jueves, 5 de marzo de 2015

Washington intenta militarizar Latinoamérica

Vicky Peláez (SPUTNIK NOVOSTI)

Tenemos el ejército más fuerte del mundo y en ocasiones tenemos que torcer el brazo a los países si no quieren hacer lo que queremos.
Barack Hussein Obama II

El gobierno norteamericano se siente alarmando porque uno de sus más fuertes adversarios, Rusia está logrando formar una asociación estratégica a través de la cooperación militar, venta de armamento y tratados comerciales en Latinoamérica.

El próximo arribo al Perú de 3.200 marines norteamericanos autorizado por el Congreso peruano alarmó a toda América Latina pues significa un renovado interés de Washington en hacer retornar a sus "hijos desviados" a su "patio trasero", o como mínimo mantenerlos subordinados y obedientes a la voluntad de la primera potencia del mundo. Es un paso adelante en la aplicación de la doctrina de la Militarización de la Hegemonía de los Estados Unidos en Latinoamérica.

De acuerdo al reciente estudio de Heritage Foundation, "2015 Index of US Military Strengh" (25 de febrero 2015), el gobierno norteamericano se siente alarmando porque uno de sus "más fuertes adversarios, Rusia está logrando formar una asociación estratégica a través de la cooperación militar, venta de armamento, tratados comerciales e inclusive la participación en la lucha contra el narcotráfico" en Latinoamérica. Y lo está haciendo con "los países pertenecientes a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) cuyos miembros como Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia perciben Estados Unidos como su oponente ideológico".

Pero lo que más que irrita a Washington es la posibilidad de aparición de bases militares rusas en Nicaragua, Cuba y Venezuela.

También le preocupa a la Casa Blanca que China, que es considerada como el país que representa "alta amenaza" para los intereses nacionales estadounidenses en la región, se está afianzando cada vez en el Hemisferio Occidental. Actualmente China está proponiendo invertir 40 mil millones de dólares para construir un nuevo canal interoceánico en Nicaragua que será un rival en perspectiva norteamericana al Canal de Panamá. A la vez las Fuerzas Armadas chinas están igual que las rusas cada vez más activas en la región y participan en las maniobras militares no solamente con los países del ALBA sino con Argentina.

Frente a esta situación el gobierno de Barack Obama decidió expandir su presencia militar en América Latina a través del aumento de las bases militares. Ahora no se trata de las grandes instalaciones para futuras invasiones convencionales sino el uso de bases pequeñas, llamadas "Lily Pad Bases" con una infraestructura que puede expandirse en el plazo, en términos operativos, muy corto. Actualmente Estados Unidos tiene alrededor de 74 bases militares en Latinoamérica y el Caribe. Según el periodista y politólogo argentino, Atilio Borón, "con 25 bases militares Estados Unidos tiene rodeado militarmente a Brasil y con 13 a Venezuela para tener el control sobre la Amazonía y el petróleo bolivariano".

De acuerdo al historiador y periodista norteamericano Nick Turse, la Nueva Doctrina norteamericana para el Siglo XXI no está basada en invasiones y ocupaciones sino como él dice "piensen en las operaciones de las Fuerzas Especiales, destacamentos locales pronorteamericanos, militarización del espionaje y de los servicios de inteligencia, drones, ataques cibernéticos, operaciones conjuntas del Pentágono con las agencias civiles militarizadas". En otras palabras se trata de lo que el investigador del Instituto de Estudios Estratégicos de Estados Unidos, Frank Hoffman definió como una "Guerra Híbrida".

Este tipo de "guerra" es una forma de "guerrilla que usa tecnología y métodos de movilización modernos". En su ensayo "Conflict in the XXI Century: the Rise of Hybrid War" (2007) Frank Hoffman habla también del uso de actos terroristas, asesinatos selectivos, coerción, secuestros, sabotaje, uso de bombas caceras y al mismo tiempo de los misiles más sofisticados. Afirma Hoffman que la "actividad criminal será usada para sostener la fuerza híbrida o para facilitar del desorden y el caos en la nación atacada".

La Guerra Híbrida se basa significativamente en la explotación de los medios de comunicación para "llegar a las masas y movilizar su apoyo a la causa…aprendiendo a maniobrar contra la mente tanto de nuestros oponentes como de la población en general". El luchador híbrido en esta definición es un "camaleón" que se adapta a todo. Actualmente los intentos de este tipo de guerra son claramente visibles en Venezuela. Anteriormente los golpes de Estado en pleno Siglo XXI en Venezuela (2002), Haití (2004), Honduras (2009), Bolivia (2010), Ecuador (2011) y Paraguay (2012) que lograron su objetivo sólo en Haití, Honduras y Paraguay habían sido utilizados como laboratorios para la "Guerra Híbrida". También los recientes asesinatos de Nissman en Argentina o Nemtsov en Rusia fueron tanteos "híbridos" para evaluar la reacción de la población y el poder convocatorio y del convencimiento de la oposición y su disposición a empezar una "revolución de color" o un "Maidán" ya no ucraniano.

Lo nuevo en esta guerra proyectada en América Latina hacia los países del ALBA consiste en la concentración del poder no en las manos de la CIA sino en las del Servicio Clandestino Militar (SCM) y de las Fuerzas de las Operaciones Especiales (SOF) de Estados Unidos Actualmente en el SCM unos 2.725 agentes reciben un bono especial por el conocimiento del español. En todas las 74 bases militares estadounidenses en Latinoamérica están presentes los militares de las SOF. En la región hay cuatro Oficinas de Enlace de Operaciones Especiales (SOLO) ubicadas en los países considerados por el Pentágono como claves en América Latina para los intereses nacionales de Estados Unidos del dominio que son Brasil (Amazonía), El Salvador (El Caribe), Colombia (Venezuela) y Perú (los Andes).

Ahora el Pentágono prefiere la creación de las pequeñas bases militares clandestinas dejando de lado grandes instalaciones militares. Hace poco era del conocimiento público que en Perú habían tres bases militares norteamericanas en Iquitos, Nanay y en Santa Lucía pero de acuerdo al politólogo y periodista argentino, Atilio Borón hay seis bases más que son clandestinas. El pretexto para su existencia y arribo de nuevas tropas norteamericanas sigue el mismo: la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. Igual lo estaba haciendo Estados Unidos desde décadas en México.

Su resultado fue la militarización del país, aumento de la violencia sangrienta, exterminio de líderes sindicales y el aumento desmedido del narcotráfico a pesar de que en México están operando 25.000 agentes estadounidenses de 17 servicios de inteligencia. Finalmente, se hizo público que la Administración para Lucha Contra Drogas (DEA), junto con la CIA y la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) norteamericanas suministraban armas y permitían al cartel de Sinaloa hacer el 80 por ciento de envíos de droga a Norteamérica a cambio de la información sobre otros carteles.

En el caso del Perú que es un productor de coca, la DEA, que tiene su sede regional en el país, y todas las instituciones nacionales dedicadas a la lucha contra el narcotráfico jamás pudieron terminar con este próspero negocio. Se calcula que, según la entrevista que hizo el periodista norteamericano Dave Hodges de "The Common Sense Show" a un agente de la DEA, Perú produce alrededor de 325 toneladas métricas de cocaína pura al año de los cuales no más que el cinco por ciento interceptan la DEA y sus colegas peruanos. El precio de un kilo de cocaína en New York es entre 20.000 a 30.000 dólares, lo que significa que la ganancia es alrededor de 9.000 millones de dólares al año.

Precisamente este dinero corrompe todo a su alrededor, incluyendo a la DEA, la CIA y ahora posiblemente lo hará con la DIA (la Agencia de Inteligencia Militar) de Estados Unidos pues la tentativa sería muy grande. Los marines militares estarán en la base en VRAE en la zona de los valles Apurímac y Ene donde operan los narcotraficantes a los que los medios de comunicación están presentando como subversivos del Sendero Luminoso, organización que fue destruida durante el gobierno de Alberto Fujimori. Así se ha creado pretexto para la participación norteamericana en la lucha contra el terrorismo y narcotráfico en Perú lo que requiere la construcción de bases militares.

Siendo Perú uno de los aliados más incondicionales de Estados Unidos, surge sospecha que a la larga el país que posee inmensas riquezas naturales, siendo inclusive el segundo en el mundo por las reservas de oro, tomaría el camino de México con todas sus consecuencias. Por algo el mandatario de Estados Unidos Barack Obama dijo recientemente que el Perú se ha convertido en la envidia del mundo por su sobresaliente crecimiento económico y que es un aliado leal de Estados Unidos. Hace más de 20 años Bill Clinton dirigía las mismas palabras a México, y ahora este país es un simple títere de Washington entregando su riqueza natural al Gran Patrón a precio de ganga e inclusive ofreciendo una "yapa" (aumento).

El mismo rumbo podría tomar el Perú, todo dependerá de la madurez y conciencia de su pueblo, por lo pronto, ya se produjo hace unos días una protesta frente al Congreso que aprobó la llegada de los soldados norteamericanos. Entonces como recitaba Rubén Blades en una de sus canciones: "Cuidado no te dejes confundir, busca el fondo y su razón/ Recuerda se ven las caras pero nunca el corazón".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chávez ha construido un punto de partida para que nosotros tratemos de desarrollarlo (Parte II)

Homenajeamos al Comandante Hugo Chávez en el segundo aniversario de su desaparición física.

Presentación de “Hugo Chávez y la revolución Bolivariana. Ensayos” en el Hotel Bauen, el 5 de marzo de 2014. Editorial Metrópolis.

