martes, 13 de enero de 2009

Argentina: En Entre Ríos y Santa Fe denuncian por uso de agroquímicos

ENTRE AGRO - INFOALTERNATIVA

En Entre Ríos y Santa Fe insisten con las denuncias por el uso de glifosato y endosulfan, dos agrotóxicos muy contaminantes. El Dr. Gabriel Gianfellice, médico rural de Cerrito, describió casos de muertes prenatales, embarazos que no llegan a término, casos de cáncer y arroyos sembrados de peces muertos. El modelo sojero funciona sobre la base del glifosato pero las denuncias que se han hecho han sido ignoradas por los importantes intereses en juego.

Convivir con el glifosato y el endosulfán, dos agrotóxicos altamente contaminantes en la región, constituyen un panorama desalentador en el que viven expuestas muchas familias. "Nos habían dicho que el glifosato era agüita del cerro, hoy día se sabe que nos mintieron", asegura el médico rural de Cerrito, Gabriel Gianfellice.

El profesional vive hace 28 años en Cerrito, a 50 kilómetros de la ciudad de Paraná. Aturdido por las muertes prenatales, los embarazos que no llegaban a término, los casos de cáncer y los arroyos sembrados de peces muertos, escribió el libro La soja, la salud y la gente, en el que afirma que en el pueblo hubo un antes y un después de la soja transgénica.

A partir de 2000 comenzó a percibir los efectos adversos con la reproducción, la gestación y la correcta formación de los órganos durante el embarazo y problemas de fertilidad. "Ni hablar de enfermedades respiratorias, que crecieron más de un ciento por ciento. Vivimos fumigados, los avioncitos pasan sobre nuestras cabezas constantemente y los pacientes muestran efectos nocivos. Nos habían dicho que el glifosato era agüita del cerro, hoy día se sabe que nos mintieron", asegura.

El paraje rural Rosario del Tala, departamento de Gualeguaychú, es conocido por el caso de "los primitos Portillo". Entre mayo de 2000 y enero de 2007 fallecieron Alexis (de un año y medio), Rocío y Cristian (ambos de 8). Norma Portillo, mamá de Cristian, no tiene dudas: "Cuando fumigaban, nos encerrábamos en la pieza. Por días nos dolía la cabeza, nos picaba la garganta y los ojos. Y si llovía, el arroyo bajaba con peces muertos, el veneno no deja nada".

También en Santa Fe

En Bigand, una localidad de 5.000 habitantes al sur de Santa Fe, el Ministerio de Salud de Nación realizó un estudio con el objetivo de "determinar factores de vulnerabilidad en poblaciones expuestas a los plaguicidas". En el marco del Plan Nacional de Gestión Ambiental, las conclusiones detallaron: "Más de la mitad de los encuestados y el 100 por ciento de los fumigadores refieren que ellos o conocidos estuvieron intoxicados alguna vez. El 90 por ciento señala que no existen personas resistentes a las intoxicaciones". El trabajo, realizado en 2002, confirma efectos agudos como alergias, dolor de cabeza, mareos, irritación respiratoria, dérmica y de ojos. Son mencionados más de 40 pesticidas, predominando el uso de glifosato, denuncia la investigación.

En todo el país

Maira Castillo vive en Quimilí, pleno monte santiagueño, y tuvo su primera intoxicación aguda a los 4 años. En el hospital local le diagnosticaron envenenamiento con agrotóxicos y la derivaron de urgencia al Garrahan, en Buenos Aires. La vivienda familiar está rodeada de campos con soja, rociados periódicamente con glifosato. El químico le afectó la vista, la piel y el sistema respiratorio.

El Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase-Vía Campesina), donde militan los Castillo, denuncia desde hace diez años los efectos sociales, ambientales y sanitarios del modelo sojero. Contabiliza un centenar de denuncias por envenenamiento con agroquímicos, pero ninguna tuvo fallo favorable.

"Ni un metro menos. La tierra es nuestra", es una de las consignas del Movimiento Campesino de Córdoba (MCC), que resiste el avance de empresarios sojeros que pretenden quedarse con sus tierras. A las continuas amenazas y atropellos, se sumaron las fumigaciones sobre los ranchos rurales. "Nos arruinan los sembradíos para autoconsumo, matan los animales y ya hubo intoxicaciones. Lo que no pudieron hacer con las topadoras lo quieren lograr con el veneno para la soja", afirmaron desde el MCC, que denunció fumigaciones indiscriminadas en Sebastián Elcano, Jesús María y San Francisco.

La ONG Centro de Estudios Nelson Mandela acaba de publicar el informe "Una tragedia colectiva: malformaciones por el uso de agroquímicos". Denuncia que el Chaco es zona liberada para los agrotóxicos y causante de malformaciones de bebés. "La intoxicación crónica por el uso de agroquímicos provoca modificaciones o mutaciones del genoma humano. Pero los gobiernos miran para otro lado", denuncia el trabajo, que también responsabiliza a los productores agropecuarios por "provocar daño sanitario, social y ambiental" en pos de obtener mayor rentabilidad. En diciembre último, en una entrevista al diario Chaco Día por Día, el jefe de Biología Molecular del Instituto de Medicina Regional (IMR), Horacio Lucero, advirtió el incremento de casos de cáncer y malformaciones a causa del uso de agrotóxicos sojeros en el sudoeste chaqueño. "No es un designio de Dios tener un chico malformado. Es un designio de la gente que está cohabitando su propia tierra", aseguró.

Sólo una vez la Justicia falló contra el modelo sojero. Campesinos formoseños del poblado Colonia Loma Senés denunciaron en 2003 las fumigaciones con glifosato en la zona. Exhibieron sus plantaciones arruinadas, mostraron certificados médicos que confirmaban síntomas de envenenamiento y fotografías de sus animales muertos.

La jueza Silvia Amanda Sevilla ordenó el cese inmediato de las fumigaciones con Roundup (nombre comercial del glifosato), fue la primera vez que se dictó una medida de ese tipo. Desde entonces, la magistrada fue declarada enemiga de las empresas de monocultivos y comenzó un proceso de hostigamiento por parte de pares, superiores y el poder político. En diciembre de 2007 fue echada de su cargo. Ningún otro juez prohibió las fumigaciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.