miércoles, 17 de junio de 2009

Las lenguas indígenas siguen marginadas en Guatemala

Eva Brunner (CERIGUA)

Seis años después de la aprobación de la Ley de Idiomas Nacionales, que ordena tener un sistema donde los servicios y la atención pública también se impartan en Xinca y Garífuna, no se ha aprobado el reglamento para su aplicación real.

De acuerdo al artículo 8 de la ley, "en el territorio guatemalteco los idiomas mayas, Garífuna y Xinca podrán utilizarse (...) sin restricciones en el ámbito público y privado, en actividades educativas, académicas, sociales, económicas, políticas y culturales", pero la realidad se muestra diferente.

Para Martín Sacalxot, de la Defensoría de los Pueblos Indígenas de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) “los indígenas siguen sufriendo abusos por el incumplimiento de la ley; una de las causas que impiden el avance en los supuestos que contempla este decreto es la falta real de voluntad política, que se evidencia con la desestimación de toda propuesta de Reglamento”.

La Ley otorgaba 90 días después de su vigencia como plazo para la emisión del reglamento, pero han pasado 6 años sin su aprobación.

Asimismo Sacalxot destacó que las propuestas lanzadas por el Ejecutivo han sido escasas e insuficientes para propiciar un verdadero bilingüismo en el país como se observa en los ámbitos educativos, sanitarios y judiciales notoriamente, donde la mayoría del personal contratado sólo habla español; únicamente en la educación hay un ligero avance con el incremento de maestros bilingües y de escuelas, donde se enseñan español y la lengua indígena de la zona.

Si la realidad educativa no es muy esperanzadora, el defensor de los pueblos indígenas, afirma que la situación en el sector judicial y sanitario es mucho más dramática porque no existe una atención al público verdaderamente bilingüe; un ejemplo son los apenas 40 intérpretes del Ministerio Público.

Es difícil precisar cuántas personas hablan alguna de las 24 lenguas indígenas porque no existe ningún censo, aunque Carlos Marcial, sub director de Políticas Lingüísticas y Culturales del Ministerio de Educación dice que más de 6.5 millones de pobladores son indígenas, y de ellos, más del 50% habla su lengua materna.

Pero además la ley contempla otros dos aspectos de relevancia, que presentan también deficiencias, como la traducción de todas las normas y disposiciones nacionales a los 24 idiomas reconocidos; así como la asignación estatal de fondos para el rescate de las lenguas en peligro de extinción, como la Itza’ en el Petén, que apenas se han adjudicado.

En el país hay “unos 157 municipios con más de un 80% de población indígena que sufren diariamente los prejuicios históricos y discriminatorios de aquéllos que ignoran el alto valor cultural de las lenguas indígenas y conciben su aprendizaje como un atraso”, según Sacalxot.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.