Hugo Calello (HC): De alguna manera el ensayo de mi autoría que está publicado en el libro, en realidad contradice la mayoría de lo que se ha planteado en esta mesa y, en general, es bastante confrontativo con todo lo que podríamos denominar el imaginario de la izquierda política argentina y latinoamericana.
Yo voy a plantear algunas hipótesis muy generales. Primero sobre un tema que me parece muy importante que fue el título del artículo que se compiló en el libro, el tema original hablaba fundamentalmente del fantasma de Chávez de cuerpo presente. Creo que esta concepción utilizando el concepto de fantasmagoría positiva de Benjamin es un hecho que sacude la historia política de América Latina y del siglo XX. En realidad, el ensayo es una fusión de dos trabajos que fueron escritos a partir de unos materiales muy interesantes que me envió mi amigo Modesto Guerrero. El primero se llamaba “La perduración de Chávez: Gramsci y la guerra permanente” y el segundo “Los territorios políticamente contrahegemónicos y las Comunas como expresión de la guerra interminable”. Voy a intentar resumir lo que contiene, sobre todo porque me parece importante generar la discusión.
Yo estoy en desacuerdo de que se califique a Chávez en el mismo nivel de continuidad que ha habido en los asaltos revolucionarios al poder que en nombre del socialismo se han dado en la historia de la humanidad. Creo que aun la Revolución Rusa fue un asalto al poder que duró sesenta años, pero como dice Gramsci, cuando ese asalto al poder es suturado fundamentalmente por los enemigos la regresión es fenomenal, y si ustedes ven la actual Rusia gobernada por Putin, ex KGB fundamentalmente, se van a dar cuenta que lo que empezó como un proceso revolucionario terminó en la restitución de un modelo de poder fundamentalmente autocrático. Ahí no hay hombre nuevo, no hay trabajadores en el poder, hay una mafia gobernando.
Estoy planteando esto porque respeto los movimientos revolucionarios que se han dado en América Latina, creo que han sido importantes y como dice Benjamin: “La historia real, es la historia de los vencidos” y creo que lo que queda de ellos fundamentalmente es ese aliento mesiánico que recogemos en cada intento de rebeldía, cada intento de confrontación contra el imperialismo y la clase dominante. Creo que es imposible hablar del imperialismo si no se habla en términos de clases y de lucha de clases, para mí este es un punto fundamental.
¿Para qué estoy planteando esta idea de que Chávez y el chavismo o la parte del chavismo que hoy permanece como una instancia política de construcción desde la clase oprimida es un salto cualitativo en el continuo de los movimientos revolucionarios? Es una hipótesis fundamentalmente, pero yo creo que Chávez entendió a pesar de su poca ilustración política, es cierto que posiblemente no haya sido erudito en nada, pero también es cierto que tenía una fenomenal captación de lo político y una inteligencia espectacular para ubicarse en el momento histórico y dar batalla.
Creo que hay que rescatar fundamentalmente lo que Gramsci define como “Guerra de posición”, que a mi parecer es una guerra interminable. Es decir, en realidad es evidente que la única posibilidad de construir un proceso socialista es asumir que estamos en guerra. ¿Qué quiero decir con esto? Estamos en guerra fundamentalmente porque existe una situación en el mundo y en América Latina en la cual el capitalismo es hegemónico, ustedes saben que el concepto de hegemonía fundamentalmente pasa por el dominio de la subjetividad, por el dominio mediático, por la construcción de un imaginario democrático, de un progresismo que como dice Benjamin, es una mentira. El mismo Chávez asumió equivocarse con la Tercera Vía, en realidad no hay alternativa en la Tercera Vía, es otra alternativa que presenta el imperialismo, es una mentira, un engaño de Blair. Chávez era muy honesto en estos cambios de frente que hacía.
Yo quisiera rescatar esto fundamentalmente, la idea del socialismo en el siglo XXI tiene como eje fundamental, la idea de entender dónde estamos parados en el curso de la historia, entender y entendernos a nosotros frente al capitalismo, frente al imperialismo, frente al imaginario cultural que nos domina. Si nosotros no entendemos eso, no podemos entender en qué medida estamos enfrentados y pertenecemos a un mundo, y sobre todo el mundo latinoamericano que es muy especial, que sostiene al otro mundo en función de la explotación, la miseria y la catástrofe permanente. Entonces, todos los que se proponen ser progresistas, lo que están haciendo es extender y convalidar una idea del progreso que no es otra cosa, como dice Benjamin, que un tiempo vacío, homogéneo, un tiempo en el cual los avances que se hacen a lo mejor sean representativos pero son falsos, porque dentro de la globalización somos la gran clase explotada.
Tenemos que retomar algunos conceptos gramscianos, por ejemplo, el concepto de “clase trabajadora” al concepto de “clase oprimida” y “clase explotada”, es decir, en realidad todos aquéllos que somos trabajadores, intelectual o manualmente, que estamos fuera del poder y se nos extrae la plusvalía, como decía un famoso autor venezolano, ideológica y/o físicamente, se nos extrae la imaginación, se nos vacía de ideas, de afectos porque se nos ha usurpado la relación con el otro. Creo que esto es muy importante y que el capitalismo tiene una función profundamente antiética, hay que desterrar todo lo ético, todo compromiso con el que está a mi lado, hay que desterrar toda idea del ser humano como ser social. Es la tesis de Marx, fundamentalmente, Marx irrumpe revolucionariamente en el campo de la filosofía porque opone al ser social, al hombre que trabaja, a la filosofía del ser ontológico, de la abstracción de un ser no realizado en el trabajo, que está ocultando y ofreciendo un pensamiento creyendo que está pensando, eso es lo que reivindica Gramsci como elemento fundamental, la posibilidad de pensar críticamente es condición humana, el capitalismo nos la ha usurpado, otro piensa por nosotros.
Entiendo que pueda ser una exageración, pero en una oportunidad en la que estuve con el comandante Chávez, invitado en Maturín, él habló de un libro mío que había sido importante para él y, por supuesto, todos mis viejos amigos de la Universidad de Venezuela se me vinieron encima, y yo les dije: “ustedes no se dan cuenta, que Chávez cambió la historia de Venezuela y está cambiando la historia de América latina”.
Uno tiene que entender más allá de la estrategia táctica de Chávez, los objetivos. Que intenta enfrentarse por un lado a un capitalismo vigente, por otro lado con una clase dominante que es la oligarquía venezolana fundamentalmente rentista pero que, al mismo tiempo, al proclamar su necesidad de construir el Socialismo del siglo XXI se coloca en confrontación con el resto de la oligarquía de América Latina y, fundamentalmente, con el capitalismo. Lo importante es que cuando Chávez asume el poder, más del 80% de la población venezolana estaba en condición de marginalidad y pobreza críticas. Las estadísticas hoy muestran que Venezuela es uno de los países con distribución más justa en América Latina, quizás el país donde la distribución de ingresos se ajusta más a las necesidades de la población.
Se le acusa al gobierno de Chávez y a su continuidad, a Maduro, que no es lo mismo, rescato algunas de las críticas que se han hecho, creo que el talento político, la imaginación y el genio de Chávez no se transmiten. Entonces, esta conducción tiene todos los errores que puede tener una conducción que no tiene esa cualidad. Pero lo que me parece que tenemos que rescatar es esta idea que planteo como la ruptura de la historia de un país donde el 80% de la población había naturalizado la condición de la pobreza, donde solo el 30% iba a votar, eso, me pregunto ¿es una revolución? Eso para mí, es un camino al socialismo, lo que pasa es que ese camino es interminable, entendámonos, ningún movimiento particular en América Latina va a alcanzar el poder y se va a poder proclamar como el socialismo, la historia la marca desde 1952 Bolivia, por ejemplo. Tenemos que colocarnos en posición de guerreros, no estoy hablando solamente de la guerra por las armas, lo que sería una locura, porque no tenemos la mínima posibilidad de triunfar.
Les voy a contar algo que recogimos en nuestro último viaje a Venezuela. Estamos organizando un proyecto con Susana Neuhaus, un proyecto que se llama Cátedra Libertadores, y hace ya un buen tiempo que vincula universidades venezolanas, por supuesto chavistas, y universidades argentinas en el objetivo de crear una escuela de formadores donde lo que predomine sea el pensamiento crítico y la conciencia latinoamericana, un proyecto a largo plazo, que está dando tumbos pero que tiene algunos visos de encaminarse. En el mes de octubre tuvimos una entrevista con el Consejo Rectoral de la UNEFA, la Universidad de las Fuerzas Armadas. Aclaro que yo fui profesor del curso de Estado Mayor en las Fuerzas Armadas en Venezuela, durante los setenta, y en aquel momento a mí me habían echado de la Universidad por marxista, y estaba trabajando en un organismo de la OEA, paradojalmente, como formador de gerentes de la empresa pública en el campo político y metodológico, propuesto por el gobierno venezolano. Aclaro también que tenemos nacionalidad venezolana y que vivimos 27 años en Venezuela, para que se entienda cual es nuestra vinculación.
A lo que me quería referir, es que en esta dimensión de lo que Chávez intentó hacer, lo que se ha gestado es lo que uno podría denominar incipientes territorios políticos contrahegemónicos. Porque está bien, podemos impugnar al PSUV porque ha caído en una situación burocrática, yo lo reconozco pero no se olviden que el PSUV se formó después de un año de discusiones entre 500.000 personas en toda Venezuela, algo está funcionando de eso, porque no todo el PSUV está sometido a una condición burocrática y funciona como una maquinaria. Por otra parte, existen en Venezuela algo que Modesto denominó en un texto “vanguardias”, que yo hoy llamo “territorios políticos contrahegemónicos” que tienen eje en las Comunas. Es decir, no es la Comuna de París, hemos tenido contacto directo con Comunas muy cerca de Caracas y hemos visto cosas sorprendentes, Comunas de 3.000 personas con un Consejo Comunal que habían logrado establecer una red de comunicación administrada por las propias Comunas, construyendo un nivel de hegemonía política que de alguna manera se impone a los dos poderes, al poder comunal electo y al nacional.
Lo importante es que en Venezuela hay un ejercicio de aprendizaje en el campo de la participación, de la democracia, en muchos sectores, a través de múltiples organizaciones que se reúnen por motivos puntuales de defensa. La gente está aprendiendo fundamentalmente a desarrollar una relación de vinculación distinta con el otro, que en principio sirve para resolver problemas regionales o locales pero que, evidentemente, poco a poco va avanzando hacia una comprensión de que hay una cuestión de poder, y ese empoderamiento desde la Comuna, que sería de alguna manera la base de la sociedad, de esa sociedad civil que esta fuera de la política, es un potencial político enorme.
Repito, porque no quiero caer en exageraciones y no estoy planteando que la Comuna de París sea la solución, sino que están pasando cosas en Venezuela que no pasan en otros lugares de América Latina, hay que entender que de veinte años para acá los movimientos sociales en América Latina son una traba para el imperialismo. Pero hay que entender también que no han logrado desarrollar una estatura política que los convierta en movimientos contrahegemónicos. Yo entiendo que el objetivo que se está llevando a cabo en Venezuela es ése, y entiendo que éste colocar a Venezuela en llamas es una propuesta de guerra permanente que nos están haciendo y que nos van a seguir haciendo.
En las elecciones anteriores hubo sabotajes, intentos de penetrar en los sistemas de las computadoras, hubo violencia, hubo muertos y así va a seguir, porque es evidente que Estados Unidos pudo tolerar una Cuba durante un largo tiempo, pero ojo, porque Venezuela es otra cosa, es un país asentado sobre un trillón trescientos mil metros cúbicos de petróleo y eso por un lado es un objeto de deseo tremendo para el imperialismo pero, por otro lado, le da un poder del que se establece su vigencia internacional.
Me acaba de decir Guerrero que hoy en 130 actos en países árabes están homenajeando a Chávez. Es evidente que la expansión política del fenómeno Chávez no es una casualidad, no hay una expansión mediática inflada, sino que Chávez ha construido un punto de partida para que nosotros tratemos de desarrollarnos. Ese punto puede diluirse históricamente, aunque yo creo que no, que la última victoria electoral, con el 75% de las Comunas son un indicador fundamental de que es evidente que muchos sectores de la clase sometida venezolana han entendido lo que Chávez ha querido construir políticamente.

Hubo que esperar 50 años para que apareciera una nueva figura de la izquierda

Mario Hernandez (MH): Antes de darle la palabra a Modesto Guerrero, viendo la dinámica que tomó la presentación, no vamos a hacer a tiempo de leer los saludos que nos enviaron, pero no quiero dejar de agradecer a Valentina por el trabajo de traducción y a Jesús por el trabajo de la tapa del libro. Ahora sí, Modesto Guerrero.

