lunes, 29 de septiembre de 2008

Correa y Odebrecht: Tudo bem - El retorno de los que nunca se fueron

Fernando Villavicencio (POLO DEMOCRATICO ECUADOR)

"Mientras más escarbo más pus encuentro, estos
señores (Odebrecht) han sido corruptos y
corruptores, han tenido comprados a funcionarios
del Estado".
Presidente Rafael Correa D.

“La riqueza moral es la base de la riqueza material,
la riqueza sin ética no es una riqueza sana”.
Norberto Odebrecht.

Cuando chico escuchaba a una vecina preguntarle a mi abuela, “que tal será el pan del gordito”, “pues, basta conocer al panadero para adivinar el sabor”, respondía. El “gordito”, dueño de la panadería., era un hombre gentil, risueño, de manos limpias que no aumentaba levadura para impresionar con el tamaño. Por sus obras los conoceréis, insistía.

Traigo este pasaje cotidiano, para recrear las expresiones y acciones del Presidente Correa, quien el 25 de septiembre “echó” del país a Odebrecht. Alguien que no lo conoce, que recién se despierta y al cual le palpite algo de Patria, diría: “Ese es mi presidente, bien fajado(1)”.

Por sus obras los conoceréis. ¿Se acuerdan de la “altiva y soberana” advertencia de Correa al hombre más rico del mundo, Carlos Slim: "Cuidado señor Slim, pues no permitiremos monopolios privados". O aquella estruendosa: "Se les acabó la fiesta…vamos a renegociar con total fiereza; que se prepare Movistar y se prepare Porta, porque no vamos a dejar que se lleven un solo centavo que pueda tener el pueblo ecuatoriano" y “Si no les gusta, seguimos con otra compañía" “Que les vaya bonito”. Días después, gracias a una llamada celular del Presidente de México, Felipe Calderón y a la intervención de Carlos Mandujano(2), empleado de Carlos Slim y ex asesor de la campaña de Correa, la fiesta continuó, incluso con nuevas bandas y ritmos modernos. El contrato fue ampliado por 15 años más y se le regaló a Porta una banda adicional (1900 MHz – 3G), todo por la mísera cifra de USD 480 millones, USD 289 millones a valor presente y el resto en cómodas cuotas a 15 años. Según estimaciones Porta facturará el año 2008 USD 952 millones. Eso es lo que la gente en el barrio llama “hacer negocios de a perro”.

La expresión recurrente en estos 22 meses de gobierno ha sido “que les vaya bonito”, pero, todos se han quedado y más bonito que antes. Así ha gobernado Correa, con amenazas diluidas en sometimiento. Cuando su imagen se deteriora, pierde brillo y popularidad, entonces aplica el turbo populista. En la campaña por el Referéndum, como su popularidad se desplomaba, decidió incautar los bienes del grupo Isaías, en medio de radicales y bravías consignas; aunque después, como el mismo ha reconocido, su primo Pedro Delgado, mantiene contactos con los prófugos de la justicia, en busca de posibles acuerdos.

En el último tramo de la campaña, acorralado por la subida del NO en Guayaquil, por las denuncias de adjudicaciones a dedo de varios contratos a empresas argentinas, negociaciones obscuras con Petrobrás, y ante el colapso de la Central Hidroeléctrica San Francisco, Correa recurrió nuevamente a la pirotecnia demagógica: "Arreglen rápido lo que hicieron (en la hidroeléctrica San Francisco) y arreglen rápido el resto de contratos, que son tremendamente lesivos para el país. No sólo se van del país; no descansaré hasta darle a conocer al mundo lo que han hecho en este país". Pero quien más que su tutor ideológico para comprender esas rabietas: “En Ecuador, habrá elecciones el domingo. Dejemos un poco pasar la pelota para solucionar este problema”, anunció con frescura el Presidente Luiz Ignacio Lula Da Silva. Con el triunfo del SI, volverá la pelota a la cancha de Odebrecht, la “pus” seguirá gangrenando la contratación pública y los sedimentos de la corrupción inundando San Francisco y los demás proyectos.

