina, director del IEF-CTA, por docentes que tienen que ver con un pensamiento realmente enmancipatorio y crítico dentro de la universidad. Los cursos: Sistematización de la práctica docente universitaria y la construcción de conocimientos de manera colectiva y conocimiento estratégico, los hemos hecho en 8 regiones del país. Son algunas clases presenciales y otras de manera virtual. Apuntamos a hacer el último encuentro el día 15 de mayo, día del docente universitario y fecha en que vamos a hacer entrega de los títulos de postgrado que extiende la Universidad del Litoral.

-¿Cuáles serán los principales desafíos de esta etapa?

- La inmediata homologación de nuestro convenio colectivo será, sin dudas, uno de los principales ejes de lucha de esta primera etapa. En materia salarial también tenemos como desafío primordial la reapertura de las paritarias, cuyo pedido formal de reapertura en febrero vamos a estar presentando en estos días como Mesa Ejecutiva Nacional y luego nuestro plenario de Secretario Generales va a decidir qué porcentaje vayamos a pedir en la paritaria como docentes universitarios. Y finalmente, continuar con esta apuesta tan linda que hicimos con el programa de formación docente gratuita que nos ha dado muchísimas satisfacciones. Otro punto muy importante es que tenemos elecciones en Conadu Histórica en septiembre de este año para renovar la Conducción Nacional. También, como CTA, avanzamos en la construcción de un primer Congreso Nacional de trabajadores de la educación. Esto coordinado con el compañero Jorge Cardelli, secretario de Cultura, y obviamente con el Bloque Gremial Organizativo, el compañeros Pablo Micheli y toda la Conducción de la Central. Creemos que la educación es un tema que amerita un momento de reflexión colectivo, que hoy lo estamos dando de un modo un tanto sectorizado. Entonces va a ser una linda oportunidad para encontrarnos y poner en agenda los temas que más nos preocupan y qué espacio de construcción de poder podemos darnos desde la Central para revertir políticas que han sido heredadas de la época del menemismo y siguen vigentes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El crimen de Marcos Solís

Silvana Melo (APE)



Se llamó Marcos Solís y nació en la comunidad wichi de Morillo, un pueblito salteño. Podía haberse tejido un futuro grandioso. Llevaba en las espaldas un nombre de conquistador. De cantor de canciones de amor. Pero no soportó más y se retiró de la vida, incluso sin haber cumplido los dos años. Marcos Solís no llegó a plantarle bandera de conquista al mundo. Ni siquiera a un mosaico de Orán, donde fue para morirse. No llegó a cantar ni a resistir. No llegó a intentar cambiarlo todo, con ese chip insurgente con el que nacen los niños y que después les desactiva la patota sistémica: el hambre, el desencanto, la diarrea, el abandono, la desesperanza, el paco, la bala fácil. Una asociación ilícita infalible.

Marcos no es otro “caso aislado” como les gusta escapar a los funcionarios. Son demasiados casos aislados por año que, por islas, terminan en continente. Algunos trascienden y caen en las fauces de los lobos mediáticos. La mayor parte no. Vaya a saber por qué. Tal vez porque Néstor Femenía paseó con foto por las manos inescrupulosas del debate televisivo. Y la foto suele comportarse como un golpe bajo eficaz. Hasta que un fiscal aparece con la cabeza volada. Y Néstor Femenía dejó de ser la razón de los gestos de horror y las vestiduras rasgadas.

Tal vez porque Marcos Solís murió de “desnutrición severa” y los médicos se atrevieron a escribir en el acta de defunción la causa real, inexorablemente escondida detrás de eufemismos. Néstor murió de “enfermedad”. El resto muere de muerte, a secas. ¿Qué importa de qué se disfraza si la muerte anda llenando sus valijas de infancia?

Quienes lo atendieron cuando llegó al Hospital de Orán, por la noche del 20 de enero, describieron que “se encontraba en grave estado, con un cuadro de desnutrición severa y deshidratación”. Su madre arrastraba la vida como a su sombra, a duras penas luchando con su panza de embarazo y el resto de sus niños. Dicen que “Marcos medía 83 centímetros y pesaba apenas ocho kilos (a los dos años el peso medio ronda los doce, dependiendo de la contextura física), lo que representaba una desnutrición grado dos o severa”.

Salta, sin embargo, camina a paso firme hacia la desnutrición cero. Hay dos o tres herramientas de demostrada eficiencia: controlar las actas de defunción, esconder a los niños wichi debajo de la amplia alfombra de la indolencia, cambiar los parámetros de medición de la desnutrición. Todas han sido utilizadas. Dicen en el Hospital que “ahora no les permiten a los médicos poner en el certificado de defunción la palabra desnutrición. A cambio tiene que decir distrofia”.