Modesto Guerrero (MG): Fuimos convocados para presentar un libro colectivo, de autores diversos en edad, en formación, en corrientes de origen y en conformación personal, eso de por sí es polémico, pero si un libro no es polémico es una Biblia, entonces es natural que el libro contenga lo que explicaron los autores, y si acá estuvieran Mészáros o Petras, que tiene una particular manera de debatir, esto sería un aquelarre. Mucha agua ha corrido bajo los puentes de la izquierda latinoamericana y mundial y de la cultura o las culturas de nuestras corrientes de izquierda, marxistas o no, para que hoy no sea necesario llamarnos sectarios, contrarrevolucionarios, oportunistas o diletantes por haber hecho cierto comentario. Nos comprendemos más porque la realidad nos ha pateado la cabeza muchas veces y este proceso Bolivariano es una pateada de cabeza como lo fue en su mejor momento el proceso boliviano y como lo fueron todos los procesos revolucionarios.
Una revolución llega a deshora cuando a una buena parte de la sociedad ya no le queda otra, o sea, se hacen grandes procesos radicales cuando ya quedan pocas fuerzas. Esa es una contradicción de la historia y no vamos a acusar a la historia de ser contradictoria, así llegan, así son, uno las asume o no y se aparta a escribir en sus diarios de manual o en sus cafés de opinión y reflexión lo que le da la gana y el proceso sigue por otro lado.
En ese contexto es que yo respeto mucho lo que han dicho los compañeros, camaradas y amigos que están sentados en la mesa pero no por un acto demagógico, entonces pasaríamos de las acusaciones sectarias al compadrazgo fútil, tonto y escuálido. Es porque creo que por muchas o pocas diferencias en información, en contextualizaciones, en dinámicas no siempre completas, en la visión que se dio en los casos más críticos que ellos aportaron, o incluso en algunos conceptos sueltos, podamos tener diferencias, lo maravilloso es que las tenemos y podemos abordar un proceso revolucionario homenajeando al que fue su líder. Y podemos hacerlo como nuestro, no como ajeno, de la manera que muchos lo han asumido, lamentablemente, grupos o partidos de la izquierda que son honestos luchadores en su campo pero no comprenden revoluciones que no sean las de bolsillo y cuando aparece una que no coincide con la que llevan en el bolsillo entonces se apartan buscando la clásica que encaje en la letra chiquita del modelo que aprendieron y del que no se apartarán porque entran en crisis moral o existencial.
Esa es la ventaja de discutir con revolucionarios a los que considero mis hermanos mayores en muchas cosas y sin la contradicción esencial de estar en contra u opuestos. Yo no soy el defensor de la revolución bolivariana, no estoy acá pagado como abogado político ni del gobierno ni de la revolución bolivariana, porque “revolución bolivariana” es el nombre periodístico de un proceso que a veces fue radical y a veces no, y al gobierno bolivariano si hay algo que no le gusta es lo que yo escribo todos los días en la prensa.
Ayer me dice Hugo que reprodujeron lo que dije en una entrevista por CNN en Telesur, yo me alegro, no voy a acusar a Telesur de que estén capitulando a mí, me alegro de que puedan reproducir una opinión que no es de acomodamiento, porque no entiendo las revoluciones y los procesos y la participación militante en ellos desde el uso de la palabra, a la acción y la organización, si no es con la única manera de hacer avanzar a un proceso orgánico vivo, sea una revolución u otra cosa como la familia, que es con la crítica permanente. Sesenta o setenta años de instalación cultural de un fenómeno del Siglo XX que fue el autoritarismo dentro de la izquierda, importado de otras culturas extrañas, convirtió la crítica en pecado y el cuestionamiento en sospechoso y si en algún país uno es sospechoso hasta que se demuestre lo contrario es en éste. He militado en cuatro países y he vivido en siete, siempre hice lo mismo y jamás se me acusó de ser agente de la CIA o sospechoso de agente de fuerzas internacionales oscuras como en este país, pero nadie me mandó a meterme en estas cosas así que punto, me las aguanto y asumo mis responsabilidades.
Dentro de cincuenta o cien años cuando los historiadores o estudiosos sociales se pregunten qué es América Latina, tendrán que volver cincuenta o cien años en la historia de este continente o del mundo y evaluar que aquí cambiaron muchas cosas, en algunos casos demasiado, para que Estados Unidos esté tan preocupado por esos cambios y que se haya conformado luego de cincuenta años de la Revolución Cubana y de la formación de figuras y líderes importantes, sobre todo el connotado Fidel que es una figura transhistórica, una nueva figura de la izquierda.
¿Hace cuánto no se conformaba una figura de izquierda que reivindicara en su medida y con las limitaciones de su caso, a la izquierda, el socialismo, el antiimperialismo, la rebeldía y todo lo asociado a eso? Hace cincuenta años, ¿y saben cuántas corrientes revolucionarias, cuántos actos revolucionarios y cambios hubo en este último medio siglo hasta que surgiera ese caballero y el proceso Bolivariano más el Ecuatoriano más el Boliviano?
Basta recordar la maravillosa revolución Sandinista, que demolió una dictadura de medio siglo, si no reconocemos eso, si no tiene valor, estamos locos. Pero allí no brotó un personaje del estilo de Chávez, que no hizo una cosa a la escala de los Sandinistas, paradojas de la historia, a veces resulta y a veces no resulta en el personaje elegido por la historia, para que represente ese corto trozo del proceso de transformación o de radicalización que Venezuela comienza, como bien recordaba Almeyra, en 1989 con el Caracazo y tiene un punto álgido, extraño en el golpe de Estado con expresión y proyección popular en 1992, luego se asume como institución gubernamental y se desata la contrarrevolución y su derrota en 2002. Un proceso maravilloso, versátil, múltiple, dinámico como tantos en la historia pasada, pero original como pocos en lo que aportó para la historia presente.
Por ejemplo, pocos saben que en Venezuela, o se sabe pero no se ha sistematizado lo suficiente, el diario más leído del país no es ni de la derecha comercial o burguesa, ni del gobierno, es un diario electrónico que tiene la extrañísima formulación y récord periodístico de ser el más leído del país. Es chavista y a la vez crítico del chavismo, o sea, es profundamente democrático. Se llama Aporrea.org y no hubo, salvo “L´Ordine Nuovo” para su momento en las tomas de Turín y algún que otro caso en la historia, los bolcheviques pero cuando ya habían tomado el poder, quizás algún caso anterior, no son muchos los casos que puedan mostrar un fenómeno de ésos. Ese solo hecho, sin tomar el fenómeno de las Comunas o Consejos vecinales que ya en Chile y en otros lugares como en Bolivia se produjeron, con menor fortuna en su expansión y desarrollo que en Venezuela.
Un fenómeno como Aporrea, no es un fenómeno periodístico, no tiene explicación sin la profundidad de la transformación social, política y cultural que se vivió en el país a partir de 1989/92, sin grandes cortes tectónicos, sobre todo la derrota física de un golpe de Estado, no se produce ese fenómeno de 530 medios comunitarios y un diario electrónico que es el más leído del país. La derecha tiene que reconocerlo, tiene que citarlo como un medio tradicional y ubicar las fuentes porque a veces Aporrea da primicias que la prensa del gobierno o de la derecha no puede dar por tener raíces sociales, eso no es fácil de conseguir y es parte de una transformación histórica.
El comandante Chávez es lo mismo en otro terreno, en la corporización individual de un profundo proceso que se ha ido quedando en el camino y con esto voy cerrando, porque la Revolución Bolivariana ha entrado en la fase de mayor peligro en sus quince años. Siempre estuvo en peligro, porque no hay proceso de rebeldía antiimperialista o pro socialista, según el caso, que no esté en peligro, porque sino ni el imperialismo sería malo ni el contexto mundial estaría en contra, así que es natural, esa no es la noticia, que está en peligro permanente.
Pero no todos los peligros son iguales y lo que estamos presenciando en este momento es una nueva fase de definiciones, cuyos tiempos los marcará la relación de fuerzas, las clases, la presión imperialista, la reacción dentro de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, y lo que ocurra o deje de ocurrir en el contexto institucional latinoamericano, esa fase que se ha abierto en Venezuela no puede durar mucho y ahí está el problema. Quienes crean, dentro del gobierno o fuera, propagandistas amigos del proceso Bolivariano en Argentina y en muchos lugares del mundo, que hay suficiente resto para soportar y sobrellevarlo, están apostando a una ilusión que no tiene cierre asegurado. Y los que, por el contrario, crean que eso está derrotado inexorablemente porque lo dirigió un nacionalista burgués y es un proceso que se negociará porque tiene boliburgueses adentro y está lleno de perversiones, como buena parte de la izquierda cree y algunos en América Latina por la misma lógica, también están equivocados. No hay manera, porque la historia es abierta y no está predestinada, sino sería muy sencillo, no hagamos revoluciones, no hagamos ese gigantesco esfuerzo humano, esperemos a que ocurran y el final estará cantado, para bien o para mal y si es malo nos escondemos y huimos y si es bueno nos quedamos y disfrutamos.
Es la historia simple de la telenovela en la política. Eso no existe y en Venezuela hubo una derrota del Chavismo en el 2002 y por 47 horas fue desalojado el poder Chavista en ese país y en 47 horas un fenómeno absolutamente inesperado para uno y otro bando demolió al gobierno endeble que antes había demolido al Chavismo, y eso no estaba previsto en ningún manual ni en ningún calendario.
En este momento la aventura o la rebelión de derecha, combinación de palabras un poco antiestética porque la rebelión la asociamos siempre a la rebeldía anti opresora, me refiero a la rebelión de derecha que ha generado Leopoldo López, que falló porque sus intelectuales orientadores, algunos conversos del marxismo pasados a la derecha y otros como Ramón Piñango desde la academia neoliberal instalada en Venezuela hace 35 años con una gran relación directa con el Departamento de Estado y una poderosa inteligencia para analizar los procesos desde su lado, dicen que le dijeron a Capriles, el 10 de febrero, dos días antes de la rebelión, que no acompañe al “loco” Leopoldo porque iba a fracasar, porque no estaban evaluando las condiciones para hacer esta asonada, la fuerza de resistencia del Chavismo. Que no salió toda, que no salió de la manera que lo hizo en el 2002, porque ellos tampoco salieron como lo hicieron entonces.
La aventura de Leopoldo no fue acompañada por la burguesía en su conjunto por las razones que decían Almeyra y Calello, porque no hay manera de que ellos puedan motivar a masas de derecha si las tienen aterrorizadas quemando tres ciudades y no hay manera de que la burguesía, dueña de una parte del poder económico privado pueda ser llevada a la calle como en el año 2002, a través de sus organizaciones, si están ganando plata como nunca a través del negocio del dólar, la importación, la especulación y todo lo que se va para Colombia como migración ilegal de productos. Se calculan 140.000 toneladas migradas en los últimos 7 meses a Colombia.
¿Por qué voy a hacer una contrarrevolución? Después de que gane la plata me meteré en una contrarrevolución. ¡Son malos, no estúpidos! Entonces, el problema a resolver, por eso yo valoro tanto las advertencias de Napurí, sobre su experiencia y sistematización intelectual después de décadas de lucha, los cuestionamientos y el uso de la duda que hizo Almeyra, que agarra filones delicadísimos de la estructura social y de la política que si no las tenemos en cuenta seremos asaltados por ellas, porque se sabe desde hace algunas décadas en que alguno lo dijo de otra manera: “el que le huye a la dialéctica, la dialéctica lo termina agarrando por el cuello”. Como los planteamientos conceptuales que hace desde otro ángulo Hugo Calello, porque los tres permiten dudar y el que no duda está derrotado, así gane cualquier cosa que gane, poder, un premio, si no duda está derrotado, especialmente en una actividad tan compleja como la política aplicada a la vida social. Si no dudas estás muerto, en la ciencia como en el arte, ese es el punto dilemático en el que está el proceso bolivariano.
En las próximas semanas, como se ha manifestado el 12, el 4 y el 6 y después del 12 hasta el 19 y luego en forma molecular pero insistente, sin parar, es una derecha que milita todos los días, en las próximas semanas y meses van a haber en el escenario venezolano cosas peores que las que estamos viendo ahora, y es lo que nos obliga a reflexionar cómo hacer, para sin dejar de dudar, cuestionar y criticar lo que tiene que ser cuestionado y criticado, buscar los canales que nos permitan juntar todo lo que sea posible para que ese proceso, y aquí no importa un carajo si yo nací en ese país o si me parieron en una playa del Caribe, lo que importa es un proceso que como bien dijeron los tres, si se cae, es derrotado o retrocede sobre sus propios pasos y se gangrena, no es Venezuela la que va a caer, son Bolivia, Ecuador, Cuba se hundirá en el Caribe y luego los efectos serán también depredadores sobre Argentina, estando muy lejos del proyecto Bolivariano y la propia Brasil que se cree inmune a todo peligro humano, político y social.
Ese detalle es el que está en marcha en este momento, ellos han decidido desmadrar la gobernabilidad en Venezuela aplicando recursos de guerra de baja intensidad, recursos de guerra civil. Cuando un grupo de 14 estudiantes agarra un guardia nacional armado, lo desarman y lo liquidan en el acto, estamos en presencia de otra cosa, es el signo de otra cosa. Y Venezuela que no tuvo como otros países del Río de la Plata o de América del Sur tradición de corrientes fascistas, le ha brotado una, podemos llamarla pinochetista y da lo mismo, le ha brotado al gran capital norteamericano y venezolano una vanguardia muy dura, de acción directa, y como no hay acción directa sin intervención e ideología de grupos, detrás de esa acción directa, de esa vanguardia que son más o menos entre 2000 y 3000 personas, jóvenes que por quince años de gobierno chavista fueron amamantados con mamaderas de odio, solo abrevaron odio a todo lo que signifique chavismo, Cuba, Barrio Adentro, rojo o rojo rojito o cualquier asunto relacionado con esos sustantivos o adjetivos.
Es un problema grave porque son muchos y están recomponiéndose, pero es más grave aún porque ha surgido una vanguardia de corte fascista y eso le da un cambio cualitativo a todo. Como dijo un cuadro revolucionario argentino en la década del 70: “Al fascismo no se le discute, se le combate”. No puedes discutir con un fascista, no lo puedes invitar a una mesa de paz. Luego, es contradictoria como mínimo, la política de nuestro gobierno de convocar a una conferencia de paz a los que define como fascistas, si son fascistas, y en eso es muy bueno lo que dijo Almeyra, todos no pueden ser fascistas, no pueden haber cuatro millones de fascistas en Venezuela que es el 36% duro de su votación, porque si es así nos jodimos.
Hay grupos, hay corrientes, hay 40.000 estudiantes de universidades privadas llenos de dos cosas: odio y Miami en sus cabezas. ¿De ahí qué puede surgir? Un grupo o corriente de esas características que quemaron el país en los últimos 14 días. La revolución Bolivariana se salvará dependiendo de lo que haga, no haga o haga bien el gobierno Bolivariano, pero en relación con lo que haga o deje de hacer el gobierno de Estados Unidos. Porque ahora ya se develó la información de que solo un sector del Departamento de Estado apoyó la asonada de Leopoldo, no todo está de acuerdo, por eso surge Piñango que advierte sobre el peligro de quedar otra vez como en 2002 derrotados por diez años más.
Entonces, ahora no depende ya solo o sobre todo de lo que haga la derecha porque la acumulación de fuerzas del chavismo relatada en buena medida por Hugo Calello, esas moléculas de poder acumulado son suficientes, han demostrado ya en quince años que son suficientemente poderosas para detener una asonada de este tipo que es menor que la del 2002, porque no hay corporación militar incluida en esta rebelión, entonces ellos tiene un problema, pero el gobierno Bolivariano tiene otro. Siendo correcta la política de paz no se puede formular de esa manera porque desmoraliza a la tropa chavista y envalentona a la tropa antichavista porque afloja por un lado lo que debería endurecer.
Finalizo con esto. Hoy me manda una carta por correo electrónico un dirigente obrero venezolano que fue sindicalista durante 20 años, que ya no lo es, pero sigue siendo dirigente en la base, lo llamamos “Pelo” porque es flaquito como un pelo, lo sacamos de una fábrica miserable, estaba desnutrido y era analfabeto. Lo alfabetizamos, lo nutrimos, se convirtió en dirigente sindical y engordó cinco kilos. Hoy Pelo me manda una carta desesperado, es una de esas expresiones o signos que han aparecido durante estos últimos días del peligro que nos amenaza, inadvertido o incomprendido salvo en la formalidad o en la superficie por la columna central del gobierno, pero es clave lo que dice Pelo. En las paredes de Valencia, que es una ciudad industrial vieja donde hay mucha cultura goda, mucha derecha tradicional, una ciudad muy grande donde mataron al guardia nacional hace 5 días, escribieron esta consigna en muchos lugares: “La lucha en la calle, la paz en los cementerios. Voluntad popular”. El que no entienda que eso es exactamente lo mismo que “Yakarta viene” de 1972 en Chile y que “Corpus Christi” en 1955 acá y todos los alertas que siempre hubo en los procesos de preparación de una contrarrevolución o un desmantelamiento, ya fracasó antes de terminar el capítulo.
Esa es la duda que tenemos obligación de hacernos, de elevarla en forma política, periodística y de organización para saber que si el gobierno no comprende ese fenómeno que tiene en las narices, o lo comprende a medias, facilitará dialécticamente la fuerza del enemigo porque esas consignas hoy son aisladas, mañana serán miles en la calle apoyados por centenares de miles de mirones desde la televisión, allí nace el peligro y terminará un gobierno. Y esperamos que no suceda porque militamos contra eso.

