miércoles, 17 de septiembre de 2008

Bolivia: Evo y la oligarquía pactan tregua y negocian acuerdo nacional

ECONOTICIASBOLIVIA (especial para ARGENPRESS.info)

Inician un nuevo "diálogo de sordos". Evo busca un acuerdo para viabilizar su nueva Constitución y su reelección. La oligarquía no quiere nada de ello y pretrende, por el contrario, más dinero del gas y la aceptación de sus autonomía separatistas. 

El Gobierno indígena – campesino del presidente Evo Morales y el Consejo Nacional Democrático (Conalde), que agrupa a la oligarquía, a los prefectos derechistas y los 100 clanes que son dueños de la tierra y la economía, firmaron ayer un documento de preacuerdo que establece una tregua entre las partes y abre la ronda de negociaciones para intentar alcanzar un complicado como difícil acuerdo nacional.

El documento, suscrito por el presidente Morales en la mañana y por el Conalde en horas de la noche, señala que el diálogo se realizará desde el jueves en la ciudad de Cochabamba y que abordará los temas de la nueva Constitución Política del Estado, las autonomías departamentales, los Estatutos separatistas, la distribución de los impuestos del gas, el padrón electoral y otros.

Para ello se habilitarán tres mesas de trabajo: Las mesas del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), de autonomías, de la nueva Constitución, y la mesa de elección de autoridades a la que se le puso el nombre de pacto institucional.

"Nosotros estamos predispuestos a cumplir este acuerdo, quisiéramos que también los otros sectores se sumen a esta exigencia del pueblo", aseguró el vicepresidente Alvaro García Linera, quien dijo que la autonomía plena para los departamentos y una mejora de los ingresos de los recursos hidrocarburíferos (IDH) son dos cosas viables de manera casi inmediata.

Entre tanto, el prefecto Mario Cossío, a nombre del Conalde y luego de firmar el documento, informó que se determinó suspender todas las medidas de presión de ambos lados (sectores sociales y prefectos opositores) a fin de allanar el camino para la negociación. 

Esto significa que las fuerzas de la oligarquía y el fascismo, que virtualmente han desconocido la presidencia de Morales, han levantado gobiernos paralelos en rebeldía y tienen el control de las principales ciudades y regiones del oriente y los valles (Santa Cruz, Beni, Tarija y Sucre), suspenderán los bloqueos de caminos, la toma de aeropuertos y el asedio y asalto de las instituciones estatales.

El proceso de diálogo contará con el acompañamiento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Iglesia Católica, la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA) y Naciones Unidas.
 
Diálogo y cálculo político

En la mañana de este miércoles, el presidente Morales urgió a iniciar el diálogo esta misma tarde en Cochabamba, dejando traslucir que es su gobierno el más interesado en lograr un pacto nacional, y no así la oligarquía que se ha visto obligada, por la presión internacional y nacional, a sentarse a la mesa de negociaciones, aunque es claro que no tiene la menor intención de llegar a un acuerdo que consolide la presidencia de Evo y abra paso a su reelección por los siguientes 10 años.

La tregua pactada anoche se dio tras que el gobierno de Morales instruyera la detención del genocida prefecto (gobernador) de Pando, Leopoldo Fernández, principal responsable de la matanza en el norte de Bolivia que dejó al menos 15 campesinos muertos a bala, una treintena de heridos y un centenar de desparecidos. La magnitud de la matanza obligó al Conalde a abandonar a Fernández que guarda detención por "vulnerar el estado de sitio".

Morales decretó el estado de sitio en Pando, que era el punto más débil y vulnerable del Conalde, y de esta forma retomó el control de esta región que estaba sometida al terror desatado por la oligarquía y el fascismo. 

Mientras tanto, en las otras cuatro regiones (Santa Cruz, Beni, Tarija y Sucre) la oligarquía ha consolidado su poder, tanto por el fuerte respaldo ciudadano (clases medias y organizaciones cívicas, sociales y empresariales) como por el terror que ejercen sus bandas fascistas sobre los migrantes indígenas, campesinos y población urbana empobrecida. 

En la otra mitad del país, en el altiplano y parte de los valles (La Paz, Oruro, Cochabamba, Potosí y el área rural de Chuquisaca), el apoyo hacia Evo Morales es abrumador, así como el odio a la burguesía agrofinanciera y transnacional, que con el apoyo de los Estados Unidos, sigue saqueando las riquezas naturales de Bolivia y explotando sin piedad a la fuerza laboral.

Hacia un diálogo de sordos

Pactada la tregua con los fascistas, el gobierno de Evo tiene la esperanza de que su respaldo electoral obtenido el 10 de agosto (67% de apoyo) y el inmenso repudio popular a la masacre desatada en el oriente, obligue a los prefectos y a la oligarquía a sentarse a la mesa del diálogo para concertar un gran acuerdo nacional. Evo quiere una alianza con la oligarquía y los 100 clanes para preservar la democracia representativa y fortalecer el funcionamiento del capitalismo andino, modelo económico y político sustentado en la propiedad privada, en el respeto a la inversión extranjera y en el fortalecimiento de la burguesía nacional y de los pequeños productores privados, con el aporte y participación estatal.

También quiere lograr la aprobación de una nueva Constitución Política que otorgue, por lo menos en lo formal, más derechos a las poblaciones indígenas, impulse el desarrollo capitalista de Bolivia y abra paso a su reelección hasta el 2020. 

