miércoles, 24 de septiembre de 2008

El Reino Unido colaborará con EEUU para solucionar la crisis financiera

El primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, anunció aquí el martes que su país colaborará con Estados Unidos para encontrar una solución global a la crisis financiera.

Brown afirmó en la Conferencia del Partido Laborista que el ministro de Economía, Alistair Darling, viajará con él a Nueva York el miércoles para presentar varias propuestas a los líderes del gobierno y del sector financiero. 

El Reino Unido pedirá una mayor transparencia en las transacciones, unas normativas y una supervisión internacionales, que los bancos aumenten su capacidad de gestionar los riesgos, una mayor responsabilidad por parte de los bancos, y una mayor integridad para eliminar los conflictos de intereses para que los bonos no estén basados en acuerdos especulativos a corto plazo sino en trabajo serio e iniciativas. 

"Si logramos que se den estos cambios creo que Londres mantendrá su puesto legítimo como centro financiero del mundo", destacó. 

Brown prometió a todo el país que el gobierno hará "todo lo necesario para estabilizar los aún turbulentos mercados financieros, y para reconstruir el sistema financiero mundial en torno a principios nítidos." 

En un discurso en el que mucho creen que Brown "abrió su corazón" para reafirmar su autoridad y recuperar el apoyo del público entre peticiones de que dimita, el primer ministro reiteró que se debe dar "una nueva solución para los nuevos tiempos", especialmente en un momento en el que no se terminan de estabilizar los mercados. 

Admitiendo su error acerca del 10 por ciento de la política de impuestos, que ha repercutido en los ciudadanos con bajos o medios ingresos, Brown pidió que se dé unidad en el partido por el interés del pueblo. 

"Lo que cuenta no es la búsqueda de cualquier interés particular sino el progreso de los intereses del pueblo", dijo en el discurso, de una hora de duración, calificado ya como "el discurso de su vida". 

Brown también prometió "centrarse completamente" en hacer que el país supere la difícil situación económica y construir una sociedad justa en el futuro. 

El primer ministro cree que las caídas de los bancos, la crisis crediticia, las fluctuaciones de los precios del petróleo, la velocidad de la tecnología y el crecimiento de Asia son pruebas de que "nos encontramos en un mundo diferente y estamos ahora en una era global." Y que es necesario tomar acciones globales para solucionar los problemas globales. 

La economía británica ha entrado en recesión en los últimos meses con las subidas de los precios de los alimentos y la energía, la alta inflación que duplica el objetivo del gobierno y la caída de los precios de la vivienda. En tal panorama, la crisis financiera que ha afectado al país en las últimas semanas, con cientos de personas perdiendo sus empleos, ha echado más leña al fuego. 

El fracaso de Brown en la toma de decisiones y una falta de claridad en sus políticas han hecho caer la popularidad del primer ministro y del partido gobernante, con encuestas que muestran que los opositores conservadores tienen una ventaja de 20 puntos porcentuales sobre los laboristas. 

El discurso de Brown en la conferencia demostró su determinación de sacar adelante el país en una época de inestabilidad económica y política. 

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.