viernes, 7 de agosto de 2009

Panorama económico de Rusia

RIA NOVOSTI - VEDOMOSTI - KOMMERSANT

Serbia almacenará en Hungría reservas de gas ruso: Serbia adquirió en la empresa rusa Gazprom export una reserva adicional de gas natural, de 200 millones de metros cúbicos, que almacenerá en depósitos de Hingría, reportó hoy la oficina de prensa de la compañía Srbijagas.

"Del depósito húngaro se podrá trasegar hasta tres millones de metros cúbicos de gas al día. Ese volumen, añadido a los cinco millones de metros cúbicos que se tomarán en la propia Serbia, bastará para satisfacer las necesidades del mercado interno serbio", dijo el director general de Srbijagas, Dusan Bajatovic.

El respectivo acuerdo fue firmado en Viena el 6 de agosto por Gazprom, Srbijagas y el consorcio alemán E.ON.

Según la parte serbia, tal medida se toma por si surgen nuevos problemas de transporte de gas entre Rusia y Ucrania. Si no se produce una "crisis de gas", dicha reserva se utilizará para las "necesidades comerciales", explicó Bajatovic.

Serbia figura entre los países balcánicos que quedaron gravemente afectados por el conflicto de gas que surgió entre Rusia y Ucrania a comienzos de 2009.

Guerra en Osetia del Sur costó a Rusia 27,7 mil millones de dólares.

La guerra ruso-georgiana en torno a Osetia del Sur que se desencadenó hace un año costó a Rusia 27,7 mil millones de dólares, escribe el diario Vedomosti en su editorial de hoy.

El periódico subraya que algunas pérdidas son incalculables: la guerra de agosto pasado se cobró la vida de 64 militares rusos y más de 160 civiles surosetas, la mayoría de los cuales eran ciudadanos de Rusia.

Cinco días de hostilidades tuvieron un coste estimado de 500 millones de dólares aunque esta cifra podría ser incompleta. Según los datos oficiales, Rusia perdió cuatro aviones; fuentes alternativas afirman que fueron abatidos seis. Expertos del banco HSBS calculan que la fuga de capitales desde la economía rusa ascendió a diez mil millones de dólares durante aquella guerra. Las reservas del Banco de Rusia en oro y divisas disminuyeron en 16,4 mil millones de dólares en el período del 8 al 14 de agosto de 2008. La cotización oficial del rublo bajó un 2% en las mismas fechas. Y luego vino la crisis.

Una vez terminada la guerra, Rusia tuvo que asumió los gastos de restauración en Osetia del Sur. Expertos evalúan el monto de esta ayuda en 800 millones de dólares, o más de US$ 13.600 por cada habitante de esta república caucasiana. Aún así, muchos surosetas todavía hallan cobijo en tiendas de campaña y otros refugios provisionales.

Si se suman todos los datos de fuentes abiertas, la guerra costó a Rusia 27,7 mil millones de dólares, o casi una tercera parte del déficit público que el Gobierno ruso planea para el próximo año. Y no es una cifra definitiva: el vicecanciller ruso Grigori Karasin anunció el otro día la concesión de otros 10 mil millones de rublos para Osetia del Sur (casi US$ 321 millones al cambio actual), aparte de que Rusia planea construir bases militares en territorio suroseta.

La financiación se vislumbra como obstáculo para la venta de tanques rusos a Venezuela.

La financiación se vislumbra como posible obstáculo para que Venezuela adquiera carros de combate en Rusia, escribe hoy el diario Kommersant.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció el pasado miércoles la intención de comprar "varios batallones de tanques rusos" para reforzar el Ejército nacional ante la instalación de bases militares estadounidenses en territorio de Colombia. Estas bases son una "verdadera amenaza" y "podrían ser inicio de una guerra en Sudamérica", declaró al agregar que planea ultimar el respectivo contrato durante una visita a Moscú, en septiembre próximo.

Konstantín Makienko, colaborador del Centro ruso para el análisis de estrategia y tecnologías, opina que Chávez se refería a los tanques T-80, equipados con turbinas de gas. Si se firmara un contrato con Venezuela, Rusia tendría que sacar estas máquinas del arsenal de Defensa porque no es fácil reanudar su producción, dijo el experto.

Todo dependerá del volumen y el valor del contrato pero todavía hay poca claridad en esta materia. Se supone que el lote mínimo será de 31 carros, lo cual equivale a la composición de un batallón blindado en Rusia, y que el precio de cada tanque variará entre uno y 2,5 millones de dólares.

Sin embargo, el futuro de la transacción está en tela de juicio. El portavoz del grupo ruso Rosoboronexport, Viacheslav Davidenko, considera prematuro afirmar que el contrato será firmado en septiembre, tal y como espera Chávez. "El trabajo no está terminado", declaró este funcionario a Kommersant.

Fuentes próximas al Gobierno ruso mencionaron entre otros obstáculos el tema de la financiación. Caracas quisiera comprar al crédito los tanques ya producidos, que están en el arsenal del Ejército ruso.

"Es mejor otorgar un préstamo para la adquisición de equipos que la industria produzca especialmente a tales efectos. Si no, resulta que sólo pagamos por dar de baja un material anticuado", comentó a este respecto Makienko.

Venezuela contrató en Rusia armas por valor de 4,4 mil millones de dólares, lo que la sitúa entre los mayores importadores de este material, pero la cooperación empieza a atascarse. La última transacción importante se remonta a 2005 y aunque ambas partes vienen negociando desde entonces nuevos convenios por más de dos mil millones de dólares, ninguno se ha firmado hasta la fecha.

En septiembre pasado, Moscú aprobó la concesión de un crédito de mil millones de dólares a Caracas para la compra de armamento ruso sin que ello se plasmara hasta ahora en contratos específicos. Es más: Rusia ya planea vender a Vietnam los submarinos que interesaban a Venezuela.

Desarrollado en la URSS en la década del 70, el tanque T-80 está incluido a día de hoy en los arsenales de Rusia, Bielorrusia, Chipre, Corea del Sur, Pakistán y Ucrania. Fue el primer carro de combate con turbina de gas que empezó a producirse en serie en el mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.