miércoles, 18 de noviembre de 2009

El Perú y la traición institucionalizada

Vicky Peláez (especial para ARGENPRESS.info)

Desgraciado el país que necesita héroes (Bertolt Brecht)

Todos los gobernantes del mundo recurren siempre al truco de buscar algo sensacional, frecuentemente preparado con anticipación, cuando su liderazgo va en bajada y necesitan desviar la atención ciudadana de los problemas reales que agobia su nación . El presidente del Perú, Alan García es un indiscutible y taimado campeón en la tarea de confundir a su pueblo cuando su aceptación va en caída.

Por eso no extraña que la captura en Lima del suboficial de la Fuerza Aérea del Perú Víctor Ariza, acusado de espiar para Chile, y presentada con bombos y platillos, sea uno de sus trucos hipnotizadores con el que se quiere tapar la descarada venta del Perú a los inversionistas chilenos, patrocinada por el mismo García, lo que ya estaba produciendo la indignación general.

¿Qué secretos podría vender este suboficial de inteligencia de la FAP a los chilenos, que ellos no sabían? Primero, Chile posee dos satélites FASat-Alfa y FASat-Bravo lanzados en los 1990 y en Febrero 2010 será lanzado su satélite militar adquirido en Europa por 72 millones de dólares. Con esta tecnología saben de la ubicación de tropas, desplazamiento y armamento con mínimos detalles. Y segundo, Chile es seguro aliado de los Estados Unidos en América Latina igual como ha sido de los británicos en la guerra de las Malvinas. La CIA, DEA, DIA etc., lo consideran país amigo y le pasan toda la información que necesita respecto a sus vecinos, en especial sobre Perú, cuyos inmensos e incalculables recursos naturales son imán para los chilenos. No olvidemos que las fuentes acuáticas y energéticas del Chile se agotan, y que sus tierras son insuficientes para sus necesidades alimenticias.

El Perú, cuya riqueza natural e infraestructura económica Alan García está tratando de rematar, siguiendo el ejemplo de sus predecesores, especialmente de la dupla Fujimori -Montesinos, representa una oportunidad única para aliviar los problemas económicos chilenos, cuyo gobierno facilita cómodo crédito financiero a los que quieren hacer negocio en Perú. La “chilenización” del Perú empezó aceleradamente con la famosa frase de Pinochet a los hombres de dinero: “compren en el Perú, está barato”. Ahora son dueños de cadenas de supermercados, hoteles, del aeródromo Collique, terrenos de cultivo, construcciones de casas, minas, puertos y se apoderaron del transporte aéreo, marítimo y terrestre peruanos sin disparar un tiro, solo ofreciendo un puñado de dólares al corrupto gobierno con la venia de los militares.

La supuesta traición del suboficial es nada, comparado con la traición generalizada de todas las instituciones peruanas, en especial de sus Fuerzas Armadas. El espíritu de Vladimiro Montesinos sigue ‘vivito y coleando’ en el alma nacional. De otra forma no se explica cómo el pueblo permite al gobierno la destrucción de la soberanía nacional. Héroes como Francisco Bolognesi, Miguel Grau, Velasco Alvarado, Hoyos Rubio ya no existen entre los militares. Los secretos de Estado son utopía en el Perú porque contrata a la empresa de Mossad – Global CST para la preparación de sus fuerzas armadas, la que está haciendo el mismo trabajo en Chile, Colombia, Honduras y muchos otros países latinoamericanos con la venia y control de la CIA y DIA (Servicio de Inteligencia Militar de EE.UU.). Ya no hay nada que ocultar, todo se sabe, solamente varía el precio.

Foto: Alan García, presidente de Perú. / Autor: Presidencia Perú

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.