viernes, 27 de marzo de 2009

Urge detener avance de trata de mujeres en niñas en Latinoamérica

Nancy Betán Santana (CIMAC)

Ante el avance de las redes prostitucionales en Latinoamérica, que se apoyan en los medios de comunicación, los proveedores de Internet y otros actores, quienes no son llamados a rendir cuentas, hoy diversas organizaciones aliadas a la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en la Región Latinoamericana (CATWLAC, por sus siglas en inglés) se manifestaron en contra de “cualquier Forma de Violencia contra las Mujeres, entre ellas, la Trata y el Tráfico de Mujeres y Niñas”.

Al término de la Primera Reunión Regional de Buenas Prácticas para combatir la Demanda y la Legalización de la Prostitución Siglo XXI, realizada en esta ciudad desde el pasado día 16, se dio a conocer la Declaración Final donde señala la Coalición que la trata de personas y la violencia constituyen un obstáculo que impide la democracia, el desarrollo y la paz.

Bajo consignas como “¡Ninguna mujer nace para puta!”; ¡Ni una Mujer más Víctima de las Redes de Prostitución!; ¡No a la legalización de la prostitución y del negocio prostituyente! y ¡Las mujeres en las mesas de diálogo, negociación y toma de decisiones!, la reunión estuvo presidida por la directora regional de la Coalición, maestra Teresa Ulloa Ziáurriz.

Urge, dice la Declaración final, frenar la trata, rechazarla y atacar la naturalización y banalización del problema; emitiendo y ejecutando políticas de seguridad de los Estados y de los sistemas de justicia, acordes a la dimensión de este flagelo, para recuperar el derecho de las mujeres y niñas a una vida libre de violencias.

Piden, también que se detenga cualquier intento de criminalizar las acciones que realizan las mujeres latinoamericanas, caribeñas y del mundo por la paz, la justicia y el desarrollo social.

En la Reunión participaron expertas y expertos de diversos países de Latinoamérica, quienes externaron su preocupación, análisis y propuestas en torno a la situación de las mujeres víctimas de prostitución, un fenómeno creciente.

Esto se debe principalmente, señalan, a las relaciones patriarcales de poder con las cuales se ha vivido desde épocas remotas; la situación de pobreza y pobreza extrema y la discriminación y desigualdad entre mujeres y hombres, las cuales se agravan en niñas, indígenas y creyentes de religiones distintas a la profesada por las mayorías.

La Coalición también establece que la Trata y el Tráfico de Mujeres y Niñas equivalen a una forma contemporánea de esclavitud, así como que el dolor sufrido por las víctimas y sus familias es irreparable.

Asimismo, subrayan que los sistemas de justicia ofenden nuevamente a las víctimas estigmatizándolas y negándoles el acceso a la debida justicia y a la reparación y resarcimiento del daño ocasionado.

En consecuencia, aseveran, que en tanto no se haga visible y se comprenda la gravedad del asunto, no habrá sanción efectiva y la corrupción e impunidad en torno a la Trata y el Tráfico de Mujeres seguirán creciendo.

Cumplimiento de las convenciones

La Declaración Final de la Primera Reunión Regional sobre Buenas Prácticas en Contra de la Demanda y de la Legalización de la Prostitución Siglo XXI resalta también la urgencia de que los Estados nacionales respeten y cumplan cabalmente con la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres (CEDAW), con las Recomendaciones Generales y las Observaciones Finales por país de ese Comité, así como la ratificación inmediata de su Protocolo Facultativo, en el caso de los países que no lo hayan hecho.

Urge también a que los gobiernos elaboren políticas públicas, planes de acción debidamente financiados, así como leyes efectivas contra la trata y el tráfico de mujeres, niñas y jóvenes para la prostitución y otras formas de explotación sexual, laboral y tráfico de órganos y tejidos.

Que se establezca la justicia y paz en Latinoamérica y el Caribe, “porque las mujeres, las niñas y las jóvenes tienen derecho a una vida libre de todas las violencias y a gozar de todos los derechos sociales, culturales y civiles”.

Que se reconozca el aporte, la experiencia y la sabiduría de las defensoras de los derechos humanos de las mujeres, expertas por su labor y su compromiso.

Es también urgente, dice, la asistencia y reincorporación social efectivas para las víctimas de trata, desde un enfoque de derechos humanos y perspectiva de género, integral y holístico; pues las víctimas no deben ser sujetas a procedimientos penales, detenciones o multas.

El cese inmediato de todos los operativos represivos contra las mujeres y niñas prostituidas. Ya que son víctimas, no criminales, y por lo tanto, no deben ser perseguidas, ni sancionadas.

El rechazo firme a las propuestas de legalización y regulación de la prostitución, la cual sólo favorece a la industria del sexo y convierte a los gobiernos en agentes activos del comercio sexual, ubicándolos como Estados prostituyentes.

Finalmente, la CATWLAC hace una convocatoria al Movimiento Feminista, de los Derechos Humanos y demás movimiento sociales de todos los países del mundo para que hagan suyo el pronunciamiento y condenen, colectiva e individualmente, la trata de mujeres, niñas y jóvenes, la cual, reduce su dignidad al comercio carnal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.