MH: Nos quedan alrededor de 20 minutos para realizar alguna pregunta o intervención del público, o si alguno de los que me acompañan en la mesa desea hacer alguna aclaración o plantear algo en relación a lo que se ha dicho.

P1: Quedó un tema que para mí es importante y creo que Almeyra lo planteó. Más allá de las lecciones del proceso y de todas las dudas sobre el Chavismo, ¿qué es el poder popular? Porque para mí dentro de un proceso revolucionario la clase trabajadora es la que tiene la hegemonía y en Venezuela, por lo que yo conozco, no hay una clase trabajadora que tenga una fuerza sindical para poder disputar con los patrones. ¿Entonces a qué nos referimos con poder popular?

Ricardo Napurí (RN): Las Misiones, las Comunas, los intentos de organización barrial por diversos motivos, los grupos de autodefensa, los grupos que están surgiendo en algunos barrios y colonias, todas las expresiones de auto organización, que son gérmenes. También hay fábricas ocupadas, pero que son esto mismo, gérmenes de autoorganización, incluso de autogestión.

MH: ¿Querías agregar algo Hugo?

HC: Sí, sobre la idea de poder popular, que es todo intento de poder orgánico que intenta confrontarse, tanto en la lucha en la calle como en la lucha política global con la derecha. Quería hacer una aclaración de la cuestión militar. Cuando nos reunimos con el tándem rectoral de la Universidad de las Fuerzas Armadas, en octubre, dos vice decanos, que por un lado fueron los que comprendieron con más claridad el objetivo del Proyecto Libertador, por otro lado, me explicaron cómo están operando las Universidades militares en Venezuela. Están formando tres tipos de graduados: el graduado civil, de las carreras habituales con obviamente una instrucción militar básica, el segundo es el militar profesional que se forma a nivel universitario para tener función de altos mandos, es decir, oficial de mandos y tercero hay un híbrido que es el miliciano, un graduado que tiene formación militar profesional y formación de lo que ellos llaman integración latinoamericana en pensamiento crítico, con una visión política de la defensa de la sociedad y de la guerra contra el imperialismo.
Yo creo que esto es muy importante, porque es la Universidad más grande de Venezuela, tiene 80 sedes en todo el país y en este momento tiene 300.000 estudiantes. Quería decir esto como dato importante sobre el tema de los militares venezolanos, que es complejo, estoy hablando de la Universidad de las Fuerzas Armadas.

P2: Quería agregar que la idea de la formación en defensa integral, o sea una ampliación del concepto de defensa que normalmente está limitado a la defensa militar combatiente en las fronteras, es una concepción que incluye la seguridad urbana, el cumplimiento de las reglas mínimas de cotidianeidad, de vecindad, etc. El miliciano no es combatiente, no es militar de profesión.

HC: Pero puede ser combatiente.

RN: Yo quiero agregar algo que representa un peligro latente. Venezuela es un país petrolero con enormes reservas y que abastece a Estados Unidos, pero en dos o tres años, Estados Unidos con el fracking podría alcanzar la autonomía, el autoabastecimiento petrolero y prescindir de Venezuela y de los países del Medio Oriente. Por otra parte la situación internacional, las provocaciones que están haciendo en Ucrania, por ejemplo, han llevado a una nueva caída en la crisis de Europa en particular, y eso podría llevar en no demasiado tiempo a una caída de los precios del gas y del petróleo, sobre los cuales en Venezuela como país rentista pasa todo, el presupuesto, las ayudas populares, las importaciones, etc. Quiere decir que la política extractivista es insostenible, sea en el caso de Venezuela, sea en el caso de Argentina con los granos y la soja. Es necesario que la renta petrolera que es real y muy importante, sea aplicada a un desarrollo humano en primer lugar y en segundo lugar a un proceso de industrialización real productiva de Venezuela para no depender de la venta de petróleo, que de repente nadie se lo va a comprar, por lo menos al precio actual, arriba de U$S 100 el barril y de las importaciones, porque también se las pueden cerrar. Ahora Brasil va a dar un apoyo importante en alimentos para el gobierno de Maduro, aunque no creo que pueda estar alimentando a Venezuela, además la generosidad de Brasil es muy “peluda”.

P3: Quería decir dos cosas, primero que soy venezolano y quería hablar de la Universidad, yo soy egresado de la UNEFA, estudié cuando era un instituto privado universitario que en el año 2004 pasó a ser público, es una de las grandes garantías que tiene el proceso revolucionario que ha convertido algunas Universidades que antes eran privadas en públicas, defendiendo el derecho a la educación. Eso es un avance de la revolución bolivariana que muy poco se ha tocado. La mayoría de los que se reciben en esa Universidad son ingenieros, esa es otra cosa importante, porque quiere decir que tienen la capacidad técnica para resolver los problemas que puedan ocurrir en una empresa.
Sabemos que uno de los problemas que tenemos es el abastecimiento y se debe a que la industria venezolana no ha podido resolver los problemas que tiene internamente, tanto con el dólar como sus niveles en materia prima, pero sí tenemos la capacidad a nivel técnico, porque de estos chicos que son aproximadamente 300.000 que están estudiando, un 20% están capacitados para la labor técnica, esto quiere decir que ese problema lo podemos resolver. Posiblemente podamos garantizar la resolución de una de las grandes falencias que tiene el Estado venezolano, que es el autoabastecimiento, en conocimiento lo podemos hacer pero faltaría la garantía de que eso pueda funcionar, porque sin infraestructura es imposible.
Por otro lado, yo sí voy a ser defensor de la Revolución Bolivariana, porque una de las grandes cosas que hemos tenido los jóvenes que hemos escuchado a Chávez, es que nos ha permitido participar en política, y eso es también algo importante porque además de ser ingeniero nos dio la capacidad de disentir en cualquier discusión, y eso es un avance mayor, porque podemos resolver problemas técnicos pero también discutir filosóficamente lo que estamos haciendo, o sea que podemos resolver problemas diferentes, los técnicos y los de la sociedad, por eso yo digo que podemos ser defensores de la revolución y probablemente tengamos la posibilidad de resolver este problema que tenemos ahora, porque esto ya ha ocurrido en varios momentos, por eso gracias a que los puedo escuchar, podemos saber qué ha ocurrido y cuales han sido las capitulaciones que han sucedido y nosotros no vamos a capitular, Venezuela no va a capitular.
Se los puedo decir porque justamente yo debería haberme ido en enero para Venezuela porque ya cumplí mi estadía aquí y un amigo me dijo: “no, quédate, porque nosotros aquí estamos haciendo patria, y cuando termines de hacer tu tesis te regresas”. Así que venezolanos dispuestos a la lucha están allá, lo único que nos falta es orientación política, por eso estamos atentos a escuchar todo lo que ustedes necesiten decirnos.

P4: Quería preguntar, hace aproximadamente unos seis años atrás, Chávez había lanzado un plan de industrialización del país, justamente a partir de la conciencia de salir de la dependencia exclusiva de la renta petrolera en Venezuela, había lanzado un plan de fábricas socialistas. Quería saber si tienen idea qué avances ha tenido ese proyecto.

MG: No hay mucha información estadística porque en Venezuela es una maldición, la burguesía toda la vida estuvo peleada con la estadística y el Chavismo no lo ha podido resolver, salvo para algunos sectores militares que son más serios y más sistemáticos que los civiles. Se crearon 240 fábricas entre el 2007 y 2012, se crearon y se importaron de 7 países del mundo, la que más exportó fábricas cero kilómetro fue Irán, pero los iraníes son muy vivos, mandaban las fábricas con códigos alterados y una pieza no encajaba con la otra, como los europeos y algunos argentinos también. De las 10.000 vaquillonas que mandaron, se murieron 2.000 porque se les olvidó que el pasto del Caribe no lo comen las vacas de la pampa.
Es una cosa elemental, pero más grave que eso, un industrial de Santa Fe que fabrica maravillosos aparatos de oncología infantil impactó en Chávez que se enamoraba de todo lo que fuera aplicable al desarrollo social, y ordenó comprarle todo, y el hombre hizo el negocio del año, pero resulta que la norma no es compatible con la venezolana y empezaron a explotar los aparatos. Ese es un vivo estúpido, porque pudo haber hecho un negocio por veinte años y lo hizo una sola vez y se ganó una demanda de U$S 300.000 por daños y perjuicios.
Esa es apenas una parte de las razones, porque 240 fábricas nuevas no pueden modificar la estructura del PBI, primero porque no son suficientes, segundo no hubo una planificación, a pesar de que el comandante Chávez en el programa que era el Primer Plan de la Nación, exigió que se modificaran los segmentos, sectores, paquetes tecnológicos, etc. Algunos lo asesoraron para saber cómo tenía que ser, pero cuando lo aplicaron a las fábricas el que hacía el negocio con los países corrompía y traía paquetes, maquinarias, fábricas no revisadas y terminaban en containers.
De las iraníes 23 de las 70 no se pudieron armar, están allá en el oriente del país. Locuras de vivos que están metidos en el proceso y que a veces se estructuran en el poder, y esa es la segunda razón, en Venezuela como en todo el siglo XX, el fenómeno de la burocracia surgió o se desarrolló y secuestró el poder, y burocracia no es solo un fenómeno administrativo del aparato de Estado, sino una expresión adelantada [… ]

HC: [..]se da cuenta de que toda esa izquierda que se formó era abstracta o etérea, a pesar de que tenían buenas intenciones. En Venezuela, siendo la UCV la universidad pública, entraba un 5 o 6% de postulantes, nada más, el resto se quedaba afuera, porque había examen de ingreso, etc. Es decir, las universidades públicas que hoy realmente resisten al chavismo, algunas tienen una militancia dura en ese fascismo duro, otras tienen una militancia que yo llamaría blanda, antichavista, pero como conglomerado se oponen al gobierno, como son estudiantes de clase alta fundamentalmente, esto es muy importante marcarlo, o de clase acomodada, responden a su condición de clase. Por eso yo hablo de lucha de clases.
El gobierno creó universidades en base al modelo cubano que formaron aldeas universitarias, las dos más importantes son la Universidad Bolivariana y la UNEFA que tienen múltiples sedes en distintas regiones venezolanas. En esas universidades hay ingreso irrestricto, puede ingresar cualquiera. Ahí se está gestando el nuevo estudiantado. En la UNEFA solamente hay 300.000, imagínense que si esa gente sale a la calle las cosas cambian cualitativamente. Por eso digo que es un proceso a largo plazo, porque se están formando estudiantes con conciencia revolucionaria al menos en lo que es la defensa de la revolución bolivariana, ese es el panorama universitario, de hecho lo que ellos llaman “Universitarios” son, además de la UCV, las universidades privadas de clase alta venezolana que evidentemente están políticamente implicadas desde hace ya bastante tiempo por el Departamento de Estado norteamericano, con vanguardias agresivas y violentas, entrenadas, inclusive Leopoldo López es un tipo formado en una universidad que depende de la CIA de Estados Unidos, con personajes formados para este tipo de violencia política que evidentemente, como decía Modesto, es una ofensiva que se va repetir constantemente.

