martes, 10 de marzo de 2015

Preparando la agresión militar a Venezuela

Atilio Boron



Barack Obama, una figura decorativa en la Casa Blanca que no pudo impedir que un energúmeno como Benjamin Netanyahu se dirigiera a ambas cámaras del Congreso para sabotear las conversaciones con Irán en relación al programa nuclear de este país, ha recibido una orden terminante del complejo “militar-industrial-financiero”: debe crear las condiciones que justifiquen una agresión militar a la República Bolivariana de Venezuela.

La orden presidencial emitida hace pocas horas y difundida por la oficina de prensa de la Casa Blanca establece que el país de Bolívar y Chávez “constituye una infrecuente y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”, razón por la cual “declaro la emergencia nacional para tratar con esa amenaza.” Este tipo de declaraciones suelen preceder agresiones militares, sea por mano propia, como la cruenta invasión a Panamá para derrocar a Manuel Noriega, en 1989, o la emitida en relación al Sudeste Asiático y que culminó con la Guerra en Indochina, especialmente en Vietnam, a partir de 1964. Pero puede también ser el prólogo a operaciones militares de otro tipo, en donde Estados Unidos actúa de consumo con sus lacayos europeos, nucleados en la OTAN, y las teocracias petroleras de la región. Ejemplos: la Primera Guerra del Golfo, en 1991; o la Guerra de Irak, 2003-2011, con la entusiasta colaboración de la Gran Bretaña de Tony Blair y la España del impresentable José María Aznar; o el caso de Libia, en 2011, montado sobre la farsa escenificada en Benghazi donde supuestos “combatientes de la libertad” – que luego se probó eran mercenarios reclutados por Washington, Londres y París- fueron contratados para derrocar a Gadaffi y transferir el control de las riquezas petroleras de ese país a sus amos.

Casos más recientes son los de Siria y, sobre todo Ucrania, donde el ansiado “cambio de régimen” (eufemismo para evitar hablar de “golpe de estado”) que Washington persigue sin pausa para rediseñar el mundo -y sobre todo América Latina y el Caribe- a su imagen y semejanza se logró gracias a la invalorable cooperación de la Unión Europea y la OTAN, y cuyo resultado ha sido el baño de sangre que continúa en Ucrania hasta el día de hoy. La señora Victoria Nuland, Secretaria de Estado Adjunta para Asuntos Euroasiáticos, fue enviada por el insólito Premio Nobel de la Paz de 2009 a la Plaza Maidan de Kiev para expresar su solidaridad con los manifestantes, incluidos las bandas de neonazis que luego tomarían el poder por asalto a sangre y fuego, y a los cuales la bondadosa funcionaria le entregaba panecillos y botellitas de agua para apagar su sed para demostrar, con ese gesto tan cariñoso, que Washington estaba, como siempre, del lado de la libertad, los derechos humanos y la democracia.

Cuando un “estado canalla” como Estados Unidos, que lo es por su sistemática violación de la legalidad internacional, profiere una amenaza como la que estamos comentando, hay que tomarla muy en serio. Especialmente si se recuerda la vigencia de una vieja tradición política norteamericana consistente en realizar autoatentados que sirvan de pretexto para justificar su inmediata respuesta bélica. Lo hizo en 1898, cuando en la Bahía de La Habana hizo estallar el crucero estadounidense Maine, enviando a la tumba a las dos terceras partes de su tripulación y provocando la indignación de la opinión pública norteamericana que impulsó a Washington a declararle la guerra a España. Lo volvió a hacer en Pearl Harbor, en Diciembre de 1941, sacrificando en esa infame maniobra 2,403 marineros norteamericanos e hiriendo a otros 1,178. Reincidió cuando urdió el incidente del Golfo de Tonkin para “vender” su guerra en Indonesia: la supuesta agresión de Vietnam del Norte a dos cruceros norteamericanos –luego desenmascarada como una operación de la CIA- hizo que el presidente Lyndon B. Johnson declarara la emergencia nacional y poco después, la Guerra a Vietnam del Norte.

Maurice Bishop, en la pequeña isla de Granada, fue considerado también él como una amenaza a la seguridad nacional norteamericana en 1983, y derrocado y liquidado por una invasión de Marines. ¿Y el sospechoso atentado del 11-S para lanzar la “guerra contra el terrorismo”? La historia podría extenderse indefinidamente.

Conclusión: nadie podría sorprenderse si en las próximas horas o días Obama autoriza una operación secreta de la CIA o de algunos de los servicios de inteligencia o las propias fuerzas armadas en contra de algún objetivo sensible de Estados Unidos en Venezuela. Por ejemplo, la embajada en Caracas. O alguna otra operación truculenta contra civiles inocentes y desconocidos en Venezuela tal como lo hicieran en el caso de los “atentados terroristas” que sacudieron a Italia –el asesinato de Aldo Moro en 1978 o la bomba detonada en la estación de trenes de Bologna en 1980- para crear el pánico y justificar la respuesta del imperio llamada a “restaurar” la vigencia de los derechos humanos, la democracia y las libertades públicas. Años más tarde se descubrió que estos crímenes fueron cometidos por la CIA.

Recordar que Washington prohijó el golpe de estado del 2002 en Venezuela, tal vez porque quería asegurarse el suministro de petróleo antes de atacar a Irak. Ahora está lanzando una guerra en dos frentes: Siria/Estado Islámico y Rusia, y también quiere tener una retaguardia energética segura. Grave, muy grave. Se impone la solidaridad activa e inmediata de los gobiernos sudamericanos, en forma individual y a través de la UNASUR y la CELAC, y de las organizaciones populares y las fuerzas políticas de Nuestra América para denunciar y detener esta maniobra.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La excusa

Carlos Enrique Dallmeier

Claro que lo dicho por Obama presagia una intervención militar en Venezuela. Ese siempre ha sido su objetivo desde la llegada de Chávez al poder.

Pero esa intervención no ocurrirá en frío, necesita un detonante. Estados Unidos siempre ha jugado a que ese detonante sea una situación de confrontación armada de tal magnitud que lo justifique.

Sucedió en el 2002 y su famoso plan de invasión bautizado como Balboa. Y ese es el objetivo que buscaron con el llamado de Capriles a “descargar la arrechera”. Con las guarimbas, con la guerra económica y con el recientemente develado golpe de Estado.

Como todos ellos le fallaron están tratando de revivir el golpe frustrado amenazando directamente a Venezuela, con el fin de darle una excusa para el Golpe a los militares que estaban complotados, y que aún siguen en la fuerza Armada Nacional, ya que estos, bajo ese esquema, lo darían para sacar a Maduro y así impedir un conflicto armado con el país del norte, que pudiera convertir a nuestro país en una nueva Siria o Irak, bombardeado y arrasado con la terrible fuerza militar norteamericana.

En realidad está descartado que Estados Unidos pueda atacarnos en frío. Eso no existe. Solo será posible si se alzan esos militares que sostienen tan peregrinos argumentos.

Esos planes imperiales debe derrotarlos el gobierno.

Primero, desmantelando el remanente del aparato conspirativo que quedó del proyectado golpe de febrero.

Segundo, movilizando al pueblo. Allí veremos si es verdad que existen tantos millones de inscritos en el PSUV y si de verdad las milicias existen como cuerpo armado.

Tercero, desenmascarando esa estrategia a los ojos del pueblo y del concierto internacional. Se puede mostrar lo sucedido en Libia, Irak, Afganistán, Ucrania, etc., en donde aplicaron acciones similares.

Por supuesto, evitando el insistir en un posible conflicto militar con los gringos, ya que eso le daría mucho oxígeno a la excusa golpista.

Los organismos regionales

La ausencia de organismos regionales efectivos, tanto desde el punto de vista político, como del económico y militar es lo que le permite al imperialismo norteamericano seguir pretendiendo salirse con la suya y “torcer el brazo” de sus objetivos.

Es por eso que para mí no existe casi diferencia entre Unasur y una peña de jugadores de dominó, que se reúnen de vez en cuando para charlar y pasarla bien.

Igual sucede con la famosa ALBA, que pensé que iba a ser el núcleo fundacional de esa unión latinoamericana que tanto piden nuestros pueblos, y que ha devenido en gran fabricante de comunicados y declaraciones rimbombantes que no tiene ningún efecto práctico, o como dice el refrán, que no producen cagajón.

Allí están los casos de Paraguay y de Honduras, el imperio tumbó los gobiernos progresistas y los latinoamericanos no hicimos nada, sino protestar “enérgicamente” contra el imperialismo.

Ideas obsoletas

En realidad esa integración efectiva no se ha podido alcanzar porque en el seno de nuestro subcontinente existen dos tesis fuertemente arraigadas:

1) La de los sectores dominantes asociados muchos de ellos al imperio y que ven en ese tipo de unión un peligro para el ascenso del “comunismo” en la región y

2) La propagada por un grupo de trogloditas estalinistas quienes sostienen que esas uniones de naciones desembocan forzosamente en una unión continental de capitalistas, desconociendo las actuales realidades. Por cierto son los mismos que en Venezuela hay que luchar en contra de la clase media y del consumismo.

Por Dios, que consumismo puede haber en un país con un salario mínimo que apenas sobrepasa los 400 euros a tasa Sicad, y que a la tasa libre de 177 no llega a 30 euros mensuales. Están locos.

Los latinoamericanos necesitamos desarrollar el pensamiento de Chávez y de Kirchner para alcanzar un ideario político propio, adaptado a nuestras realidades e intereses y desprovisto de tantas estupideces que traen las teorías extranjerizantes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chavismo es el nombre de una inspiración Latinoamericana

Mariano Pacheco (PRENSA RED)

Introducción a un ensayo que formará parte de un libro compilado por el escritor Miguel Mazzeo, de próxima aparición conjunta en Argentina y Venezuela, donde una serie de escritores locales dan cuentan de cómo se ve el “chavismo” desde el país.

Chavismo es el nombre de una inspiración Latinoamericana. El chavismo, como nombre propio de una experiencia colectiva (el movimiento bolivariano) que no es tanto un modelo (nacional) sino una incitación para todos los movimientos populares del continente (¿y del mundo?).

La irrupción del chavismo logró poner sobre el escenario político Latinoamericano una serie de cuestiones que colocaron a la Revolución Bolivariana a la vanguardia de las experiencias de lucha y organización popular del continente, y del mundo.

Si bien los orígenes de esta experiencia pueden rastrearse en los inicios de la década del 80 del siglo pasado (en 1983, para el bicentenario del nacimiento de Simón Bolívar, se conforma el Movimiento Bolivariano Revolucionario, el MBR-200), tal vez el hecho de que su visibilidad primera se deba a un frustrado intento de golpe de Estado, casi una década después (con la sublevación del 4 de febrero de 1992), pueda ayudarnos a entender por qué este movimiento no tuvo eco en el ámbito de las izquierdas latinoamericanas hasta 2002, o incluso después, más allá de que la revuelta popular de 1989, conocida como el “Caracazo”, suela ser contada entre las batallas (de hecho, una de las pioneras) libradas en el continente contra el “Nuevo Orden Mundial”. Seguramente la sombra del “Plan Cóndor” y las huellas de los procesos de Terrorismo de Estado todavía estaban muy frescas en el Cono Sur, como para mirar con buenos ojos el accionar de algún grupo de militares nacionalistas. El hecho es que –la bibliografía al respecto es abundante– el “caso venezolano” fue un poco a contramarcha de ese proceso de dictaduras que partió en dos la historia reciente de nuestros países, dejando a sus espaldas una verdadera fosa de sangre, huesos maltrechos y cadáveres aun sin enterrar.

