miércoles, 17 de septiembre de 2008

Comentario a tiempo: México está de luto

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Septiembre, el otrora Mes de la Patria, es por culpa de la violencia incontenible, el Mes del Luto Nacional. Cuando se ha llegado al exceso de sacrificar a inocentes en las disputas entre o contra la criminalidad, estamos en el camino preocupante de una descomposición social en cuyos resultados imprevisibles no quisiéramos ni pensar.

Las Fiestas Patrias se enlutaron con la tragedia de las víctimas inocentes de Morelia. Es un luto de los deudos, de los heridos, del pueblo michoacano, es un luto nacional.

Las declaraciones en torno al estallido de dos granadas de fragmentación frente al Palacio de Gobierno, en los momentos en que el gobernador Leonel Godoy daba el tradicional Grito de Dolores, con un saldo hasta el momento de 8 muertos y decenas de heridos, son de toda índole, desde el coraje de la impotencia hasta el compromiso repetido de actuar con mano dura y con la diligencia a que obliga las circunstancias, pasando, también nuevamente, con la exigencia social a las autoridades de que “cumplan” con sus responsabilidades “o renuncien”.

Y todo se aúna: los 24 muertos, al parecer albañiles, de La Marquesa; los 9 cuerpos degollados encontrados en Yucatán, los más de 1000 homicidios ocurridos en lo que va del año en Ciudad Juárez, que sumados a los de toda la República, eleva la cifra de ejecutados a 3,206, según el puntual recuento diario de El Universal.

Por su importancia y compromiso implícito, retomamos las palabras singularmente duras del presidente, Felipe Calderón Hinojosa, expresadas en la ceremonia del 198 Aniversario de nuestra Independencia, en la Columna que conmemora la gesta heroica:

“Este día que es de Fiesta Nacional hay, sin embargo, cobardes que escondidos en la multitud de los festejos patrios, muestra de su cobardía, han convertido el gozo en tristeza y la alegría de familias mexicanas en luto.

La noche de ayer, en plena celebración del Grito de Independencia en la Ciudad de Morelia, asesinos sin escrúpulos atentaron contra inocentes.

Se trata de actos execrables que atentan claramente contra la seguridad interior del país, cometidos por verdaderos traidores que no tienen el menor respeto por el prójimo ni por la Patria.

Son actos cobardes que muestran su verdadero rostro, el rostro de enemigos de México, que de la manera más miserable siegan la vida de personas indefensas, actúan contra familias inocentes que al igual que millones de mexicanos celebran en paz y con orgullo nuestra Fiesta Nacional.

Todos los mexicanos, sin importar creencias, sin importar posiciones ideológicas, tenemos que unirnos en el repudio completo a estos cobardes atentados.

El pueblo de México, particularmente en esta fecha tan significativa, habrá de mantenerse unido ante quienes quieren vernos divididos. Se equivocan quienes pretenden que el miedo haga presa de nuestra sociedad y nos inmovilice. 

Con unidad y con entereza habremos de hacer saber a estos criminales que sin, importar cuáles sean los intereses que persiguen, están condenados al fracaso y tendrán a todo México en su contra. 

Que no haya duda alguna: contra los enemigos de México se aplicará todo el rigor de la ley y se actuará con todo el poder y la fuerza del Estado”. 

Así lo esperamos, señor Presidente, todos los mexicanos. La nación está de luto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.