MH: Como en la radio, dos minutos y termina el programa

RN: Yo intenté decirles con los ejemplos que hay una memoria colectiva en América Latina, que lo peor que nos puede ocurrir es que pensemos que el problema es sólo de Venezuela o de Argentina o de Bolivia, no, es el problema común de todos los países de Latinoamérica. Es decir, si los de abajo van a tener una expresión propia o no, si tienen las posibilidades algún día de cambiar este mundo podrido por otro que no sabemos cómo es, le llamamos socialismo, pero puede ser otra cosa.
Quiero decirles algunas cosas que tienen que meterse en la cabeza, todos estos movimientos tratan de reformar al capitalismo, se le dice “humanizado”, “desarrollista”, es decir, que el capitalismo puede ser diferente a esta basura que hoy es la barbarie capitalista, y eso no es posible por los ejemplos que hemos dado. Los que fracasan son aquéllos que tienen la dirección de la sociedad actual, pero los que no fracasan y combaten siempre y son derrotados porque los otros los llevan por ese camino, son los de abajo. Los de abajo luchan, yo no voy a decir en qué terrenos, pero por lo que han señalado acá es en todos lados. Perú se llenó de asambleas populares antes que en cualquier lado, en Ecuador y en Colombia lo mismo, no es que surgieron recién ahora. Los organismos de doble poder han existido siempre. Los de abajo tratan de construir su propio mundo a través de sus resistencias y combates, el problema es ¿nosotros con quién estamos?
Es una barbaridad, por ejemplo, que el proceso revolucionario se ilusione con elecciones, ¿acaso la Chamorro no le ganó a Ortega en Nicaragua? ¿Acaso el chavismo no puede perder las elecciones cualquier día? ¿Todo los que se construyó, lo que decimos, se va a resolver a través de la mafia que sirve al liberalismo? Por eso el Estado tiene que ser cambiado, si no se cambian las instituciones eso se vuelve en contra incluso de todos aquéllos que quieren reformar, entonces los peligros que existen son esos. Mi advertencia a través de los ejemplos, que son muchos más, pero hablé desde mi propia experiencia, es que hay muchas cosas que aprender de la realidad de los países latinoamericanos que han combatido anteriormente y de lo que va a enseñar el proceso de Venezuela.
¿Cómo vamos a querer que eso caiga? Estamos para comprender cuál es la salida, y no basta citar los problemas que existen, hay que intentar ver cómo se puede resistir al imperialismo con una política ofensiva, cómo se puede hacer en Venezuela, porque Venezuela no tiene aliados francos. Brasil hizo todo lo posible para que Chávez no avanzara en sus objetivos, porque ellos tienen su propio proyecto, porque el PT se puso al servicio de la burguesía nacional. Acá toda la vida se pasaron diciendo que lo contenían a Chávez. No tiene aliados revolucionarios, los únicos aliados son los de abajo, son los que se pueden organizar, los que comprenden y piensan, los que al comprender están dispuestos a mover molecularmente todo lo posible porque es cierto, América Latina jugó su destino en varias situaciones, primero Cuba, luego lo juega a través de Venezuela, ellos dicen que quieren recolonizar América Latina y es cierto. Si se mete la derecha se mete el imperialismo norteamericano, ya tienen el Pacífico, tienen sus aliados burgueses y patronales y a los políticos que no son capaces de dar saltos cualitativos en el sentido de convertir en hechos revolucionarios lo que predican.
Ese es el sentido de mi mensaje, a partir de mi experiencia, me duele, yo sufriría eternamente si Venezuela cayera, pero no solamente por Venezuela, sino porque va a caer América Latina, métanselo en la cabeza. De tal manera que la primera instancia acá es comprender nuestra propia realidad, ejemplos múltiples y totales hay en América Latina y a partir de eso tenemos que hacer de propagandistas a activistas sociales. Lo de Venezuela tiene que servir para que nos pongamos en movimiento para decir que no podemos ser colonizados, y que para eso tenemos que combatir, combatir a partir de comprender las ideas que motorizan y si nosotros formamos legiones y ejércitos de gente que comprendan la situación, mucho más fácil va a ser ayudar a los de abajo que luchan semiconscientemente para producir resistencias activas y después veremos qué da el proceso, porque el proceso no espera ni perdona, no nos va a perdonar si nosotros dejamos caer cada proceso, como el de Venezuela, contemplativamente, no, hay que impedir que caigan para que nosotros podamos tener algún tipo de alternativa, ya que como dicen los compañeros, el capitalismo es la barbarie, y si es bárbaro tenemos que luchar contra él, todo lo demás hay que descubrirlo a través de la acción instantánea y consciente de las masas, después ya veremos qué sale, dejemos que la lucha de clases nos dé la posibilidad de conseguir elementos conscientes al andar, sepamos que estamos en una etapa que no es la anterior donde creíamos que era fácil la llegada de un mundo mejor, ahora tenemos que construir la posibilidad de una alternativa al sistema capitalista desde el vamos, a partir de la realidad concreta.

Ver también:
- Al proclamar el Socialismo del siglo XXI Chávez se coloca en confrontación con la oligarquía de América Latina y con el capitalismo (Parte I)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crítica a la pequeña propiedad en Venezuela, ni eficiencia ni socialismo

Damny Laya (CIFO - ALEM)

“Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y transmiten directamente el pasado” Carlos Marx 1.

Bajo la consigna de “Comuna o Nada” 2, Chávez dejó en manos de Maduro la “consolidación del socialismo”, pues, es en “las comunas donde se engendrará el mismo”. Esta concepción política se reafirma por medio del Plan de la Patria 2013-2019, ya en una dimensión económica, específicamente en sus puntos: 2.3.2.1; 2.3.2.4; 2.3.2.6 y 2.3.2.7 3; donde explicitan el “desarrollar”, “fortalecer”, y “promover” el Sistema Económico Comunal (SEC), así como también, “promover y registrar” todas las formas estipuladas en la ley del SEC, respectivamente. El presidente Maduro subraya en sus “12 líneas estratégicas del gobierno revolucionario” dicho compromiso, donde en su línea 4 expresa “incrementar la capacidad de producción nacional…” y ¿cómo? Por medio de “las empresas públicas, las empresas de propiedad social (EPS) directa e indirecta o mixta…” y en su séptima línea asume la responsabilidad dejada en sus manos por Chávez, como lo es, “la incorporación a la lucha por la construcción de las comunas, Comunas o Nada” dice Maduro. Es así como el gobierno bolivariano deja muy claro cuál es el papel de las comunas y del SEC en el desarrollo de la “sociedad socialista venezolana” y el desarrollo de sus fuerzas productivas.

El SEC es una propuesta económica que acompaña la organización comunitaria en comunas desde los consejos comunales, donde se reconocen, se financian y promueven organizaciones socioproductivas como: Empresas de Propiedad Social (EPS) y las Unidades de Producción Familiar (UPF), entre las más destacadas e impulsadas por el gobierno bolivariano a través del Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Movimientos sociales, así como también a través de bancos como, el Banco del Pueblo y BANDES, entre otros.

Si bien el SEC promueve el desarrollo de la propiedad social, es decir, la socialización de los medios de producción y por tanto del control de los productores sobre los excedentes, esta socialización se ve limitada cuando se impulsa desde la pequeña propiedad, y además denota una gran contradicción entre propiedad social y propiedad familiar. Cabe preguntarse, cómo una UPF (propiedad familiar, por tanto, privada) puede ser al mismo tiempo propiedad social. Es propiedad privada, pues, los hijos son los garantes de que las riquezas perduren en la familia. 4

También, la pequeña propiedad y su financiamiento a través de la UPF es capital que se disgrega en las limitantes del desarrollo de la pequeña propiedad, a saber:

Bajo desarrollo de las fuerzas productivas

Es decir, la UPF produce con un Tiempo de Trabajo Necesario (TTN) mucho mayor al Tiempo de Trabajo Socialmente Necesario (TTSN), a mayor TTSN tendremos como consecuencia altos costos por unidad de producción. En el mercado el precio de las mercancías se mide por la cantidad de TTSN que requiere la mercancía para ser producida, a mayor tiempo más alto el costo, debido a que al entrar en competencia con los mismos productores de la rama, estos buscarán de alguna manera abaratar los precios de su mercancía, ¿cómo? Tecnificando el proceso de producción, adquiriendo tecnología de donde podrá (el capitalista) exprimirle más mercancías en menor tiempo al trabajador. Recordemos que la ganancia del capitalista está en la cantidad de plusvalor que pueda sacar al obrero, he allí la clave del porqué producir más mercancías en menor tiempo, es decir, que si un obrero de una fábrica de mermeladas, producía en 8 horas 8 mermeladas, con el uso de la máquina, este mismo obrero en 8 horas podría producir 16 y hasta tres veces más mermelada en las mismas 8 horas, a esto llama Marx plusvalía relativa. En palabras de Shaikh:

“(…) una vez que un método de producción más eficiente ha sido puesto en práctica, se registran cambios importantes en la competencia capitalista. Ello es debido a que las primeras firmas que adopten el nuevo método están en posición de bajar sus precios de venta para desplazar a sus competidores y ganar participación en el mercado. Debido a ello, todas las firmas enfrentarán una ronda de precios en caída que puede amenazar la existencia de aquellas unidades productivas que se desenvuelven con métodos más atrasados.” 5

Por otra parte Jaques Governeur nos indica que:

“También es importante comprender que las diferencias en las técnicas (grado de mecanización) en la calificación o intensidad del trabajo (…) afectan la productividad del trabajo (la cantidad de mercancías producidas por hora de trabajo) y, por consiguiente, el valor unitario de las mercancías (el número de horas de trabajo por unidad producida): cuanto más productivo sea el trabajo, menor será el valor unitario de las mercancías).” 6

Veamos un ejemplo hipotético: La familia Rodríguez (Padre, Madre, hijo e hija) producen artesanalmente mermelada de guayaba. Esta familia, cocina las guayabas, envasa a mano, etiqueta a mano y sale a competir en un mercado con la empresa “Frutas Silvestres” la cual posee alta tecnología para el envasado y cocción de las guayabas y todo su procesamiento para transformarla en mermelada, además de poseer transporte para llevarlas al mercado y ser colocadas en los anaqueles donde será comprada por los consumidores. ¿Quién cree usted que ganará está competencia en el mercado y además abaratara los precios de su producto? ¿Hay que decirlo? De acuerdo a lo explicado antes, esta competencia la ganará sin mucho esfuerzo la empresa “Frutas Silvestres”, dejando a la familia Rodríguez en la “dinámica del rebusque”, donde quizás podrá vender a precios competitivos con la empresa antes mencionada a costa de sacrificar el pago (¿salario?) a sus empleados-familia, así como también, el seguro social, fondo de ahorro obligatorio de vivienda (FAOV), prestaciones y demás beneficios propios de los derechos de un trabajador, es decir, aquí tenemos a un trabajador precarizado, sin pensión, ni jubilación futura, nada que envidiarle a un trabajador de Mc Donalds. En esta etapa es en donde sale el camarada y me cuestiona diciendo “es que la familia Rodríguez no es capitalista y por ello el estado la financia a través de los programas de impulso a los emprendedores como los Rodríguez, para eso tenemos nuestra ley del SEC y Min Comunas”. Aquí nos vemos obligados a entrar en un punto siguiente que no está separado de este.

Producción Mercantil No Capitalista (PMNC), por qué acumular capital, y ¿quién paga el financiamiento?

El camarada que nos impugnó allá arriba quizás tenga razón al afirmar que la familia Rodríguez no es capitalista, para ello pasaremos a caracterizar a la misma.

La familia Rodríguez según Governeur y su caracterización de la PMNC:

“Es de los trabajadores que son dueños de sus medios de producción, no compran fuerza de trabajo, es decir, no poseen asalariados, ni venden su fuerza de trabajo. Entonces estos productores no compran fuerza de trabajo, no desembolsan ningún “capital variable”. En cuanto a las sumas que desembolsan para comprar medios de producción, estas constituyen un gasto que debe recuperarse y no un “capital constante” invertido para obtener ganancia. El propósito de la producción no es obtener una ganancia destinada a la acumulación, sino obtener un ingreso destinado al consumo” 7.

Esta caracterización la hago discriminando a las pequeñas formas de propiedad que devienen en mecanismos de acumulación de capital y desigualdad social, esto, debido a que la características de los emprendimientos impulsados, financiados y fomentados por el gobiernos a través de las comunas y el SEC cumplen con las características arriba mencionadas. De ser así, la familia Rodríguez, por mucho que tenga sus medios de producción en carácter de “propiedad social” sus niveles de producción no le permitirán acumular capital para ser reinvertido en lo que la Comuna de acuerdo a su “plan de desarrollo” lo requiera, ni mucho menos en desarrollar las fuerzas productivas del país, además que la producción para el autoconsumo en esta etapa histórica es una regresión, un impedimento para el desarrollo de las fuerzas productivas. En palabras de Luxemburgo “representarían un retroceso desde la economía altamente desarrollada del capitalismo a la economía mercantil medieval.” 8

En este sentido, el financiamiento que haga el estado a estas UPF fungirá como ayuda social a dicha familia, más no como motor para cumplir con los objetivos trazados tanto en el Plan de la Patria, como en las 12 líneas estratégicas ni muchos menos con lo establecido en la ley del SEC.

También se le presenta otro problema a nuestra familia Rodríguez al no acumular capital, y es el hecho de pagar el financiamiento que el estado le otorgo. ¿Quién paga el financiamiento?

El pago de dicho financiamiento queda a la buena del universo, debido a que estos son dados por los bancos públicos arriba mencionados y en los cuales bajo la consecuencia política que puede acarrear embargar una UPF, pues el silencio es la mejor arma por parte del Estado, por ello, los casos donde estas UPF no pagan el financiamiento sobra y, denotan el bajo nivel productivo que poseen llegando hasta la precarización del trabajo y muchas veces hasta la quiebra de dichas unidades. O, para evitar dicha quiebra, pues, el Estado opta por el refinanciamiento y la puesta en marcha de un círculo vicioso.

Es así que podemos dilucidar de una forma más clara la necesidad que tiene la clase obrera a través del Estado que debe revolucionar, de concentrar y centralizar la propiedad para poder desarrollar industrialmente un aparato capaz de producir de manera eficiente y eficaz, para que a través de la inversión en la mecanización del trabajo en la gran industria (no en la pequeña propiedad, ni menos en la propiedad privada de las UPF) se haga menos forzado el mismo para los trabajadores y los niveles de productividad aumenten en aras de abaratar el precio de las mercancías, esto a su vez se traduciría en mayor facilidad de acceso a los bienes y servicios por parte de la clase obrera.

Luego de realizar una breve caracterización de las limitantes del desarrollo de las fuerzas productivas del país por medio de la pequeña propiedad materializada en el SEC, específicamente en las UPF, podríamos concluir que urge la necesidad de reorientar las fuerzas hacia un programa de desarrollo económico que nos permita forjar la nueva sociedad, pues, como nos recuerda Marx:

“Una sociedad no desaparece nunca antes de que sean desarrolladas todas las fuerzas productivas que pueda contener, y las relaciones de producción nuevas y superiores no se sustituyen jamás en ella antes de que las condiciones materiales de existencia de esas relaciones hayan sido encubadas en el seno mismo de la vieja sociedad” 9

Y por ello proponemos en palabras del camarada Sutherland:

“En la vía hacia la desalienación, la construcción socialista implica empujar dialécticamente el Capital hasta más allá de sí mismo y atizar sus contradicciones para desarrollar una sociedad que sea su más completa negación.