La secretaria de Alimentación y Nutrición Saludable de la Provincia, Cristina Lobo, desmintió puntillosamente todo. Y admitió “1.500 niños menores de 5 años con bajo peso” en la Provincia. La alteración del uso de las tablas de talla y peso no es un descubrimiento salteño para disminuir la desnutrición (la palabra, no el hambre). Tucumán es un caso testigo. El jardín de la república que generó a Barbarita, una imagen icónica del hambre que sirve, también, para abonar la teoría del caso aislado. En la Provincia la marea de chicos desnutridos no figura en los registros. Es que Tucumán es privilegiada: tiene un vicegobernador en uso de licencia que a la vez es el Ministro de Salud de la Nación. Entonces se empieza por desterrar la palabra. Si no se nombra, no existe. Si en lugar de desnutrición se la llama bajo peso, la culpa sistémica y la carga de tantas vidas taladas por la muerte y por las secuelas no pesan tanto. Por eso hay que aprender de Tucumán: de los 22.000 desnutridos de 2010, pasó a un número casi invariable en los últimos cuatro años: 3.700.

Las nuevas ecuaciones caen desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una tabla de salvación para aquellos cuyas alfombras ya no pueden esconder más muerte impresentable.

Fue el médico Eduardo Gómez Ponce quien desnudó la maniobra, consistente en ignorar el detalle de la edad cuando se cruzan las variables. Entre las tres patas, sólo quedó la relación estatura – peso. "Una de las consecuencias de la desnutrición es la baja estatura: por eso es fundamental medir si el peso del niño es acorde no sólo a su talla, sino a su edad. Un niño de tres años que pesa determinados kilos y mide determinados centímetros puede ser normal, pero si esos datos se aplican a un niño de seis, estamos ante un caso grave de desnutrición", dijo el Director del Centro de Atención Comunitaria (CAC) N° 10 de Tucumán. Los niños que quedaron fuera del encuadre de desnutridos no forman parte de los planes oficiales, no reciben una atención diferenciada, no son estadísticas para generar políticas directas. Los que sobrevivan van a crecer devaluados, con dificultades para comprender, la escuela los perderá en el camino y no habrá trabajo donde califiquen.

Salta asume con aplicación su trabajo discipulario. Como en Tucumán, los niños se mueren de otra cosa. Y el hambre se mide con ojo ciego. Oído sordo y lengua muda.

Sucede que en los primeros seis meses de 2011 una docena de niños wichi murieron de hambre en Salta. Sembraditos como semilla raquítica quedaron los cuerpos mínimos bajo la tierra de Embarcación y de Pichanal. Nadie recuerda ya a Brisa Castillo, que murió como un cristalito en el mismo hospital de Orán donde cayó Marcos Solís. Llegó con una infección respiratoria que agravó su desnutrición. Ocho meses apenas tenía cuando se apagó, lentejuela en el barro.

Ni a Alit Morena Pacheco que era guaraní y tenía un año y cinco meses. También en el hospital de Orán se escribió sobre su muerte: “shock séptico, a causa de neumonía bifocal derecho, anemia, y un cuadro de desnutrición extremo que en términos médicos se conoce como kwashiorkor”. Que significa, llanamente, ausencia de nutrientes.

Ni a Mayra Ramos, que pesaba seis kilos cuando llegó al Hospital. La mitad de lo que pesa un bebé de once meses que no vive en una casilla de aire y chapas en Orán. Con otras veintidós personas. Compartiendo un pan, una leche rebajada, el mismo oxígeno a respirar, el mismo suelo de tierra donde dormir. Hoy tendría cuatro años y medio.



Todos ellos y una decena más poblaron los registros negros de la Provincia. Y en los archivos aparece el gobernador justificando por “cuestiones culturales” la muerte de bebés wichis.

Es más operativo cambiar las tablas. Y desterrar la palabra.

Los wichis tienen chamanes. Y se resisten a la salud de piel blanca y lengua que no comprenden.

En la Argentina vive apenas el 0.65% de la población mundial. Entre porteños, bonaerenses, cordobeses, santafesinos, salteños, tucumanos, wichis, qompi, tobas, etc.

Algunas huellas son más profundas que otras.

Algunos pueblos viven sobre alfombras. Otros están condenados a sobrevivir debajo.

Algunos tienen hambre a mediodía. Otros mueren de desnutrición con abdomen distendido.

En estas tierras se produce el 1.61% de la carne y el 1.51% de los cereales que se consumen en el mundo.

Pero siguen muriéndose criaturas por desnutrición. Por distrofia, por bajo peso. Por hambre con disfraz.