La memoria sigilosa registra 127 dislocaduras trascendentes, entre el verbo y el sustantivo del Presidente Correa, verificando que entre su mano y su lengua hay un Amazonas de distancia. En relación a Odebrecht, Petrobrás, Andrade Gutiérrez o BNDES, consideradas las “espadas expansionistas” de Lula, solo un “caído de la hamaca(3)” podía tomar en serio lo “resuelto” por Correa, a quien poco le falta para injertarse como el dedo que Lula lo perdiera, cuando aún era joven, obrero metalúrgico y de izquierda. Con Correa completando su mano, Lula Da Silva ya puede cerrar el verde-amarhelo puño del IIRSA.

Al cierre de esta edición (27-09-08), el Presidente Correa confirmaba las sospechas. Odebrecht habría remitido un documento reconociendo las exigencias de Quito, esto es el pago de USD 45 millones y el lucro cesante por el tiempo de suspensión de operaciones de la Central San Francisco. Sin embargo, para Hermel Flores, Presidente de la Cámara de la Construcción , esa cifra es insignificante, según cálculos técnicos hecho por los profesionales, los perjuicios superarían los USD 137.5 millones. Nadie garantiza que San Francisco vuelva a operar en los términos referidos en los estudios.

Odebrecht, una historia sinuosa

No hay país donde el paso de Odebrecht no haya sacudido el árbol de la ética. Sin ruborizarse reconocen lo que todo el mundo sabe, que financian candidaturas políticas de distintos colores y sabores: “Nuestra compañía es una de las más éticas del país, contribuimos para la campaña electoral del presidente destituido”, aceptó Norberto Odebrecht, respecto a la destitución de Fernando Collor de Melo. “Nuestros funcionarios gozan de autonomía y cada cual ofrece apoyo al candidato con el cual más se alinea”, agregó el magnate.

En efecto, en su país apoyaron a la extrema derecha de Collor de Melo y también lo hicieron a la “zurda” de Lula Da Silva. Allende las fronteras, no podía ser de otra manera, en varios países hay enjambres de denuncias de sobreprecios, deficiencia en las obras y cooptación de funcionarios públicos. Burócratas de todo pelambre se han rendido a la tentación de Odebrecht.

El siguiente es un breve paneo por la senda de la gigante brasileña, que obtiene beneficios anuales del orden de USD 7 mil millones y controla más de 200 compañías en el mundo. En 1992, la represa emblemática de la corrupción colapsó en Brasil, arrastrando entre el sedimento al propio Presidente Collor de Melo, ¿la causa?: Odebrecht había coimado con 55 millones a Paulo César Farias a cambio de concesiones, Farías era el testaferro del Presidente de la República. En ese mismo sendero, el gobernador del Estado de Acre, Edmundo Pinto, fue acusado de desviar recursos por más de 250 millones de dólares en favor de Odebrecht. Según la comisión que investigó el caso, la empresa cobró un sobreprecio superior a los 100 millones de dólares por la realización de obras públicas en Acre. Cuando Pinto se aprestaba a declarar sobre el caso, fue asesinado a balazos. El nexo clave entre Odebrecht y Collor de Melo, fue Pedro César Farías, el encargado de pasar el sombrero para financiar la campaña política.

El año 1993, Odebrecht “se vio involucrada en un escándalo cuando cotizó a la baja -a sabiendas y pidiendo luego un ajuste- un contrato para el Cuerpo de Ingenieros del Gobierno de EU.” ( La Prensa , Panamá 2007).

En 1998, varios medios de información estadounidense, revelaron documentadamente la estrecha relación entre Jeb Bush, ex gobernador de Florida y hermano de George W. Bush, con la trasnacional Odebrecht, incluso el hecho de que la firma brasileña figuraba como la donante principal de la fundación de Jeb Bush, con un aporte de 70 mil dólares en 1995, cuando el político luchaba por recuperar la gobernación. Una vez en el poder, Jeb Bush reciprocó a Odebrecht con “jugosos contratos como el de la ampliación del aeropuerto de Miami (681 millones de dólares) o la construcción del Miami American Airlines Arena o del Performing Arts Center de la ciudad.” (Diario La Prensa , Panamá).