La negación del régimen de producción capitalista tiene por necesidad la exclusión absoluta de formas: premercantiles (el trueque de valores de uso), mercantiles (permuta de valores de cambio) y los demás tipos de producción mercantil a pequeña escala: cooperativismo, producción comunal, producción campesina-comunitaria, etc. La dictadura revolucionaria del proletariado, debe desechar por completo cualquier esfuerzo de reproducir o apoyar (con microcréditos, subsidios, compras estatales, etc.) la pequeña producción mercantil, incluso aunque ésta tenga como base la autosustentación dl productor (conuco) y el intercambio de excedentes secundario. Volver a cualquiera de esas formas arcaicas de producir es tratar de echar hacia atrás la rueda de la historia y condenar materialmente al fracaso la revolución en ciernes” 10

Hablamos acá de la concepción político económica del gobierno bolivariano en cuanto a la construcción de la sociedad de nuevo tipo, la sociedad socialista. Para ello es fundamental partir de la sociedad que tenemos, es decir, bajo que formas producimos y planificamos en la sociedad venezolana. Una economía rentista, una economía con bajos niveles de desarrollo de las fuerzas productivas, inserta, por supuesto dentro de la dinámica mundial capitalista de acumulación de capital, en otras palabras, una sociedad capitalista, si, y por tanto, una sociedad y un modo de producción que no puede ser trascendido por medio de discursos ni “al libre arbitrio” de los hombres que la conforman, es decir, procurando estadios superiores sin siquiera abolir el presente.

Seguir pretendiendo que bajo las formas de propiedad social de la pequeña propiedad se puede impulsar la sociedad de nuevo tipo en Venezuela es dar la espalda a las experiencias históricas y a los estudios científicos en base a esas formas de desarrollo superadas materialmente.

Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO_ALEM)

Notas:
1) Marx, Carlos. El dieciocho brumario de Luís Bonaparte.
2) Vease “Golpe de Timón” http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/downloads/2012/11/GOLPE-DE-TIMON-23-10-12-Web.pdf
3) Vease el Plan de la Patria 2013-2019 http://gobiernoenlinea.gob.ve/home/archivos/PLAN-DE-LA-PATRIA-2013-2019.pdf
4) Véase a Engels en “El origen de la familia, la Propiedad Privada y el Estado”. Editorial Cartago. 1975. P. 62 y 63. Donde hace mención a las razones económicas del origen de la familia monogamica tal cual la conocemos hoy.
5) Gigliani, Guillermo. Tasa de Ganancia y Macroeconomia. I Jornada de Economía Política. Universidad Nacional de General Sarmiento. 2007. P. 7
6) Governeur, Jacques. Los Fundamentos de la economía capitalista. i6doc.com. 2005.
7) Ibid.
8) Véase a Luxemburgo, Rosa. Reforma o Revolución. Fundación Federico Engels, Madrid. 2008. P. 71.
9) Marx, Carlos. Prólogo de la Contribución a la crítica de la economía política. Editorial Ocean Sur.2011. P. 113
10) Sutherland, Manuel. ¿Qué es la revolución socialista? Edit. ALEM. 2014. P. 115 y 116.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Venezuela: El pueblo tiene derecho a buscar una salida revolucionaria

Orlando Chirino - Miguel Ángel Hernández (LA CLASE)

Desde el mismo momento en que participamos de la fundación y legalización ante el Consejo Nacional Electoral del Partido Socialismo y Libertad, hemos utilizado todos los espacios políticos, electorales, laborales, educativos y populares para expresar con toda claridad que somos una organización con un perfil socialista y revolucionario, que lucha y luchará por alcanzar un gobierno de las y los trabajadores junto con los sectores campesinos y populares; que luchamos por un modelo económico libre de la explotación y en armonía con la naturaleza y la preservación de toda forma de vida; bajo un régimen político basado en la democracia obrera que brinde las más amplias libertades democráticas, y de respeto profundo a los derechos humanos para el conjunto de la población.

También hemos afirmado con gran responsabilidad -aún a riesgo que muchos de los honestos seguidores del fallecido Hugo Chávez o del actual presidente Nicolás Maduro pudieran resentir nuestras declaraciones-, que el modelo de “Socialismo de Siglo XXI” que ellos pregonaron y desarrollaron durante estos años, ha sido una farsa que nada tiene que ver con el verdadero socialismo revolucionario y que lastimosamente hoy, en medio de una pavorosa crisis recurre al engaño y las restricciones de las libertades democráticas para implementar un ajuste económico de corte antiobrero y antipopular que agrede a toda la población trabajadora, elimina grandes conquistas obtenidas con la lucha y el esfuerzo del pueblo y ponen en riesgo la soberanía nacional.

Es por eso que hoy, cuando los venezolanos y las venezolanas discutimos en los círculos familiares, en los puestos de trabajo, con los vecinos, en los sitios de estudio y por supuesto en las inclementes y humillantes colas que a diario nos toca hacer para proveernos de los artículos de consumo básico, sobre cuál es la salida y quién debe ponerse al frente del país para atajar esta caída por el despeñadero al que nos ha llevado este modelo disfrazado de socialismo; desde el Partido Socialismo y Libertad queremos hacerle conocer al conjunto de la población nuestras reflexiones y nuestras propuestas sobre cómo y de la mano de quiénes podemos salir de la crisis.

El modelo económico y político del gobierno se agotó. Fracasó

Millones de compatriotas confiaron en que el modelo ofrecido por el fallecido Hugo Chávez redimiría a la población venezolana de siglos de explotación y discriminación. Muchos se ilusionaron cuando efectivamente durante los primeros años de su gobierno se obtuvieron conquistas sociales de diversa índole y se empezó a disfrutar de derechos que en el pasado habían sido conculcados. La razón de esta realidad residía en que el pueblo estaba movilizado, reclamaba y luchaba a brazo partido para que de inmediato se cumplieran sus expectativas.

Con el tiempo, el propio gobierno se encargó de desactivar la movilización que empezaba a serle incómoda, relegando el discurso de la democracia protagónica y participativa. En cambio, fortaleció su imagen mesiánica, construida sobre la base de utilizar los recursos de la espectacular bonanza petrolera de los últimos años para comprar lealtades, conciencias y votos para las diferentes coyunturas electorales. Fueron tantos los recursos que ingresaron al país, que permitió a la atornillada camarilla burocrática que ocupa los altos cargos de gobierno enriquecerse, gracias a la corrupción. Muchos de ellos se dedicaron a acumular los suficientes capitales como para convertirse en los nuevos burgueses de la era del “socialismo del siglo XXI”.

La economía del país siguió anclada a la renta petrolera y el festín de las multinacionales tuvo continuidad a partir del mismo momento en que el gobierno, con la firma de Hugo Chávez, rubricara la política de empresas mixtas, mediante la cual se permitió a la Chevron, Repsol, Total, ENI, Halliburton, a los magnates chinos, iraníes, rusos, entre otros, que se quedaran con el 40% de las ganancias de dichas empresas petroleras, con contratos por 40 años.

Esta tragedia tuvo su complemento con una política de despilfarro, que no privilegió la diversificación económica, la producción agropecuaria a gran escala para atender la demanda interna, y muy por el contrario quiso cubrir la creciente demanda con una espiral importadora que terminó de arruinar la economía nacional, enriqueciendo a una minoría de grandes importadores, ligados tanto a Fedecámaras como a la nueva burguesía emergente.

Definitivamente ni el gobierno de Chávez ni mucho menos el de Maduro, jamás intentaron en verdad romper con las pesadas anclas que atan la economía venezolana al modelo capitalista prevaleciente en la nación. En algunos casos se estatizó propiedades de terratenientes o empresas, no porque así lo quisiera el gobierno del PSUV sino porque así lo impusieron los trabajadores, como sucedió en Invepal y Sidor, sólo para colocar dos ejemplos, pero no se pudo ejercer en ninguna de ellas el verdadero control democrático por parte de los trabajadores de la administración y la producción de las empresas.

Y en los casos en que los trabajadores y los campesinos no estuvieron al frente de la lucha por la nacionalización de las empresas, las compras forzadas se dieron porque los mezquinos intereses del gobierno así lo exigían para poner dichas empresas en manos de sectores de la burguesía roja interesados en ampliar los negocios bajo su control. Lo que sí fue claro en ambos casos, es que el gobierno terminó comprando e indemnizando a sus propietarios y colocó al frente de las empresas estatizadas a burócratas que tenían por misión desactivar la lucha de la clase trabajadora, eliminar los sindicatos y los contratos colectivos, y desmantelar las empresas como hoy se hace evidente en todas ellas.

Se impuso un control cambiario, necesario para impedir la fuga de capitales, pero que gracias al manejo burocrático sin control popular, terminó siendo una pesadilla al servicio de la corrupción y el enriquecimiento ilícito de los altos jerarcas políticos, testaferros y empresas fantasmas que robaron más de sesenta mil millones de dólares mediante sobrefacturación de importaciones, y participaron de una fuga de capitales superior a los doscientos mil millones de dólares. El fracaso de ese modelo salta a la vista y se expresa en cifras. Una acelerada devaluación combinada con la más alta tasa de inflación del continente, que licuó los salarios de la masa trabajadora. Caída de la producción, cierre de empresas y despidos a niveles insostenibles. Crisis y caída de la producción agropecuaria. Desabastecimiento generalizado de productos de la canasta familiar y consolidación en Venezuela de una economía de puertos en la que se importa la mayor parte de lo que consume. Un espectacular escalamiento de la deuda externa de la nación y de PDVSA que nos resta toda posibilidad de soberanía. Caída de la calidad de vida de las familias de los trabajadores y sectores medios de la producción, retrotrayéndonos a épocas que ya se consideraban superadas.

En medio de este caos económico y gracias a la depresión de los salarios provocada por la devaluación y la inflación, ha florecido en los últimos quince años una nueva capa de ricos y multimillonarios que lo han logrado en virtud al control que tienen de las finanzas públicas, de Pdvsa, de las empresas del Estado y de la galopante corrupción. De igual modo, otros sectores de la economía alcanzan altísimas ganancias como acontece en el sector bancario y de los seguros, así como los grandes conglomerados económicos con carácter monopólico, cuyo caso más significativo es el Grupo Polar que obtiene fabulosas y groseras utilidades.

La MUD ofrece una falsa “salida”

En este contexto, los sectores de la burguesía que fueron desplazados del gobierno y del control del aparato estatal, no han escatimado esfuerzos para retomar el control de los recursos de la nación y gobernar como lo hicieron en el pasado, al servicio de los ricos y de los empresarios locales e internacionales. En todos sus intentos siempre han buscado el atajo y han recurrido a mecanismos que no implique la participación protagónica y decisiva del pueblo.

La MUD siempre ha tenido como norte capitalizar el descontento con el gobierno, bien sea electoralmente o por la vía de los paros patronales y otras maniobras antidemocráticas. Nunca vimos a esos partidos, “moderados” o “radicales” llamando a movilizarse en favor de los derechos económicos y sociales de los trabajadores y el pueblo. Si hacemos memoria, así ocurrió desde abril de 2002 cuando se quiso utilizar una movilización para encubrir un criminal golpe de Estado. En los últimos años, cuando se abrió con fuerza la crisis económica internacional y nacional, nunca tuvieron como preocupación defender en las calles la capacidad adquisitiva de los salarios. No los vimos luchando al lado de los trabajadores petroleros denunciando y combatiendo el modelo de las empresas mixtas entre el Estado y las multinacionales petroleras con el que se ha venido perdiendo la soberanía sobre nuestro principal recurso. Por el contrario avalaron esta apertura petrolera al gran capital multinacional.

Henrique Capriles, Leopoldo López, Antonio Ledezma o María Corina Machado denuncian la política económica del gobierno, hacen propaganda incansable sobre la inviabilidad del modelo económico, y reclaman divisas para los empresarios, aún mayor libertad para las grandes empresas capitalistas. Pero no se atreverán jamás a colocarse al frente de la movilización de los trabajadores en defensa de salarios dignos, del derecho a la negociación de contratos colectivos, contra el endeudamiento externo, o por cárcel para los sobrefacturadores de importaciones. La apuesta de la MUD es por un modelo neoliberal, subordinado al FMI y el BM. De ahí que ellos estén de acuerdo con la sustancia y objetivos del ajuste que aplica Maduro, por ellos no dicen nada contra el aumento del precio de los alimentos, del transporte, o de la gasolina y los servicios públicos, aunque quisieran que los ritmos de aplicación del ajuste fueran otros.

La MUD le teme al pueblo movilizado, porque saben que serán rebasados cuando millones reclamen con vehemencia lo que les corresponde. ¿Acaso no han sido los empresarios que respaldan a la MUD quienes más provecho han sacado de la actual crisis económica, el desabastecimiento, la especulación y el robo de las divisas junto a los funcionarios del gobierno y la nueva boliburguesía? Esos partidos y los empresarios que les apoyan se frotan las manos de felicidad al saber que Nicolás Maduro y el PSUV se están encargando de aplicar un durísimo plan de ajuste antipopular, que les permite a ellos esperar pacientemente al proceso electoral para lograr un recambio negociado, gracias a que el chavismo se ha encargado de la parte más difícil del ajuste.