Ya se cansan las palabras de repetirlo. Y con los niños que se van se va ajando la piel de la utopía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los muertos invisibles: Evelin Segovia murió de injusticia

Pablo William Denardi (ALLÁ ABAJO - AGENCIA WALSH)

El viernes murió Evelin Segovia, qom, de una picadura de víbora, la mandaron a casa con un suero nada más.

Allá la muerte del de arriba, adolecida por miles, criticadas por cientos, analizada por millones, publicada por infinitos medios. Acá el cotidiano grito que se silencia a unas cuantas millas de distancia, porque el pasamanos del eco del dolor, se desvanece a un par de cuadras.

El viernes falleció Evelin Segovia, mujer aborigen de ojos brillosos que hace siete meses había sido madre. Su cuadro, anemia crónica, desnutrición, y toda una gama de sinfonías que los médicos repinten para no decir, abandono, falta de alimentos, injusticia. Evelin falleció el viernes en el hospital de mira flores, según dicen llego casi muerta al hospital, según sus familiares sufrió una picadura de víbora y el medico que la reviso, le puso un suero y la mandó de vuelta a la casa.

Sumemos a este dolor el caso de Rosendo Benitez de 9 años, niño qom discapacitado, en silla de ruedas, que apenas recibe un paquete de pañales al mes. A esto sumemos el caso del hermano Montoya por quien hoy el movimiento qompi voque naqockta copó las instalaciones del hospital de Miraflores, debido a que hace cuatro meses el Ministerio de Salud no manda los insumos, para que se lo opere de su quebradura de brazo.

Y mas allá el caso de Néstor, alguien sigue hablando de él?, ¿alguien hablara de quienes aquí fueron nombrados y dados a conocer? desde impenetrable Chaco.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Brukman: Denuncian ataques violentos e intentos de vaciamiento

ANRED

La fábrica recuperada por los trabajadores tras años de lucha, una lucha acompañada por innumerables movimientos sociales y partidos políticos entre los años 2001 y 2003, vive momentos de violencia interna. En la emisión del martes 27 de enero de Enredando las Mañanas, nos comunicamos con Gladys Figueroa, trabajadora con más de 25 años en la textil, quien narró las agresiones sufridas por Rosa Corpos y su familia, y describió lo que constituye un nuevo vaciamiento de la fábrica por parte de la comisión directiva.

“Desde hace tiempo que tenemos un cambio en el Consejo de Administración y empezaron a haber irregularidades, al punto que nos llevaron a una deuda de casi medio millón de pesos en la AFIP. Nosotros empezamos a reclamar para saber por qué se daba esta situación porque el Consejo no daba información sobre ese tema. Luego sigue el problema con que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires paga la quiebra de Brukman, que era de siete millones y pico de pesos; y un cierto día viene el abogado apoderado de la Cooperativa, Luis Alberto Caro, presidente de la fábrica recuperada, a hacer una reunión con el Consejo y otros compañeros, en la que ellos le preguntan cuál sería la solución para regularizar la situación económica que teníamos, y seguimos teniendo, y él propone vender la fábrica. Dice que él podría hacer una transa para vender el edificio y que mientras tanto podíamos ir vendiendo todo, la maquinaria, la que no usamos, y todo lo que se podía vender de adentro. Lo que nos empezó a sorprender es que se vendían las cosas, seguíamos sin información, siempre nosotros quedamos en minoría haciendo los reclamos porque al resto no le importa aparentemente”, relató Gladys Figueroa respecto a la situación que se vive en Brukman en el último tiempo.

Actualmente en la Cooperativa de Brukman hay alrededor de 46 trabajadores, según especificó Figueroa a Enredando las Mañanas, y solo ocho personas se oponen a la venta del edificio, ubicado sobre la Avenida Jujuy: “el resto está de acuerdo en vender todo. Nos fuimos un viernes, volvimos el lunes y nos dimos cuenta que nos faltaban máquinas, y esto era porque las vendían. Nosotros ni siquiera sabemos a cuánto las venden, porque reparten la plata los fines de semana. Yo digo plata pero en realidad son monedas porque están rematando todo esto, venden a precios de miseria”.

Otros de los puntos conflictos en la textil es la permanencia de la trabajadora Rosa Corpos viviendo en el edificio. Así lo explicó Figueroa: “el Consejo, en complicidad con el abogado, quería que la compañera que vive en el sexto piso hace ocho años, lugar que le dio el propio Consejo, se fuera de un día para otro, les dio a ella y su familia quince días para que se vayan. La compañera es una de las que se opone a la venta del edificio, de nuestra fuente de trabajo y por lo tanto a ella la tienen como enemiga. De un día para el otro empezaron con que se tenía que ir y el viernes que nos íbamos de vacaciones nos encontramos con una situación desagradable, donde los compañeros nos sentimos como si estuviéramos rehenes de ellos. Demasiados atropellos, insultos, provocaciones de parte de la Comisión”.