Odebrecht no distingue colores en su carrera, si antes amasaron fortuna en la extinta URSS, ahora sudan placeres en EEUU y bailan con fortunas en los patios traseros de sudamérica. Incluso en la tierra bolivariana de Hugo Chávez, suma más de USD 1000 millones en contratos. En Panamá ganó el contrato de 54 millones para el sistema de riego Remigio Rojas, en Alanje; y también se alzó con el cuestionado contrato para la autopista Panamá-Colón por USD 216 millones.

En agosto de 2007, el Partido Alternativa Popular de Panamá, responsabilizó del asesinato del dirigente laboral de SUNTRACS Osvaldo Lorenzo, a sicarios pagados por la empresa Norberto Odebrecht. “Este hecho es el último y peor eslabón de una cadena de agresiones promovidas por el gobierno del PRD, al servicio de empresarios…”, dice el texto de la denuncia.

En Argentina, empedrado de corrupción está el camino “exitoso” de Odebrecht. En junio de 2007, el entonces Diputado Nacional, Esteban Bullrich, acusó a Kirchner y en particular al Ministro de Planificación, Julio De Vido, de avalar una obra que, “presupuestada por Transportadora de Gas del Norte (TGN) y Transportadora de Gas del Sur (TGS) en 1.599 millones de dólares, “pasó a costar más del doble”. El diputado cuestionó también el criterio con el cual “el gobierno aprobó los contratos entre Odebrecht y las mayoristas Cammesa y Albanesi por 1.872 millones de dólares cuando el precio estipulado por el propio ENARGAS era de 1.386 millones.” (Diario La Nación , 22 de junio 2007).

En Ecuador, las compañías brasileñas: Odebrecht, Petrobrás, Andrade Gutiérrez, se disputan los puestos estelares de la corrupción. En realidad las palabras del Presidente Correa, son una fotografía del rostro de Odebrecht: “Mientras más escarbo más pus encuentro. Estos señores han sido corruptos y corruptores, han tenido comprados a funcionarios del Estado." El Primer Mandatario lo sabe y por respeto al país, debería revelar toda la purulencia, así como los nombres de los funcionarios públicos “comprados” por Odebrecht.

Aunque larga es la lista de atrocidades, las registradas en los regímenes de Gustavo Noboa, Lucio Gutiérrez, Alfredo Palacio y Rafael Correa, son los que han roto el dique de la tolerancia nacional, en particular el colapso de la Hidroeléctrica San Francisco. Cerca de USD 800 millones suman los contratos de Odebrecht en Ecuador: Proyecto Baba, San Francisco, Toachi-Pilatón, Carrizal-Chone, Aeropuerto del Tena.

El ex Asambleísta León Roldós, puso el dedo en la llaga: “La empresa brasilera Odebrecht, después de unos tropiezos iniciales, se convirtió en la engreída del actual gobierno. Se denunció un sobreprecio de Odebrecht en el proyecto Carrizal-Chone, se amenazó con meter a la cárcel a los responsables. Luego, Correa les perdonó la vida, supuestamente se bajó el sobreprecio, pero la verdad es que se modificó la obra. Purificada Odebrecht vinieron todos los contratos, algunos satanizados en campaña, como la Presa Baba. Asimismo, Toachi-Pilatón. Como Ramiro González, en funciones de prefecto de Pichincha, desde el gobierno de Gutiérrez, peleó para el Consejo Provincial la obra, que en forma miserable no la permitía ese Gobierno, había iniciado el trámite, no adjudicado el proyecto, el rumor calumnioso que estaba orientado el contrato a Odebrecht lo impulsó la gente de Alianza País. Grafitis habían al respecto. Meses atrás, con bombos y platillos, Correa incluido, se dio luz verde al contrato y la obra. Bueno, ya estaba purificada Odebrecht, única oferente. El Estado decidió financiar la obra… Por el fracaso de la central San Francisco, ha amenazado Correa con expulsar del Ecuador a Odebrecht. Lo más probable es que se repita la purificación…”. (Diario El Comercio, 27-08-2008).