Con una composición social proveniente mayoritariamente de los sectores populares, muchos de ellos empobrecidos (en la década del 90 los hogares pobres del país llegaron a abarcar el 40% de la población), sin intervenir como en otros sitios de la represión interna y con una formación de los miembros de sus Fuerzas Armadas atravesada por el “profesionalismo” y el tránsito por los claustros universitarios (donde los cuadros militares se familiarizaron con los estudios económicos y políticos, pero también sociológicos y culturales), lejos –muy lejos– de la de sus pares latinoamericanos (cuya formación estuvo centrada en la doctrina promovida por la Escuela de las Américas), la oficialidad joven venezolana creció con un ideal ligado al orgullo nacional de sus ancestros patriotas, en clara contradicción con su realidad más inmediata, signada por un contexto de profundas asimetrías económicas y sociales y una intensa degradación política.

Esta “rareza” puede explicar entonces, en algún punto, por qué recién con el golpe de Estado de abril de 2002 contra el presidente constitucional Hugo Chávez Frías, la experiencia bolivariana aparece como interesante ante la mirada de las izquierdas –sobre todo las “nuevas”–, hasta entonces referenciadas casi exclusivamente con el desarrollo alcanzado en Brasil por el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierras (MST) y los indígenas alzados en armas el 1 de enero de 1994 en las montañas del sures mexicano, cuyos pasamontañas, junto con nombre –Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) –, se transformaron en un emblema, en una marca identitaria de las rebeldías y ansias de transformación política y social de las nuevas camadas de jóvenes militantes de todo el continente.

Por supuesto, con la declaración de diciembre de 2004 junto a Fidel Castro, donde se lanza la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), el rol del “chavismo” en las batallas contra el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y la posterior asunción de la Revolución Bolivariana como socialista (además de nacionalista-anti-imperialista), este proceso se acentúa, al punto de colocarse –Venezuela– a la cabeza de las referencias continentales (incluso por encima del “proceso de cambio” boliviano, que más allá de contar con un mayor dinamismo –y radicalización– de los movimientos sociales, adoptó en sus primeros pasos la triste definición, de boca del vicepresidente Álvaro García Linera, de un “capitalismo andino-amazónico” para “desarrollar por etapas” al país).

En este marco, los posicionamientos geopolíticos tomados por los denominados “gobiernos progresistas” de la región tuvieron a la figura de Chávez como uno de sus promotores centrales. La Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), que a siete años de su primera cumbre hoy está integrada por 13 países (Venezuela, Bolivia, Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Colombia, Paraguay, Perú, Chile, Ecuador, Guyana, Surim); la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), esa comunidad política de 33 países en el continente americano que, sin la intervención de EE.UU ni la presencia de Canadá, en enero pasado realizó en Costa Rica su tercera cumbre, a la que asistieron casi todos los países de la región, menos Paraguay, México y Perú, socios de Washington.

Del ALBA a la CELAC. De la UNASUR al ALBA de los movimientos sociales, entonces, como contracara de la “Alianza para el Pacífico” y la subordinación continental a los planteos del imperialismo norteamericano, tuvieron en Chávez no solo un promotor sino una figura central de ejecución de esas políticas.

Así y todo, algunos sectores de las izquierdas nuestramericanas, sobre todo la que hemos calificado como “tradicional” (por sus apegos a las tendencias e “ismos” del siglo XX) suelen criticarle al chavismo el hecho de que no haya logrado avanzar en la práctica en aquello que sostiene retóricamente. Y el hecho de que la Revolución Bolivariana no haya sido un parte-aguas de la historia reciente –como sí lo fueron las revoluciones del siglo XX–, tal vez debería ser asumido como parcialmente cierto. La “cuestión democrática” es un elemento central en su desarrollo, instalando de este modo una amplia gama de complejidades para pensar el proceso, entre ellas, precisamente, que la revolución no es un acto único centrado en la toma del poder del Estado sino más bien un proceso, en el cual la transición –o una serie de transiciones– se presentan como uno de los elementos a tener en cuenta para pensar la “ruptura” revolucionaria.

La cuestión democrática no es un elemento solo presente en el proceso venezolano sino también en el boliviano (“La Revolución Democrática y Cultural” encabezada por Evo Morales), y una bandera que parece estar ahí, para ser problematizada por gran parte de las organizaciones más contestatarias de la región, desde el zapatismo mexicano (a su manera, con los Caracoles y las Juntas de Buen Gobierno encontraron otra salida, por “fuera” del Estado), hasta los Sin Tierra de Brasil (que combinaron durante años “autogobierno” es sus asentamientos, con un apoyo –a veces más crítico, a veces más entusiasta– al gobierno del Partido de los Trabajadores), pasando por casi todos los movimientos sociales que, con mayor o menor desarrollo según los países, no dejan de interrogarse en cuanto a los nuevos modos de pensar-imaginar-intervenir para concretar cambios sustanciales en las desiguales sociedades que seguimos habitando en este nuevo siglo. De allí que el socialismo del siglo XXI no sea una simple retórica sino, de nuevo, una inspiración para pensar en la emancipación del trabajo frente al capital en estas circunstancias históricas. Emancipación que, de todos modos, no puede dejar de contemplar la necesidad –a su vez– de emancipar al ser humano del propio trabajo, en tanto apuesta por redefinir no solo el vínculo entre las personas, sino entre éstas y la naturaleza.

Mariano Pacheco es periodista – Prosecretario de Cultura del Cispren.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Maduro pide poderes especiales ante "agresión" de Estados Unidos

MDZOL

El líder bolivariano respondió así a la decisión de Estados Unidos de declarar a su país una amenaza para su seguridad.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó su homólogo estadounidense, Barack Obama, de buscar derrocarlo a través de sanciones a siete funcionarios de la nación caribeña, mediante un decreto emitido el lunes que considera al país miembro de la OPEP como una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.

"El golpe de Estado, (que) factura gringa tiene, ha sido derrotado y ante la derrota del golpe de Estado y la incapacidad de los agentes estadounidenses (sus opositores locales), figuras políticas de la oposición, los Estados Unidos de Norteamérica y el presidente Barack Obama, representando a la elite imperialista de los Estados Unidos, ha decidido pasar personalmente a cumplir la tarea de derrocar mi Gobierno e intervenir Venezuela para controlarla. (...) Por eso han dado este paso el día de hoy", dijo Maduro en una cadena nacional de radio y televisión desde el palacio presidencial.

"Por eso han dado este paso el día de hoy... El presidente Barack Obama ha dado el paso más agresivo, injusto y nefasto que jamás se haya dado desde Estados Unidos contra Venezuela", insistió el gobernante venezolano, acompañado de sus ministros y el alto mando militar. "Hay mucha desesperación aquí, impotencia".

La declaración de Maduro se produjo horas después que el presidente estadounidense ordenara congelar bienes de siete funcionarios venezolanos en territorio estadounidense, al declarar a la nación sudamericana como amenaza extraordinaria para la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos.

Entre los funcionarios sancionados figuran el Comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral Central, el general de la Guardia Nacional Antonio Benavides Torres; el director de la policía política Gustavo González López; el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana y ex comandante de la Guardia Nacional, Justo Noguera Pietri, y la fiscal 20 del Ministerio Público Katherine Haringhton, quien tiene a su cargo un proceso contra el alcalde opositor de la región metropolitana de Caracas, Antonio Ledezma, detenido en febrero por un supuesto complot, y la ex congresista opositora María Corina Machado, entre otros.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Respalda Fidel Castro la posición del presidente venezolano ante Estados Unidos

PL

Querido Nicolás Maduro

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela:

Te felicito por tu brillante y valiente discurso frente a los brutales planes del Gobierno de Estados Unidos.

Tus palabras pasarán a la historia como prueba de que la humanidad puede y debe conocer la verdad.

Fraternalmente,

Fidel Castro Ruz

Marzo 9 de 2015
11 y 24 p.m.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Sara Oviedo: “La seguridad de los niños y adolescentes, debería ser un contendido fundamental en la firma la paz en Colombia”

Cristiano Morsolin (especial para ARGENPRESS.info)

“La seguridad de los niños/as y adolescentes, debería ser un contendido fundamental en la firma la paz que está a punto de concluir en Colombia”: Entrevista exclusiva a Sara Oviedo - Vice Presidenta del Comité de Naciones Unidas sobre los derechos del niño

Sara Oviedo Fierro es ecuatoriana, doctora en Sociología y Ciencias Políticas, y Vicepresidenta del Comité de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño de Ginebra. En su carrera destaca un fuerte compromiso con los derechos humanos, participó en diversos eventos y actividades para defender los derechos de los pueblos indígenas y ha participado en la construcción del movimiento nacional de mujeres en Ecuador. Como secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia, jugó un papel clave en la construcción del Sistema Nacional Descentralizado de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia. Sara Oviedo fue representante principal de Ecuador en el Consejo de la Ley del IIN, de 2005 a 2013. Presidió el Consejo de Administración del Instituto Americano del Niño y del Adolescente y fue elegida como miembro del Comité de los Derechos del Niños de las Naciones Unidas para el período 2013 - 2017.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador Sr. Ricardo Patiño, respalda el trabajo de alto nivel realizado por Sara Oviedo y destaca que “el Ecuador está bien representado dado los méritos y experiencia de Sara Oviedo, su hoja de vida impecable y la cosecha de resultados en su trayectoria laboral y profesional es un reconocimiento a su capacidad y liderazgo en el tema de niñez y adolescencia. Los cambios realizados a nivel legal, institucional y estructural con el objetivo de garantizar los derechos de la niñez y adolescencia ecuatoriana, nos ha convertido en referentes de muchos Estados, temas como la participación social, consolidado a través de los Consejos Consultivos de niños, niñas y adolescentes; la creación e implementación del Sistema Nacional Descentralizado de Protección Integral de Niñez y Adolescencia SNDPINA; la incidencia en la inversión para este grupo de atención prioritaria que de plano deshecha el criterio de gasto o carga social, son entre varios los resultados en justicia para que el
Ecuador ocupe un curul en este Comité ONU” (1).

He logrado entrevistar por algunas horas a Sara Oviedo en la sede histórica “Palais de Nations” de Ginebra (Suiza) en junio de 2013 y en los sucesivos intercambios con Sara Oviedo me impacta ver su fuerte compromiso en favor de la defensa de los niños, niñas y adolescentes.

Importancia de la Convención del 1989

Durante su visita en Santiago de Chile en octubre de 2014, Sara Oviedo ha comentado la importancia de la Convención de los derechos del Niño (1989): “Son 25 años de la Convención, la Convención en su momento desató mucho entusiasmo, mucha responsabilidad, mucho compromiso de todo el mundo, queríamos apostarle a un cambio de los niños y los otros no entendían mucho, se suponía que era una moda, que era una cosa que iba a pasar.

En todo caso, sólo viviéndolo después y asumiendo que los derechos de los niños traen otras complicaciones para los adultos, se ha desatado este último tiempo una suerte de reacción negativa a los derechos de los niños, nos reivindica mucho el hecho de que hay deberes, que nosotros sólo hablamos de derechos, que por favor hablemos de derechos y deberes, y que el hecho de haber asumido derechos a los niños les ha hecho malcriados, les ha hecho desobedientes, que se sienten sin autoridad para poder decir a los niños que hagan tal o cual cosa, que los niños reaccionan y en seguida dicen ‘yo voy a hacer una llamada y voy a avisar que tú me estás maltratando’, o ‘no quiero escucharte, yo tengo derecho a hacer valer mi opinión’, etc.

O sea convirtiendo un asunto tan serio como es el derecho de los niños, en un asunto que primero, criminaliza a los niños, que nosotros que tenemos la obligación de protegerles y de garantizarle sus derechos, y lo segundo es que nos vamos en contra de los derechos de los seres humanos en general, al estar oponiéndonos a esta actitud “desobediente” de los niños, nos estamos yendo en contra de los seres humanos en general” (2).

En ocasión de un mensaje difundido a través del Gobierno del Presidente Rafael Correa, Sara Oviedo ha profundizado los protocolos y herramientas para hacer cumplir la Convención:

“La Convención para cumplir con sus propósitos de protección integral de los niños, niñas y adolescentes (NNA) cuenta también con tres Protocolos Facultativos, que abordan más extensamente algunos aspectos, que en su momento no lo pudo hacer la Convención, los dos primeros fueron aprobados en el 2000 y entraron en vigencia a inicios del 2002:

-Protocolo Facultativo sobre la participación de niños y niñas en los conflictos armados. Ratificado por 158 países actualmente, incluido Estados Unidos.

