miércoles, 9 de diciembre de 2009

Benedicto XVI denostó a la Teología de la Liberación

ECUPRES

El Papa acusó a la Teología de la Liberación de sustentar “tesis y metodologías provenientes del marxismo” y de producir “rebelión, división, disenso, ofensa, anarquía” que “todavía se dejan sentir” creando “un gran sufrimiento y una grave pérdida de fuerzas vivas”.

La ocasión para tal denuncia fue la visita "ad limina Apostolorum" de los obispos de las Regiones Sur 3 y Sur 4 de la Conferencia Episcopal de Brasil, llevada a cabo el sábado 5 de diciembre. En esa oportunidad B XVI dio un discurso sobre la Educación católica romana en el que incluyó el tópico de la Teología de la Liberación

En un despacho del lunes 7, la agencia Zenit, con sede en el Vaticano, informa que “Benedicto XVI ha elevado una conmovedora súplica a superar las divisiones que ha suscitado en la Iglesia la teología marxista de la liberación”

Zenit agrega que “El pontífice reconoció que comunidades eclesiales, particularmente en ese país, necesitan todavía experimentar mutuamente la experiencia del perdón para que las heridas de las polémicas que provocó el materialismo dialéctico en la Iglesia puedan finalmente cicatrizar”.

En el discurso B XI recordó que en agosto se cumplieron veinticinco años de la instrucción Libertatis nuntius, producida por la Congregación para la Doctrina de la Fe cuando era presidida por el cardenal Joseph Ratzinger, actual Papa.

Al referirse a la Teología de la Liberación, el Papa dijo que “Sus consecuencias más o menos visibles, hechas de rebelión, división, disenso, ofensa, anarquía, todavía se dejan sentir, creando en vuestras comunidades diocesanas un gran sufrimiento y una grave pérdida de fuerzas vivas”

Agregó que “Suplico a todos los que, de algún modo, se han sentido atraídos, involucrados y tocados en su interior por ciertos principios engañosos de la teología de la liberación que vuelvan a confrontarse con la mencionada instrucción, recibiendo la luz benigna que ella ofrece a manos llenas” advirtiendo “a todos que "la 'suprema norma de su fe' (de la Iglesia) proviene de la unidad que el Espíritu ha puesto entre la Sagrada Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia en una reciprocidad tal que los tres no pueden subsistir de forma independiente"

Al contextualizar los hechos, la Agencia Zenit comenta que “particularmente en las tres últimas décadas del siglo XX se tomó como elemento de interpretación el análisis marxista -el materialismo histórico- para tratar de comprender la compleja y en ocasiones escandalosa realidad social de América Latina”.

El despacho de Zenit sentencia que “A esa corriente se le pasó a llamar teología marxista de la liberación, muchas veces llamada simple aunque erróneamente teología de la liberación”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.