jueves, 17 de septiembre de 2009

Las relaciones internacionales y algunos mitos (Parte II y final )

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Las relaciones internacionales han estado profundamente influidas por las estrategias de la contención al comunismo.

La idea de mantener vigente la batalla contra el comunismo internacional ha sido económicamente rentable y políticamente eficaz para las elites del poder en los países de mayor gravitación en el capitalismo. 

Esto ocurre precisamente para amortiguar las profundas falencias del sistema que ha predominado, y que ha creado el mito de las relaciones internacionales. 

De alguna forma, todas las naciones se han comprometido con el mismo juego, cual más cual menos de contener el comunismo como si fuera realmente una fuerza internacional que infiltra y penetra desde el exterior. 

Durante la confrontación bipolar se fomentaban relaciones para el alineamiento con uno u otro bando formando dos alianzas contrapuestas. Y a pesar de la ausencia de los dos bandos (EX URSS –EEUU), ese clima no se ha discontinuado, fundamentalmente porque la Alianza Occidental contra el comunismo o la insurrección marxista persiste en formar un bloque. 

Por descarte, el que no se asocia claramente con este bloque forma parte del “otro” aunque no exista. En cierto sentido la bipolaridad se mantiene con otro formato y ese es el otro de los mitos en las relaciones internacionales. 

La carrera armamentista que se experimenta con más visibilidad pública en estos últimos años responde a esa tendencia de blindarse de la insurrección marxista y los populismos de izquierda que supuestamente se expanden en forma internacional. 

Es interesante acercarse a la utilísima información que provee el Strategic Studies Institute del War College, una institución bajo el alero del Pentágono. En esta fuente se podrá encontrar un recorrido analítico ilustrativo de la política de protegerse de la idea comunista o marxista que se nutre en las debilidades del capitalismo, es decir pobreza, desigualdades, sistemas políticos y estados fallidos. 

Sin embargo, esta orientación de hacer funcionar las relaciones internacionales en torno a la batalla contra el comunismo, la insurrección marxista, los populismos de izquierda, comienza a experimentar fatiga. 

No solamente por la explosión del extremismo islámico patrocinado anticipadamente por EEUU para expulsar al ejército soviético de Afganistán en 1989, sino porque en forma creciente, las relaciones internacionales de última generación y los patrones de análisis están en proceso de reformulación. 

En cierto sentido el mito de las relaciones internacionales concebido demagógicamente como espacios de integración entre países y regiones está siendo reconocido, y se constata a través de las “otras guerras” que se desarrollan en el plano del comercio, los recursos energéticos, el control de enclaves estratégicos entre otras situaciones. 

Lo que se observa es un espacio de negociación para las relaciones internacionales altamente fragmentado, disperso, con proliferación institucional y tendencia a la relación bilateral, en desmedro de la centralidad que aunaba la estructura multilateral de Naciones Unidas. 

Está claro que el mundo se complejizó significativamente desde que se creó el organismo más de 60 años atrás. Con todo, la fragmentación institucional actual, la tendencia al armamentismo, confirma la percepción de que las relaciones internacionales como concepto, si bien ya no puede continuar siendo el mito demagógico alimentado por la confrontación bipolar, todavía no alcanza a formar un espacio político de unicidad conceptual con un común denominador mínimo para conceptualizar y en última instancia negociar. 

El actual desorden es el costo de una paz falsa. Se está en presencia de una situación pre Segunda Guerra Mundial: Los países primero se arman y después piensan en relacionarse. La simultaneidad en este ejercicio está desequilibrada a favor de protegerse con violencia, no con la negociación inteligente. 

No obstante, bajo el espectro del armamentismo, se observa un creciente reacomodo de fuerzas entre los países de las diferentes regiones del globo formando alianzas nuevas para ganar cuotas de maniobra en las negociaciones. Es una faceta emergente en un mundo donde ni los actores principales, ni las aspiraciones fundamentales en las negociaciones del futuro parecen ser claras. 

La compleja relación entre los principales actores del poder internacional representados por EEUU, el Japón, la Comunidad Europea, Rusia, China e India, reflejan la realidad de un planeta cuyo nuevo orden no ha sido posible construirlo exclusivamente desde la perspectiva económica. Existe tanto un problema político y un problema cultural. 

Algunos hechos como la invasión a Irak de marzo de 2003 y fenómenos desestabilizadores de carácter internacional como las desigualdades en la distribución y el manejo de la riqueza, el terrorismo, el narcotráfico, la proliferación de armas de destrucción masiva, los conflictos sobre patrimonios geoestratégicos, y las reivindicaciones étnicas, llevan consigo el sello de una constante presión respecto a los grados de autonomía que la gente exige y la de sus libertades públicas. Este es un problema cultural universal. 

Aunque las teorías basadas en los equilibrios de poder, y el establecer un derecho internacional aún forman la base de principios y criterios usados por las naciones, sin embargo, tanto las intervenciones ocurridas en Irak 2003, Afganistán 2002, en el Medio Oriente, así como las tensiones gestadas en torno a Siria, e Irán, conducen a pensar que podríamos estar en presencia de un recambio en aquellas concepciones más básicas, cuyo impacto es mucho mayor de lo que podríamos haber imaginado hace una década. 

Se constata que el “nuevo orden mundial” pronosticado a partir del colapso soviético, ha sido esquivo. El apresuramiento para decretar ese nuevo orden mundial, ha quedado en evidencia. Temporalmente, ese colapso político y económico, ha precipitado muchas conclusiones que han delineado la creencia de que una vez colapsado el comunismo soviético, se abría en el mundo una abundancia de posibilidades ciertas y próximas, para ordenar la convivencia entre las naciones y dentro de cada nación. 

Con toda la libertad a su disposición el resultado bajo el comando del bando vencedor es deplorable. Es útil señalar que ese colapso todavía no cumple dos décadas, tiempo insuficiente para explicar sustantivamente sus múltiples causas y menos suficiente aún para articular una definición de sus múltiples efectos. 

El reduccionismo en el análisis basado en el conflicto entre sistema capitalista y comunismo, ha impregnado el espectro analítico de las relaciones internacionales contemporáneas. Estas son un mito al estar centradas en un objetivo común de la desestabilización externa. 

De allí que la carrera armamentista no se detuvo a pesar de estos últimos 20 años de “Nuevo Orden”. Más aún, las relaciones internacionales son todavía más dependientes del soporte bélico en oposición a una idea de integración y cooperación.

Si bien la bipolaridad redujo en exceso el análisis, la reducción en el análisis ocurre igualmente ahora con el ropaje de la amenaza multidimensional que no es más que otra forma de apuntar a la desestabilización de un solo sistema. 

Insólitamente, amenazado por el mismo fantasma del comunismo internacional de siglo y medio atrás. 

El viejo capitalismo siempre ha tratado de abortar la criatura del comunismo desde su gestación, mientras el problema de base no tiene remedio. 

Ver también:

Imagen: Imperialismo. / Autor: Carlos Latuff

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.