En Ecuador, como lo sostiene el sociólogo Napoleón Saltos, dirigente de Polo Democrático, “Odebrecht es uno de los cordones umbilicales del Gobierno de Correa con los anteriores gobiernos: Lucio contrata la construcción de la central hidroeléctrica San Francisco, Palacio ratifica, Correa inaugura la obra, con el pago de un premio por entrega anticipada.” (13 millones de dólares).

Tres meses después de silenciados los bombos y platillos de la inauguración de San Francisco, las fallas empezaron a presentarse. Informes técnicos advertían el inminente colapso de las turbinas. El Gobierno estaba al tanto de los problemas desde que empezaron a presentarse, pero guardó silencio. La organización Polo Democrático alertó a varios Asambleístas del régimen, pero ellos estaban “salvando la Patria ”, finalmente fue el periodista Cristian Zurita Ron de Diario Expreso, quien asumió la investigación y rompió el dique silencioso.

Entre las principales causas se identifica la falta de transparencia en la adjudicación de los contratos, entregados a dedo en los tres últimos gobiernos: Gutiérrez, Palacio y Correa, para beneficiar intereses del sub imperio brasilero, en la ruta del IIRSA. Saltos agrega que: “La contratación con Odebrecht S.A., no la realiza el Estado ecuatoriano en el ejercicio pleno de su soberanía, sino que, para el efecto, se crea una empresa “privatizada”, Hidropastaza S.A. El contrato es entre dos empresas, por lo cual ya no operan las exigencias de concursos y controles: el “dejar hacer” a plenitud…Ya no se trata de la privatización de los recursos, sino de la privatización del Gobierno y su gestión”, explica.

Proyecto Toachi-Pilaton

Los funcionarios del sector eléctrico del régimen de Correa, conocen a plenitud el funcionamiento de Odebrecht, ellos han sido quienes manejaron y negociaron con esa y otras empresas varios contratos, recordemos lo que investigó el Suplemento Blanco y Negro de Diario Hoy: “Antes de ser ministro de Energía, Alecksey Mosquera conocía sobre los contratos de San Francisco y de Toachi-Pilatón, pues durante varios años desempeñó el cargo de jefe del Departamento de Concesiones del Conelec y al inicio de este Gobierno fue subsecretario de Electricidad del Ministerio de Energía. A su vez, el actual gerente de Hidrotoapi S.A., Byron Granda, fue consultor de la Dirección de Planificación del Conelec y asesor del ex prefecto Ramiro González. Mientras, Pedro Freile, abogado de Hidrotoapi, un tiempo trabajó para Alstom, empresa asociada de Odebrecth, en San Francisco. (Blanco y Negro).

Aunque en el régimen de la “Revolución Ciudadana” se modificó el origen del financiamiento del Proyecto Toachi-Pilatón, Rafael Correa, conocía perfectamente el rostro de Odebrecht, fue él quien, en calidad de Ministro de Economía del Gobierno de Alfredo Palacio, acordó con el gobierno de Lula y Odebrecht, el aval para un posible crédito. Esto se refleja en varias cartas oficiales, cursadas entre Correa, Fernando Reis y Amorim. Finalmente el proyecto por un monto de USD 458 millones, adjudicado a Odebrecht, será financiado con recursos del Estado.

El proceso de adjudicación a Odebrecht fue realizado en la oscuridad, por parte de la Prefectura de Pichincha. Ramiro González de Izquierda Democrática, renunció a la Prefectura para ser Binomio Presidencial de León Roldós, pero dejó amarrado todo a favor de Odebrecht. Primero conformó la compañía Hidrotoapi S.A, un esqueleto ilegal, para burlar los procesos licitatorios. El sucesor, Gustavo Baroja, coideario de González, hoy convertido en correísta, junto al Directorio de Hidrotoapi S.A, hicieron malabares para calificar al PRIMER PROPONENTE, obviamente el único (Odebrecht), como puede apreciarse en el Acta de la sesión del 8 de diciembre de 2006. Los asesores legales de la estatal Hidrotoapi S.A, Pedro J. Freile y Gustavo Rodas (AF&L), como refiere la prensa nacional, son los mismos abogados de Odebrecht y de otras empresas transnacionales con intereses en el sector eléctrico, minero y petrolero. El Directorio de la empresa encomendó al Bufete AF&L la elaboración del Estatuto.

