viernes, 5 de marzo de 2010

Concluyente: Los video games violentos hacen más agresivos a los niños

NOVA RES

Un reciente estudio que analizó más de 130 informes que involucraban a más de 130 mil niños y jóvenes en todo el mundo prueba concluyentemente que la exposición a juegos de video violentos los hace más agresivos, independientemente de su edad, sexo o cultura.

El estudio, dirigido por Craig Anderson, profesor de la Universidad del Estado de Iowa que ha dedicado buena parte de su vida a investigar sobre este tema, fue publicado en marzo de este año en Psychollogical Bulletin, un journal de la American Psychological Association.

Según afirma, la exposición a video games violentos es un factor causal de riesgo para aumentar los pensamientos y comportamientos agresivos y disminuir la empatía y los comportamientos prosociales de los jóvenes.

En el trabajo se analizaron investigaciones hechas en culturas orientales y occidentales con distintos métodos experimentales y en todos los casos se encontraron los mismos efectos perjudiciales: aumentan las posibillidades de comportamientos agresivos tanto en el corto como en el largo plazo. Además, aumentan los pensamientos y los sentimientos agresivos, disminuyendo los comportamientos positivos dirigidos hacia la sociedad.

El estudio fue conducido por un equipo de seis investigadores estadounidenses, entre los cuales estaba Hannanh Rothstein, destacada en el procedimiento meta analítico, y los dos principales investigadores japoneses sobre esta temática, Akiko Shibuya, de Keio University y Nobuko Ihori, de Ochanomizu University.

El equipo utillizó procedimientos meta analíticos, métodos estadísticos que se usan para analizar y combinar resultados procedentes de otros trabajos científicos. De este modo testearon los efectos de los video games violentos sobre los comportamientos, pensamientos y sentimientos de chicos desde la escuela primaria hasta aproximadamente los 18 o 19 años. La investigación también incluyó nuevos datos que confirmaban que los juegos violentos de video games son factores causales de riesgo a largo plazo.

El análisis encontró que los efectos negativos son significativos tanto en las culturas orientales como en las occidentales, en hombres y mujeres, y en todos los grupos etarios.

Los investigadores plantean que ya no hay que seguir preguntándose si estos juegos son o no negativos, ya que la evidencia es concluyente al respecto, sino más bien interrogarse sobre cómo hacer más fácil para los padres, dentro de los límites de la cultura, la sociedad y las leyes, brindar a sus hijos una niñez más sana.

Según Anderson, llevará tiempo crear e implementar nuevas políticas efectivas en torno a este tema. Y hasta entonces, son sólo los padres los que pueden hacer algo al respecto para proteger a sus hijos de estos nocivos video games. Así como los padres manejan la dieta de sus hijos en el ámbito de su hogar, también deberían controlar lo que consumen cuando de juegos de video se trata, y explicarles por qué ciertos juegos no son convenientes y no están permitidos. El mensaje en tal sentido debería ser que siempre hay que buscar soluciones más constructivas para enfrentar los desacuerdos y los conflictos y que la violencia no es un camino adecuado.

Para Anderson, que fue distinguido este año por la American Psychological Association, este fue su último estudio sobre los video games violentos, ya que está totalmentre segudo de que estos descubrimientos son concluyentes y definitos. Algo para que los padres y madres tengan en cuenta de aquí en más.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.