-Protocolo Facultativo sobre la venta de niños, explotación sexual comercial infantil y la utilización de niños en la pornografía. Ratificado por 168 países hasta el momento, incluido Estados Unidos.

-Protocolo Facultativo sobre Comunicaciones, aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas en el 2011 y que entró en vigencia en Abril de 2014, ratificado por 14 países.

Adicionalmente, cuenta con 17 Comentarios Generales que desarrollan diferentes artículos de la Convención de los Derechos del Niño, que han requerido más ampliación o fundamentación, por ejemplo se explica en qué consiste la aplicación de la Convención de los Derechos del Niño (OG #5), se profundiza en el interés superior del niño (OG # 14), etc.

Para realizar el seguimiento del cumplimiento de los derechos humanos de los Niños, Niñas y Adolescentes, al que se comprometieron los Estados al ratificar la Convención, se conformó por su mandato (de la CDN), el Comité de los Derechos del Niño, Con la finalidad de “examinar lor progresos realizados en el cumplimiento de las obligaciones contraídas por los Estados Partes”, según el Artículo # 43 de la CDN. El comité, está conformado por 18 expertos elegidos por los Estados Partes y ha funcionado durante los 25 años, en los cuales ha realizado el seguimiento del cumplimiento por parte de los Estados de la garantía de los derechos de los NNA. Años en los que ha promovido también la ratificación de los Protocolos” (3).

Desafío para la sociedad civil conjuntamente con el Comité de Derechos el Niño:

La Vice Presidenta del Comité ONU agrega el desafío para la sociedad civil conjuntamente con el Comité de Derechos el Niño:

“Es avanzar en el diseño de un sistema de seguimiento de las recomendaciones del Comité, que debería definir unos indicadores de cumplimiento de cada uno de los derechos, y trazar una línea de base con el primer informe de cada país e ir midiéndo en cada entrega periódica. La aplicación de este sistema de seguimiento debe conllevar la participación activa del sector público y de la sociedad civil, esta última debería aplicar también su propio seguimiento en el país para preparar el informe alternativo y realizar de forma permanente el monitoreo de los avances. Si deja, la sociedad civil, esta acción de monitoreo para cada cinco años, los Estados no se verán internamente obligados a avanzar, de su intervención depende el éxito del seguimiento. En la sociedad civil debemos contar con la participación directa de los niños/as y adolescentes.

Seguimiento que obligará a la humanidad a cumplir con los derechos de los niños/as y adolescentes, dando el salto cualitativo propuesto” (4).

Otra base del pensamiento de Sara Oviedo es la participación activa de los niños, niñas y adolescentes.

Los Mecanismos de monitoreo para la eliminación de la Violencia contra los niños, niñas y adolescentes fue el tema que expuso la vice-presidente del Comité de los Derechos de los niños, Sara Oviedo, durante el XXI Congreso Panamericano del Niño, la Niña y Adolescentes - órgano del Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes (IIN), realizado en Brasilia el día 12 de diciembre de 2014.

Durante su participación destacó que los mecanismos deben determinar características como la participación activa de los niños, las niñas y adolescentes, organizados en consejos consultivos de otros organismos, que los sistemas de protección para los niños, las niñas y adolescentes sean clave para ejecutar los planes y programas y para la vigilancia, incluso utilizar otras herramientas de medición de datos oficiales sobre violencia, la articulación de diferentes sistemas existentes, reforzar campañas de sensibilización y divulgación aplicadas a diferentes niveles nacionales y locales, dependiendo de la capacidad institucional.

“Tenemos que acompañar la existencia de una política pública integral, especializada, nacional, financiada con la participación social de cada uno de nuestros países, con programas y proyectos que atiendan las familias, los jueces y promotores, la policía, los funcionarios que trabajan directamente con los niños, niñas y adolescentes en las escuelas y las instituciones para detener realmente la violencia contra este sector” (5).

Entrevista exclusiva a Sara Oviedo

Entrevisto en exclusiva a Sara Oviedo - Vice Presidenta del Comité de Naciones Unidas por los derechos del Niño, el día siguiente a la Marcha por la Vida que en Colombia ha movilizado 100.000 personas, bajo la coordinación del ex alcalde Antana Mockus, del Presidente de la Republica Santos, del Alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Petro.

Pregunta: ¿Qué piensa Usted de la grave situación de violencia que sufren los niños y niñas de Colombia?

Respuesta: El 21 de enero de 2015 fue el examen del Comité de Naciones Unidas de Derechos del Niño a Colombia, y justamente en sus Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto combinados de este hermano país, en el párrafo # 27, el Comité señalaba que “está profundamente preocupado por los altos niveles de violencia que los niños se enfrentan y, en particular, sobre: los informes de que los niños siguen siendo víctimas de actos de tortura y otros tratos crueles o degradante por agentes del Estado o de grupos armados no estatales; por la alta incidencia de la violencia contra los niños perpetrados por las pandillas en las calles; por la amplia impunidad que prevalece en lo que se refiere a los actos de violencia contra los niños”; no había pasado ni quince días, y nuevamente otros hechos violentos enluta a todo el país.
La medianoche del 4 de febrero 2015, cuatro niños, de entre 4 a 17 años, eran ajusticiados en su rancho, en la vereda El Cóndor, de Florencia, Caquetá, parecería que es una consecuencia fatal por un pleito de tierras que mantenía sus progenitores, que además, ya estaría en camino de solución.
El siguiente martes, encuentran el cuerpo decapitado de otro niño de 13 años, en Tuluá, Valle. Según la Defensoría del Pueblo, el niño habría sido “explotado en Cali por una banda de microtráfico, que todavía no ha sido identificada” (6).

Pregunta: ¿Cuáles son las recomendaciones del Comité Onu?

Respuesta: ¿Qué se puede pensar de un país, que no da protección a su niñez?, que puede estar pasando que los asesinos estén matándolos sin ningún problema?, las recomendaciones del Comité están claras para las Autoridades, pero será importante comenzar a actuar, hubieron varios compromisos de las más altas autoridades consternados por los crímenes de los 4 niños del Caquetá, entonces no hay tiempo que perder.
La seguridad de los niños/as y adolescentes, debería ser un contendido fundamental, en la firma la paz que está a punto de concluir, la protección de ellos, debería ser un punto fácilmente acordado y rápidamente puesto en práctica; así como recomienda el Comité que se fortalezca la “coordinación con el proceso judicial con el fin de garantizar que los derechos de los niños víctimas de la violencia que se restablezcan con rapidez”.

Pregunta: Que piensa del compromiso institucional del Estado colombiano?

Respuesta: El Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, también se comprometió en el mismo sentido, cuando “manifestó que junto con el ICBF convocarán a todas las instituciones del Estado para concertar unas políticas claras de recompensas económicas y de seguridad para testigos con el fin de que estos hechos no queden en la impunidad. “No existe término que pueda describir un atentado de esa naturaleza contra los niños de nuestro país. Eso evidencia una sociedad que no tiene sentido de responsabilidad y de protección” (7).

Conclusión

La fuerte posición de Sara Oviedo se une al fuerte pronunciamiento de todo el Comité de la ONU para los Derechos de los Niños para exigir la respuesta del Estado de Colombia y de la sociedad civil que no logra visibilizar la barbarie que sufre la infancia y adolescencia a causa del conflicto armado.

El Comité de la ONU para los Derechos de los Niños lamentó que continúen los altos índices de reclutamiento infantil en Colombia y que muchos de estos niños sean perseguidos como criminales en lugar de como víctimas.

Los pasados 20 y 21 de enero de 2015, Colombia se sometió al escrutinio del Comité de Derechos de los Niños, en una revisión regular a la que están sometidos todos los países de las Naciones Unidas.

"El Comité está preocupado por el continuo reclutamiento de niños por grupos no estatales; y el hecho de que algunos de estos niños sean perseguidos por Colombia como criminales y no tratados como víctimas", reza el informe.

"Las niñas reclutadas son sometidos a violencia sexual, de forma sistemática y repetida, incluidos violación, esclavitud, embarazos forzados y abortos".

Ante esta situación, el Comité pide a Colombia que haga todo lo necesario para evitar esta situación, como cambios legislativos y establecimiento de los recursos adecuados, especialmente en las regiones más afectadas por el conflicto.

Asimismo, los expertos piden que se tenga en cuenta que los niños soldados son víctimas, por lo que tienen derecho a asistencia psicosocial adecuada, especialmente las niñas víctimas de violencia sexual.

Además, el Comité pide que "se investiguen todas las denuncias y alegaciones de que fuerzas de seguridad del Estado, como la Policía y las Fuerzas Armadas, hayan podido cometer contra los niños soldados".

Por otra parte, los expertos muestran su preocupación por la suerte de los niños desplazados internos, especialmente los de origen indígena y afrodescendientes.

"Si bien notamos los programas establecidos para proteger a los niños desplazados, el Comité sigue preocupado porque éstos esfuerzos han sido insuficientes para asegurar adecuadamente los derechos de los niños desplazados como ha sido ordenado por la Corte Constitucional".

En otro apartado, los expertos lamentan que "muchos niños son víctimas de asesinatos o desapariciones, incluidos asesinatos cometidos por los agentes gubernamentales, y que existe mucha impunidad al respecto".

"Las causas primigenias de estos actos violentos, como el crimen organizado, la corrupción, las drogas, la pobreza y la marginación son insuficientemente tratadas", agrega la fuerte posición del Comité ONU sobre los derechos del niño.

- Cristiano Morsolin es investigador y trabajador social italiano radicado en Latinoamérica desde 2001 con experiencias en Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia, Paraguay, Brasil. Co-fundador del Observatorio sobre Latinoamérica SELVAS (Milán - Italia), autor de varios libros, investiga las relaciones entre derechos humanos, movimientos sociales y políticas emancipatorias.

Notas:
1) http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101368796/-1/Sara_Oviedo_a__la_ONU_II_parte.html#.VPUBAHyG8rU
2) http://www.consejoinfancia.gob.cl/2014/10/entrevista-a-sara-oviedo-y-jorge-cardona-miembros-del-comite-de-derechos-del-nino-de-la-onu/
3) http://www.igualdad.gob.ec/comunicamos/lo-nacional/125-noticias/lo-nacional/2014/1265-avances-realizados-y-grandes-retos-de-la-convencion-de-los-derechos-del-nino-a-sus-25-anos-de-su-aprobacion.html
4) http://www.igualdad.gob.ec/comunicamos/lo-nacional/125-noticias/lo-nacional/2014/1265-avances-realizados-y-grandes-retos-de-la-convencion-de-los-derechos-del-nino-a-sus-25-anos-de-su-aprobacion.html
5) http://xxicongresopanamericano.org/los-ninos-y-los-adolescentes-son-propiedad-de-los-adultos-y-estan-sujetos-a-la-caridad-y-dependen-de-los-criterios-para-adultos-sara-oviedo/
6) http://www.semana.com/nacion/articulo/un-pais-enfermo-que-mata-sus-ninos-florencia-valle/417130-3
7) Ibem
8) http://www.elespectador.com/noticias/politica/onu-alerta-continua-reclutamiento-infantil-colombia-articulo-541946

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La mega-muestra organizada por “Clarín” y "La Nación": Expoagro 2015 con agronegocios y mucha política opositora

Emilio Marín (LA ARENA)

El sábado pasado culminó la exposición anual de Expoagro. Según sus organizadores, la muestra fue más grande y con más asistencia que en 2014, no obstante lo cual Clarín y La Nación pintaron un panorama casi desolador del campo.