Y cuando recurrieron en cierta forma a la movilización de amplios sectores de la población descontentos con el gobierno, como aconteció entre febrero y abril de 2014, fue imponiendo un programa político que no tenía nada que ver con las necesidades urgentes de la población y gritando a destiempo y en forma irresponsable la consigna “fuera Maduro” que no contaba con el aval de la mayoría de la población. Debido a que no había consignas contra el ajuste, ni se daba expresión a las más sentidas exigencias sociales y económicas de la población, nuestra organización no participó en dichas protestas, pero sí denunciamos por todos los medios los violentos atropellos que desde los aparatos represivos y grupos parapoliciales se desarrollaban.

Los resultados de esa aventura, plagada de acciones violentas aisladas de las masas, no se hicieron esperar. Decenas de personas murieron, centenares de procesados judicialmente, y otros tantos siguen tras las rejas abandonados a su propia suerte. El saldo fue negativo para la población que se atemorizó, y relativamente fortaleció al gobierno que se envalentonó para reprimir y se creyó en mejores condiciones para aplicar el doloroso plan de ajuste que hoy soporta la mayoría de la población. Esos son los resultados de las políticas irresponsables, equivocadas y propatronales de la oposición.

Por todo lo anterior, la dirigencia política de la oposición está incapacitada política y moralmente para ser una alternativa de cambio. Ya ellos gobernaron en forma desastrosa, tienen gestiones nefastas en alcaldías y gobernaciones, y si ahora se pronuncian contra el gobierno y su modelo económico, social y político, no es para reivindicar los derechos del conjunto de la población, sino para defender sus particulares intereses.

No es casual que hoy, cuando la situación es insostenible, cuando estamos sufriendo los peores efectos de la pavorosa crisis económica y cuando el gobierno desata la más brutal cacería política, el recorte de las libertades políticas y la criminalización de la protesta, es cuando la oposición muestra la hilacha. Guarda silencio, no convoca a la calle y todos sus voceros aúpan la “unidad” pero para las elecciones, de las cuales ya se sienten vencedores, mientras que el pueblo y los trabajadores se comen un cable. Esa es su filosofía, esa es su política.

Repudiemos el intento gubernamental de castrar los derechos democráticos de la población

Aunque el Presidente Chávez, Maduro y la dirigencia del Psuv enlodaron hasta más no poder los conceptos de revolución y socialismo, ello no puede ser obstáculo para que quienes estamos del lado de la clase trabajadora y del pueblo nos pronunciemos en favor de reivindicar una verdadera salida de la mano de los trabajadores y los más pobres de la sociedad, sin la vieja y nueva burguesía, sin la corrupta burocracia estatal, que ha infiltrado a las organizaciones sindicales, estudiantiles y populares.

Plantearse una salida a la actual crisis, incluyendo la lucha por un nuevo gobierno surgido de la iniciativa y decisión colectiva de la población es un derecho inalienable que ningún gobierno puede anular. En el caso de los trabajadores y de los partidos que nos reivindicamos del campo del socialismo revolucionario, es una obligación resaltar el derecho que tiene la población a rebelarse políticamente para enfrentar a cualquier gobierno cuando este se evidencia como anti-popular, genuflexo ante las multinacionales y las potencias extranjeras, cuando es violento y atenta en forma alevosa las libertades democráticas y los derechos humanos del conjunto de la población.

Ni el presidente Maduro ni la cúpula del PSUV desde la Asamblea Nacional, las gobernaciones, las alcaldías y los concejos legislativos regionales pueden restringir ni criminalizar el derecho de la población y de los partidos políticos a presentar sus propuestas, sus programas y a plantearse como alternativa de gobierno ante la debacle a la que ellos nos han conducido.

Es perverso demonizar la lucha política y propio de regímenes antidemocráticos catalogar y judicializar como golpista o terrorista a aquellos que presenten propuestas de gobierno opuestas por el vértice a las que ofrece la actual casta burocrática y al servicio de la burguesía roja-rojita instalada en el poder.

La acción política, al fin y al cabo, solo es posible si incluye la posibilidad de postularse como alternativa de poder. Ese es un derecho histórico y ningún gobierno puede liquidarlo. ¿Acaso el chavismo no apareció en la escena política nacional protagonizando una rebelión militar, en una acción aislada del conjunto de la población que desgraciadamente se cerró con víctimas fatales, heridos y privados de libertad?

Nosotros reivindicamos la acción revolucionaria de los pueblos, ese es un derecho que se ha ganado la humanidad y nadie lo podrá regimentar, disciplinar o aplastar, como lo pretende el gobierno.

Levantémonos contra el plan de ajuste en la perspectiva de luchar por un gobierno de los trabajadores

Basados en la larga tradición revolucionaria del pueblo venezolana que data desde las épocas de la rebelión anticolonial en la que participó Simón Bolívar, en las extensas y duras luchas contra las dictaduras militares de principios y mediados del siglo pasado, y en la gloriosa revolución democrática del 13 de abril de 2002, llamamos a la población a movilizarse, a ganar las calles, o cualquier escenario político como las elecciones, para confrontar al gobierno y su antipopular plan de ajuste, y en ese movimiento forjar los nuevos organismos que se postulen como alternativa de poder.

La misión histórica de la clase trabajadora como factor de poder aún no se ha materializado en Venezuela. Sin embargo los largos años de lucha, las experiencias acumuladas, las inconmensurables conquistas obtenidas deben ser el aliciente para que la clase trabajadora, acompañada de los sectores pobres de la ciudad y el campo, avance, no se deje chantajear ni atemorizar, y particularmente no vuelva a caer en la trampa de depositar su confianza y la conducción política en elementos y partidos políticos que representan a la burguesía, sea esta tradicional y proimperialista como la agrupada en la MUD, o en la nueva burguesía roja y los burócratas del PSUV que detentan el poder político actualmente en Venezuela.

Proponer y alcanzar la independencia política es la tarea primordial que hay que consolidar en la conciencia de la clase trabajadora venezolana si de verdad queremos salvaguardar al pueblo venezolano de nuevas traiciones, de nuevas frustraciones. Llegó la hora en que la clase obrera debe cumplir su papel de protagonista central en la solución de la crisis. No confiemos en cuentos de camino que se ofrecen desde la derecha o desde el PSUV. La derecha ya gobernó, mientras que la burocracia actual del Psuv es una enemiga irreconciliable del poder de los trabajadores y el pueblo organizado.

Aquellos que, considerándose la izquierda del chavismo, proponen que el presidente Maduro reemplace a los ministros y corrija el rumbo, sólo producen mayor confusión entre el pueblo descontento, al intentar sembrar expectativas en una dirección política totalmente quebrada política y moralmente. Esa vía está totalmente agotada y no existe la menor posibilidad de rectificación por parte de Maduro y Diosdado. Los revolucionarios y socialistas tenemos la obligación de levantar un proyecto alternativo para enfrentar el ajuste y proponer un gobierno de los trabajadores y el pueblo organizado.

No dudemos, demos un paso al frente. Venezuela tendrá futuro si la clase obrera se coloca a la vanguardia de la lucha política y social, si construye su propio partido revolucionario orientado por un programa de la lucha por el poder para la clase trabajadora, por un gobierno sin capitalistas, burócratas ni corruptos.

Orlando Chirino - Miguel Ángel Hernández son miembros de la dirección nacional del Partido Socialismo y Libertad (PSL).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Deuda pública y discurso CFK

Héctor Giuliano (especial para ARGENPRESS.info)

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) comenzó su extenso discurso del 1.3 ante el Congreso con una serie de afirmaciones que son tan inexactas como temerarias.

Una enfática frase suya sintetiza claramente su planteo: “Señoras y señores legisladores, compatriotas: hemos desendeudado definitivamente a la República Argentina.”

El objeto de este trabajo - complementario de “¿Quién pagará la Deuda K?” (28.2) - es analizar los dichos de la presidenta en su discurso y demostrar su falta de veracidad y/o su formulación engañosa en materia de Deuda Pública.

La deuda pública oficial

Según los datos del Ministerio de Economía (MECON) - última información disponible al 30.6.14 - la Deuda Pública del Estado Central era entonces de 210.800 MD (Millones de Dólares): 198.900 de Deuda Performing y 11.900 MD de Holdouts (siempre en números con redondeo).

El gobierno Kirchner, en sus 12 años de gestión, dice haber pagado 190.000 MD.

En el mismo período el stock de la Deuda aumentó en unos 100.000 MD: era de 150.000 MD en 2003 y ahora sería del orden de los 240-250.000 MD.

A este último total se llega sumando a los 210.800 MD declarados como Deuda los cupones PBI (10-15.000 MD) - que son deuda en firme aunque no registrada como tal - y otro tanto por diferencial de reclamos de los Holdouts (estimados entre 20-30.000 MD contra los 12.000 del MECON); agregándole además las nuevas colocaciones que se habrían realizado hasta la fecha y que rondarían otros 10.000 MD.

Ésta es Deuda por Capital, a la que debe sumársele los Intereses a Pagar que - también según cifras oficiales - es de 77.200 MD (en valores en dólares constantes del período 2014-2089).

Ello daría así un monto de Deuda Total actualmente superior a los 300.000 MD.

No se consideran aquí las proyecciones de ajuste por indexación de la deuda en pesos actualizada por inflación, que hoy equivale a 21.000 MD (y que está incluida en los totales citados).

Estos datos están tomados del MECON y pueden comprobarse en los tres Anexos que se adjuntan al presente trabajo, que son cuadros editados en su página web por la Oficina Nacional de Crédito Público (ONCP) de la Secretaría de Finanzas (SF) del Ministerio y corresponden respectivamente a la Deuda del Estado Central, la Deuda complementaria de los Holdouts y el Perfil de Vencimientos de la Deuda Pública por Capital e Intereses.

Cabe observar que estos números del MECON son siempre inferiores a los aprobados en los Presupuestos anuales, de modo que los importes reales finales de endeudamiento estarían por encima de las cifras citadas.

Los dichos de la presidenta

En el discurso CFK hay aseveraciones presidenciales muy cuestionables o directamente engañosas:

a) Deuda/PBI

El gobierno aduce que la Deuda equivale a un 43 % del PBI y que está en descenso, pero la tendencia a la baja ya no es cierta y, fundamentalmente, cualquiera sea su valor este indicador es discutible desde el punto de vista de su significación financiera:

- Primero, porque compara dos magnitudes de naturaleza diferente: un numerador que es un cifra financiera cierta contra un denominador que es un dato económico estimado.

- Segundo, porque el cálculo del ratio se hace en base a un total de deuda incompleto debido a que no incluye la Deuda no Registrada (básicamente cupones PBI, Intereses a Pagar y Holdouts).

- Tercero, porque si la comparación se hace contra el PBI, que es una cifra nacional, el numerador de la Deuda también tiene que corresponder a la Deuda Pública Nacional y no sólo a la del Estado Central.

El PBI considerado como referencia al 30.6 pasado era de unos 465.000 MD y la Deuda tomada en cuenta para el cálculo era sólo de los 199.000 MD de Deuda Performing, sin Deuda no Registrada ni mucho menos Deuda Nacional.

El uso y abuso de la referencia a un índice Deuda/PBI así manipulado constituye una práctica engañosa sobre la naturaleza y magnitud de la Deuda Pública Argentina.

b) Pagos de deuda

La presidenta dijo:

“Luego de haber pagado deuda expresada en millones de dólares, en pesos, desde el 2003 al 2014, 92.676 millones de pesos, más 112.346 millones de dólares que hemos pagado de deuda que no había sido contraída por ninguno de nuestros dos gobiernos, deuda externa y deuda interna.”

La presidenta vuelve aquí a sus conocidas manifestaciones - discursos de Setiembre pasado y conexos - acerca de montos extraordinarios de pago que el gobierno habría efectuado a los Acreedores, aunque su gobierno no ha suministrado información desagregada alguna sobre los mismos.

Se supone que estos pagos constituirían el total abonado por concepto de servicios de Capital e Intereses de la Deuda con Terceros - Organismos Financieros Internacionales (FMI, Banco Mundial y BID) y Acreedores Privados - pero - repetimos - el MECON no ha dado noticias al respecto.

Estos pagos récord de la administración Kirchner, sin embargo, no han disminuido el stock de la Deuda.

Lo que la presidenta omite decir aquí es que toda esta masa de pagos no ha significado una reducción del endeudamiento porque los mismos fueron realizados íntegramente con nuevas deudas - básicamente con Deuda intra-Estado - pasándole así el fardo de una deuda impagable al propio Sector Público y, por ende, al Pueblo Argentino.

Y esto es exactamente lo contrario de lo que dice el discurso CFK.

Un párrafo específico agrava todavía más esta afrenta a la verdad y a la lógica de la acción del gobierno CFK:

“Ya nunca más gobiernos que tengan que tomar deuda para pagar deuda - agregando - si nos endeudamos que sea para obras de infraestructura, para proyectos de crecimiento del país, para que puedan disfrutar los argentinos, pero no para ganancia del sector financiero internacional.”

