miércoles, 17 de septiembre de 2008

Colombia: Admiten impunidad en las masacres cometidas por paras y uniformados

El gobierno colombiano y la fiscalía admitieron hoy que hay impunidad en masacres cometidas por paramilitares en conjunto con efectivos policiales y militares en el suroeste, y pidieron perdón a las víctimas. 

El vicepresidente Francisco Santos, recalcó que pese a las investigaciones de hechos cometidos entre 1986 y 1994, no hay responsables y pidió al Consejo Superior de la Judicatura que indague a los jueces encargados y traslade las pesquisas a Bogotá. 

"Le ruego al Consejo Superior de la Judicatura que examine la situación de los jueces que no han llevado adelante este juicio desde el año pasado y tomen los correctivos de inmediato es un pasado que nos avergüenza a todos, tenemos que reconocer que el Estado fue incapaz de proteger la vida de quienes hoy recordamos", afirmó el funcionario ante familiares de asesinados. 

Los parientes de unos 342 desaparecidos por paramilitares y uniformados en los municipios Trujillo, Bolívar y Río frío en el departamento Valle de Cauca (suroeste) se reunieron este martes para conocer un informe de memoria histórica. 

El fiscal General, Mario Iguarán, dijo por su parte que la situación de violencia en esas regiones no cesa y que aún siguen las desapariciones forzadas, los asesinatos, masacres y secuestros entre otros, 

"Es una tragedia que no cesa, no se detiene la criminalidad porque aún hoy por hoy hay homicidios y desapariciones en Trujillo y tampoco se puede decir que hay justicia, hay impunidad", admitió el fiscal. 

La Nación fue condenada por la llamada "Masacre de Trujillo" por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la que según testimonios de víctimas paramilitares financiados por narcotraficantes y en compañía de uniformados cometieron los asesinatos. 

Iguarán agregó que pese a la persecución de las autoridades contra temibles narcotraficantes en la región, como alias "El Alacrán" los delincuentes están presentes en el suroeste y por lo que se creará una comisión especial para esclarecer los hechos de las masacres. 

"El delito, el bloque ´El Cartel´, la droga, el homicidio, hay desapariciones hoy por hoy como también hay una impunidad que estamos procurando evitar con los resultados que hemos mostrado el último año", subrayó Iguarán. 

Los funcionarios y familiares conocieron en el Museo Nacional en Bogotá, imágenes de testigos describiendo el horror que vivieron cuando sus parientes fueron torturados y asesinados frente a ellos. 

"Ninguno de los paramilitares, policías o narcotraficantes implicados ha sido condenado", dijo una de los afectados que pidió quitar el trato de héroes a los ultraderechistas porque se desarmaron en 2006. 

"(Comparen) el trato de héroes que sectores de la sociedad colombiana les han dado a los victimarios con el olvido en que han caído las víctimas", agregó la joven que habló en nombre de las familias. 

Las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) se desmovilizaron y confiesan sus crímenes y relaciones ante jueces de paz par recibir beneficios jurídicos, asimismo deben reparar las victimas devolviendo lo que les arrebataron y diciendo la verdad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.