La cita fue en el Establecimiento El Umbral, cerca de Ramallo. Ya en diciembre del año pasado Daniel Scioli había realizado la presentación de la mega muestra. Allí celebró haber podido "reconstruir el vínculo entre la provincia y el campo", a través del Banco Provincia. Aseguró que en 2014 había prestado 13.000 millones de pesos a los productores.

Esta semana Gustavo Marangoni, el presidente del Bapro, estuvo de visita en Expoagro y reporteado por Matías Longoni, de Clarín Rural, aumentó esa cifra hasta 14.000 millones. Declaró que habían desembarcado "con más de 250 convenios especiales de promoción, muchos de ellos con tasa 0% para el productor". Para 2015 prometió créditos por 20.000 millones de pesos, que por supuesto tiene que ver con que este año hay elecciones.

La demagogia no vino sólo de la escudería naranja. Mucho peor fue lo que Mauricio Macri y Sergio Massa, que visitaron la exposición. El jefe de gobierno porteño fue con Carlos Reuteman, María Eugenia Vidal y Miguel Del Sel; el ex intendente de Tigre fue acompañado por Felipe Solá y otros candidatos del Frente Renovador.

El candidato del PRO dijo que su prioridad será el campo. Agregó: "el campo es el primer motor a poner en marcha porque es el sector que más posibilidades tiene de arrancar velozmente porque ya cuenta con la tecnología, el espíritu emprendedor y el capital".

Por su parte Massa expresó que "cuando nos toque gobernar la Argentina a partir del 10 de diciembre, al campo le vamos a sacar la pata de la cabeza".

Clarín le preguntó a Macri cómo solucionaría el faltante de ingresos del fisco por esa eliminación de retenciones. La respuesta fue "creciendo, creciendo". O sea, repuso en circulación la "teoría del derrame", nunca comprobada.

Siguiendo con el aspecto político de la Exposición, que siempre da stand principal para que la oposición muestre sus últimos modelos de candidatos y alianzas, hay que agregar que cuatro días después del cierre de aquella comenzará el lock out de la Mesa de Enlace, esta vez sin el concurso de la Federación Agraria Argentina.

Allí aparece una primera contradicción. En Expoagro balancean que fue una muestra excepcional, por la cantidad de gente, los negocios que se anudaron, las visitas internacionales, etc, y por otra parte las entidades más beneficiadas por el agro-business lanzan una medida de fuerza pretextando situaciones graves por cultivos, lechería, etc.

¿Quién tiene razón?

Los dirigentes de la Sociedad Rural, CRA y Coninagro pretendieron explicar su lock out con los supuestos problemas para comercializar el trigo, la lechería, las retenciones que paga la soja y las inundaciones.

Comenzando por lo último, hay que decir que muchos productores de zonas inundadas de Córdoba y Santa Fe discreparon con la decisión de parar, por considerar que primero había que solucionar sus gravísimos problemas. La poca sensibilidad de la cúpula sojera sólo les autorizó a que en los tres días de la medida, aquéllos puedan comercializar sus granos si así lo necesitan (y si los caminos anegados lo dejan). Epidermis de elefante la de Luis M. Etchevehere, salvo que esté personalmente alterado por las decisiones de la justicia entrerriana que falló por volver a investigar los negocios poco transparente suyos y de sus hermanos en la propiedad Las Margaritas SA.

Respecto a la soja, tiene una retención del 35 por ciento a las exportaciones porque los productores rechazaron en 2008 la famosa resolución 125 que las convertía en móviles, o sea que a menor precio menor retención. No obstante lo cual, el poroto sigue acaparando 54 por ciento de la superficie sembrada y llegará a 58 millones de toneladas dentro de una cosecha general de 110 millones.

Con relación a la lechería, el gobierno dispuso pagar un subsidio de 30 centavos por litro de leche a los productores pequeños y medianos que producen hasta 2.900 litros diarios, durante tres meses. El ministro Carlos Casamiquela estimó que eso redundará un beneficio de 26.000 pesos a cada uno de los 8.000 tamberos. Según el destituyente de 2008, Eduardo Buzzi, devenido en candidato a gobernador santafesino por Massa, esa plata la cobrará "muy poca gente".

Respecto al trigo la realidad indica que la cosecha ha sido 50 por ciento superior a la anterior y deja un margen exportable de 7,5 millones de toneladas.

El problema de Etchevehere y la Mesa es que están fuertemente jugados a una victoria de la oposición en 2015; todo lo actual, del gobierno, lo ven con un cristal deformante y negativo. Lo bueno es que la nueva conducción de la Federación Agraria, de Omar Príncipe, no los secundó en esta ocasión. No lo hizo porque prefirió canalizar sus reclamos al gobierno nacional por separado, como entidad que nuclea a los chacareros y no a los sojeros, terratenientes y pools de siembra. Y ha comenzado a recibir algunas respuestas positivas, como la referida a lechería. Lógicamente la Sociedad Rural queda afuera de esos subsidios, como su ex presidente Hugo Biolcati, dueño del mayor tambo del país (120.000 litros diarios que comercializa con Nestlé).

Como un dron

Los balances que hicieron los dueños de Expoagro muestran una contradicción con la supuesta debacle del sector agropecuario que esgrimen para convocar al lock out.

El editorial de Clarín Rural del 7 de marzo, del ingeniero Héctor A. Huergo, reafirma que "la Segunda Revolución de las Pampas" está en pleno desarrollo, con la soja transgénica y la siembra directa. El editorial de La Nación, del mismo día y titulado "Una esperanza firme en la adversidad", informó: "Expoagro 2015 creció más del 12 por ciento en dimensión respecto del año anterior, con 180.000 metros cuadrados dedicados a la exhibición de cultivos, maquinaria agrícola y vehículos de transportes y a los stands de empresas que contribuyen, como los bancos y laboratorios de investigación, a la logística indispensable para el crecimiento de las actividades rurales. La muchedumbre que se hizo presente en las tres jornadas iniciales en el predio del kilómetro 214 de la ruta nacional 9 impresionó por su número e interés en la posibilidad de concretar negocios a futuro".

Además de las máquinas, cosechadoras y tractores de todo tipo, hubo una estrella: la dronización. Se hicieron demostraciones con drones o aviones no tripulados, capaces de informar en una hora y media el estado exacto de cultivos de un campo de mil hectáreas, "tanto para detección de plagas y enfermedades como para tareas de conteo de cabezas de ganado y mensura de lotes".

También en esto se demuestra que Argentina es un país dividido en varios, según la composición de clase y el capital de los sectores. Miles y miles de pequeños propietarios, agricultores familiares, pueblos originarios, peones rurales, etc., no tienen como prioridad, ni en sueños, el empleo de esas tecnologías. No tienen el dron ni las mil hectáreas...

Ese campo menos pudiente y de pequeños productores, en cambio, mira con simpatía la secretaría de Agricultura Familiar y la aprobación de la ley de Agricultura Familiar, aún no implementada según admitió el ministro, los subsidios a la lechería y similares para la producción de fruta.

La gran burguesía agropecuaria y todas las empresas y bancos que se citan en Expoagro ni siquiera se detienen a pensar en los peligros que se plantearon allí. Por ejemplo, se dijo que ahora hay 14 malezas resistentes al glifosato, por el empleo excesivo del mismo. Se admitió que con la soja no hay rotación de cultivos y que eso barre con los minerales del suelo. Y que debía haber mucha más fertilización y nutrientes de lo que se invierte hoy, situación que se agrava con cada cosecha.

La oligarquía rural no tiene tiempo para reparar en esas nimiedades. Su obsesión es terminar con gobiernos como el actual y asegurar que vengan Macri y Massa, juntos o por separado. Lo dijo el editorial de "Gaceta Ganadera" (léase La Nación): "Es positivo que los candidatos presidenciales que visitaron Expoagro hayan asumido compromisos que anticipan un giro en la actual política agropecuaria". Añadió: "Si el año último, para esta misma fecha, pudimos señalar el florecimiento de una tibia esperanza sobre futuros cambios en el rumbo del país, ahora, con el proceso electoral ya en marcha, ese sentimiento se ha traducido en confianza firme, capaz de atenuar las graves dificultades por las que atraviesa el campo argentino". Luego de criticar "la prepotencia oficial, inaudita en sus proporciones y en la bajeza de los objetivos", aseguró que los candidatos opositores "han asumido compromisos que anticipan un giro importante en relación con la política actual y con lo que debe esperarse de una cosecha fina que se hará cuando haya otras autoridades y otra política rija los criterios del gobierno nacional".

En definitiva, los intereses concentrados de Expoagro, como principal cosecha para 2015 no están pensando en la soja ni los cereales. Lo que ellos quieren es un nuevo gobierno neoliberal que puedan manejar como si fuera un dron, para sobrevolar sus propiedades y cuidar sus cosechas y ganados. Y si fueran artillados, mejor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: La complicidad de jueces, fiscales y abogados durante el Terrorismo de Estado

LA RETAGUARDIA

Ese es el objetivo del libro ¿Usted también, Doctor?, en el que Juan Pablo Bohoslavsky recopila distintos artículos que dan cuenta del accionar de los distintos integrantes del Poder Judicial, que fueron cómplices del Terrorismo de Estado durante la última dictadura cívico militar. Dialogamos con Pablo Salinas, abogado querellante en los juicios mendocinos, integrante del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), y autor del capítulo donde se desarrolla el juicio que actualmente se realiza en Mendoza contra jueces y fiscales. La charla se dio en el marco del programa radial Oral Y Público

“Pero la venda en los ojos que la representa (a la justicia) estaba puesta en esos momentos, no para garantizar imparcialidad e independencia cuando más se necesitaban, sino para permitir las atrocidades que se estaban cometiendo. (…) Funcionarios judiciales, abogados y docentes del derecho también fueron actores fundamentales en aquel contexto autoritario, ya fuera a través del apoyo directo a los mandos militares, participando en torturas o elaborando leyes que daban cobertura legal a prácticas genocidas, o del apoyo indirecto, al dejar a un lado su deber de investigar y archivar las denuncias de las víctimas o de sus familiares. Es cierto que el régimen se valió de ellos para legitimarse interior y exteriormente y, a cambio, ellos se erigieron como valedores de la moralidad nacional y, amparados en un ideario conservador y elitista, mantuvieron la ficción de un Poder Judicial independiente, interpretando el derecho no en función de los acontecimientos, sino en la línea del control social impuesto por las Juntas Militares. Fueron, en definitiva, cómplices y complacientes”, dice el juez y magistrado español Baltazar Garzón en el prólogo del libro ¿Usted también, Doctor?

El hilo conductor del libro es la complicidad de jueces, fiscales y abogados con la última dictadura. Al respecto, Pablo Salinas detalló: “tiene prólogo de Baltazar Garzón, con un trabajo impecable de Juan Pablo Bohoslavsky, con gente muy seria del Cels como Andrea Pochak, distintos referentes en la investigación jurídica y en el campo del derecho que sin duda están desarrollando su trabajo también en el ámbito de la acción”.
Salinas escribió el capítulo 10 “Juicio a los jueces y fiscales de Mendoza”, de la sección “Casuística de la Complicidad Judicial en la Argentina” del libro. En diálogo con Oral y Público, el abogado destacó el trabajo de recopilación desarrollado por Juan Pablo Bohoslavsky: “es una persona muy puntillosa y cuidadosa, leyó todos y cada uno de los capítulos y fue corrigiendo, y volvimos a corregir, y volvimos a enviar, y me parece que esta es una tarea que hay que resaltar y que requiere de una enorme responsabilidad por parte de Juan Pablo, y creo también que le va a dar una fuerza enorme al libro, porque cada capítulo está revisado y corregido hasta un punto y una coma, y tiene además imágenes ilustrativas del juicio en Mendoza, que creo que es un juicio que va a quedar en la historia de Argentina; no estoy exagerando porque la foto de todo el aparato judicial sentado en el banquillo cuando comenzó el año pasado el juicio es impresionante”.
Al ser consultado acerca de lo que significó para él escribir el capítulo sobre la experiencia mendocina, el representante del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos aseveró: “la responsabilidad por un lado de tratar de transmitir la importancia de que se enjuicie a todo el aparato judicial, y la importancia de transmitir esos pequeños aportes mendocinos que pueden ayudar a que en el resto del país también se avance en ese sentido. Sin dudas se está avanzando en ir hacia la complicidad civil, y también por eso me parece que ha recrudecido en este último tiempo todo tipo de operaciones a nivel nacional, porque hay mucho temor por el avance de la justicia hacia la complicidad civil. Además, la importancia que tiene que (Otilio) Romano haya sido extraditado desde Chile. Es decir, la Corte Suprema del vecino país lo extraditó para ser juzgado en Argentina; además el caso Romano es un leading case a nivel internacional hoy, y es un caso que va a ser citado en la jurisprudencia internacional a futuro porque es un acusado civil, ex magistrado, acusado de complicidad con el Terrorismo de Estado que pidió ser un refugiado político y no se le otorgó, que pidió no ser extraditado y no se le otorgó, incluso con el fallo del tribunal superior de Chile. Esto es muy importante porque sienta un precedente para que algún futuro acusado de crímenes contra la humanidad no pueda ampararse en el refugio político”.

