martes, 14 de julio de 2009

México: Lecciones

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

La elecciones de medio sexenio del pasado 5 de julio dejaron, al por mayor, una serie de lecciones para todos los partidos políticos principalmente para los sangrantes Acción Nacional, PAN y de la Revolución Democrática, PRD, y por qué no, para el propio triunfador el Partido Revolucionario Institucional, PRI y desde luego la llamada chiquillería.

Para los primeros, PAN y PRD, el mensaje consiste en que si siguen con sus pleitos internos y no logran superar sus profundas diferencias, llegará el momento que se desintegren de tal manera que hasta su registre pierdan.

La lección la supo asumir plenamente el PRI, después de haber perdido en el 2000 y en el 2006 la Presidencia de la República, aunque en la elección de inicio de milenio somos de los que pensamos que en la misma hubo mano negra para ceder el poder, no todo por cierto, por acuerdos que rebasan el ámbito nacional.

Recuerde quién reforma la Constitución para permitir que hijos de extranjeros puedan ser candidatos presidenciales: Carlos Salinas de Gortari, el mismo que plenamente se entrega a los dictados del exterior para imponer el modelo neoliberalista que desde luego ya había empezado a maniobrar en el régimen de su antecesor, Miguel de la Madrid Hurtado.

Y recuerde como Ernesto Zedillo Ponce de León, maniobró para desde Los Pinos desgastar al candidato tricolor, Francisco Labastida Ochoa, al que le restaron todos los apoyos que si otorgó para el otro lado, por eso las permanentes preguntas:

¿De qué se ufana Zedillo Ponce de León, cuando sin recato alguno presume de haber sido un presidente democrático? Una cosa es la democracia y otra muy diferente ceder el poder por compromisos supranacionales.

¿De qué se ufana Vicente Fox Quesada, cuando también sin vergüenza alguna presume de haber sacado de Los Pinos al PRI? Cuando es obvio que todo fue un arreglo a espaldas del pueblo de México, para después dilapidarlo en la peor presidencia de la historia reciente del país.

Mientras tanto el Partido de la Revolución Democrática, al parecer aprendió la lección más severa que ha recibido en su todavía joven vida; el Partido Acción Nacional, por el contrario tal parece que no le sirvió de nada en su ya larga vida.

Al margen de reseñas y comentarios que sirven a las diferentes tribus, perdón, corrientes que integran o desintegran al PRD, es de reconocerse el esfuerzo por la unidad que ha iniciado el Sol Azteca a partir de una primera reunión entre gobernantes: Marcelo Ebrard Casaubón, Amalia García Medina y Leonel Godoy Rangel y que culmina con la cumbre de este sábado en Morelia.

En el Partido Acción Nacional, las vendettas siguen a la orden día. La situación no cambia: los que le siguen apostando al perdidoso pero aún poderoso Felipe Calderón Hinojosa y los que se alinean con la figura visible, Vicente Fox Quesada, sin dejar de tomar en cuenta a la figura tras el trono, Marta Sahagún de Fox, su esposa ahora sí, con la bendición de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, ¡Faltaba más!

En esas reuniones del PRD, la realizada en la Ciudad de México y la llevada a cabo en la ciudad capital de Michoacán existe una ausencia muy significativa, la del gobernador de Guerrero, Carlos Ceferino Torreblanca Galindo, y en particular la de Morelia a la que no asistieron los líderes por antonomasia del mismo, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y Andrés Manuel López Obrador. En el primer caso por marginación a un sujeto que de izquierdas no sabe ni entiende nada; en lo que se refiere a los guías morales, fue una medida de estrategia política.

Los acuerdos lo dicen todo: Jesús Ortega Martínez continúa como presidente nacional del PRD; no hay expulsiones, mucho menos la de López Obrador; amnistía a los 638 militantes que fueron candidatos de otros partidos, y buscar la reconstrucción del Frente Amplio Opositor con los partidos del Trabajo y Convergencia.

La reconciliación de la izquierda, no así de la derecha, está en camino, que así sea, lo hemos dicho siempre: México por todos conceptos merece tener un fuerte y respetable partido de izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.