jueves, 11 de diciembre de 2008

Terrorismo de Estado

Florencia Beloso (especial para ARGENPRESS.info)

En el 60º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

"Las violaciones más graves ya no son obra de paramilitares, sino de las fuerzas de seguridad del Estado y militares"

La revista Rebelión (en su versión digital) publicó por estos días una entrevista a Mauricio Valiente - coordinador de la misión internacional que sacó a la luz las "ejecuciones extrajudiciales" de civiles en Colombia -.

Uno de los datos más importantes que surgió de la investigación de Valiente fue el cambio en las maneras de violar los Derechos Humanos. "Los actores fundamentales de las violaciones más graves ya no son los grupos paramilitares sino que ahora, son miembros de las fuerzas de seguridad del Estado y militares" asegura el investigador.

Otro tema preocupante es la financiación de las recompensas por abatir delincuentes y guerrilleros. "La gravedad, explica Valiente, reside en que la directiva secreta del Ministerio de Defensa colombiano especifica claramente que los fondos para las multimillonarias recompensas proceden de las arcas del Estado y de la cooperación internacional. Esto cambia el panorama, porque comienza a afectar a países extranjeros, como España, cuyas ayudas a Colombia nunca han tenido como objetivo final la financiación de prácticas criminales".

Según Valiente, el Gobierno español debería exigir explicaciones al gobierno colombiano sobre el uso que Uribe hace del dinero enviado por España. Según la investigación, una parte del presupuesto del gobierno colombiano presentado como "inversión social" ha sido destinado a la reinserción de paramilitares en nuevos mecanismos de control social como guardacostas y vigilantes en zonas urbanas.

Mientras tanto, Uribe esta convencido de que las matanzas no son más que actos delictivos de "elementos aislados" del Ejército y responderían a focos de corrupción puntuales pero ante esta situación añade Valiente, "no tendría sentido que el máximo responsable del Ejército, Mario Montoya, haya renunciado a su cargo. Hay elementos que ratifican que estas prácticas son sistemáticas"

El Estado Colombiano viola el Derecho Internacional de los Derechos Humanos porque una ejecución extrajudicial significa que el Estado esta privando arbitrariamente de la vida a las personas. Asimismo, Uribe viola la constitución política de su país en su artículo 11 que prohíbe expresamente la pena de muerte en el territorio nacional.

Según un informe de la Mesa de de Ejecuciones Extrajudiciales de la Coordinadora de Derechos Humanos Colombia-Europa-Estados Unidos (CCEEU), entre comienzos del año pasado y mediados de 2008 se registraron la mayor cantidad de ejecuciones extrajudiciales de los últimos tiempos. La pregunta es ¿Hasta cuándo?.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.