El enjuiciamiento de la pata judicial

“Al menos ciento veintinueve funcionarios judiciales han sido vinculados a alguna práctica terrorista del régimen autoritario, lo que representaría el 30% de la composición actual del fuero criminal y correccional de la justicia federal. Noventa de ellos han sido denunciados penalmente, cincuenta y tres están formalmente imputados. Pero hasta el momento, sólo se ha registrado una condena en firme”, señala Baltazar Garzón, en otro fragmento del prólogo.

La condena firme al que hace referente el juez español le corresponde a Víctor Brusa, ex juez federal de Santa Fe. En tanto, desde hace poco más de un año, se está realizando en Mendoza el juicio en el que juzga a más de 30 imputados, entre los que se encuentran ex jueces y fiscales como Otilio Romano, Luis Miret y Guillermo Petra, Rolando Carrizo y Gabriel Guzzo. Pablo Salinas es uno de los abogados querellantes.
“Romano y Miret habían sido designados en su momento por Videla –explicó Salinas a Oral y Público–, y cuando se recuperó la democracia continuaron ejerciendo la magistratura y ocupando los más altos cargos en la provincia de Mendoza, obstaculizando a través de la Cámara Federal que se pudieran producir los juicios en Cuyo, y especialmente en Mendoza. Hay que tener en cuenta que el primer juicio que se produce en la zona de Cuyo es en San Luis, el segundo en San Rafael, y recién cuando se logra destituir a Romano, Miret y compañía es que se puede lleva adelante el primer juicio en la ciudad de Mendoza donde resultaron condenados los asesinados del poeta Paco Urondo. Romano y Miret fueron destituidos por el Consejo de la Magistratura en un proceso con todas las formas en el que se determinó que no tenían aptitudes como para seguir ejerciendo la magistratura”.
En este sentido, el letrado destacó que el aporte que se realiza desde Mendoza es que, luego de ser la provincia más atrasada, amplió la investigación a la pata judicial: “no en la figura de un solo juez como se había dado en el resto del país, sino de todo el aparato que omitió investigar y de esta manera encubrió el accionar de la fuerza de seguridad cometiéndose en quien cerró la puerta, en quien permitió que los jóvenes militantes quedaran encerrados en el cuarto oscuro de la desaparición, la tortura y la muerte. El juicio sigue avanzando, ya tenemos un año de audiencias. Es un juicio realmente durísimo, yo he estado en todos los juicios en Cuyo y la verdad que cada vez me cuesta más, contrario a lo que podría pensarse, escuchar los testimonios tremendos de las atrocidades que ocurrieron en el D2, esta desvergüenza de quienes ejercían la magistratura y lo hacían encubriendo todo esto a cambio de luego ser ascendidos, porque esta era la recompensa según dice la propia resolución judicial de procesamiento y el requerimiento de elevación a juicio. La recompensa es lo que dijo Miret cuando declaró, afirmó que él tocó el cielo con las manos cuando Videla lo nombró camarista”.

La experiencia de Mendoza en el juzgamiento a jueces y fiscales por su complicidad con el Terrorismo de Estado es una de las que se desarrollan en el libro ¿Usted también, Doctor? Juan Pablo Bohoslavsky también recopiló artículos que abordan el derecho durante el Terrorismo de Estado y las ideas jurídicas de los profesores de derecho y juristas de la época; las tipologías concretas de complicidad judicial en el país; la manera en que funcionó el circuito institucional de secuestro, apropiación, guarda y adopción ilegal de hijos de desaparecidos, destacando el rol que asumieron los jueces y los secretarios de los juzgados de menores. En relación a los abogados, hay varios textos que debaten a partir de los distintos roles que tuvieron durante la dictadura, ya sea como cómplices del plan político y criminal, como blancos de la represión a partir de su defensa de los derechos humanos y también de presos políticos desde comienzos de los años setenta hasta el retorno de la democracia. Varios capítulos refieren a su vez a la conducta de la Corte Suprema. La última sección, en tanto, problematiza desde distintos ángulos el juzgamiento actual de los cómplices judiciales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Juan Carlos Molina: “Los Derechos Humanos deben ser el eje para el desarrollo de políticas de drogas”

COSECHA ROJA

“Los Derechos Humanos deben ser el eje para el desarrollo de políticas de drogas más humanas y eficaces”, dijo Juan Carlos Molina -titular de la SEDRONAR-. El objetivo de esta mirada es evitar que mueran los soldaditos que custodian los bunkers, que caigan las mulas -el último eslabón de la cadena del narco-, que vayan presos los cultivadores de marihuana y que la policía persiga a los pibes de los barrios. Para Molina el fin del paradigma prohibicionista permitirá “que los países que son grandes consumidores de drogas no nos marquen la cancha”.

América Latina ya empezó el camino y varios ex presidentes de la región cuestionan la guerra contra las drogas. Argentina separó el tema de la seguridad del abordaje social. Uruguay dio el primer paso al regular la producción y venta de cannabis. Hay que “descolonizarse de las miradas hegemónicas y perversas que quieren decirnos cómo ocuparnos de nuestros asuntos”, dijo Molina en la 58° sesión de la Comisión de Estupefacientes de la ONU en Viena, Austria.

En la región hay usuarios perseguidos por 15 gramos, cogolleros que roban plantas de jardines a punta de arma, niños que consumen paco, medios de comunicación que muestran niños que fuman paco, sicarios, soldaditos encerrados en búnkers y consumidores que mueren en el silencio. Molina propuso dejar de lado la “criminalización que estigmatiza a los pobres y a los usuarios de drogas” y construir “herramientas para la inclusión social de las personas que las protejan de situaciones de vulnerabilidad y ofrezcan propuestas distintas al narcotráfico”.

“Droga y delito no están automáticamente asociados y, sin embargo, todavía no hemos logrado que eso sea tratado en los programas en las agencias especializadas de las Naciones Unidas”, dijo el titular del SEDRONAR. Se trata de construir una “opción distinta”, un “modelo de desarrollo humano con inclusión social frente al prohibicionismo”.

El paradigma prohibicionista (“la guerra contra las drogas”) fue creado por el ex presidente de Estados Unidos Richard Nixon a comienzos de los setenta. En los últimos años hay consenso en Latinoamérica sobre que el modelo fracasó y que lo único que hace es generar más violencia.

“Creemos, respetamos y valoramos la soberanía de cada país”, dijo Molina. Cuando el funcionario asumió el cargo en la SEDRONAR desde el Poder Ejecutivo anunciaron un cambio de rumbo: el organismo no se ocupa más de la seguridad y se enfoca en el abordaje social de la problemática. “Se implementó una nueva mirada en materia de drogas que cambia la centralidad desde las sustancias a la persona, como sujeto de derechos. Emergen el ser humano, la comunidad, sus relaciones, su bienestar y la inclusión social como elementos centrales”, dijo.

En 2013, Uruguay se convirtió en el primer Estado en aprobar una legislación que legaliza y regula la producción y venta de cannabis. El modelo uruguayo implica un nivel mayor de control gubernamental que el que tienen los estados de Washington y Colorado en Estados Unidos. Las ventas se harán a través de farmacias autorizadas a residentes uruguayos mayores de edad registrados y a precios establecidos por el nuevo organismo regulador.

En la sesión especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el Problema Mundial de las Drogas (UNGASS) de 2016 los países miembro van a evaluar los avances desde 2009 hasta entonces y debatir el futuro. Según el funcionario argentino es una oportunidad para “consensuar una nueva mirada bajo la lente de los Derechos Humanos”.

Es necesario dar “un real y sincero debate político y no sólo técnico para abordar el problema de las drogas en cada uno de nuestros países”, dijo Molina. “Hay que empezar a transformar realidades y dejar de redactar documento tras documento ya que la actualidad de nuestros pueblos nos obliga a dar ese golpe de timón”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Educación en el capitalismo serio: Manuales escolares y discriminación

AGENCIA WALSH

Estando por finalizar 12 años de kirchnerismo, una denuncia del INADI El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo revela que los manuales escolares en un 97,59 % siguen dando como ejemplo de familia a la heterosexual de tez blanca, la pobreza no aparece en el 60% de los casos y es colocada como un problema individual, no social, las personas representadas son siempre de tez clara y delgadas. Los contenidos son de matriz eurocéntrica, la realidad social aparece como externa al sujeto, sin controversias en tono objetivo y neutral, también denuncia el INADI que no desarrollan el pensamiento crítico, a esta altura del gobierno más que denuncia es una confesión.



El INADI denuncia textos escolares sesgados sobre género, migración y pobres Un estudio realizado por el Instituto Nacional contra la Discriminación reveló que los manuales mantienen esa temática.

Diego Igal del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) presentó los resultados de una investigación sobre los textos y manuales escolares de seis grandes editoriales y algunas conclusiones pueden resultar inquietantes. Si bien el 62,5% de los de libros analizado aborda la temática de la igualdad y la discriminación e incrementó la presencia de ilustraciones sobre pueblos originarios y afrodescendientes, se encontró que "persiste la invisibilización" de personas con discapacidad, migrantes de países limítrofes, de origen asiático, y que no se expresan las diversas contexturas físicas, familiar y religiosa.

Este trabajo -que por la magnitud es inédita- surge del Plan Nacional contra la Discriminación y es fruto de un trabajo iniciado en 2008 que se profundizó en un convenio firmado en 2012 entre el organismo que conduce Pedro Mouratian y empresas tradicionales del rubro como AZ, Estrada, Kapelusz, Puerto de Palos, Santillana, y SM.

"El primer objetivo -resume Mouratian- fue demostrar una alianza entre Estado y empresas privadas, donde el Estado cumple un papel de contralor y acompañamiento de los procesos de aprendizaje y de los contenidos. Luego hicimos una revisión y devolución y capacitamos a docentes e ilustradores. Todas las editoriales se mostraron muy abiertas y han colaborado.

Lucila Galkin Sutton, coordinadora de la investigación y también del área de Educación sin discriminación del INADI, insiste en que hay un camino que "se está recorriendo y ya se ven reflejados algunos cambios, pero no en diversidad sexual o cuestiones género, que esperábamos que estuviera más avanzado". Por ejemplo, un abrumador 97,5% de los textos no representa las familias ensambladas ni las comaternidades o paternidades. En las conclusiones de la investigación -disponible en la web del INADI en formato PDF- también se puntualiza que en los textos predomina una transmisión de "la información de manera no controversial, en un lenguaje de pretendida neutralidad, sin desarrollar las dimensiones subjetivas del lenguaje ni de los contenidos. Presentan la realidad social como algo dado y externo al sujeto, con pocas posibilidades de ser modificado" y sugieren: "Es fundamental brindarles a los niños, niñas y adolescentes herramientas para que desarrollen un pensamiento crítico sobre los procesos sociales".