La derecha, en cambio, consciente de que hostigando al líder indígena ha logrado recuperar el poder en la mitad del país, ya no quiere ningún pacto con Evo, menos su nueva Constitución y su posible reelección, y apuesta a desgastarlo y a impedir que se mantenga en el gobierno más allá del 2010, cuando concluye oficialmente su mandato de cinco años.

En los hechos, la oligarquía no quiere llegar a un acuerdo con Morales y por ello exige un pliego de demandas que sólo podría cumplirse si Evo se rinde totalmente. Así demandan que el Gobierno les devuelva los recursos de los impuestos a los hidrocarburos (cerca de 200 millones de dólares al año), anule los avances de la nueva Constitución y reconozca sus estatutos autonómicos (que les permite tener su propio Parlamento, dictar leyes por encima de las nacionales, cobrar impuestos y crear su propia Policía).
 
Acuerdo de tregua

El documento de tregua firmado ayer, fue aplaudido por las organizaciones sociales y populares leales a Morales, los gremios empresariales, la Iglesia Católica y la comunidad internacional, señala textualmente lo siguiente: 

Luego de sesiones sucesivas de trabajo iniciadas el día viernes 12 de septiembre, destinadas a diseñar un proceso de diálogo, se acuerdan las siguientes bases para alcanzar un "Gran Acuerdo Nacional": 

1. Bases para el Diálogo Nacional 

a) El proceso de Diálogo abordará la siguiente agenda: 

• IDH - Regalías: 

El Gobierno Nacional reconoce, conforme a las leyes vigentes, el derecho de los departamentos a percibir el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH); debiendo garantizarse el pago de la renta Dignidad y su sostenibilidad con las distintas fuentes de financiamiento establecidas por ley. 

El Gobierno Nacional reitera su decisión de respetar y mantener la actual distribución de regalías a los departamentos y los mecanismos para su transferencia, establecidos por las normas vigentes. 

• Autonomías Departamentales – Estatutos: 

El Gobierno Nacional expresa su respeto al derecho a la autonomía departamental de Pando, Beni, Tarija y Santa Cruz. 

• Nueva Constitución Política del Estado (CPE). 

• Pacto institucional: 

— Designaciones congresales de los cargos vacantes, conforme a la CPE vigente y a la ley. 

— Padrón Electoral, Programa de Carnetización y Registro Civil. 

— Procesos electorales. 

b) Los temas objeto de la agenda del diálogo serán desarrollados en tres mesas de trabajo y en una mesa central que tendrá la función de aprobar los acuerdos. 

c) El proceso de diálogo contará con el acompañamiento de facilitadores y testigos. Se acuerda invitar como tales a Unasur, Iglesia Católica, a la Unión Europea, OEA y a Naciones Unidas. 

d) Al inicio del proceso se aprobará una metodología y el cronograma, que incluirá la definición de los actores que se involucrarán con el mismo y la vocería del proceso. 

2. Restablecimiento de la paz social en el marco del estado de derecho 

a) Repliegue inmediato de las oficinas públicas e instalaciones petroleras ocupadas a raíz del conflicto por personas ajenas a las mismas, a fin de restablecer los servicios públicos. 

Se inician las conversaciones sobre la nueva administración territorial de las instituciones, considerando la implementación constitucional de la autonomía departamental. 

Se acuerda también el levantamiento de todos los bloqueos de caminos en el territorio nacional. 

b) Las partes deberán iniciar el proceso de pacificación del país, restableciendo plenamente la convivencia pacífica entre los bolivianos y haciendo los esfuerzos necesarios para frenar de manera inmediata la violencia en todo el territorio nacional. 

c) El Gobierno Nacional suspenderá la consideración de la convocatoria a referéndum constitucional en el Congreso Nacional, por el plazo de un mes, pudiendo ampliarse el mismo de acuerdo a los avances del Diálogo Nacional, debiendo suspenderse la campaña mediática gubernamental en torno al proyecto de la nueva CPE. 

d) Esclarecer los hechos luctuosos ocurridos en el departamento de Pando, a través de organismos nacionales e internacionales imparciales y una comisión congresal que se desplazará de inmediato al lugar de los hechos. 

En caso de que los mencionados organismos establezcan indicios de responsabilidad, se garantiza el derecho al debido proceso. 

Se garantiza también la integridad personal de autoridades, dirigentes cívicos y sociales de Pando. 

e) No impulsar acciones judiciales que tengan connotación política contra dirigentes cívicos, sociales y autoridades de los departamentos movilizados que hayan actuado por las reivindicaciones departamentales y sociales que precedieron a este Acuerdo; como también paralizar la campaña mediática de desprestigio en contra de autoridades, actores cívicos y sociales. 

f) El Prefecto del departamento de Tarija y quienes lo acompañan, en representación de las autoridades e instituciones de los cinco departamentos movilizados, pide el levantamiento del estado de sitio en el departamento de Pando. 

3. Inicio del proceso de Diálogo

El Diálogo Nacional se iniciará de manera oficial el día jueves 18 de septiembre de 2008 en la ciudad de Cochabamba, con la presencia de los facilitadores y testigos y concluirá en la ciudad de Tarija. 

La Paz, 16 de septiembre de 2008

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.