lunes, 29 de septiembre de 2008

Argentina: La avanzada final

APE

Los pueblos son sus palabras. Principio, memoria y proyecto colectivo. Sin sus propias palabras, los pueblos dejan de ser, desaparecen.

O mejor dicho, cuando las palabras de los pueblos son desaparecidas, los seres humanos comienzan a extinguirse.

No se trata de una cuestión natural, sino de un proceso político, cultural y económico conducido por aquellos que necesitan un mundo en el que la vida sea un privilegio de pocos.

Alguna vez un ministro de economía argentino habló de provincias inviables. Territorios que no debían seguir existiendo.

Lenguas, familias y comunidades que no merecían estar vivas en el orden inventado para algunos.

En estos arrabales del mundo, en América latina, existen seiscientas lenguas de pueblos originarios al borde de la extinción.

La escritora salvadoreña Claudia Hernández relató que el nawat o náhuat -la tercera de las lenguas diferentes del español habladas en el territorio en el siglo XX- “es presentado como si perteneciera al pasado, aunque existe todavía gente que lo habla con fluidez en el occidente del país, además de una serie de esfuerzos orientados a su preservación”. El proyecto fue registrar “conversaciones con nahuahablantes en audio, vídeo y texto a fin de generar material suficiente para el estudio de las variantes regionales de la lengua en cuestión, sus historias y referencias culturales. También se ha ocupado de identificar en todo el país a los hablantes aislados -en su mayoría, muy pobres- y reunirse de manera frecuente con ellos a fin de que puedan practicar la lengua y compartir elementos que permitan colocar en su sitio lo que el tiempo y la adversidad han convertido en vacío”, apuntó Hernández.

-No es coincidencia que los hablantes de estos idiomas se encuentren ubicados en las franjas más pobres y desatendidas -dicen los investigadores de este proyecto difundido por la escritora.

Dice bien el recolector de las viejas lenguas. No se trata de una coincidencia.

El sistema mata las palabras de los pueblos originarios y también mata a sus integrantes. En el Chaco sucede casi todos los días.

Tomasa Juárez tenía cuarenta y ocho años y desde hacía tiempo formaba parte de los que sobreviven en la indigencia. Murió desnutrida y tuberculosa y llegó a pesar nada más que treinta y seis kilogramos.

Territorios saqueados: el de los pueblos originarios y los cuerpos de mujeres como Tomasa.

Doble saqueo que oculta responsables.

Los asesinos de las palabras son los mismos criminales que usurpan tierras, destrozan el ecosistema, explotan el paisaje hasta la aridez y matan a los pueblos inyectando distintas formas de pobreza.

Las palabras se extinguen porque el sistema ha ordenado la avanzada final contra los pueblos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.