Además se apunta que algunas temáticas siguen sin aparecer, como la pobreza, no examinada en el 60% de los libros de textos y enfocada "desde una perspectiva individualista y voluntarista del sujeto, sin hacer mención a los procesos históricos y a los conflictos sociales y económicos que llevaron a su surgimiento y persistencia en la sociedad actual".

Por otro lado, se observa que "la gran mayoría de imágenes presentes en los libros escolares responde a un paradigma de cuerpo delgado, de tez clara, en el que prácticamente no están presentes ni las personas adultas mayores ni las personas con discapacidad (que aparecen sólo en el 17,5% de los textos analizados y a través de un modelo médico, alejado del social)". Por eso, la investigación sugiere "incluir la diversidad étnica, cultural y etaria opuesta al modelo estético hegemónico".

En materia de inmigración, se mantiene "un discurso de matriz eurocéntrica pese a la continua reconfiguración intercultural de la población de nuestro país y a las profundas modificaciones" de la normativa vernácula y se considera "indispensable profundizar el abordaje sobre la xenofobia: es decir, el desprecio, odio o rechazo que se da en la Argentina hacia las migraciones latinoamericanas; ya que, como ya lo hemos señalado, se trata del colectivo sobre el cual se manifiesta de manera más palmaria la vulneración de derechos en nuestro país".

En cuanto a la religión, el relevamiento encontró que "predomina la representación de la religión católica apostólica romana, en detrimento de la valoración igualitaria de la diversidad religiosa, por cuanto se omite referenciar las múltiples religiones, creencias y cultos. Es pertinente señalar que también deben ser valorados, en condiciones de igualdad, el agnosticismo y el ateísmo.

Consideramos sustancial que desde la educación se contribuya a desarticular la estigmatización que suele haber respecto de las espiritualidades indígenas, a través de su folclorización, y de las religiones africanistas, al asociarlas con prácticas peligrosas y macabras." Mouratian destaca como clave el acompañamiento del Ministerio de Educación. "Nos apoyamos unos con otros porque hubo una decisión del Ministerio de tomar nuestra agenda como propia y trabajar en ese sentido -señala-. No es sencillo de otra manera llegar a las escuelas." Es ahí, en las aulas, donde la realidad muchas veces va más rápido que la reflejada en los libros escolares.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Octavio Crivaro: "La izquierda tiene mucho que decir sobre cuestiones que los políticos tradicionales no van a mencionar"

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Octavio Crivaro es candidato a Gobernador de Santa Fe por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). Conversamos con el sociólogo y empleado de Anses Rosario sobre la situación provincial y sus propuestas.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El gran choque de Perón con nuestra generación fue que en algún momento dijimos: “Basta de castigos, hasta aquí llegamos” (Parte I)

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

Carlos Aznárez (CA): (…) Éramos los rebeldes dentro del Peronismo. Perón, en ese juego pendular, dejaba crecer a unos y a otros, era como una manifestación de decir: “a los que tengan la posibilidad de desarrollar sus ideas y construir poder popular en algunos casos, o poder financiero en otros casos, yo los dejo y en algún momento los castigo”. El gran choque de Perón con nuestra generación es que en algún momento dijimos: “Basta de castigos, hasta aquí llegamos”.
Nosotros peleamos por la vuelta de Perón, algunos más por temas de edad y otros menos porque se fueron apegando al correr de esos 17 años de resistencia, pero otros en esos años, transaron de las mil maneras, incluso lo traicionaron con el vandorismo.
A mí me parece que este libro contiene todo eso, contiene todas las historias y hay un hilo conductor que es Gerardo Bavio, que realmente al leer el libro te llega a emocionar el carácter y la impronta de Gerardo de estar siempre del lado del pensamiento crítico, apoyando al Peronismo, militando dentro del Peronismo, pero no tragándose los sapos tan fácilmente, de alguna manera demostrando que había cosas que le gustaban, otras que no, por supuesto hablo de mucho más que de la vuelta de Perón a la Argentina, cuando empezamos a tener cuestionamientos con el propio General.
En la militancia que yo tuve desde el PB/FAP (Peronismo de Base/Fuerzas Armadas Peronistas), ya teníamos muchas críticas hacia el General, incluso discutíamos el rol de Perón intensamente, muchos compañeros llegaron a romper por no ser tan “movimientistas” como nos llamaban a nosotros por defender un poco más la conducción de Perón o, por lo menos, la estrategia de Perón y tratar de entenderla.
Yo creo que Gerardo en toda su trayectoria reivindica el peronismo que fue, no el que no fue, el que fue desde la base, desde la militancia de la rebeldía consecuente, de la gente que de alguna manera se forjó al compás de la ética antioligárquica y antiimperialista que imprimió Evita al Peronismo y que a lo largo de todos los años fue dando brotes generacionales muy importantes. De esos brotes nacimos muchos de nosotros, y somos los que de alguna manera recurrimos en un momento a la lucha armada porque nos acordábamos claramente que el Peronismo había utilizado siempre métodos pacíficos para tratar de desarrollar sus ideas y que un buen día llegaron los aviones de la Marina, con el Cristo Rey en su fuselaje y bombardearon a la población civil, y ahí yo creo que se produce un punto de inflexión entre qué Peronismo y qué partido debíamos jugar quienes de alguna manera reivindicábamos la lucha del Peronismo, y no es casualidad que a lo largo de todos los años de la Resistencia el Peronismo fue recorriendo todos los caminos, excepto el electoral porque no se lo permitían, incluso cuando se lo permitieron con la fórmula Framini-Anglada, nos abortaron el triunfo al poco tiempo.
Pero después todos los matices de la Resistencia, desde la lucha de la resistencia y autodefensa, los caños, el sabotaje, las huelgas, el generar en el movimiento obrero y con el movimiento obrero todo tipo de acciones para tratar de desestabilizar no solamente los gobiernos dictatoriales, sino esos gobiernos continuistas, como el de Frondizi o el de Illia, que venían con distintos matices, pero siempre en contra del Peronismo, era la aplicación de ese famoso decreto 4161 que proscribió al Peronismo, a Perón y a todo lo que significaran las conquistas del Peronismo.

Perón eligió el lado equivocado tanto en Ezeiza como el 1º de Mayo de 1974

En ese marco, cómo no iba a haber una lucha armada, cómo no iba a haber una lucha más fuerte. Yo creo que a partir de ahí, con todos los matices que se puedan señalar, de errores, autocríticas que podamos hacer, yo personalmente reivindico la lucha de Montoneros, me siento orgulloso de haber pertenecido a Montoneros y no me quedo con el final, porque también me enorgullezco de haber sido peronista, y digo de “haber sido peronista” porque hoy me cuesta decir si soy o no peronista.
Hay momentos, cuando estoy en un barrio con la gente más humilde y escucho sus voces, me dan ganas de cantar la marcha peronista con ellos, pero también han pasado muchas cosas por las cuales se me desdibuja el Peronismo actual, porque creo que no es Peronismo, tiene distintos matices pero no lo identifico como el Peronismo por el cual yo fui a la cárcel o estaba dispuesto a morir con el “Perón o muerte” en la boca, no me identifico con eso, pero no importa lo personal, sí reivindico las acciones y la lucha de Montoneros porque creo que fue el momento de mayor ilusión, no solamente para una generación juvenil, sino para todo un grupo de gente que alrededor de Montoneros se sumó a la idea de asaltar los cielos, de tomar los cielos por asalto.
Por ahí idealizábamos mucho, pero teníamos la sensación de que estábamos muy cerca de la posibilidad de construir poder popular en serio, desde abajo y desde arriba. Por supuesto que el regreso de Perón, Ezeiza, todo lo que cuenta Gerardo, lo vivimos como una gran tragedia, y también vivimos como una gran tragedia ese 1º de mayo de 1974 donde muchos de nuestros compañeros, los más viejos, los más peronistas de nosotros se iban de la Plaza de Mayo con las lágrimas en los ojos pero puteando, porque ellos habían puesto el cuerpo en la Resistencia, habían sufrido cárceles, torturas y no podían creer ni aceptar que ese señor por el cual tanto habían dado, los estuviera castigando de esa manera.
Por supuesto que nosotros fuimos a la bronca con Perón, pero había razones, porque cuando gritábamos “Está lleno de gorilas el gobierno popular” no nos equivocábamos, estaba lleno de gorilas y Perón pudo haber elegido, tanto en Ezeiza como en ese momento y, sin embargo, eligió el lado equivocado.
El otro día dije en una charla en el Movimiento Evita, que creo Perón se suicidó, no se murió, se suicidó, en el sentido de que rompe con la juventud, con el sector más ejecutivo de la lucha popular en ese momento, con el sector más claro en defenderlo y en pelear por sus conquistas, y su partida nos deja solos y todo lo que vino después ya lo sabemos, lo cuenta el libro, el “Lopezreguismo”, todo eso que de alguna manera Perón ayudó a construir.
Yo soy muy crítico con Perón compañeros, muy crítico. Soy de los que piensan que Perón sabía de la Triple A, que Perón empleó una estrategia para de alguna manera poner en vereda a muchos de los compañeros que dieron mucho por él, y no me refiero solo a Montoneros, me refiero a Framini, a Sebastián Borro, a Armando Cabo, a compañeros de toda la vida del Peronismo y que no se merecían ese maltrato. Por eso digo que me cuesta hoy decir que soy peronista, me siento sentimentalmente peronista, y este libro, créase o no, me acercó bien al Peronismo, a través de compañeros y compañeras como los que están aquí, me acercó a lo que queríamos, a lo que pensábamos. Quizás discrepamos, cuando Mario se refiere a los “matices”, aunque yo no tengo muchos matices con lo que dice Bavio, y ni siquiera tengo matices con lo del kirchnerismo, yo no soy kirchnerista, no lo voté, no soy y tengo muchas críticas, pero a la vez digo que es lo mejor que nos ha pasado en estos últimos años, esto no quiere decir que sea “lo mejor”, es lo mejor dentro de la tragedia del proceso que vivimos nosotros.
Creo que Bavio dice en el libro muchas de las críticas que yo también hago al Peronismo y al kirchnerismo, el tema de Chevrón, de las multinacionales, y reivindica muchas de las cosas que sostiene en general la gente del campo popular, la lucha por los Derechos Humanos, todo lo bueno que pasó durante el kirchnerismo, pero de todas maneras creo que no vale la pena discutir kirchnerismo sí, kirchnerismo no, en el marco de toda una historia tan fuerte como es la del Peronismo que tiene ahora un matiz como es el del kirchnerismo, pero tuvo un matiz peor, que fue el menemismo, de eso no hay ninguna duda, porque nos guste o no nos guste, también Menem era peronista, a su manera, en su forma, en un Peronismo de los otros, de los que se quedaron en la Plaza con Perón, muchos de esos sectores que colaboraron con que Perón se suicidara, vuelvo a decirlo, entonces, finalmente creo que este libro vale muchísimo para acercarnos a lo mejor del Peronismo, a lo mejor de una lucha que queremos reivindicar frente a las nuevas generaciones.
A veces escuchamos gente que te dice que la Argentina siempre estuvo podrida, y hay que combatir esa forma de pensar. Hubo un momento en que hacer política en Argentina era un lujo, en el sentido de que había compañeros y compañeras dispuestos, incluso con un discurso opositor al nuestro, a discutir de frente, al debate franco y no a esta cosa mentirosa, farandulesca en que han convertido la política algunos políticos y algunos que vienen de nuestro lado también.
Yo tengo nada más que elogios para este libro, vuelvo a decir, me reencuentro con compañeros queridos, a algunos los conocía más que a otros, me reencuentro con tres historias y con un entrevistador que ha logrado sacarles el jugo en todo lo que fue su historia de vida que es riquísima. Gracias.