Esta frase completa merece un comentario aparte.

c) Créditos para infraestructura

Siguiendo la lógica del Partido de la Deuda, según la cual nuestro país carece de Ahorro Interno y debe apelar “necesariamente” al Ahorro Externo - que vendría a través de Inversiones Extranjeras Directas (IED) y Préstamos del Exterior - la presidenta introduce aquí una variante de razonamiento: ya no es que la Argentina se “des-endeuda” sino que está tomando nueva Deuda Externa.

La variante en el discurso consistiría entonces en que ahora el endeudamiento para Obras Públicas e Infraestructura sería económicamente útil o productivo y no para contraer deudas financieras.

Sin embargo, este planteo presenta falencias prácticas muy serias:

1. Que la toma de nueva Deuda Externa - cualquiera sea su destino - no elimina la enorme masa de deuda financiera existente sino que pasa a coexistir con ella aumentándola y, por consiguiente, a cargar adicionalmente sus efectos al Déficit Fiscal y al desequilibrio de la Balanza de Pagos.

2. Que - como pasa también con toda la deuda financiera actual - tampoco se conoce la demostración de la capacidad de repago de estos nuevos préstamos considerados productivos (que, de hecho, los van a tener que pagar los futuros gobiernos).

3. Que la “necesidad” del financiamiento externo que ahora se invoca como justificativo de la toma de nueva deuda externa se habría obviado o sustancialmente reducido si el gobierno K no hubiera permitido la salida de 90.000 MD del país durante los últimos años, si no hubiera efectuado los pagos extraordinarios por 200.000 MD que dice haber efectuado durante la “década ganada” y si no hubiera decidido contratar afuera la mayor parte de las obras y equipos que pudieran fabricarse en el país con costo en pesos y no con financiación en moneda extranjera (como ocurre con los acuerdos con China sobre locomotoras y vagones, barcazas, obras de riego y la mayor parte de las obras civiles de las represas hidroeléctricas).

Este último punto es particularmente gravoso dado que las licitaciones y/o contrataciones directas que se están realizando vienen directamente atadas a las condiciones de financiamiento y no a las ofertas económicas (como el caso, ya citado, de las represas de Santa Cruz).

Es decir, que la toma de decisiones en materia de Obras Públicas y de Infraestructura se subordina así a las posibilidades de la nueva Deuda Externa tomada para financiarlas.

Así sí la Deuda se convierte en “necesaria”: primero se crean las condiciones de pérdida masiva de divisas y luego se ponderan los préstamos externos que vienen a cubrirlas.

d) Vencimientos 2015

Con respecto a los vencimientos de la Deuda Pública que caen durante el corriente año la presidenta dijo:

“Para tranquilidad de todos los argentinos digo, y de quien le toque presidir el país, a partir del próximo 10 de diciembre, quiero decirles que la deuda que van a tener en el año 2015, la última que vamos a tener que pagar en esta gestión es de 10.796; 9.132 millones en moneda extranjera porque vence el BODEN 15 y 1.664 en moneda nacional. En el 2016 la cosa cambia diametralmente, de 9.000 millones pasamos a 2.564 millones de dólares y apenas 1.126 en moneda nacional. En el 2017 en moneda extranjera, porque vence el último gran vencimiento, que igualmente es inferior al BODEN 15, el BONAR 10, 8.596 millones de dólares y 1.900 millones de pesos moneda nacional. Ya después 2018, 1.782 millones de dólares; 2019 2.361 millones de dólares y cada vez menos hasta el 2033.

Según el Presupuesto 2015 y el último Informe de Deuda Pública del MECON (con datos al 30.6.14) las cosas son un poco diferentes:

- El presupuesto aprobado por el Congreso dice que este año los vencimientos de Capital (Amortizaciones de Deuda) son 506.900 M$, equivalentes a 53.600 MD (al tipo de cambio 9.45 $/US$) y no los 10.800 MD que menciona la presidenta.

- El 68 % de la Deuda Pública Performing - sin los 12.000 MD de Holdouts - está en Moneda Extranjera.

- Aplicando este porcentaje promedio a los vencimientos del 2015 eso da que unos 36.500 MD corresponderían a Moneda Extranjera y no los 9.100 MD que dice la presidenta.

- A su vez, el Cuadro A.3.6 del Informe de Deuda del MECON - a diferencia de lo dicho por la presidenta y de lo previsto en el Presupuesto - da, en cambio, que los vencimientos de Capital para el 2015 son de 26.100 MD.

- La Deuda intra-Estado constituye el 58 % de la Deuda Performing (115.000 MD) y las Deudas con Terceros son: el 27 % con Acreedores Privados (54.200 MD) y el 15 % con Organismos Financieros/Bilaterales (29.600 MD).

- Cuando CFK dice que este año se van a pagar 10.800 MD de Deuda se supone que se refiere a la parte de los vencimientos de Capital que se van a pagar este año sólo a Acreedores Privados, dando por descontado que la totalidad de los vencimientos de la Deuda intra-Estado y Organismos Financieros Internacionales no se paga sino que se refinancia.

- Pero ocurre que los vencimientos de la Deuda con Acreedores Privados tampoco se pagan saldando la deuda en forma neta sino que se pagan con nuevas deudas ya que, como dijimos, el gobierno refinancia y seguirá refinanciando obligaciones vía novaciones con tenedores de títulos y/o con más Deuda intra-Estado.

- Y además el Presupuesto 2015 contempla un aumento del stock de la Deuda de 17.700 MD este año, producto de los 53.600 MD de vencimientos contra 71.300 MD de nuevo Endeudamiento Público previsto.

- La cosa es mucho más grave todavía porque - como ya hemos explicado otras veces - la Ley de Presupuesto 2015 autoriza la toma de nueva Deuda Pública este año por un total de hasta 133.600 MD: 46.100 MD por Operaciones de Crédito Público, 50.300 MD por Operaciones de Crédito Adicionales y 37.200 MD por Operaciones de Crédito Pluri-anuales.

Por ende, las cifras dadas por la presidenta difieren notablemente de los datos del Presupuesto 2015 y de los propios Informes del MECON en lo tocante al corriente año.

Para el 2016 la presidenta dijo que los vencimientos serían de unos 3.700 MD - 2.600 en dólares y 1.100 en pesos - pero el Informe del MECON habla de 17.300 MD en total.

Para el 2017, CFK dice que los vencimientos serán de 10.500 MD - 8.600 más 1.900 - mientras que el MECON dice que son 14.700.

Y para el 2018-2019, CFK dice que los vencimientos serán de  1.800 y 2.400 MD respectivamente mientras que el MECON consigna 10.200 y 9.900 MD.

Tampoco son decrecientes los vencimientos de capital de los años siguientes, que oficialmente se mantienen en el orden de los 10.000 MD anuales.

Es presumible que la presidenta está partiendo aquí de la base que toda la Deuda intra-Estado no se paga (ANSES, BCRA, BNA y resto de Organismos Nacionales prestamistas al Tesoro) y que los desembolsos a los Organismos Financieros Internacionales se compensan todos con nuevas Deudas, con lo que la exposición se reduciría sólo a lo que habría que pagar a Acreedores Privados.

Pero de la estructura o desagregado de vencimientos de la planilla del MECON de Perfil de Vencimientos (A.3.6) no surge tal cosa (caso Títulos Públicos, por ejemplo), de lo que se deduce que la presidenta está suministrando datos que no tienen respaldo técnico conocido ni coincidencia con los Informes de Deuda ni con las cifras aprobadas por el Presupuesto 2015.

Por último, cabe hacer una observación que nunca se menciona pero que es fundamental: los importes del cuadro de vencimientos del MECON están todos registrados según la fecha de corte 30.6.14 con el falso supuesto de pago y extinción de las obligaciones a su vencimiento - como si las deudas se cancelaran efectivamente y desaparecieran entonces del cuadro - pero ello no es cierto porque tales vencimientos se renuevan en su totalidad y además se toma más deuda.

En consecuencia, la falacia de tal Perfil de Vencimientos es que parte del supuesto no verdadero de que las deudas se pagan y que, por lo tanto, las proyecciones de servicios son decrecientes hasta agotar el saldo actual, en el 2089.

Pero esto es completamente falso porque las deudas se refinancian en forma permanente y total; y porque además se sigue tomando más deuda y se prevé aumentar sustancialmente el endeudamiento (como lo prueba - según lo vimos - la propia Ley de Presupuesto 2015).

e) Reservas BCRA

Como complemento de las anteriores, las inexactitudes presidenciales se extendieron también a la situación del BCRA:

“las reservas del Banco Central - dijo CFK - después de nueve corridas financieras, dos efectuadas durante la gestión del presidente Kirchner y siete durante mi gestión, cerraron el viernes en 31.456 millones de dólares.”

La presidenta omitió decir que este monto corresponde a las Reservas Brutas y no a las reservas reales disponibles, que son menos de la mitad de esa cifra porque a los 31.500 MD hay que restarle los depósitos en moneda extranjera (8.200 MD) y los préstamos de otros bancos centrales (Banco de Francia, Banco Popular Chino y BIS de Basilea, por 6.300 MD).

Esto es, que las reservas líquidas disponibles - al 31.1.15 (último dato del BCRA) - son de unos 17.000 MD, la mitad de las Reservas Brutas o teóricas.

Si a este monto se le resta además el stock de la deuda cuasi-fiscal por Lebac/Nobac - que pasa los 300.000 M$, equivalentes a 35.200 MD (títulos por los que el BCRA paga tasas de interés del 30 % anual) - las reservas disponibles pasan directamente a tener saldo neto negativo.

Por otra parte, el hecho que la posición de reservas del BCRA es gravísima no necesita mayores demostraciones: si el BCRA tuviera la cobertura real de reservas que el gobierno dice tener no se justificarían las medidas de cepo cambiario que se están aplicando, particularmente en materia de pago de importaciones y remisión de utilidades al exterior; ni el hecho que la totalidad de los vencimientos en moneda extranjera se paguen con nuevas deudas.

La deuda pública nacional

La Deuda Pública a la que se refiere el gobierno K es siempre la deuda sólo en cabeza del Estado Central (sin contar las deudas no registradas de cupones PBI, intereses a pagar y holdouts), no la Deuda Nacional.

Para llegar a esta última falta considerar todo el resto de los rubros de endeudamiento que no corresponden a la Tesorería y cuyo cuadro de situación - en lo poco que se conoce - es tanto o más grave que el de la Nación:

a) Provincias: El stock de la deuda consolidada de todas las jurisdicciones provinciales - incluida la CABA - era al 30.6.14 (último dato disponible) de 182.000 M$ (equivalentes a 22.400 MD), sin contar Deuda Flotante ni Contingente. La mitad está contraída con el Estado Central.

b) Municipios: No hay datos oficiales ni estimaciones acerca de la deuda de los municipios y comunas del país.

c) Empresas del Estado: El gobierno tampoco da información sobre la deuda de las Empresas del Estado aunque sus montos son relevantes. Solamente YPF - a raíz de la compra de su mayoría accionaria por el gobierno K - pasó a tener un altísimo endeudamiento: 9.000 MD de Deuda Externa heredados de la administración Repsol-Esquenazi, 11.000 MD por indemnizaciones a Repsol (6.000 de Capital y 5.000 de Intereses) y financiamiento en curso por 37.200 MD en el quinquenio 2013-2017.

d) Organismos nacionales: Tampoco informa el gobierno sobre el total acumulado de deuda de los entes públicos.

e) Fondos fiduciarios: Igualmente no hay datos en este rubro. Siendo así que no se tiene información sobre la Deuda Pública Indirecta (DPI = c + d + e). Notablemente, una de las razones de la Crisis de Deuda de Grecia fue que los gobiernos ocultaban a la oficina de estadísticas de la Unión Europea el extraordinario aumento que iba teniendo la DPI.

f) BCRA: La Deuda cuasi-fiscal (Lebac/Nobac) es - como hemos visto - de 304.300 M$, equivalentes a 35.200 MD al 31.1.2015. Esta deuda no está incluida en la del Tesoro pero interactúa con la misma porque el Banco financia con deuda la compra de divisas que le presta al gobierno.

g) Juicios contra el Estado con sentencia en firme: No existe información oficial alguna tampoco sobre este rubro de endeudamiento público, pese a que ya desde el año 1999 se confeccionaron los primeros relevamientos en firme (que entonces daban un total de aproximadamente 20.000 MD).

Tampoco se toman en cuenta como Deuda ni se tienen noticias de los AVALES Y GARANTÍAS otorgados por el Tesoro, cuyo monto total igualmente se desconoce.

Sólo para el corriente año, el Presupuesto autoriza al Ejecutivo a suscribir garantías de este tipo por hasta 47.260 MD.

Todo esto hace que la verdadera magnitud del endeudamiento consolidado del Estado Argentino constituya un enigma: un mayúsculo interrogante debido a que el gobierno no informar sobre la realidad de la DEUDA PÚBLICA NACIONAL.

Hasta aquí las observaciones y comentarios personales del autor sobre las informaciones inexactas y/o engañosas de la presidenta CFK relativas a la Deuda Pública en su discurso ante el Congreso del 1º de marzo de 2015.

Material adicional:
- Anexo 1
- Anexo 2
- Anexo 3

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.