martes, 14 de julio de 2009

China: Denuncian distorsionados en los reportes sobre los desórdenes en Xinjiang

XINHUA

Los sangrientos desórdenes que dejaron 184 muertos y 1.680 heridos en la Región Autónoma Uygur de Xinjiang en el noroeste de China, fueron seguidos de distorsionados reportes de la prensa occidental sobre los eventos del 7 de julio.

Aquellos irresponsables reportes de la prensa han sido denunciados por el público alrededor del mundo, por quienes prefieren confiar en la prensa de China, entre ellos Radio Internacional de China (CRI, sigla en inglés).

Roberto Carlos de Estados Unidos señaló que condenó la violencia en Xinjiang y se sintió enojado por que muchos medios de prensa occidentales distorsionaron lo ocurrido. El criticó a una estación de televisión en el estado de La Florida por "dañar la imagen de la República Popular China reportando divisiones".

Khelil Abdelkader de Argelia señaló que estaba sorprendido por un número de reportes distorsionados sobre Xinjiang en la prensa occidental.

Abdelkader, quien visitó China a comienzos de este año como uno de los auditores premiados de CRI, señaló que tuvo contacto con minorías. Agregó que estaba impresionado por sus "armoniosas y felices vidas en la era de la Política de Reforma y Apertura, y bajo las políticas preferenciales del gobierno".

El argelino señaló que la prensa occidental debería respetar los hechos y seguir las reglas profesionales y morales al reportar sobre Xinjiang.

"Hago un llamado a las organizaciones de prensa para que se rijan por sus requerimientos profesionales y eviten hacer daño a la imagen de otras naciones por sus intereses egoístas", señaló el auditor.

Idriss Booudina de Marruecos señaló que varios medios de prensa occidentales han desarrollado una torcida imagen de los desórdenes en Xinjiang para confundir al público y difamar a China.

"Tenemos nuestras propios ojos y oídos, y nuestro propio juicio. Creemos que todos los musulmanes son amantes de la paz, y nos sentimos disgustados por aquellos falsos musulmanes que invocan el nombre de una religión por el propósito de intereses egoístas", declaró Booudina.

"Ellos están listos para ser aplastados por la justicia tarde o temprano", agregó la auditora.

Nasser Dhefeer de Egipto señaló que sintió tristeza por los desórdenes en Xinjiang. Denunció a los atacantes por intentar destruir la unidad nacional a través de la violencia.

"Sinceramente rezo para que la sangrienta tragedia no ocurra otra vez", señaló Dhefeer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.