“Nos cerraron puertas –continuó Figueroa–, no dejaron que el compañero que todos los días estacionaba su auto en el sótano lo hiciera ese día, cerraron todo, cuando en un momento los compañeros bajaron a pedir explicaciones sobre este tema porque nadie sabía por qué estaban haciendo ciertas cosas, dijeron que no iba a quedar nadie, cuando en muchas ocasiones nosotros nos fuimos de vacaciones y ella (Rosa) se quedó cuidando la fábrica, muchas veces la persona que cuidaba los fines de semana no podía ir, ella lo suplantaba sin ninguna remuneración, porque vive ahí y es socia también de la cooperativa. Resulta que reclamamos por qué hacían eso y las compañeras contestaron que ella se tenía que ir, que iban a cerrar todo y que si la compañera no se iba, iban a subir, la iban a cagar a palos y le iban a sacar las cosas y tirarlas por la ventana. Yo subí, me quedé con Rosa en el sexto piso, donde le advertía que no bajara porque había muchas provocaciones y ellos eran más de 40 personas, entre los que estaban los maridos y familiares que no pertenecen a la cooperativa, que habían traído no sé con qué intención. En el momento que sufrimos ese ataque éramos tres personas en el sexto piso y subieron a atacarnos, con mazas, martillos, fierros, la verdad que todavía no puedo creer que personas con las que conviví 25 años de trabajo hayan tenido la intención de ir a matarnos por los elementos que llevaron para pegarnos e iban a entrar. Si no hubiera sido por el accionar rápido de la policía seguramente alguien iba a morir o a lastimarlo gravemente porque ellos estaban muy sacados. Igual rompieron puertas, paredes, vidrios, lo que se encontraban con la intención de poder entrar a donde estábamos”.

Según relató Figueroa, durante la noche del lunes 26 de enero se vivió otra escena de violencia: “yo llamé desesperada porque atacaron a dos menores de la compañera que vive en el sexto piso, en un descuido de la policía que supuestamente estaba para resguardar la integridad sobre todo de los chicos que son menores, pero anoche volvió a suceder otro hecho y es lamentable que se haya hecho contra un niño. Además se terminaron llevando presa y haciéndole causa a una de las hijas de la compañera”.

En este punto, Figueroa remarcó que ya se han efectuado denuncias en relación a estos hechos: “lo que nos parece muy extraño, no sabemos qué pensar, es que hasta ahora nadie se haya hecho presente en la fábrica preguntando qué es lo que pasa, si es real lo que denunciamos. De las personas de adentro, a las que estoy denunciando, nadie salió a decir nada, ni siquiera el apoderado de la cooperativa, que es el más interesado en vender y dejarnos sin la fuente de trabajo”. El apoderado al que Gladys hace referencia es Luis Caro. Él conforma el Consejo de Administración de la Cooperativa desde 2004. En 2003 formó parte de las listas electorales del carapintada Aldo Rico, y hoy se lo conoce como el abogado peronista de fábricas recuperadas, de buena relación y llegada al ministro de Defensa Agustín Rossi y al Ministerio de Desarrollo Social, que encabeza Alicia Kirchner.

Respecto al ritmo de trabajo que tenía la Cooperativa en los últimos meses, Figueroa afirmó que la producción había bajado, pero que esto se debía a que la Comisión había decidido no tomar más trabajos: “querían que terminemos con lo que veníamos haciendo y no tomar más porque estaban especulando con que la fábrica se venda de un día para el otro y no querían quedar con prendas de clientes adentro. Esa es al menos mi visión, mi punto de vista. Nosotros nos preguntábamos muchas veces por qué no entraba trabajo, nos preguntábamos de qué íbamos a vivir. Ellos recibían pedidos en poca cantidad como para sostenernos semanalmente con miseria y especular a cuánto se vendía. Lo más llamativo es que últimamente no hablaban de una venta sino de remate de la maquinaria que teníamos en uso, de las cuales hay muchas que nos subsidiaron desde Desarrollo Social, algunas nuevas que ni siquiera llegamos a instalar. Se hablaba de rematar todas las máquinas en las vacaciones, esto dicho por alguien de adentro, y que cuando volviéramos ya no íbamos a trabajar sino que directamente veníamos a vender el edificio. Esos son los comentarios que hacían las compañeras que estaban a favor de la venta”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.