Renée Ahualli (RA): Para mí es un privilegio, como ya lo dije, éste es el ballotage de la presentación de Gerardo que mucha gente acá tal vez lo conoce. Para mí, es la imagen real del peronismo revolucionario y creo que mucho tiene que ver con la lectura que Gerardo siempre llevó adelante del “Gordo” Cooke. Y pensando en el título, “El Peronismo que no fue” yo hago mi interpretación, con la frase que decía Evita “El Peronismo será revolucionario o no será”, y creo que eso es lo que se plantea en este libro, críticamente, porque como sabemos el Peronismo, como decía el compañero, tiene la variedad más grande de derecha a izquierda y tuvo en todos los tiempos y no es nada nuevo para todos los militantes que hoy están acá, que son peronistas, que fueron peronistas o estuvieron en la otra vereda pero del lado de la revolución.
Lo importante de este libro de Gerardo, que es de un militante de antes de Perón, como decía el compañero, en 1945 ya era peronista, luego en la Resistencia, porque Gerardo estuvo militando desde joven, él es un ingeniero civil un tanto insólito porque por lo general suelen ser cuadraditos, si hay alguno perdón pero así es la cosa, pero Gerardo es un virtuoso, además de escribir muy bien, pinta muy bien y muestra una realidad que vivió a través de sus años en esas pinturas tan buenas que espero que alguna vez las podamos compartir con todos.
Es muy importante la subjetividad de este personaje Gerardo Bavio, porque la historia la hacemos a partir de pequeñas subjetividades, o mejor dicho, la memoria que tiene que ser colectiva, se construye de esta manera, con varias individualidades que dan su punto de vista y eso lo vamos juntando y así vamos encontrando esa verdad que los libros de texto, los libros que hace el poder nunca cuentan la verdadera historia de las cosas que ocurren y de lo que ocurrió, de quiénes son héroes y quiénes no, esa es la virtud de este libro, que está presente la subjetividad de Gerardo Bavio.
Siempre nos reímos con Gerardo porque cuando yo hablo de Perón le pongo algunos adjetivos y él siempre dice “como dice la Renée, Perón tal cosa”. A mí me costó bastante, vengo de una familia súper contra Peronista, soy la oveja negra de la familia, pero estoy con el Peronismo revolucionario, con lo que decía Evita, con lo que vivimos a través de todos estos años y que tanto mal nos hizo.
Creo que la memoria es importante, y así la vamos construyendo, además de ser una obligación de todos los que fuimos militantes y que sobrevivimos a esta historia, es contarla desde nuestra subjetividad para que sirva para el futuro, para la gente que vaya a construirlo, que son los jóvenes y uno tiene que dar cuenta de eso y tratar de responder a la juventud ansiosa por saber cosas.

Tenemos que ser la voz de los compañeros que no están

Por supuesto que la experiencia no se regala, no sirve demasiado, pero algo aporta, esa creo yo que es la obligación de los sobrevivientes y creo que Gerardo la cumple al máximo, porque además tiene una memoria de elefante, recuerda detalles, fechas, que a mí me parece increíble que pueda hacerlo, pero él lo tiene todo en esa cabecita tan flaca que está llena de conocimiento, ese es mi amigo Gerardo, con el que nos peleamos por quién elige el vino.
También tenemos que recordar que esta historia tiene que ver con los compañeros que no están, tenemos que ser la voz de los compañeros que no están, que tuvimos todos un sueño grande de conseguir una patria más igualitaria y en ese intento hay compañeros que quedaron, que fueron torturados, que desaparecieron, que sufrieron cárceles y Gerardo es uno de ellos y acá está. El otro día leía un libro, un pre-libro que se publicó en Santiago del Estero y un compañero de allá, el viejo Pilán, contaba que cuando Gerardo se iba de la cárcel, no está en el libro definitivo pero sí en los apuntes, regalaba las sábanas porque había carencia de todo eso, así que también sos protagonista en otro libro.
Eso era lo que yo quería compartir con ustedes, y pensar que seguimos y que sigue Gerardo luchando por esa causa y por esa militancia, que sigue siendo porque ésta es una manera de militar también, contar su historia, hacer las pinturas que hace que tienen mucho que ver con todos los sucesos de todos los tiempos del peronismo, porque él los atravesó y lo puede contar de primera mano, ese es un valor, es el plus que tiene la narrativa de Gerardo, y lo otro importante es que en este libro aparecen también las disidencias, los conflictos, las contradicciones, las discusiones que nunca se terminaron de realizar y creo que es algo que nos debemos, hasta el último minuto lo diré, que no se hizo y que la vez pasada que presentamos el libro en el Hotel Bauen surgieron muchas de esas discusiones que nunca hicimos, esa autocrítica que muchos no nos hicimos y que está latente, por eso en cualquier momento vuelve a surgir y es una necesidad de los viejos militantes, de hacer una crítica, una autocrítica, discutir cosas que nunca se hablaron y que son las que llevamos escondidas.
A pesar de que nos han derrotado creo que no nos han vencido y es por eso que tenemos que mirar hacia el futuro y proyectarnos conociendo, descubriendo, aclarando cosas, para poder construir ese mundo que soñamos que tiene que ver con la Patria Grande, con la Patria Latinoamericana, con un país más igualitario, con el viejo sueño del peronismo de un país que sea inclusivo y luchar en función de eso en los lugares en los que nos encontramos ahora, desde donde podemos luchar porque, por supuesto, nuestras organizaciones no existen más y no tiene sentido seguir hablando de ellas porque fueron. Sí es importante lograr una buena autocrítica que nos haga crecer y que nos permita ver hacia el futuro y reivindicar a todos los que lucharon siempre, porque son los que no tienen voz y esos son los héroes que nosotros tenemos y que no debemos olvidar. ¡Treinta mil compañeros desaparecidos, presentes ahora y siempre!

Pila Garbarino (PG): Yo quiero agradecer la presencia de muchos de ustedes y sobre todo agradecerle a Mario Hernandez, porque es la primera vez que a mí se me anuncia como ex directora de un canal, en ese sentido dentro de mi historia, en la cual quizás no fue lo más importante que hice, ser directora de Canal 10 de Tucumán. Nunca se me menciona como tal en ningún lado, entonces por eso quería tener la tarjeta de invitación de hoy, porque cuando la vi me impresionó mucho.
Fue muy corta mi experiencia en Canal 10, estuve un poco más de cinco meses. No les tengo que decir que muchos de los compañeros que estaban conmigo en ese momento, algunos no están por lo biológico y muchos están desaparecidos. Fue una experiencia muy rica, Mario citó un ejemplo, pero en general nosotros en ese corto tiempo tratamos de transformar y de dar otro contenido al canal, era un canal netamente universitario que se enmarcaba dentro de lo que era en ese momento la intervención a las universidades nacionales por el gobierno de Cámpora, con Taiana de Ministro de Educación, como para que nos ubiquemos de dónde dependíamos, y este Canal 10, siempre pienso yo, quizás soberbiamente, que esa experiencia tendría que haber sido considerada como una experiencia para tener en cuenta en relación a la nueva Ley de Medios Audiovisuales.
Allí está la supresión de algunos programas, la implementación de los “noteros”, quiero que piensen que era un canal en blanco y negro, que no había otro canal en Tucumán, no había opción de hacer zapping, no teníamos equipos para grabar los programas, o sea que los programas que hacíamos se transmitían en vivo y se perdían, porque no había posibilidad de documentarlos.
La transformación mayor se dio en el ámbito del informativo, instauramos lo que llamábamos “flashes informativos” que eran noticias cada 15 minutos y también los informativos centrales, que eran al mediodía, a las 20:00 y después el de cierre, todo esto lo hacíamos con mucha precariedad de medios técnicos, pero con la absoluta certeza de qué era lo que teníamos que poner en la noticia y cómo teníamos que construir la noticia.
La noticia se construye, se toma el dato de lo que pasa y la noticia se construye. Frente a eso, sin demasiadas imágenes porque no teníamos, como dije, recursos técnicos, teníamos sin embargo un periodista muy bueno que se exilió en España y que ya falleció, que era Héctor Chimirri a quien le decíamos “el gordo”, era genial, un muy buen colaborador, y junto con esto la posibilidad de tener claro ideológicamente qué era lo que queríamos hacer, cuál era el proyecto y cómo lo construíamos.
Hablo en plural porque éramos un equipo, voy a dar algunos nombres como Gerardo Vallejo, el cineasta, Gustavo Moris, “Pancho” Galíndez, Miguel Angel Estrella, el músico, Lucila Pagliai, Vicente Guzzi. Tomábamos un texto del informativo, que escribíamos para ser leído y los sábados nos juntábamos a la tarde para discutir grupalmente cómo habíamos llegado a esa construcción, eso nos permitía reformular, organizar, revalorizar. Les voy a decir que yo no tenía ni un aparato de televisión en mi casa, caí como directora porque fui impulsada por la Juventud Peronista, estuve ahí pero tenía mi formación como psicóloga, mis lecturas de Paulo Freire, mi formación como cristiana como dijo Mario.
Yo pensaba que el mensaje no es una extensión, un mensaje es una comunicación, yo no extiendo lo que digo, porque extender, como dice Freire, supone imponer, yo comunico algo y a partir de eso construimos lo que serían los círculos para que se escuche determinado tipo de información y determinados tipos de programas y hacer círculos de discusión de dónde se recibían estos mensajes, no para hacer un ranking, sino para ver qué le importaba a la gente, qué le importaba o interesaba a los distintos grupos barriales.
Hubo muchas experiencias que tratamos de hacer, como los conciertos populares, el teatro, un recuerdo muy fuerte del compañero Juan Carlos Gené, que ya no está, a quien no pude tener nunca en frente, ayudó muchísimo telefónicamente, y muchísimas otras experiencias que tratamos de hacer para transformar ese medio genial que es la televisión.
Pero como dije, no fueron más de cinco meses, entonces quizás, yo estoy en la parte del Peronismo que no fue, no es porque yo me sienta demasiado peronista, me costó y me cuesta mucho recordar toda esa corta pero muy intensa época y, sobre todo, a los compañeros que ya no están, que sufrieron por lo que quisimos transformar, por lo que quisimos plantear. Pero también creo que más allá de esto, volviendo al tema del texto, que es el que nos ocupa hoy, puede servirnos para poder hacer un aprendizaje y una difusión de determinadas experiencias o hechos y puede servir sobre todo como una guía para la discusión.
Cuando revisaba el texto, las entrevistas de Mario, sentí que esto debería ser un texto básico para la formación y la discusión de determinado tipo de propuestas, no porque el caso de Canal 10 haya sido demasiado genial, pero sí creo que fue única en su momento y de alguna forma, vuelvo a agradecer que acá a más de mil kilómetros de mi Tucumán querido, pueda hablar de esto.