Proyecto Baba y Aeropuerto del Tena

Como dice el Presidente Correa, mientras más se escarba más pus se encuentra, en efecto, según destaca Napoleón Saltos: “Odebrecht obtuvo, durante el Gobierno de Lucio Gutiérrez, el contrato de construcción del Aeropuerto del Napo, articulado al eje Manta-Manaos, dentro de la estrategia imperial del IIRSA. Para continuar la obra, el Gobierno actual logra un arreglo para compartir la construcción con algunas empresas locales que estarían ligadas a altos funcionarios del régimen. Y sobre todo, se olvida del contrato de Odebrecht para la construcción del Proyecto Múltiple Baba. Las organizaciones campesinas y sociales locales han resistido esta obra por los graves efectos contra la vida y el ambiente; y han denunciado la presencia del hermano del Presidente(4)…”, agrega el dirigente político.

El costo del Proyecto Multipropósito Baba, es de USD 208 millones y sus justificaciones: generación de energía en una central de 42 Mw, más la “regulación de caudales que reduzca las inundaciones en invierno y garantice mayores caudales para riego en la época de verano”. La primera interrogante es por qué se construirá una central de generación de 42 Mw, si Coca Codo Sinclair, generará 1.500 Mw, Toachi-Pilatón 200 Mw, que sumados a Sopladora y San Francisco, superan los 2.000 Mw, generando incluso excedentes a nivel nacional.

Se concluye que el principal propósito del proyecto es conducir el agua del río Baba, para suplir las deficiencias de la presa Daule-Peripa, de irrigar las propiedades de grandes terratenientes (pelucones) de la Península de Santa Elena, dedicados a la agroexportación. “El trasvase de agua de los ríos Baba y Toachi Grande al embalse Daule-Peripa aparece como salvación del mal manejo de la cuenca del Guayas que ha ocasionado la deforestación de más del 90% de su superficie, cuando al inicio de su construcción estaba cubierta de bosques y vegetación nativa en al menos el 40%”. El proyecto Baba lo maneja el Consorcio Hidroeléctrico del Litoral (CHL) en el cual participan: Werner Moeller (Cartopel), Negocios Industriales Real S.A (NIRSA), Heinz Moeller(5) de IPAC S.A., Papelería Nacional y Odebrecht.

Notas:
1) Expresión de valentía y rectitud. Dicen en el argot popular que cuando a un niño desde que nace se le faja bien (envolver con faja), será de grande un hombre recto, en el estricto y vertical sentido de la palabra.
2) Carlos Mandujano, con la empresa Cuarto de Guerra, asesoró la campaña de Rafael Correa, es el creador de sentidas consignas nacionalistas, como “Pasión por la Patria ”. Mandujano y sus otros socios trabajan para Carlos Slim y el Gobierno de Felipe Calderón.
3) Caído de la hamaca: Dicen que caerse de la hamaca, unos 40 centímetros de alto, tiene implicaciones más graves que desplomarse de un cuarto piso.
4) Fabricio Correa: aparece vinculado en otros negocios, como revela una investigación de Diario Hoy (Blanco y Negro). El Gobierno de Gustavo Noboa adjudicó el Proyecto Múltiple Tahuín a una empresa no muy conocida: Aplitec S.A., “por considerar que era la mejor oferta para los intereses institucionales y del Estado”. La empresa pertenece a Fabricio Correa Delgado, en ese momento un joven ingeniero que conocía desde su juventud a Noboa, quien reunía a un grupo de colegiales en su casa para analizar la Biblia. La relación fue cercana, al punto que Noboa aparecía como presidente de Aplitec antes de que decida intervenir en política. El 5 de octubre de 2001, Aplitec recibió un anticipo de $1 115 728 para iniciar la obra. Siete años después, Tahuín aún no opera. El contrato llegó a los tribunales y en Arenillas siguen a la espera de la obra. Nadie sabe hasta cuando.”
5) Heinz Moeller: ex Canciller de Gustavo Noboa, Gobierno que emprendió el citado Proyecto. La Ministra del Ambiente de Rafael Correa, Marcela Aguiñaga, es parte del grupo Moeller.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.