El peronismo fue producto de una crisis orgánica de las clases dominantes

Gerardo Bavio (GB): Queda poco por decir de todo lo que hemos escuchado. En primer lugar reitero el agradecimiento a Mario Hernandez y a todos ustedes que están acá presentes, para tratar este tema que es tan difícil, el tema del Peronismo. Entonces yo quiero ser muy breve, porque creo que ya no da para discutir demasiado, pero sí detenernos un breve espacio para analizar por qué surge esto que llamamos “el Peronismo” en una determinada etapa de la historia del Siglo XX.
¿Por qué surge? ¿Cómo surge?, recuerdo una frase de Vico, decía que para entender un proceso hay que ir a los orígenes, y claro, yo creo que tenemos que ir un poquito a los orígenes, muchos de nosotros vivimos esos orígenes, la razón por la cual fuimos peronistas también habría que analizarla, para incorporar conceptos más científicos, podríamos decir que vivíamos una crisis orgánica, al estilo gramsciano. El sistema dominante, las clases conservadoras que provenían de la década del ´30 estaban viviendo una profunda crisis que los obligaba a plantearse algo nuevo. Es así como surge esa famosa “revolución” de 1943 y surge Perón que era un desconocido total. El elige para su acción política, porque no lo conocía nadie, el Departamento Nacional del Trabajo, una oficina perdida en medio de la burocracia. La transforma en la Secretaría de Trabajo y Previsión, Perón elige ser el Secretario de Trabajo y Previsión, con un paquete de medidas sociales.
En un momento en que la clase conservadora estaba pasando por un período de profunda crisis, una de las primeras medidas que toma Perón es el Estatuto del Peón, el peón rural, el trabajador rural, el del estanciero, del tabacalero, el de los mineros, no había sindicalización, le pagaban con vales del patrón, es tremendo eso, no tenían posibilidad de nada, el Estatuto del Peón establece una legalidad nueva que obliga a los patrones a remunerar correctamente y legalizar en todo el país a los trabajadores rurales, eso repercute mucho en Salta y Tucumán.
Además establece y logra, porque antes quedaba en el escritorio, el incremento de los salarios, el aguinaldo, la organización de trabajadores de fábrica dentro de la misma, impulsa eso porque su ideal, como dijo una vez: “la cuestión social no se soluciona con represión sino con justicia social” y Perón venía de haber sido miembro de un Ejército que “solucionaba” la cuestión social a través de la represión y el crimen, y sino recordemos lo que fue la Patagonia rebelde, las luchas de los quebrachales en el Chaco, de lo que era la lucha de los trabajadores en todas partes.
Perón era parte de ese aparato represivo pero toma conciencia de que eso ya no va más, que se vive una crisis orgánica del sistema, que el sistema para seguir existiendo tenía que cambiarse a sí mismo en muchos aspectos. Lo que pasa a continuación es la dialéctica que yo quiero mencionar brevemente, la dialéctica del enfrentamiento, el principio de acción y reacción que hay en la sociedad.
¿Qué hizo la Sociedad Rural ante el Estatuto del Peón? Sacó un enorme manifiesto en los diarios importantes, que eran parte del sistema como La Nación, etc., en el cual decían que ese Estatuto atacaba la propiedad privada, la rentabilidad del trabajo rural, ellos defendían la propiedad y la rentabilidad del llamado productor agrario, que eran los grandes terratenientes. Es así como evidentemente empieza a generarse un conflicto interno en las bases sociales del momento.
Lo mismo hace la Unión Industrial Argentina, también protesta, saca una solicitada. Los años 1944/45 en los que suceden estos hechos concatenados unos con otros, son años en los cuales se va generando todo un movimiento interno muy fuerte, empieza a convertirse a Perón en el enemigo número uno de la democracia, era “el enemigo”. Se puede decir en forma rápida, que el Peronismo surge del Antiperonismo. Recuerdo que, y lo dice Félix Luna en sus libros, uno salía a la calle y no había peronistas antes de 1945, ni en los domicilios, ni en las Universidades, ni en los medios de prensa, empieza a surgir un ataque a Perón y ése fue el origen del Peronismo, por culpa de la contra.
Esos hechos hay que analizarlos más detenidamente, toda esa secuela de hechos que suceden en los años 1944 y 1945 que dan origen a ese movimiento social que fue el Peronismo. Brevemente creo que es importante detenerse en esos detalles, porque si todavía existen peronistas es porque todavía existen anti peronistas y realmente creo en esas bromas que hacía uno al que le preguntaban si era peronista y respondía: “no, yo no quiero ser peronista, hace tiempo que quiero dejar de ser peronista, pero los gorilas no me dejan”. Todo eso forma parte de ese profundo conflicto profundo social de 1944/5 que va a derivar en el movimiento del 17 de octubre, en el subsuelo de la patria sublevada como diría Raúl Scalabrini Ortiz, que todavía persiste, es la lucha de clases que es permanente en la base social argentina, y creo que de eso tenemos que agarrarnos nosotros, más que de los títulos y de los rótulos de peronista o antiperonista, en la base social y construir un proyecto de desarrollo nacional, un proyecto liberador vinculado hoy en día a los proyectos revolucionarios de América Latina, para construir una nueva sociedad.
En el libro algo de eso hay, pero más que referirse al Peronismo que fue, se refiere al que no fue, de todas maneras están presentes los dos, están concatenados, por eso yo, para terminar estas palabras y reiterar el agradecimiento a la presencia de todos ustedes, quiero decirles que es un texto que merece la pena leerse, debatirse y construir a partir de esto un pensamiento que nos ayude a comprender el presente para construir un proyecto de país y de América Latina para el futuro.

*Bavio, Gerardo y Hernandez, Mario, El peronismo que no fue. La otra (otra) historia, Editorial Metrópolis, Buenos Aires, 2014.

Recordando que hace 42 años el peronismo dejaba atrás la proscripción electoral
Presentamos “El peronismo que no fue, la otra (otra) historia”* en el Bar “La Dignidad” (12.11.2014)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Tres changuitos y medio y una madre

Silvana Melo (APE)



Se los tragó el río San Felipe pero no por malo, no por endiablado. Tenían dos y tres años y los sacó la correntada por las ventanillas de la camioneta. En Santa Victoria Oeste dicen que nunca vieron al río así. Tan ofendido como para llevarse a los dos changuitos, a una mamá embarazada y a un tercero que nadie encuentra todavía. En Salta la gente filma con un teléfono al puente que se cae. Y se aterroriza con el malhumor del cielo. En estos días el gobernador de Córdoba dijo que el agua era “un tsunami que cayó del cielo”. Y el puntano aseguró que “la naturaleza nos jugó una mala pasada”. Parecidas tonterías habrán pronunciado la santiagueña y el santafesino. Escupiendo hacia arriba, culpando al cielo, extrañándose de la hosquedad de la naturaleza.

Sus hecatombes no son catástrofes naturales. El río San Felipe no se tragó tres niños y medio y una madre porque amaneció disgustado una mañana. El río Salado no se devoró media Santa Fe y decenas de gentes hace doce años porque se levantó un día con ganas de desborde. Ni volvió estos días a salirse de cauce por pura inercia. Las aguas no arrasaron las Sierras Chicas en Córdoba porque alguien desprestigió al cielo.

Es que desde hace tiempo las reglas naturales se van alterando con creciente velocidad. La voracidad de los negocios agrícolas se cargó en las espaldas los bosques y su calidad de esponja natural y paraguas de la tierra. Hace décadas los desmontes que arrasaron el sur de Brasil arrastraron toneladas de lodo marrón que cambió el color de las aguas del río Uruguay. Que alguna vez fue cristalino.



Santiago del Estero, cubierta por un increíble caudal de agua en estos días, es la provincia más desforestada en las últimas dos décadas. Y donde la Ley de Bosques es más desdeñada: entre 1998 y 2007 se desmontaron 1.048.762 hectáreas. En ese año se legisló. Y desde 2007 a 2013 se perdieron 623.848 hectáreas, entre ellas 320.231 de bosques protegidos. La letra legal suele venir bien para la envoltura de espinacas.

Formosa cesantea a sus originarios y les saca la tierra de los pies. La frontera agrícola les quita esa alfombra infinita que va más allá de lo que ven los ojos y los arrincona en pantanos y tierra yerma donde se mueren de hambre y olvido. O los eyecta a la 9 de Julio, ese monstruo de la ciudad hostil donde atiende Dios pero Nowet no, él se esconde en lo que queda del monte, protegiendo las ruinas. Los plantíos siderales de la soja de transgénesis necesitan de la tala de los bosques nativos, del desmonte de árboles y de gente, tronchados todos con ánimo de topadora. Dos millones y medio de hectáreas en ocho años.

En Córdoba, donde el “tsunami que cayó del cielo” sorprendió tanto al gobernador De la Sota, apenas subsisten 500.000 hectáreas de bosques nativos (el 4% de lo que fue). Entre 1998 y fines de 2013 desaparecieron casi 300 mil hectáreas. Santa Fe perdió unas 60 mil en los mismos años. La mayor parte de esa tierra arrasada a la que se ve perderse en el horizonte, son plantíos interminables de soja.

El biólogo Francisco Marraro escribía espantado en 2003, a la orilla de las inundaciones en las que Carlos Reutemann ni siquiera se mojó los pies: “El 29 de abril de 2003, me tocó estar en la ciudad de Santa Fe, completamente inundada por una crecida inusual del río Salado. Más de 150.000 personas perdieron sus hogares y pertenencias. El problema se llama soja. Sí, en el último tiempo los elevados rindes y valores de la soja han hecho que se cultive soja en donde se pueda. Todos o la mayoría de los propietarios y arrendatarios de campos se dedican al cultivo de la soja, es más, hoy resulta económicamente rentable para los productores desmontar bosques en Chaco y Santiago del Estero para sembrar soja”. Pasaron doce años y otras tantas tragedias. Más y más ancha la frontera agrícola, más arrinconados los tobas y las vacas, los wichis y los ríos, las aguas que no tienen freno ni esponja ni paraguas.

Sucede que la lluvia, cuando llovía, caía sobre los montes y las copas de los árboles retenían el agua, la hacían gotear entre las hojas, la derramaban en los troncos, la detenían entre las raíces. Y después la dejaban correr: cuando ya su furia dejaba de serlo y se volvía agua buena. Ahora los montes desaparecieron y en la llaneza rala nada detiene al agua. Cuando llueve el agua se desliza por el campo y se vuelca al caudal de los ríos sin escalas ni estaciones intermedias. La inundación se vuelve inevitable. “Es decir el monte es como una gran esponja que retiene el agua en el campo evitando que ésta corra a los ríos y ponga en peligro a las ciudades y a la gente”, explicaba Marraro. “Habrán escuchado en la radio o televisión que cuando se refieren a esta inundación hablan de que ésta es la más grande de la historia, eso es totalmente cierto así como que en la provincia de Santiago del Estero jamás en la historia hubo tanta soja sembrada en el campo. Hago hincapié en la provincia de Santiago del Estero ya que es allí donde nace el río Salado que esta vez fue quien desbordó”, explicaba doce años atrás. Como si fuera hoy, con Santa Fe y Santiago del Estero y Córdoba bajo el agua, como si fuera natural porque si llueve hay que inundarse y los ríos se pueden sublevar y tragarse tres changuitos y medio y una madre sin que se lo llame más que tragedia y se la interpele a la naturaleza madre como la propietaria de todas las culpas.



Mientras tanto, en estos doce años que pasaron desde que Marraro puso el dedo en la llaga sojera, una docena de años antes de que De la Sota hablara del tsunami, no sólo se siembra una única semilla de transgénesis que necesita toneladas de metros cúbicos de un veneno determinante para subsistir (ambos, semilla y pesticida fabricados por la misma multinacional), sino que se edifica sobre los cementerios de árboles. Entonces la danza de la inundación, la sequía y el incendio se hermanan al río San Felipe que se devora a tres gurises y medio y una madre. Como en medio de un ataque inexplicable de ira.

El profesor Marcelo Giraud asegura que “el 92% de la selva ha sido deforestada para hacer monocultivo de soja”. Y no queda mucho más para decir. Salvo que, a partir del Plan Estratégico Alimentario pensado de cara a 2020, se incorporarán unas 9 millones de hectáreas a las ya cultivadas. 4 millones se ahogarán de soja. Las poblaciones rurales y lo que queda de los pueblos originarios son expulsados y cada vez más arrinconados contra las cuerdas del país. Allí donde están siempre a punto de caerse. O se instalan en las periferias de las ciudades o en el borde de los ríos que, sistemáticamente, les llevarán las casas, los recuerdos y los niños.

“Pero las cuencas altas están siendo desmontadas, incendiadas y edificadas, desprotegiendo e impermeabilizando el suelo que pierde su capacidad de esponja. Ya no retiene el agua cuando llueve, y no la libera cuando falta”, dicen los vecinos de las Sierras Chicas cordobesas. Donde entre la soja y los barrios privados han desbancado al bosque nativo, reducido a apenas al 5%. “Esperamos respeto por cada habitante. Y por sus hijos, y los hijos de ellos. Para que todos tengan agua en el vaso y no en el colchón”.

El extractivismo suele contaminar el agua del vaso con cianuro y llevarse con la correntada de agua dulce, a los niños y al colchón.

Como el río San Felipe, que se llevó tres niños y medio y una madre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.